Fin del «capi­ta­lis­mo»- David Brooks

Menos y menos de los que con­tri­bu­ye­ron al éxi­to de nues­tra eco­no­mía… se bene­fi­cia­ron de ese éxi­to. Aque­llos en la pun­ta de la cima se vol­vie­ron más ricos que nun­ca con sus ingre­sos e inver­sio­nes. Pero todos los demás bata­lla­ron con los cos­tos que cre­cían mien­tras las quin­ce­nas no, y dema­sia­das fami­lias acu­mu­la­ron más y más deu­da… Esto no se tra­ta de lucha de cla­ses. Esto se tra­ta del bien­es­tar del país.”

Estas pala­bras que se escu­cha­ron por todo el país no pro­ve­nían del movi­mien­to Ocu­pa Wall Street y sus sim­pa­ti­zan­tes. No eran de un eco­no­mis­ta pro­gre­sis­ta, ni de uno de esos inte­lec­tua­les que han insis­ti­do en que la des­igual­dad eco­nó­mi­ca des­tru­ye el mode­lo eco­nó­mi­co. “Este país sólo pros­pe­ra cuan­do todos tie­nen una opor­tu­ni­dad, cuan­do todos ponen su par­te y cuan­do todos jue­gan bajo las mis­mas reglas… Lo que está en jue­go es si éste será un país don­de la gen­te tra­ba­ja­do­ra pue­de ganar lo sufi­cien­te para man­te­ner una fami­lia, cons­truir un aho­rro modes­to, ser due­ño de un hogar y ase­gu­rar su jubi­la­ción”, sub­ra­yó el voce­ro de este nue­vo men­sa­je popu­lis­ta en el sen­ti­do esta­du­ni­den­se: en defen­sa del hom­bre común ante los pode­ro­sos.

El ora­dor fue el pre­si­den­te Barack Oba­ma. El dis­cur­so ofre­ci­do a media­dos de la sema­na pasa­da fue con­si­de­ra­do como un giro popu­lis­ta con vis­tas a la relec­ción del pre­si­den­te en 2012. Ana­lis­tas y edi­to­ria­lis­tas afir­ma­ron que el dis­cur­so fue nota­ble por su enfo­que sobre la des­igual­dad como el gran tema del momen­to. Pero tal vez lo más nota­ble fue que el dis­cur­so com­pro­bó el extra­or­di­na­rio logro de Ocu­pa Wall Street en cam­biar la narra­ti­va nacio­nal. En poco más de dos meses, el enfo­que ofi­cial ha cam­bia­do de la reduc­ción de défi­cit fede­ral y la deu­da nacio­nal a uno sobre la des­igual­dad eco­nó­mi­ca y sus injus­ti­cias, o sea, para poner­lo en los nue­vos tér­mi­nos, lo del uno por cien­to y el 99 por cien­to.

Oba­ma dejó cla­ro que final­men­te está pre­pa­ra­do para con­cur­sar en la elec­ción sobre los temas de la des­igual­dad de ingre­so y la obli­ga­ción de ambos, el gobierno y el sec­tor pri­va­do, de ampliar la cada vez más enco­gi­da cla­se media de la nación, opi­nó el New York Times en un edi­to­rial sobre el dis­cur­so.

Que el joven movi­mien­to Ocu­pa ya cam­bió la ópti­ca del deba­te nacio­nal no es poco, pero aún está por ver­se si eso lle­va a cam­bios en el terreno real de la vida coti­dia­na del 99 por cien­to.

El hecho es que casi 3 millo­nes han per­di­do su vivien­da, y se cal­cu­la que otros 3,6 millo­nes enfren­ta­rán lo mis­mo en los pró­xi­mos dos años. Y aun­que la tasa de des­em­pleo por fin bajó de 9 a 8,6 por cien­to, por lo menos la mitad de esa reduc­ción se debe no a la gene­ra­ción de empleo, sino el aban­dono de dece­nas de miles de la fuer­za labo­ral, o sea, gen­te que ya se dio por ven­ci­da para encon­trar una cham­ba. Hay más ham­bre y más des­es­pe­ran­za en todo el país.

Aun­que Oba­ma y su equi­po hablen en nom­bre del 99 por cien­to no nece­sa­ria­men­te con­ven­ce­rá a todos. Hay cier­tos deta­lles que pro­vo­can más bien dudas, entre ellos que el sec­tor finan­cie­ro con­ti­núa sien­do uno de los prin­ci­pa­les con­tri­bu­yen­tes a la cam­pa­ña elec­to­ral del pre­si­den­te, apor­tan­do has­ta la fecha un ter­cio de sus fon­dos recau­da­dos para esta pró­xi­ma elec­ción (en 2008, Oba­ma reci­bió más fon­dos de Wall Street que su con­trin­can­te repu­bli­cano).

Otro es el hecho incó­mo­do (polí­ti­ca­men­te) de que Oba­ma y su gabi­ne­te per­te­ne­cen al 1 por cien­to. Ocho de los 10 inte­gran­tes del gabi­ne­te, inclui­do el pre­si­den­te, ana­li­za­dos por el Cen­ter for Res­pon­si­ve Poli­tics son millo­na­rios. Hillary Clin­ton, la secre­ta­ria de Esta­do, es la más rica con un valor neto pro­me­dio de 31 millo­nes de dóla­res, segui­da por William Daley, jefe del gabi­ne­te, con 28 millo­nes. Oba­ma tie­ne un valor neto de 7,3 millo­nes. Los ban­cos pre­fe­ri­dos por los inte­gran­tes del gabi­ne­te más ricos para sus cuen­tas per­so­na­les son JPMor­gan Cha­se y Wells Far­go. Clin­ton, Daley, Rahm Ema­nuel (su ex jefe de gabi­ne­te) y Oba­ma tenían un total com­bi­na­do de más de 50 millo­nes en cuen­tas de JP Mor­gan Cha­se en 2010, según aná­li­sis de datos públi­cos por el Cen­ter for Res­pon­si­ve Poli­tics.

Tam­bién está el hecho de que has­ta que esta­lló el movi­mien­to Ocu­pa Wall Street, el pre­si­den­te, su gabi­ne­te y gran par­te de la cúpu­la polí­ti­ca (con nota­bles excep­cio­nes) no abor­da­ban el tema de la des­igual­dad eco­nó­mi­ca. No habla­ban de que la des­igual­dad en el ingre­so en Esta­dos Uni­dos está en su nivel más alto des­de los años 20. No indi­ca­ban que por pri­me­ra vez des­de 1927, el 10 por cien­to más rico tenia 50 por cien­to del ingre­so nacio­nal.

O el dato que pro­vo­có gran aten­ción esta sema­na cuan­do se reve­ló que los Wal­ton, los seis here­de­ros de la for­tu­na Wal-Mart, habían acu­mu­la­do un teso­ro per­so­nal equi­va­len­te al valor neto com­bi­na­do de 30 por cien­to de los esta­du­ni­den­ses en la base de la pirá­mi­de eco­nó­mi­ca, según datos de 2007 (o sea, podría ser aún mayor hoy día).

El movi­mien­to Ocu­pa, al pro­vo­car el deba­te sobre la des­igua­lad docu­men­ta­do por todos estos datos y hechos incó­mo­dos, tam­bién gene­ra preo­cu­pa­ción entre los repu­bli­ca­nos que, en públi­co, des­car­tan como flo­jos y rojos a los mani­fes­tan­tes (el mul­ti­mi­llo­na­rio repu­bli­cano Donald Trump denun­ció esta sema­na que Oba­ma creó el movi­mien­to Ocu­pa). «Yo estoy tan asus­ta­do de este esfuer­zo anti-Wall Street. Estoy asus­ta­do a muer­te», afir­mó Frank Luntz, uno de los estra­te­gas nacio­na­les más reco­no­ci­dos del Par­ti­do Repu­bli­cano en una reu­nión de gober­na­do­res repu­bli­ca­nos del país. Indi­có que están tenien­do un impac­to sobre lo que el pue­blo esta­du­ni­den­se pien­sa del capi­ta­lis­mo, repor­tó Yahoo News. Entre sus reco­men­da­cio­nes a los polí­ti­cos repu­bli­ca­nos que enfren­tan pre­gun­tas de sus bases sobre la des­igual­dad eco­nó­mi­ca y otros temas que sur­gen del movi­mien­to Ocu­pa: no usen la pala­bra capi­ta­lis­mo. “Estoy inten­tan­do remo­ver esa pala­bra y sus­ti­tuir­la con ‘liber­tad eco­nó­mi­ca’ o ‘libre mer­ca­do. El públi­co … aún pre­fie­re capi­ta­lis­mo que socia­lis­mo pero creen que el capi­ta­lis­mo es inmo­ral. Y si nos per­ci­ben como defen­so­res de ‘Wall Street’, ten­dre­mos un pro­ble­ma”.

Mien­tras el pre­si­den­te y otros millo­na­rios afir­man repre­sen­tar al 99 por cien­to y el uno por cien­to pro­po­ne evi­tar el uso de la pala­bra capi­ta­lis­mo, pare­ce que el movi­mien­to Ocu­pa ha logra­do, por lo menos, dejar cla­ro que el empe­ra­dor está des­nu­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *