1978 – 2011, 33 Años de cons­ti­tu­ción monár­qui­ca- Luis Ocam­po

En dife­ren­tes artícu­los hemos seña­la­do los para­le­lis­mos entre ésta IIª Res­tau­ra­ción Bor­bó­ni­ca y la Iª.

Ambas Res­tau­ra­cio­nes adop­ta­ron la for­ma de monar­quías par­la­men­ta­rias y cons­ti­tu­cio­na­les, muy dis­tan­tes sin embar­go de lle­gar a ser autén­ti­cas demo­cra­cias. Ambos Sis­te­mas se fun­da­men­ta­ron en el bipar­ti­dis­mo, que per­mi­tien­do una alter­nan­cia for­mal en el gobierno, les garan­ti­za­ba y garan­ti­za, una con­ti­nui­dad en las polí­ti­cas esen­cia­les, que intere­san, e intere­sa­ban al blo­que domi­nan­te espa­ñol, así como al gran capi­tal inter­na­cio­nal.

Ambos Sis­te­mas son muy pro­cli­ves al uso des­pro­por­cio­na­do de las fuer­zas poli­cia­les y la repre­sión, como méto­do, para afron­tar los con­flic­tos socia­les y polí­ti­cos.

Ambos Regí­me­nes se han carac­te­ri­za­do por la pre­sen­cia de una corrup­ción gene­ra­li­za­da y estruc­tu­ral, mar­ca­da en sus res­pec­ti­vos códi­gos gené­ti­cos.

El escán­da­lo de corrup­ción al que veni­mos asis­tien­do des­de hace varias sema­nas y que afec­ta direc­ta­men­te al yerno e hija del Rey, Iña­ki Urdan­ga­rín y Cris­ti­na de Bor­bón, no es un acci­den­te impre­vis­to, no. La tra­ma de corrup­ción de la que son miem­bros prin­ci­pa­les Cris­ti­na de Bor­bón e Iña­ki Urdan­ga­rín, es un sín­to­ma más de la gra­ve enfer­me­dad cró­ni­ca que afec­ta al régi­men monár­qui­co espa­ñol y que con­du­ci­rá, antes o des­pués, a su inevi­ta­ble muer­te.

Juan Car­los I, actual Jefe del Esta­do y tam­bién Jefe de la Casa Real, fue nom­bra­do por Fran­co para suce­der­le a títu­lo de Rey en la jefa­tu­ra del Esta­do, la Cons­ti­tu­ción de 1978 no hizo más que rati­fi­car esa deci­sión del régi­men fran­quis­ta.

Juan Car­los I fue cóm­pli­ce de al menos los últi­mos crí­me­nes del fran­quis­mo. En el momen­to de los fusi­la­mien­tos de los cin­co anti­fas­cis­tas el 27 de sep­tiem­bre de 1975, Juan Car­los era la segun­da jerar­quía en el régi­men fran­quis­ta y no movió ni un sólo dedo para impe­dir aque­llos crí­me­nes, a pesar de que reci­bió diver­sas soli­ci­tu­des en tal sen­ti­do, entre ellas la del padre de Xosé Hum­ber­to Bae­na, uno de los cin­co fusi­la­dos. Por el con­tra­rio estu­vo acom­pa­ñan­do a Fran­co, tam­bién su espo­sa Sofía, en el bal­cón del Pala­cio de Orien­te, pre­si­dien­do la con­cen­tra­ción de apo­yo al dic­ta­dor que se cele­bró el 1 de octu­bre del mis­mo año en Madrid, con la inten­ción de neu­tra­li­zar la olea­da de pro­tes­tas que en todo el mun­do y tam­bién en el Esta­do Espa­ñol se lle­va­ron a cabo para con­de­nar los refe­ri­dos ase­si­na­tos de Esta­do.

Juan Car­los I se vio envuel­to en diver­sos escán­da­los eco­nó­mi­cos, entre los que pode­mos des­ta­car el caso «Kio», las rela­cio­nes con Mario Con­de, el pago por par­te de cien millo­na­rios espa­ño­les de su nue­vo yate… Cada uno de ellos de sufi­cien­te gra­ve­dad como para haber sido pro­ce­sa­do por ello, pero Juan Car­los I goza de la total impu­ni­dad que la Cons­ti­tu­ción vigen­te le garan­ti­za.

Si el Jefe de la Casa Real y del Esta­do Espa­ñol es un corrup­to y un fas­cis­ta, ade­más de cóm­pli­ce de al menos los últi­mos crí­me­nes del fran­quis­mo, ¿que pode­mos espe­rar del res­to de su real fami­lia?

Según infor­ma «El País» en su edi­ción del 7/​12/​11″ Urdan­ga­rín será impu­tado antes de dos meses y su espo­sa no será impli­ca­da». Pare­ce ser que la Zar­zue­la ve esa sali­da como el mal menor, ante una situa­ción que ya no se pue­de encu­brir ni disi­mu­lar, tal como se refle­ja en otro artícu­lo del perió­di­co cita­do y publi­ca­do en la mis­ma fecha con el títu­lo de «Una sali­da que se estu­dia en la Zar­zue­la».

Des­pués de 33 años de vigen­cia de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la de 1978, ésta sólo es defen­di­da por aque­llos que comen en sus abre­va­de­ros. La mayo­ría de la pobla­ción con­tem­pla como sólo se apli­can en la prác­ti­ca sus con­te­ni­dos mas anti­po­pu­la­res y anti­de­mo­crá­ti­cos; y que aque­llas gran­des decla­ra­cio­nes de prin­ci­pios, ini­cial­men­te posi­ti­vas, que for­man par­te de su tex­to, tal como es el dere­cho a una vivien­da, al tra­ba­jo…, se que­dan en puro papel moja­do.

La monar­quía y su régi­men cae­rán, es tarea de [email protected] [email protected] demó­cra­tas y pro­gre­sis­tas que esa caí­da vaya aso­cia­da a la pues­ta en pie de un Sis­te­ma en don­de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas, la sobe­ra­nía, los dere­chos socia­les y por tan­to la jus­ti­cia social, así como el dere­cho de los Pue­blos que com­po­nen el Esta­do Espa­ñol a su libre auto­de­ter­mi­na­ción, sean señas de iden­ti­dad.

En la caí­da del Régi­men que gene­ró de la Iª Res­tau­ra­ción Bor­bó­ni­ca y que lle­vó a la pro­cla­ma­ción de la IIª Repú­bli­ca, ade­más del ago­ta­mien­to y des­pres­ti­gio de aquel Sis­te­ma, entre otras cosas por sus gra­ves casos de corrup­ción, influ­yó de for­ma muy sig­ni­fi­ca­ti­va la cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal que en aquel momen­to se pade­cía, así como la cri­sis polí­ti­ca y social en Euro­pa. Las cir­cuns­tan­cias inter­nas del actual régi­men espa­ñol, así como las inter­na­cio­na­les, espe­cial­men­te las euro­peas, tie­nen bas­tan­tes cosas en común con aquel momen­to his­tó­ri­co . Tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad colec­ti­va de apren­der de los erro­res y de los acier­tos para con­se­guir que la caí­da del actual régi­men monár­qui­co se con­vier­ta en una autén­ti­ca vic­to­ria del Pue­blo.

Izquier­da Cas­te­lla­na.
Cas­ti­lla a 7 de diciem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *