Pana­má: El revés de la tra­ma

800px-panama_clashes_1989Inva­sión de EEUU en Pana­má, diciem­bre de 1989

El envío del gene­ral Manuel Anto­nio Norie­ga a Pana­má por deci­sión del gobierno y la jus­ti­cia de Fran­cia, adon­de fue envia­do ile­gal­men­te des­de Esta­dos Uni­dos, en abril de 2010 cum­plien­do oscu­ros acuer­dos bajo la mesa entre Washing­ton y París, vuel­ve a poner en esce­na el revés de la tra­ma.

A los 77 años y enfer­mo lle­gó dete­ni­do a su país, a sólo diez días de con­me­mo­rar­se la trá­gi­ca fecha de la inva­sión de Esta­dos Uni­dos a Pana­má que comen­zó a últi­ma hora del 19 y en la madru­ga­da del 20 de diciem­bre de 1989 y, que dejó entre cin­co y sie­te mil muer­tos y des­apa­re­ci­dos.

Pana­má tenía enton­ces dos millo­nes de habi­tan­tes, que fue­ron víc­ti­mas de una inva­sión que par­tió del pro­pio terri­to­rio cuan­do aún esta­ba el Coman­do Sur esta­dou­ni­den­se en la Zona del Canal con la serie de bases mili­ta­res, pen­sa­das para el con­trol de Amé­ri­ca Lati­na. Esas tro­pa s, avio­nes y heli­cóp­te­ros sólo debían cru­zar una ave­ni­da y lo hicie­ron bom­bar­dean­do una ciu­dad de unos 600 mil habi­tan­tes,

Se des­tru­ye­ron barrios ente­ros con pér­di­das huma­nas y mate­ria­les millo­na­rias y fue­ron tam­bién des­ar­ti­cu­la­das las inci­pien­tes Fuer­zas de Defen­sa que esta­ban sien­do pre­pa­ra­das para cui­dar el Canal cuan­do se fue­ran las tro­pas de Esta­dos Uni­dos, que bus­ca­ba excu­sas para que­dar­se.

Nada de todo esto se dirá, ni se con­ta­rá la his­to­ria real de ese país olvi­da­do, cuyo pue­blo tuvo jor­na­das heroi­cas de lucha anti­co­lo­nial y al que Amé­ri­ca Lati­na, bajo el influ­jo de una temi­ble des­in­for­ma­ción dejó sólo en el momen­to de la inva­sión, sal­vo hon­ro­sas excep­cio­nes.

No es coin­ci­den­cia el tras­la­do de Norie­ga en este momen­to don­de el gobierno de Ricar­do Mar­ti­ne­lli inten­ta crear una nue­va cor­ti­na de humo, para encu­brir los nue­vos pasos de entre­ga de sobe­ra­nía a favor de Washing­ton. .

Norie­ga lle­ga en momen­tos en que José Raúl Mulino, minis­tro de Segu­ri­dad del gobierno del empre­sa­rio dere­chis­ta Mar­ti­ne­lli, aca­ba de anun­ciar que Esta­dos Uni­dos, y Pana­má ins­ta­la­rán una aca­de­mia mili­tar de estu­dio y entre­na­mien­to “en patru­lla­jes de fron­te­ra” (PL, 6−12−11).

Mulino dijo a los perio­dis­tas que la aca­de­mia ofre­ce­ría for­ma­ción a uni­da­des de poli­cía de Cen­troa­mé­ri­ca y per­mi­ti­ría a Pana­má jugar “un rol de lide­raz­go en mate­ria de segu­ri­dad”.

En las decla­ra­cio­nes que cir­cu­lan en estas horas el minis­tro pre­ci­só que en esa enti­dad se for­ma­rán uni­da­des espe­cia­li­za­das “en com­ba­tir el trá­fi­co de dro­gas, a los indo­cu­men­ta­dos y en la vigi­lan­cia fron­te­ri­za en áreas de difí­cil acce­so”.

Sos­tu­vo tam­bién que Esta­dos Uni­dos y Colom­bia se han com­pro­me­ti­do en “coope­rar” y dar asis­ten­cia a esa aca­de­mia, para lo cual fue rubri­ca­do un acuer­do con ambos paí­ses.

Otro acuer­do con Esta­dos Uni­dos tam­bién per­mi­ti­rá el entre­na­mien­to a pilo­tos pana­me­ños en el mane­jo de heli­cóp­te­ros tipo Bell‑2 – 2. , aña­dió el titu­lar, aun­que no hay fuer­za aérea ni ejér­ci­to pana­me­ño des­de la inva­sión.

Las naves “per­mi­ti­rán hacer vue­los noc­tur­nos para la inter­dic­ción en casos de nar­co­trá­fi­co o en tra­ba­jos de res­ca­te”.

Deta­lló que se hará un redi­se­ño de la segu­ri­dad en el Aero­puer­to Inter­na­cio­nal de Tocu­men para evi­tar su uso en el trá­fi­co de dine­ro. ¿Se ins­ta­la­rán más ase­so­res de Esta­dos Uni­dos en el ex aero­puer­to Omar Torri­jos, bau­ti­za­do Tocu­men des­pués de la inva­sión?

A estas altu­ra pocos pue­den dudar de que la Aca­de­mia se tra­ta de una nue­va “Escue­li­ta de las Amé­ri­cas” y una reocu­pa­ción de Pana­má, país don­de el gobierno de Mar­ti­ne­lli a tres meses de su asun­ción en 2009 fir­mó un com­pro­mi­so con la Secre­ta­ria de Esta­do nor­te­ame­ri­ca­na Hillary Clin­ton para ins­ta­lar bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en ambas cos­tas oceá­ni­cas de Pana­má y en la estra­té­gi­ca fron­te­ra con Colom­bia, un vie­jo dise­ño de los Pla­nes Colom­bia y Pue­bla Pana­má.

Pero tam­bién la “extra­di­ción” de Norie­ga se pro­du­ce en el mar­co de una fuer­te rebe­lión popu­lar de tra­ba­ja­do­res, inte­lec­tua­les, estu­dian­tes y otros con­tra un gobierno, que ya ha deja­do varias víc­ti­mas por repre­sión y cuan­do casi el 60 por cien­to de los pana­me­ños no aprue­ban su ges­tión.

Fami­lia­res cer­ca­nos al pre­si­den­te han sido dete­ni­dos en Méxi­co por el tema de nar­co­trá­fi­co y abun­dan las denun­cias por corrup­ción y abu­so con­tra su admi­nis­tra­ción.

Una nue­va ola de des­in­for­ma­ción sobre la his­to­ria real de lo que real­men­te suce­dió en Pana­má se extien­de por el mun­do, entre­te­ni­do en una his­to­ria fal­si­fi­ca­da sobre Norie­ga, que en reali­dad des­de sep­tiem­bre de 2008 debie­ra estar libre por haber cum­pli­do el tiem­po de su con­de­na en Esta­dos Uni­dos que esta­ble­cen los regla­men­tos inter­na­cio­na­les.

Todo ha sido ile­gal des­de su tras­la­do des­de Pana­má a Esta­dos Uni­dos en diciem­bre de 1989, vio­lan­do el acuer­do y las con­ven­cio­nes en mate­ria de pri­sio­ne­ros de gue­rra en caso de una inva­sión como la de Pana­má, has­ta su escan­da­lo­so jui­cio en Mia­mi, con tes­ti­gos en su con­tra con­for­ma­dos por una serie de nar­co­tra­fi­can­tes meno­res a los que se le des­con­tó años de pri­sión y se les die­ron otros bene­fi­cios para que acu­sa­ran al gene­ral pana­me­ño, aún sin cono­cer­lo ni haber­lo vis­to nun­ca, como está com­pro­ba­do.

En las últi­mas horas el ingre­so a Pana­má estu­vo teñi­do de ile­ga­li­dad ya que no se lo pudo ver como era obli­ga­to­rio en esas cir­cuns­tan­cias y cuan­do era tras­la­da­do en silla de rue­das.

Para humi­llar­lo más se le impu­so cár­cel común, en un país don­de se ins­ta­la­rán nue­vas bases mili­ta­res de los mis­mos que inva­die­ron y mata­ron miles de pana­me­ños, sin reci­bir nun­ca con­de­na algu­na.

Nin­gu­na ley se cum­ple como no cum­plió el gene­ral Marc Cis­ne­ros, a car­go de la inva­sión, quien tomó com­pro­mi­sos en sus trá­mi­tes con altos dig­na­ta­rios de la Igle­sia , como Mon­se­ñor Sebas­tián Laboa los que nun­ca res­pe­tó.

Uno de los tes­ti­gos para con­de­nar a Norie­ga fue el pode­ro­so nar­co­tra­fi­can­te colom­biano Car­los Ledher, pre­so en Esta­dos Uni­dos, a quien la jus­ti­cia entre­gó docu­men­tos fal­sos como tes­ti­go pro­te­gi­do y al que libe­ró unos ocho millo­nes de dóla­res de una cuen­ta que le habían incau­ta­do. Con otro nom­bre y millo­nes de dóla­res Ledher y su fami­lia se fue­ron a vivir a Fran­cia. Al gene­ral pana­me­ño no se le per­mi­tió hablar en su defen­sa adu­cien­do “razo­nes de segu­ri­dad para Esta­dos Uni­dos”,

Nadie men­cio­na esto aho­ra. Sólo el ex pro­cu­ra­dor de Esta­dos Uni­dos Ram­sey Clark habló con ver­dad y cla­ri­dad en su momen­to con­tra la bru­tal inva­sión a Pana­má, denun­ció las muer­tes y la des­truc­ción y las men­ti­ras del gobierno de su país en este caso.

¿QUIEN ESCRIBE LA HISTORIA HOY?’

Para adver­tir has­ta qué pun­to la bana­li­za­ción infor­ma­ti­va fun­cio­na en estos días es nece­sa­rio acla­rar en pri­mer tér­mino, que Norie­ga al que men­cio­nan como “dic­ta­dor bru­tal y ex pre­si­den­te de Pana­má”, nun­ca fue pre­si­den­te de ese país.

No se dice tam­po­co que cuan­do se pro­du­jo la inva­sión de Esta­dos Uni­dos a Pana­má, de la que fui tes­ti­go como corres­pon­sal de perió­di­cos mexi­ca­nos, “el dic­ta­dor” era tan terri­ble que no había un solo opo­si­tor pre­so.

Unas horas antes de la ini­ciar esa inva­sión, sol­da­dos de Esta­dos Uni­dos entra­ron tran­qui­la­men­te a la ciu­dad de Pana­má y se lle­va­ron a la sede del Coman­do Sur en la enton­ces Zona del Canal que ocu­pa­ban mili­tar­men­te, a Gui­ller­mo Enda­ra, Ricar­do Arias Cal­de­rón y Gui­ller­mo Ford, a qui­nes nom­bra­ron allí pre­si­den­te y vice­pre­si­den­tes de Pana­má.

Los prin­ci­pa­les opo­si­to­res esta­ban tran­qui­la­men­te en sus casas, a pesar de haber rea­li­za­do una serie de accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras y gol­pis­tas con­tra el gobierno pana­me­ño, y apo­ya­do la inter­ven­ción a su pro­pio país. Habían crea­do una alian­za opo­si­to­ra supues­ta­men­te “demo­crá­ti­ca” reci­bien­do millo­nes de dóla­res des­de Washing­ton, don­de tenían la prin­ci­pal sede de esa opo­si­ción.

Así mien­tras comen­za­ba la inva­sión los jefes mili­ta­res esta­dou­ni­den­se nom­bra­ron, nada menos que en el Coman­do Sur, al gobierno que iban a impo­ner en el país inva­di­do.

El úni­co pre­so “polí­ti­co” era el agen­te de la CIA esta­dou­ni­den­se Fre­de­rick Mus­se, quien había sido dete­ni­do cuan­do se le encon­tró una radio clan­des­ti­na para hacer pro­pa­gan­da con­tra el gobierno y docu­men­tos que lo liga­ban a la inte­li­gen­cia del Coman­do Sur. El fue el pri­mer obje­ti­vo de res­ca­te de los inva­so­res con un duro ata­que al real­men­te peque­ño cuar­tel Cen­tral de las Fuer­zas de Defen­sa pana­me­ñas, emplean­do heli­cóp­te­ros y arti­lle­ría.

George Bush dio la orden de la invasionGeor­ge Bush dio la orden de la inva­sión

PRESIDENTES PANAMEÑOS ENTRE 1968 y EL 20 DE DICIEMBRE DE 1989

Para que que­de muy cla­ro de cómo se des­in­for­ma, ni el gene­ral Norie­ga ni tam­po­co el gene­ral Omar Torri­jos, líder pana­me­ño, fue­ron nun­ca pre­si­den­tes de Pana­má.

Torri­jos, al fren­te de un gru­po de mili­ta­res de la enton­ces Guar­dia Nacio­nal se rebe­ló el 11 de octu­bre de 1968 derro­can­do al gobierno oli­gár­qui­co y pro esta­dou­ni­den­se de Arnul­fo Arias Madrid.

Poco más de un año des­pués en diciem­bre de 1969 el Coman­do Sur jun­to a algu­nos mili­ta­res pana­me­ños pre­pa­ró un gol­pe con­tra Torri­jos mien­tras este esta­ba fue­ra del país.

Pero el 16 de diciem­bre en una acción audaz, y con el apo­yo del mayor Manuel Anto­nio Norie­ga, Torri­jos logra regre­sar en un vie­jo avión alqui­la­do en Méxi­co, don­de se encon­tra­ba, para ate­rri­zar clan­des­ti­na­men­te en Chi­ri­quí, depar­ta­men­to pana­me­ño fron­te­ri­zo con Cos­ta Rica.

La ayu­da de Norie­ga, quien lo espe­ra­ba ilu­mi­nan­do una pis­ta con antor­chas en ese lugar, fue cla­ve para el retorno de Torri­jos.

Mien­tras los gol­pis­tas derro­ta­dos huían y se refu­gia­ban en el Coman­do Sur de Esta­dos Uni­dos en la Zona del Canal, Torri­jos entró de lleno en la lucha por recu­pe­rar el estra­té­gi­co Canal y Norie­ga fue nom­bra­do jefe de inte­li­gen­cia. Torri­jos murió en mayo de 1981 jun­to a un gru­po de escol­tas y acom­pa­ñan­tes en un extra­ño acci­den­te de avia­ción atri­bui­do a la CIA por sus fami­lia­res e inves­ti­ga­do­res duran­te un cor­to vue­lo domés­ti­co.

En 1983 Norie­ga lle­ga­ría a la jefa­tu­ra de las Fuer­zas de Defen­sa de Pana­má, que reem­pla­za­ron a la Guar­dia Nacio­nal , crea­da en los años en que Esta­dos Uni­dos se apo­de­ró de ese país para cons­truir el Canal,

Des­pués del gol­pe fra­ca­sa­do en con­tra de Torri­jos en 1969 fue nom­bra­do pre­si­den­te Deme­trio Basi­lio Lakas, quien gober­nó has­ta 1978.

La figu­ra pre­pon­de­ran­te fue Torri­jos, líder de la Revo­lu­ción pana­me­ña que sig­ni­fi­có un vira­je de 180 gra­dos en ese país.

Entre 1978 y la inva­sión esta­dou­ni­den­se de 1989 fue­ron pre­si­den­tes de Pana­má Arís­ti­des Royo (78−82) y Ricar­do de la Esprie­lla (82−84). Este renun­ció el 13 de febre­ro de 1984 y fue reem­pla­za­do tran­si­to­ria­men­te por el abo­ga­do y diplo­má­ti­co Jor­ge Illue­ca has­ta octu­bre de ese mis­mo año, en que se rea­li­za­ron elec­cio­nes en las que resul­tó elec­to Nico­lás Ardit­to Bar­let­ta. Bar­let­ta gober­nó has­ta 1985.

Lo suce­dió Eric Del Valle, en momen­tos com­ple­jos para el país.

En 1988 asu­me la pre­si­den­cia Manuel Solís Pal­ma, quien a su vez en 1989 es reem­pla­za­do por Fran­cis­co Rodrí­guez.

Este era el pre­si­den­te de Pana­má cuan­do se pro­du­jo la bru­tal inva­sión, y Norie­ga, coman­dan­te de Fuer­zas de Defen­sa, había sido nom­bra­do cua­tro días antes por la Asam­blea de repre­sen­tan­tes de Corre­gi­mien­tos como Jefe de Gobierno, man­te­nien­do la pre­si­den­cia Rodrí­guez, en un inten­to por fre­nar cual­quier tipo de acción esta­dou­ni­den­se con­tra el país.

Imágenes de la morgue con personas asesinadas durante la invasión a Panamá. Foto: CBSImá­ge­nes de la mor­gue con per­so­nas ase­si­na­das duran­te la inva­sión a Pana­má. Foto: CBS

Muchos pana­me­ños fue­ron des­apa­re­ci­dos y encon­tra­dos cuan­do las madres de las víc­ti­mas y orga­nis­mos huma­ni­ta­rios logra­ron que se abrie­ran algu­nas de las fosas comu­nes que exis­ten en ese país, don­de había dece­nas de cadá­ve­res y algu­nos mili­ta­res que defen­die­ron Pana­má, habían sido saca­dos de los hos­pi­ta­les don­de esta­ban con heri­das y fracturas(enyesados varios de ellos) y eje­cu­ta­dos con un dis­pa­ro en la cabe­za.

De todo eso hay docu­men­ta­ción sufi­cien­te como de las armas pro­ba­das, entre estas los avio­nes silen­cio­sos F17 Stealth, gra­na­das espe­cia­les, los nue­vos heli­cóp­te­ros Apa­che con un sis­te­ma de visión noc­tur­na que per­mi­tía ver como si fue­ra de día.

Pana­má fue la Guer­ni­ca de Amé­ri­ca Lati­na enton­ces. En enero de 1990 el jefe suplen­te del esta­do mayor del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano Jimmy Ross recor­dó a un perio­dis­ta de la agen­cia bri­tá­ni­ca Reuter que se sen­tían orgu­llo­sos por la “demos­tra­ción” (inva­sión) y atri­bu­yó al éxi­to a la nue­va tec­no­lo­gía pro­ba­da allí. “Todo fun­cio­nó mejor de lo espe­ra­do” dijo.

El Apa­che había sido dise­ña­do para des­truir los tan­ques del Pac­to de Var­so­via, car­gar misi­les Hel­fi­re y caño­nes de fue­go rápi­do de 30 Mm . Este heli­cóp­te­ro reem­pla­zó al Cobra AH‑1 usa­do en Viet­nam.

“Hablé con pilo­tos que uti­li­za­ron el Apa­che con el que ellos podían sus­pen­der­se y obser­var más o menos des­de unos mil metros y ver, por ejem­plo, cuan­do entra­ban las tro­pas nues­tras por algún lugar y el enemi­go salía por detrás”. Eso expli­ca por qué los hom­bres de la resis­ten­cia ‑que la hubo en Pana­má- eran lite­ral­men­te “caza­dos” en sus des­pla­za­mien­tos.

La prue­ba de armas inclu­yó sen­so­res y caño­nes láser, rayos infra­rro­jos, bom­bas y gra­na­das espe­cia­les, algu­nas tipo napalm que pul­ve­ri­za­ba o derre­tía meta­les y otras que podían entrar en una casa y con­ver­tir en ceni­zas a los seres huma­nos y dejar todo el mobi­lia­rio y la estruc­tu­ra en per­fec­tas con­di­cio­nes.

Los cas­cos y cha­le­cos uti­li­za­dos por las tro­pas eran de Kevlar un mate­rial del­ga­do como la hoja de un papel, pero más duro que el ace­ro. Cas­cos y cha­le­cos tenían por los menos 16 capas del­ga­das y livia­nas que impe­dían el paso de las balas. Los defen­so­res de Pana­má armas livia­nas y alguno que otro mor­te­ro. Era real­men­te David con­tra Goliat.

La inva­sión ya era un cri­men, pero los deli­tos come­ti­dos con­tra la pobla­ción fue­ron de lesa huma­ni­dad. Esos crí­me­nes no serán juz­ga­dos y menos aún bajo el actual gobierno que hizo retro­ce­der la his­to­ria pana­me­ña a los tiem­pos de la pri­me­ra ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *