[Video] Mue­re la can­tan­te cabo­ver­dia­na Cesa­ria Evo­ra

Cesá­ria Evo­ra, la voz más impor­tan­te de Cabo Ver­de y una de las más rele­van­tes de toda Afri­ca, falle­ció hoy a los 70 años en San Vicen­te, su tie­rra natal, como con­se­cuen­cia de serios pro­ble­mas de salud que la ale­ja­ron de la músi­ca hace tres meses.

La muer­te de la artis­ta con­mo­cio­nó a su país y a las nacio­nes de habla por­tu­gue­sa, para las que la «diva des­cal­za», el nom­bre con el que se la cono­cía por actuar siem­pre con los pies des­nu­do, se había con­ver­ti­do en un sím­bo­lo.

La diva des­cal­za murió a cau­sa de una insu­fi­cien­cia car­día­ca. Foto: AFP

La can­tan­te, cuyo esta­do de salud se dete­rio­ró pro­gre­si­va­men­te des­de 2008 cuan­do sufrió un infar­to cere­bral, fue inter­na­da ayer en el hos­pi­tal Bap­tis­ta de Sou­sa y murió hoy «víc­ti­ma de una insu­fi­cien­cia car­dio­rres­pi­ra­to­ria y ten­sión car­día­ca ele­va­da», según infor­ma­ron medios esta­ta­les lusos.

Jefes de Esta­do, pre­si­den­tes, minis­tros y nume­ro­sos repre­sen­tan­tes de la cul­tu­ra lusi­ta­na coin­ci­die­ron en lamen­tar su «irre­pa­ra­ble» pér­di­da, aun­que des­ta­ca­ron la super­vi­ven­cia para siem­pre de la músi­ca de la «diva des­cal­za».

En oca­sión de una visi­ta a la Argen­ti­na en 2009 para actuar en el Luna Park, Cesá­ria Evo­ra con­tó a LA NACION en una entre­vis­ta: «La pri­me­ra vez que vine a la Argen­ti­na me sen­tí como en casa, por­que hay muchos cabo­ver­dia­nos vinie­ron a vivir a este país». Des­de aque­lla pri­me­ra visi­ta, Cizé, como era lla­ma­da cari­ño­sa­men­te por los ami­gos, no dejó de venir a nues­tro país.

Evo­ra publi­có a lo lar­go de su carre­ra más de una vein­te­na de álbu­mes y ven­dió más de cua­tro millo­nes de dis­cos.

La artis­ta afri­ca­na reci­bió nume­ro­sas dis­tin­cio­nes a lo lar­go de su carre­ra, entre ellos el Pre­mio de la Músi­ca de la UNESCO (1998), un Grammy a Mejor Album (2004) y la con­si­de­ra­ción de Caba­lle­ro de la Legión de Honor de Fran­cia (2009).

Entre los temas más cono­ci­dos de Cesá­ria Evo­ra se encuen­tra, sin duda, «Soda­de», pala­bra que en cabo­ver­diano sig­ni­fi­ca «nos­tal­gia», y que defi­ne la sen­sa­ción que deja en el mun­do de habla por­tu­gue­sa tras su mar­cha.

Como home­na­je a la can­tan­te, el gobierno de Cabo Ver­de deci­dió decre­tar dos días de due­lo nacio­nal.

La voz de la sau­da­de de Cabo Ver­de

La artis­ta fue la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de dar a cono­cer al mun­do el «blues cabo­ver­diano», cono­ci­do como «mor­na», así como tam­bién la «cola­de­ra», un rit­mo de carac­te­rís­ti­cas simi­la­res al ante­rior aun­que más ace­le­ra­do.

La artis­ta, hija de una coci­ne­ra y un músi­co, nació el 27 de agos­to de 1941 en Min­de­lo, un peque­ño muni­ci­pio al nor­te de la Isla San Vicen­te. Acos­tum­bra­da en casa a escu­char el vio­lín de su padre y el saxo­fón de su her­mano Lela, comen­zó en el mun­do de la can­ción con ape­nas 16 años.

Los bares y res­tau­ran­tes de su pue­blo natal se con­vir­tie­ron en los pri­me­ros esce­na­rios que pisó la «diva des­cal­za». En esos luga­res, mari­ne­ros y comer­cian­tes que lle­ga­ban en bar­co a la isla de San Vicen­te cono­cie­ron su voz.

El éxi­to le fue esqui­vo y cos­to­so, y para lle­gar a él tuvo que supe­rar una fuer­te cri­sis, en 1975, cuan­do Cabo Ver­de con­si­guió su inde­pen­den­cia de Por­tu­gal.

Duran­te una déca­da dejó de can­tar y cayó en el con­su­mo abu­si­vo de alcohol, espe­cial­men­te el «grog», un aguar­dien­te típi­co de su país.

La artis­ta logró supe­rar sus pro­ble­mas tras una déca­da de ausen­cia y a par­tir de 1985 vol­vió a actuar, con­cre­ta­men­te en Lis­boa, don­de comen­zó a can­tar en un local con músi­ca en vivo en la capi­tal lusa y gra­bó su pri­mer tra­ba­jo en soli­ta­rio.

Cla­ve en su lle­ga­da a la cele­bri­dad fue José da Sil­va, pro­duc­tor local que cono­ció a Cesa­ría Evo­ra en 1987, en un res­tau­ran­te de la capi­tal por­tu­gue­sa, y la con­ven­ció para tras­la­dar­se a París, don­de pro­du­je­ron jun­tos el álbum «La diva des­cal­za», que salió a la ven­ta ape­nas un año des­pués.

Toda­vía fal­ta­ba un dis­co más, «Mar Azul» (1991), para que la can­tan­te cabo­ver­dia­na comen­za­ra a tener éxi­to entre el públi­co y la crí­ti­ca, lo que se con­fir­mó con «Miss Per­fu­ma­do» (1992), su tra­ba­jo más impor­tan­te que lle­gó cuan­do tenía 50 años.

Los via­jes por todo el mun­do se suce­die­ron a par­tir de enton­ces, lo que le dio la opor­tu­ni­dad de actuar jun­to a artis­tas de renom­bre, entre ellos Chu­cho Val­dés, Cae­tano Velo­so y Com­pay Segun­do..

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *