Para apo­de­rar­se del petró­leo y del gas libios los nue­vos cru­za­dos de Occi­den­te fabri­ca­ron una rebe­lión en Bengha­si y sata­ni­za­ron a Gad­da­fi- Miguel Urbano

Ponen­cia pre­sen­ta­da en el VI Foro de Filo­so­fía, Mara­cai­bo, diciem­bre 2011

Una cam­pa­ña de ámbi­to mun­dial des­en­ca­de­na­da por inte­lec­tua­les de gran­des uni­ver­si­da­des de los EEUU y de Euro­pa, amplia­men­te divul­ga­da por el sis­te­ma mediá­ti­co con­tro­la­do por el impe­ria­lis­mo, pro­cla­mó, des­pués de la dis­gre­ga­ción de la URSS, el fin del mar­xis­mo.

Para esos epí­go­nos del capi­ta­lis­mo, el neo­li­be­ra­lis­mo seña­la­ría el fin de la His­to­ria como ideo­lo­gía defi­ni­ti­va. En el mar­xis­mo iden­ti­fi­ca­ban un arcaís­mo obso­le­to.

Esas pro­fe­cías no tar­da­ron en ser des­men­ti­dos por el cami­nar de la His­to­ria. En lugar de la era de pro­gre­so, abun­dan­cia y demo­cra­cia anun­cia­da por Geor­ge Bush (padre) des­pués del fin de la URSS y la trans­for­ma­ción de Rusia en un país capi­ta­lis­ta, una cri­sis de civi­li­za­ción se dejo sen­tir sobre la huma­ni­dad. La con­cen­tra­ción de rique­za fue acom­pa­ña­da de una amplia­ción de la pobre­za.

Ham­bru­nas cícli­cas aso­la­ron paí­ses de Asia y Áfri­ca. Al ini­ciar el mile­nio, el capi­ta­lis­mo se sumer­gió en una cri­sis estruc­tu­ral. Sin solu­cio­nes, por­que la Ley de la acu­mu­la­ción no fun­cio­na más de acuer­do con la lógi­ca del capi­tal, los EEUU, pre­sen­tán­do­se como faro de la demo­cra­cia y la liber­tad, des­en­ca­de­na­ron agre­sio­nes mons­truo­sas con­tra los pue­blos del Ter­cer Mun­do, ale­gan­do que defen­dían a la huma­ni­dad con­tra el terro­ris­mo.

El Impe­ria­lis­mo colec­ti­vo

No obs­tan­te las con­tra­dic­cio­nes de intere­ses entre los EEUU y los otros paí­ses del G‑7 hayan per­sis­ti­do, esas con­tra­dic­cio­nes no son más anta­gó­ni­cas por lo que es hoy míni­ma la pro­ba­bi­li­dad de que irrum­pan gue­rras inter­im­pe­ria­lis­tas como aque­llas que pro­vo­ca­ron dece­nas de millo­nes de muer­tos en la pri­me­ra mitad del siglo XX. Al impe­ria­lis­mo clá­si­co lo suce­dió aque­llo que el eco­no­mis­ta argen­tino Clau­dio Katz defi­ne como el impe­ria­lis­mo colec­ti­vo.

Bajo la hege­mo­nía de los EEUU cuya supe­rio­ri­dad mili­tar es aplas­tan­te, paí­ses como Rei­no Uni­do, Fran­cia, Ale­ma­nia y otros se tor­na­ron cóm­pli­ces de una estra­te­gia de domi­na­ción mun­dial. Invo­can­do pre­tex­tos fal­sos como la exis­ten­cia de armas de extin­ción masi­va y la lucha con­tra la fan­tas­ma­gó­ri­ca Al Qae­da, Washing­ton inva­dió y ocu­po Iraq y Afga­nis­tán y sus fuer­zas arma­das prac­ti­ca­ron ahí crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad que sola­men­te encuen­tran pre­ce­den­te en los come­ti­dos por el Reich nazi.

Goeb­bels decía que una men­ti­ra a fuer­za de ser repe­ti­da apa­re­ce como ver­dad. No podía ima­gi­nar que la per­ver­sa pro­pa­gan­da hitle­ria­na apa­re­ce como un jue­go com­pa­ra­do con el sinies­tro engra­na­je de des­in­for­ma­ción mon­ta­do para ser­vir a la estra­te­gia impe­rial. En la épo­ca de la infor­ma­ción ins­tan­tá­nea, una gigan­tes­ca máqui­na mediá­ti­ca cien­tí­fi­ca­men­te mon­ta­da y con­tro­la­da por labo­ra­to­rios ideo­ló­gi­cos del impe­ria­lis­mo bom­bar­dea los pue­blos con un dis­cur­so e imá­ge­nes que defor­man la reali­dad.

Pro­mo­ver la alie­na­ción de las masas, mani­pu­lar la cons­cien­cia social es un obje­ti­vo per­ma­nen­te del impe­ria­lis­mo. Esa ofen­si­va mediá­ti­ca bus­ca anu­lar la com­ba­ti­vi­dad de los pue­blos median­te la robo­ti­za­ción pro­gre­si­va del hom­bre, meta faci­li­ta­da por la con­tra­cul­tu­ra alie­nan­te expor­ta­da por los EEUU. Es en ese con­tex­to que las actua­les gue­rras neo­co­lo­nia­les son pre­ce­di­das de una masa­cre de las cons­cien­cias con­ce­bi­da para neu­tra­li­zar even­tua­les reac­cio­nes a las agre­sio­nes mili­ta­res, pre­sen­tán­do­las como ini­cia­ti­vas inse­pa­ra­bles de la defen­sa de la demo­cra­cia y de la paz.

La sata­ni­za­ción de líde­res trans­for­ma­dos en ver­du­gos de sus pue­blos se vol­vió ruti­na en esas cam­pa­ñas. Así paso con Gad­da­fi. El líder libio, que el año pasa­do era aún reci­bi­do con abra­zos por Sar­kozy, Came­ron, Ber­lus­co­ni y Oba­ma, paso de repen­te a ser cali­fi­ca­do de mons­truo acu­sa­do de crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Para apo­de­rar­se del petró­leo y del gas del país los nue­vos cru­za­dos de Occi­den­te fabri­ca­ron una rebe­lión en Bengha­si e hicie­ron apro­bar por el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU una Reso­lu­ción sobre la “exclu­sión aérea” –con la com­pli­ci­dad, des­pués de vaci­la­cio­nes, de Rusia y de Chi­na- lue­go ade­más no res­pe­ta­da cuan­do comen­za­ron a esta­llar misi­les y bom­bas en Trí­po­li.

Más de seis meses duro esta gue­rra repug­nan­te, en la cual la OTAN fun­ciono como ins­tru­men­to de una agre­sión defi­ni­da por la ONU como “inter­ven­ción huma­ni­ta­ria”. Expul­sar a Chi­na de Áfri­ca fue uno de los obje­ti­vos de esa agre­sión con­clui­da con el ase­si­na­to de Mua­mar Gad­da­fi.

Más de 300.000 chi­nos, téc­ni­cos y tra­ba­ja­do­res, fue­ron reti­ra­dos del país don­de tra­ba­ja­ban. Chi­na tenía ahí volu­mi­no­sas inver­sio­nes como en otros paí­ses del Con­ti­nen­te. Cabe seña­lar que Ango­la es actual­men­te el segun­do pro­vee­dor afri­cano de petró­leo a Chi­na.

La crea­ción de un ejér­ci­to per­ma­nen­te de los EEUU en Áfri­ca fue pre­pa­ra­do con años de anti­ci­pa­ción. El Coman­do per­ma­ne­ce por aho­ra ins­ta­la­do en Ale­ma­nia, pero Washing­ton pre­ten­de trans­fe­rir­lo para un país afri­cano “ami­go”. La recien­te inter­ven­ción mili­tar en Ugan­da, anun­cia­da por Oba­ma para com­ba­tir una sec­ta reli­gio­sa minús­cu­la cali­fi­ca­da de terro­ris­ta, es una eta­pa de ese pro­yec­to. El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano ya infor­mo ade­más que los EEUU envia­ran tro­pas para “com­ba­tir el terro­ris­mo” para el Con­go, Sudán del Sur y la Repú­bli­ca Cen­tro Afri­ca­na si los gobier­nos de esos paí­ses piden “ayu­da”. En el ámbi­to de esa esca­la­da, avio­nes de la USAF bom­bar­dean perió­di­ca­men­te a Soma­lia para com­ba­tir movi­mien­tos tri­ba­les “alia­dos de Al Qae­da”.

Cabe pre­gun­tar ¿quién será la pró­xi­ma víc­ti­ma del impe­ria­lis­mo colec­ti­vo? El com­por­ta­mien­to de los EEUU trae a la memo­ria el de la Ale­ma­nia de Hitler. Pri­me­ro fue la ane­xión de Aus­tria; des­pués Múnich y la pos­te­rior des­truc­ción de Che­cos­lo­va­quia; final­men­te la exi­gen­cia de entre­ga de Dán­zig, la inva­sión de Polo­nia, la gue­rra mun­dial.

No pre­ten­do esta­ble­cer ana­lo­gías. Pero el des­pre­cio por los pue­blos y por su dere­cho a la inde­pen­den­cia es el mis­mo. Pri­me­ro fue Afga­nis­tán, des­pués Iraq, en segui­da Libia, aho­ra es Ugan­da. Siria está en la mira. Pero Irán es el gran “enemi­go de la demo­cra­cia” a derro­tar.

La Alter­na­ti­va

El agra­va­mien­to de la cri­sis del capi­ta­lis­mo simul­tá­nea­men­te finan­cie­ra, eco­nó­mi­ca, social, ener­gé­ti­ca, mili­tar, ambien­tal –colo­có en la orden del día el deba­te en torno del com­ba­te al sis­te­ma.

Hay con­sen­so entre las fuer­zas pro­gre­sis­tas en lo tocan­te a con­de­nar al neo­li­be­ra­lis­mo. Pero las diver­gen­cias sur­gen cuan­do la dis­cu­sión inci­de sobre la temá­ti­ca de las alter­na­ti­vas y las estra­te­gias anti­im­pe­ria­lis­tas.

El Foro Social Mun­dial gene­ró ini­cial­men­te una gran espe­ran­za con su slo­gan román­ti­co “Otro mun­do es posi­ble”. Pero las suce­si­vas reunio­nes del Foro y de los Foros Euro­peo, Afri­cano, Asiá­ti­co y otros hicie­ron evi­den­te la exis­ten­cia de posi­cio­nes incom­pa­ti­bles. El Foro pro­yec­ta hoy la ima­gen de una caja de reso­nan­cia de dis­cur­sos huma­nis­tas ino­cuos que se ago­tan en la bús­que­da de una alter­na­ti­va teó­ri­ca. Para muchos de sus diri­gen­tes el obje­ti­vo prin­ci­pal sería una refor­ma huma­ni­za­da del capi­ta­lis­mo, una impo­si­bi­li­dad por su esen­cia inhu­ma­na. Ade­más, el impe­ria­lis­mo se infil­tro entre los orga­ni­za­do­res a tra­vés de ONGs de facha­da anti­neo­li­be­ral. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que un polí­ti­co reac­cio­na­rio como Mario Soa­res, el ex pre­si­den­te de Por­tu­gal, haya apa­re­ci­do como direc­tor del bole­tín dia­rio de uno de los Foros, en Por­to Ale­gre.

Michel Chos­su­dovsky afir­mó en un ensa­yo que los via­jes de des­ta­ca­dos diri­gen­tes del Foro Social Mun­dial son finan­cia­dos por fun­da­cio­nes con víncu­los sos­pe­cho­sos.

Me inclu­yo entre aque­llos que nie­gan prio­ri­dad a la for­mu­la­ción con­sen­sual de una alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo. Es invia­ble. La tarea inme­dia­ta de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias anti­ca­pi­ta­lis­tas debe ser, en mi opi­nión, el com­ba­te al impe­ria­lis­mo, lo que no exclu­ye el indis­pen­sa­ble deba­te teó­ri­co.

La His­to­ria nos ense­ña que el impe­ria­lis­mo es más vul­ne­ra­ble en el cora­zón del sis­te­ma y en las áreas don­de con­cen­tra su poder mili­tar en accio­nes de terro­ris­mo de Esta­do.

Las gue­rras per­di­das de Iraq y de Afga­nis­tán no fue­ron sola­men­te des­gas­tan­tes, absor­bien­do cen­te­nas de milla­res de millo­nes de dóla­res –y pro­vo­can­do inclu­si­ve la sepa­ra­ción de gene­ra­les que cri­ti­ca­ron al Pre­si­den­te Oba­ma- sino que con­tri­bu­ye­ron para el des­per­tar de la cons­cien­cia del pro­pio pue­blo de los EEUU.

El impe­ria­lis­mo no se sien­te ame­na­za­do por los crí­ti­cos que pre­ten­den refor­mar el capi­ta­lis­mo. Los tole­ra bien. Pero cuan­do Esta­dos sobe­ra­nos en paí­ses de Ásia, de Áfri­ca o de Amé­ri­ca Lati­na no se some­ten al sis­te­ma, u opta por la gue­rra (Libia), o fija como obje­ti­vo su des­truc­ción, a cor­to o lar­go pla­zo, por implo­sión o vio­len­cia.

Es el caso de Vene­zue­la Boli­va­ria­na, obje­to de dos gol­pes de Esta­do frus­tra­dos. Washing­ton recuer­da el pre­ce­den­te de Cuba. No acep­ta que un país del Hemis­fe­rio deci­da su futu­ro libre­men­te y opte por la cons­truc­ción del socia­lis­mo.

El movi­mien­to de los indig­na­dos, naci­do en Espa­ña, se expan­dió por Euro­pa y lle­gó a los EEUU, polo del sis­te­ma. Ellos no saben defi­nir lo que quie­ren, pero saben lo que recha­zan. La con­sig­na “Ocu­pen Wall Street” y el movi­mien­to “99%” expre­san bien el recha­zo por el engra­na­je capi­ta­lis­ta que fren­te a la cri­sis de su res­pon­sa­bi­li­dad se esfuer­za por sal­var a los ban­que­ros y a las gran­des tras­na­cio­na­les en tan­to empo­bre­ce más a la cla­se media y a los pobres. La bru­tal repre­sión des­en­ca­de­na­da con­tra los ocu­pan­tes de la Liberty Pla­ce, en Manhat­tan y en el puen­te de Brooklyn con­fir­ma que el gran capi­tal entró en páni­co.

Com­pa­ñe­ros:

El mun­do está al bor­de del caos, enfren­tan­do el peli­gro de una dic­ta­du­ra mun­dial del capi­tal, de con­tor­nos neo­fas­cis­tas. Más soy opti­mis­ta.

Gran­des luchas socia­les están en cur­so en Euro­pa y otras se esbo­zan en el hori­zon­te. Los tra­ba­ja­do­res res­pon­den con gigan­tes­cas mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta en Ita­lia, Espa­ña, Por­tu­gal, Fran­cia con­tra las polí­ti­cas de los gobier­nos que piso­tean la volun­tad popu­lar, pro­mue­ven el des­em­pleo, redu­cen sala­rios, supri­men dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les, sobre­car­gan al pue­blo de impues­tos, en el cua­dro de una estra­te­gia con­ce­bi­da en bene­fi­cio del gran capi­tal, y diri­gi­da con arro­gan­cia y sin pudor por la can­ci­ller Mer­kel y por el pre­si­den­te Sar­kozy.

Luchar con­tra esa polí­ti­ca que ame­na­za con desem­bo­car en la bar­ba­rie, paso a ser una tarea revo­lu­cio­na­ria. El pue­blo de Gre­cia está asu­mién­do­la con cohe­ren­cia y cora­je ejem­pla­res. En estos días com­ba­te por la huma­ni­dad ente­ra. Vein­te huel­gas gene­ra­les en un año y cen­te­nas de huel­gas sec­to­ria­les son tes­ti­mo­nio de ese espí­ri­tu de resis­ten­cia popu­lar.

En Amé­ri­ca Lati­na, ¡Cuba resis­te, Boli­via resis­te, Vene­zue­la Boli­va­ria­na resis­te! La deses­pe­ra­ción del capi­ta­lis­mo no tie­ne el poder de ocul­tar que está con­de­na­do a des­apa­re­cer, aun­que su fin no ten­ga fecha en el calen­da­rio. La opción es entre civi­li­za­ción y bar­ba­rie.

En este con­tex­to dra­má­ti­co, releer a Marx, estu­diar su obra ayu­da a com­pren­der la irre­me­dia­ble deca­den­cia del capi­ta­lis­mo. Nadie como él ana­li­zó y com­pren­dió el sis­te­ma de explo­ta­ción del hom­bre que enton­ces opri­mía a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y que hoy con­ti­núa opri­mién­do­la.

Es recon­for­tan­te regis­trar que las cam­pa­ñas de sata­ni­za­ción del socia­lis­mo y des­ta­ca­da­men­te del pen­sa­mien­to mar­xis­ta no pro­du­je­ron los efec­tos pre­ten­di­dos. Esta­mos asis­tien­do al rena­ci­mien­to de la pala­bra del mar­xis­mo.

Para esa reali­dad es espe­cial­men­te valio­sa la con­tri­bu­ción de filó­so­fos de Euro­pa y de Amé­ri­ca Lati­na, cuya refle­xión crea­ti­va tie­ne como com­ple­men­to el tra­ba­jo mili­tan­te de pen­sa­do­res revo­lu­cio­na­rios en el des­mon­ta­je de los engra­na­jes del capi­ta­lis­mo y en la denun­cia de los crí­me­nes del impe­ria­lis­mo. Me per­mi­to citar entre muchos al ita­liano Domé­ni­co Losur­do, al hún­ga­ro Ist­van Mes­za­ros, a los fran­ce­ses Geor­ges Labi­ca y Jean Salem, a los esta­dou­ni­den­ses James Petras y Noam Chomsky, al cana­dien­se Michel Chos­su­dovsky, a los cuba­nos Mar­tí­nez Here­dia y Osval­do Mar­tí­nez, al argen­tino Clau­dio Katz.

Com­pa­ñe­ros:

Mikis Theo­do­ra­kis, el gran artis­ta grie­go, afir­mó hace días que si Gre­cia se some­tie­se a las exi­gen­cias de los lla­ma­dos “socios euro­peos” sería su fin tan­to como pue­blo tan­to como nación”

Enun­ció una evi­den­cia váli­da para otros pue­blos. ¿Qué hacer enton­ces? Lenin afir­mó que no hay revo­lu­ción vic­to­rio­sa sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria.

Creo, com­pa­ñe­ros, que para todos noso­tros, reu­ni­dos en esta ciu­dad de Mara­cai­bo, en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, van­guar­dia de la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta en Amé­ri­ca Lati­na, la úni­ca alter­na­ti­va váli­da a la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta es el socia­lis­mo.

Rea­lis­ta, me per­mi­to ter­mi­nar con pala­bras del gran filo­so­fo mar­xis­ta espa­ñol Adol­fo Sán­chez Váz­quez:

“El socia­lis­mo del futu­ro sola­men­te lle­ga­rá a ser reali­dad si, a par­tir de la den­sa nebli­na de ter­gi­ver­sa­cio­nes y con­fu­sio­nes, per­ma­ne­ce como obje­ti­vo estra­té­gi­co para el cual hay que avan­zar, sean cua­les fue­ran los pasos inter­me­dios, rodeos o reco­dos con los que haya que con­tar”.


Miguel Urbano
: Escri­tor por­tu­gués, ex dipu­tado al Par­la­men­to del Con­se­jo de Euro­pa.
www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *