Car­ta al poe­ta Sil­vio Rodrí­guez envia­da por la poe­sía revo­lu­cio­na­ria encar­na­da en un ser humano: el can­tor Julián Conrado

http://laguarura.net/wp-content/uploads/2011/12/julian.jpg

Hace unos días se cono­ció la car­ta abier­ta de Julián Con­ra­do a Sil­vio Rodrí­guez: una car­ta escri­ta al poe­ta y can­tor Sil­vio Rodrí­guez que se hizo que­rer en el alma de los pue­blos por su maes­tría poé­ti­ca, pero sobre­to­do por­que su maes­tría poé­ti­ca radi­ca en valo­rar los esfuer­zos revo­lu­cio­na­rios y la lucha por la jus­ti­cia; una car­ta envia­da por el can­tor revo­lu­cio­na­rio Julián Con­ra­do que hace vivir, en car­ne y hue­so las más pro­fun­das y com­pro­me­ti­das poe­sías revolucionarias.

Julián Con­ra­do encar­na las figu­ras poé­ti­cas enal­te­ci­das en las can­cio­nes de Silvio.

Un hom­bre, con­cre­to, de car­ne y hue­so, con sus enfer­me­da­des y dolen­cias, con su cora­zón sufri­do por la sor­pre­sa de lo que hoy vive en Vene­zue­la, un hom­bre tan cohe­ren­te y humano como Julián Con­ra­do es la dig­ni­dad revo­lu­cio­na­ria, la poe­sía de la espe­ran­za y de la lucha hecha vida, pul­mo­nes, cora­zón y men­te. En su plu­ma lúdi­ca le escri­be una car­ta a Sil­vio que es una car­ta a un hermano.
Cuan­do la poe­sía cobra vida y le escri­be al poe­ta, se mue­ven los cimien­tos del cora­zón humano, para guiar­lo a la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que es la ter­nu­ra de los pueblos.

Car­ta de JULIÁN CONRADO a SILVIO RODRÍGUEZ

Des­de cuan­do mata­ron al Padre Cami­lo, cabal­go sobre el Uni­cor­nio Azul con mi cañón de gar­gan­ta de futu­ro, ayu­dan­do a la era a parir ese cora­zón que tan­ta fal­ta nos hace para ser un Tilín mejor. Para mí no ha sido un sue­ño los avio­nes que nublan el día, lo he sufri­do en car­ne pro­pia, ¡tan­to! que ya per­dí la cuen­ta de las veces que he sen­ti­do en mi cabe­za los cris­ta­les moli­dos (…) Según los acuer­dos, tra­ta­dos, leyes inter­na­cio­na­les y las pro­pias de Vene­zue­la, mi extra­di­ción a Colom­bia o Esta­dos Uni­dos, don­de me espe­ran los ver­du­gos del capi­tal para macha­car mis manos y mi boca, es imposible»

Por Julián Conrado

CARTA DE JULIÁN CONRADO A SILVIO RODRÍGUEZ

¡Feliz Cum­plea­ños Trovador!

Hola Sil­vio:

Por­que no hacen fal­ta alas para via­jar a Cuba, hoy 29 de noviem­bre des­de mi pri­sión en Cara­cas, Vene­zue­la, te doy un amo­ro­so abrazo:

¡Feliz Cum­plea­ños her­mano mío! Gra­cias por tu can­ción que es como un libro, una pala­bra, una guerrilla.

Para sepas algo de mí, yo soy de los de la mesa sin man­tel, de los que hue­len a calle­jue­la, a pala­bro­ta y taller. Soy al igual que tú, un alza­do en can­to; otro Necio que no le gus­ta sen­tar­se en la silla a espe­rar que otros hagan el camino.

Des­de cuan­do mata­ron al Padre Cami­lo, cabal­go sobre el Uni­cor­nio Azul con mi cañón de gar­gan­ta de futu­ro, ayu­dan­do a la era a parir ese cora­zón que tan­ta fal­ta nos hace para ser un Tilín mejor.

Para mí no ha sido un sue­ño los avio­nes que nublan el día, lo he sufri­do en car­ne pro­pia, ¡tan­to! que ya per­dí la cuen­ta de las veces que he sen­ti­do en mi cabe­za los cris­ta­les moli­dos de la muer­te: ya yo sé a qué le sabrá la cer­ve­za al sepul­tu­re­ro cuan­do aca­be de dar­me abrigo.

Los acha­ques de los años, las enfer­me­da­des pro­pias de la sel­va y los terro­ris­tas del Cara Páli­da dete­rio­ra­ron mi salud de tal mane­ra que me vi obli­ga­do a bus­car refu­gio y asis­ten­cia médi­ca en la Vene­zue­la de Simón Bolí­var y Alí Pri­me­ra… Pero ¡oh, melan­co­lía!: resul­te en el buche de una extra­ña ser­pien­te que me ha engu­lli­do sin impor­tar­le para nada el tré­bol de can­tos liber­ta­rios de mi sien.

Según los acuer­dos, tra­ta­dos, leyes inter­na­cio­na­les y las pro­pias de Vene­zue­la, mi extra­di­ción a Colom­bia o Esta­dos Uni­dos, don­de me espe­ran los ver­du­gos del capi­tal para macha­car mis manos y mi boca, es impo­si­ble jurí­di­ca­men­te, y moral­men­te, más impo­si­ble toda­vía. ¡Qué dirán José Manuel Baca “Caño­to”, Ben­jo Cruz, Víc­tor Jara, Alí Pri­me­ra, Car­los Pue­bla, Mer­ce­des Sosa, Vio­le­ta Parra, El Gor­do Páez!

Tro­va­dor de la razón y el equi­li­brio, salú­da­me al enani­to de afán risue­ño, dile que me tie­nen pre­so por el úni­co “deli­to” de atre­ver­me a can­tar por la Paz con Jus­ti­cia y Amor para nues­tra Patria, que es la huma­ni­dad. Aun­que a lo mejor, y OJALA así sea, cuan­do esta car­ta te lle­gue ya el Gobierno de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y el Coman­dan­te Hugo Chá­vez, hayan escu­cha­do la voz de la soli­da­ri­dad, el amor y la ter­nu­ra que cla­man por mi liber­tad y Asi­lo polí­ti­co. Así podré reci­bir la aten­ción médi­ca de bue­nas manos y con­ti­nuar con mi can­to y mi sue­ño de mul­ti­pli­car panes y peces: el mis­mo del hom­bre sin tem­plo y de la mele­na inculta.

Por­que solo el amor engen­dra la mara­vi­lla y alum­bra lo que per­du­ra, pase lo que pase, mi con­sig­na es el amor.

Cáli­do abra­zo caribeño.

¡Aman­do Venceremos!

Julián Con­ra­do

Des­de mi Carra­ca en Caracas.
noviem­bre de 2011.

CONTEXTO

Vene­zue­la se pue­de ampa­rar en el DIH y no entre­gar a Julián Con­ra­do. El can­tor Julián Con­ra­do está muy enfer­mo, ha sobre­vi­vi­do a varios bom­bar­deos, a leish­ma­nia­sis, a palu­dis­mos varios, está gra­ve­men­te afec­ta­do de salud: por evi­den­tes razo­nes éti­cas y huma­ni­ta­rias corres­pon­de el Asi­lo polí­ti­co y tam­bién el Asi­lo huma­ni­ta­rio. El dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio, DIH ampa­ra este asilo.

La Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra impi­de entre­gar a un per­se­gui­do polí­ti­co a Colom­bia, un país en el que falle­cen con inusi­ta­da fre­cuen­cia los pre­sos polí­ti­cos: por tor­tu­ra y dene­ga­ción de asis­ten­cia médica(varios pre­sos polí­ti­cos empu­ja­dos a la muer­te en el 2011). El esta­do colom­biano es denun­cia­do por la Orga­ni­za­ción Mun­dial Con­tra la Tor­tu­ra (OMCT) y por la Coa­li­ción Con­tra la Tor­tu­ra (CCCT) como un esta­do tor­tu­ra­dor: el infor­me de agos­to 2011 de la CCCT es aterrador.

La Con­ven­ción de Gine­bra impi­de entre­gar a un com­ba­tien­te, o per­se­gui­do polí­ti­co, ade­más enfer­mo, y más cuan­do este ha soli­ci­ta­do asi­lo; corres­pon­de que Vene­zue­la le otor­gue el asi­lo, y si no quie­re hacer­lo, que lo remi­ta a un ter­cer país que sea efec­ti­va­men­te neu­tral. La pro­pia cons­ti­tu­ción vene­zo­la­na impi­de esta entre­ga: cla­ra­men­te si Julián Con­ra­do es entre­ga­do, será otra ile­ga­li­dad más, aun­que hayan teji­do, mediá­ti­ca­men­te, una apa­rien­cia de lega­li­dad para cubrir­se en este caso un poco más que lo que hicie­ron con el perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra, que fue entre­ga­do en total ile­ga­li­dad, sin acce­so alguno a abo­ga­dos ni a defen­sa. Se espe­ra que en el caso del can­tor Julián Con­ra­do el dere­cho a defen­sa sea más que una apa­rien­cia vacía, y que pron­to las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas se ape­guen a la lega­li­dad, res­pe­tan­do el DIH que impi­de entre­gar al can­tor al gobierno colombiano.

El Fis­cal no le impu­tó nin­gún deli­to a Julián en Vene­zue­la: por lo cual si se res­pe­ta­ra la lega­li­dad hoy debe­ría estar libre. Su situa­ción es preo­cu­pan­te. Sus abo­ga­dos han denun­cia­do la ile­ga­li­dad ope­ra­da des­de Colom­bia, y tam­bién las ile­ga­li­da­des en Vene­zue­la. El mane­jo ile­gal de la huma­ni­dad de los per­se­gui­dos polí­ti­cos por par­te de la cola­bo­ra­ción de fuer­zas repre­si­vas colom­bia­nas y vene­zo­la­nas, es gra­ve pues desem­bo­ca la mayo­ría de las veces en entre­gas de per­se­gui­dos polí­ti­cos, en las que éstos son pri­va­dos de todos sus dere­chos, y entre­ga­dos a un esta­do tor­tu­ra­dor como el colom­biano. Se cuen­tan ya por dece­nas los per­se­gui­dos polí­ti­cos entre­ga­dos de mane­ra ile­gal al régi­men colom­biano por par­te de Vene­zue­la: han sido entre­ga­dos inclu­so varios heri­dos y enfer­mos en vio­la­ción al DIH. La cace­ría huma­na que imple­men­ta el régi­men colom­biano, bajo las direc­tri­ces esta­dou­ni­den­ses, es una medi­da de gue­rra sucia con­tra la población.

Que no sea entre­ga­do el can­tor Julián Con­ra­do a una tor­tu­ra segu­ra. Que no sea aca­lla­do el can­tor en Colom­bia, o en EEUU. Pedi­mos a todos los medios alter­na­ti­vos, a todo ser humano cons­cien­te, que ayu­de a infor­mar del tema.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *