Las Afro­cu­ba­nas ya tie­nen su libro

En el año 2010, la escri­to­ra Inés María Mar­tia­tu, al ser entre­vis­ta­da a pro­pó­si­to de la publi­ca­ción de su libro Sobre las olas y otros cuen­tos (Swa­nis­le Press, Uni­ver­siy of Chica­go, 2009), reve­ló la deu­da que tie­ne la tra­di­ción lite­ra­ria cuba­na con la escri­tu­ra de las muje­res negras, al mos­trar evi­den­cias de la invi­si­bi­li­za­ción que han sufri­do las afro­cu­ba­nas1. Edi­cio­nes, anto­lo­gías, pre­mios, estu­dios sobre las muje­res, etc. —ano­ta dicha inves­ti­ga­do­ra— han exclui­do his­tó­ri­ca­men­te la vida y obra de las cuba­nas mes­ti­zas y negras, lo cual, en algu­na medi­da, per­sis­te en el momen­to actual.

Recien­te­men­te en “Algu­nas notas sobre raza y narra­ti­vas feme­ni­nas. El que más mira menos ve”, publi­ca­do en La Jiri­bi­lla2, la tam­bién crí­ti­ca cul­tu­ral des­ta­có la exclu­sión man­te­ni­da de las narra­do­ras den­tro del cor­pus lite­ra­rio nacio­nal.

Por su par­te, la his­to­ria­do­ra Day­si Rubie­ra, auto­ra de Reyi­ta, sen­ci­lla­men­te; Gol­pean­do la memo­ria, entre otros libros de tes­ti­mo­nio, ha apun­ta­do, en más de una oca­sión, su inte­rés en visi­bi­li­zar las con­tri­bu­cio­nes de negras y mes­ti­zas, por eso su mar­ca­do inte­rés en las “his­to­rias de muje­res”.


Afro­cu­ba­nas: his­to­ria, pen­sa­mien­to y prác­ti­cas cul­tu­ra­les
(Cien­cias Socia­les, 2011) es el volu­men don­de Day­si Rubie­ra e Inés María Mar­tia­tu, pre­sen­tan la obra de nota­bles inte­lec­tua­les afro­cu­ba­nas. El libro está divi­di­do en tres par­tes: his­to­ria, pen­sa­mien­to y prác­ti­cas cul­tu­ra­les, y en sus 408 folios reco­ge ensa­yos, artícu­los, etc., que nos acer­can a zonas poco tra­ta­das o des­co­no­ci­das de la his­to­ria y cul­tu­ra nacio­na­les, esta vez tenien­do como pun­to de mira a las muje­res negras y mes­ti­zas cuba­nas.

La pron­ta apa­ri­ción del volu­men, duran­te la pró­xi­ma Feria del Libro, moti­vó la rea­li­za­ción de esta entre­vis­ta.

¿Por qué Afro­cu­ba­nas?

Day­si Rubie­ra. Des­de hace muchos años, al dar­me cuen­ta de que en la invi­si­bi­li­dad de las muje­res, la de las negras era total y atra­ve­sa­ba casi todas las áreas de las Cien­cias Socia­les y la cul­tu­ra, me tra­cé un pro­yec­to muy per­so­nal de visua­li­za­ción de ellas. Comen­cé en 1990 con un ensa­yo que me publi­ca­ron en la Edi­to­rial Aca­de­mia. Le siguie­ron otras obras, ya sobre algu­na mujer en espe­cí­fi­co.

De ese pro­yec­to sur­gió la idea de pre­pa­rar un libro más abar­ca­dor y con­vi­dé a algu­nas ami­gas a que me acom­pa­ña­ran con ese pro­yec­to: Inés María Mar­tia­tu, Geor­gi­na Herre­ra, Láza­ra Menén­dez, María del Car­men Bar­cia, Ire­ne Esther Ruiz, Cora­lia Her­nán­dez, pero el pro­yec­to fue cre­cien­do, sur­gie­ron otros tra­ba­jos, en fin, Afro­cu­ba­nas… es muy abar­ca­dor, reco­rre las dife­ren­tes eta­pas de la his­to­ria de nues­tro país; refi­rién­do­se a muje­res des­de el perío­do colo­nial has­ta nues­tros días. Posi­cio­nán­do­se como con­tra­dis­cur­so, al des­mon­tar este­reo­ti­pos nega­ti­vos, racis­tas y sexis­tas.

Ines M. Mar­tia­tu. Fue deci­sión de Day­si comen­zar cuan­to antes en un pro­yec­to como este. Ella me invi­tó y por supues­to acep­té. Así comen­za­mos a rea­li­zar la selec­ción entre las dos. Inves­ti­ga­mos, con­sul­ta­mos con espe­cia­lis­tas y selec­cio­na­mos los tra­ba­jos que con­si­de­ra­mos más sig­ni­fi­ca­ti­vos y en áreas a veces poco cono­ci­das. Algu­nos ya publi­ca­dos y otros iné­di­tos o pedi­dos por encar­go por su impor­tan­cia cuan­do no encon­trá­ba­mos los ade­cua­dos para dife­ren­tes asun­tos y per­so­na­li­da­des que deseá­ba­mos incluir.

Yo ten­go un archi­vo bas­tan­te gran­de de lo que se publi­ca on line aquí. De esta mane­ra encon­tré tra­ba­jos que apa­re­cie­ron en medios digi­ta­les, revis­tas, inclu­so repro­du­ci­dos de even­tos. Solo fal­ta­ba con­tac­tar a las auto­ras, tarea que no fue fácil en oca­sio­nes. Lue­go fui­mos incor­po­ran­do a las más recien­tes. Des­cu­bri­mos que narra­do­ras y poe­tas tam­bién tenían ensa­yos o artícu­los de opi­nión sobre los temas rela­cio­na­dos y el libro fue cre­cien­do.

¿Son la per­te­nen­cia o iden­ti­dad racial y el géne­ro moti­vos de selec­ción para un libro?

Day­si Rubie­ra. Por supues­to. Sin ese sen­ti­do de per­te­nen­cia, sin con­cien­cia racial, no se nos hubie­se ocu­rri­do este pro­yec­to; y sin un cono­ci­mien­to de cómo se poten­cia la equi­dad de géne­ro cuan­do se trans­ver­sa­li­za con la iden­ti­dad racial, tam­po­co. Ambas cues­tio­nes son impres­cin­di­bles para hacer una selec­ción que nos per­mi­tie­ra comen­zar a visua­li­zar algu­nos aspec­tos del pen­sa­mien­to feme­nino negro cubano.

Inés M. Mar­tia­tu. La his­to­ria de las muje­res negras y mes­ti­zas en Cuba y en toda la diás­po­ra, como sabe­mos está mar­ca­da por la pro­ce­den­cia del con­ti­nen­te afri­cano, por la escla­vi­tud y por últi­mo por el pro­ce­so tan­to eco­nó­mi­co, como cul­tu­ral que ellas sufrie­ron que­dan­do rele­ga­das por su con­di­ción racial y de géne­ro en una situa­ción de subal­ter­ni­dad en la socie­dad colo­nial como escla­vas o libres.

Esta his­to­ria es bien dife­ren­te a la de las muje­res blan­cas, quie­nes en su mayo­ría per­te­ne­cían a los lla­ma­dos esta­men­tos supe­rio­res en que se divi­día la socie­dad colo­nial. Este estig­ma se man­tu­vo aún des­pués de la abo­li­ción de la escla­vi­tud, de la ins­tau­ra­ción de la repú­bli­ca y ha lle­ga­do has­ta nues­tros días, aún sin resol­ver­se, en la socie­dad cuba­na.

En la lite­ra­tu­ra, en la poe­sía, la narra­ti­va, los tes­ti­mo­nios, se ha este­reo­ti­pa­do tan­to, y a veces mal­tra­ta­do, la ima­gen de las muje­res negras en dis­cur­sos arti­cu­la­dos por el “otro”. Aquí tra­ta­mos de que estos dis­cur­sos sean los nues­tros. Que se escu­che nues­tra pro­pia voz. De este modo, con­si­de­ro que está muy bien jus­ti­fi­ca­do que la iden­ti­dad racial y el géne­ro sean moti­vos para el estu­dio y la selec­ción para este libro.

¿Quié­nes son esas muje­res afro­cu­ba­nas que están reco­gi­das en el libro?

Day­si Rubie­ra. ¿Las afro­cu­ba­nas? Muje­res que arti­cu­la­ron un dis­cur­so dife­ren­te al de las blan­cas des­de el siglo XIX, para así con­cre­tar ideas, defi­nir acti­tu­des, fijar pun­tos de vis­ta, recla­mar su espa­cio en la socie­dad que les tocó vivir, ponien­do siem­pre en ello el orgu­llo racial. Dis­cur­sos que no fue­ron toma­dos en cuen­ta por quie­nes hicie­ron nues­tros tex­tos de his­to­ria y tam­po­co son de mucho inte­rés por quie­nes, en los últi­mos años, rea­li­zan estu­dios sobre las muje­res. Un ejem­plo de aque­llas pri­me­ras: Úrsu­la Coím­bra de Val­ver­de, Áfri­ca Cés­pe­des, Cris­ti­na Aya­la, Con­sue­lo Serra, Ino­cen­cia Sil­vei­ra, Car­men Pie­dra, Ara­be­lla Oña, Cata­li­na Pozo Gato, etcé­te­ra.

¿Otras muje­res?, las auto­ras de los otros tra­ba­jos que con­for­man el libro, las que, inde­pen­dien­te­men­te del color de su piel, des­de su per­cep­ción y espe­cia­li­dad des­mon­tan este­reo­ti­pos, denun­cian nue­vas situa­cio­nes crea­das, visi­bi­li­zan lo silen­cia­do en el pasa­do.

No pue­do obviar a las que apa­re­cen en las foto­gra­fías. Crea­do­ras cuba­nas que man­tu­vie­ron pre­sen­te el dis­cur­so feme­nino negro has­ta nues­tros días, entre ellas: Sara Gómez, Bel­kis Ayón, Ley­da Oquen­do, Glo­ria Rolan­do.

Inés, sabe­mos que ges­tio­nas un blog que tie­ne el mis­mo títu­lo del libro, y que en ese espa­cio digi­tal es posi­ble encon­trar la obra de otras tan­tas muje­res afro­cu­ba­nas. Se podría esta­ble­cer entre ambos espa­cios, el del volu­men en papel y el de un blog colec­ti­vo, algún víncu­lo inten­cio­nal ¿o no?

Inés M. Mar­tia­tu. Pues sí, exis­te un víncu­lo entre ambos pro­yec­tos. Des­pués de la entre­vis­ta publi­ca­da en La Gace­ta de Cuba —ante­rior­men­te men­cio­na­da— y de muchas refle­xio­nes, lle­gué a la con­clu­sión de que debe­ría tomar una acción y no que­dar­me en una que­ja. Esa entre­vis­ta fue publi­ca­da en febre­ro de 2010 y en ese mis­mo mes cuel­go el blog Afro­cu­ba­nas3 con varias sec­cio­nes. La deci­sión de crear este blog me pare­ce un ges­to tras­cen­den­te, pues con él aban­dono la vic­ti­mi­za­ción y nos mos­tra­mos a noso­tras mis­mas que sí esta­mos, que sí hemos tra­ba­ja­do y que pode­mos acce­der sin repa­ros a un espa­cio que nos per­te­ne­ce. Afro­cu­ba­nas es un espa­cio pro­pio para actuar de for­ma coor­di­na­da, para cono­cer­nos todas las que nos nuclea­mos alre­de­dor de él, un espa­cio nues­tro. Aquí tam­bién tie­nen un lugar las her­ma­nas afro­ame­ri­ca­nas. Este blog es mi res­pues­ta a estas exclu­sio­nes y lle­va un exer­go de Úrsu­la Coím­bra a solo dos años de la abo­li­ción de la escla­vi­tud:

Me sien­to orgu­llo­sa de per­te­ne­cer a una raza que por sí sola y a cos­ta de sacri­fi­cios, pro­cu­ra ele­var­se a la altu­ra de las demás y lucha, tra­ba­ja y estu­dia para ven­cer (…) bas­tan­te tiem­po hemos teni­do el dogal y la mor­da­za, tan­to tiem­po hemos calla­do, así pues el espí­ri­tu del siglo recla­ma que nues­tra voz se levan­te. (1888).

Este libro es el pri­mer resul­ta­do pal­pa­ble de los esfuer­zos y las inten­cio­nes de las afro­cu­ba­nas que esta­mos reu­ni­das alre­de­dor del tra­ba­jo del blog. Casi todas las que apa­re­cen en el blog tam­bién están en el libro y muchas más. Creo que ven­drán otros pro­yec­tos intere­san­tes por­que nos sabe­mos capa­ces de lle­var­los a cabo.

Para ter­mi­nar, ¿afro­cu­ba­nas o muje­res negras cuba­nas?

Inés Mar­tia­tu. Sabe­mos que la pri­me­ra eta­pa de reco­no­ci­mien­to de la impor­tan­cia del negro y de la cul­tu­ra afri­ca­na en Cuba dio ori­gen al movi­mien­to Negris­ta o Afro­ne­gris­ta. Cuan­do el sabio Fer­nan­do Ortiz acu­ñó el tér­mino afro­cu­bano, en las Cien­cias Socia­les, sur­gie­ron dife­ren­tes cri­te­rios que lo dis­cu­tie­ron o nega­ron, y que por supues­to res­pe­ta­mos. Yo mis­ma en un momen­to deter­mi­na­do pen­sa­ba que lo cubano incluía lo afro y lo his­pano a par­tes igua­les. Pero la expe­rien­cia me ha demos­tra­do que no es así.

Y vol­vien­do a las carac­te­rís­ti­cas y la his­to­ria de las muje­res negras en Cuba, opta­mos por lla­mar­las “afro­cu­ba­nas” ya que en el “ajia­co” que es nues­tra cul­tu­ra los ele­men­tos afri­ca­nos o negros, como quie­ra lla­már­se­les, no están dilui­dos en el “cal­do”. No es lo mis­mo un negro de ascen­den­cia afri­ca­na y escla­va que un blan­co des­cen­dien­te de pri­me­ra o segun­da gene­ra­ción de espa­ño­les como los hay en Cuba. Ni siquie­ra los negros y negras de ori­gen yoru­ba, ban­tú, ara­rá, del Cari­be inglés o fran­co-hai­tia­nos res­pon­den a las mis­mas carac­te­rís­ti­cas socio­cul­tu­ra­les. De ahí el uso del tér­mino afro­cu­bano y afro­cu­ba­na que nos une a todos.

El pro­ce­so de trans­cul­tu­ra­ción en un país mul­ti­ét­ni­co y mul­ti­cul­tu­ral como el nues­tro no ha ter­mi­na­do. Afro­cu­ba­nas por­que se tra­ta de muje­res negras y mes­ti­zas inde­pen­dien­te­men­te del tiem­po que lle­va­mos vivien­do en la Isla, mez­clan­do nues­tras san­gres, inte­ri­n­fluen­cián­do­nos y luchan­do con­tra la dis­cri­mi­na­ción racial y el racis­mo que nos afec­tan a todas. Lo que tene­mos en común todas noso­tras, las des­cen­dien­tes de escla­vas con varias gene­ra­cio­nes enrai­za­das en esta tie­rra y las cari­be­ñas veni­das de otras islas, es el ori­gen afri­cano, la escla­vi­tud, todas somos hijas de la diás­po­ra. Sí, todas muje­res negras y todas afro­cu­ba­nas.

Notas:


1.Sandra Álva­rez Ramí­rez, Muje­res, raza e iden­ti­dad cari­be­ña. Con­ver­sa­ción con Inés María Mar­tia­tu. En La Gace­ta de Cuba, No.1, enero-febre­ro de 2010, pp.42 – 45

2.La Jiri­bi­lla, La Haba­na. Año X. 25 de junio al 1ro. de julio de 2011 No.529

3.http://​afro​cu​ba​na​.word​press​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *