Mapas para una nación- JM Espar­za

Hay libros que se publi­can con cier­ta mali­cia, pen­san­do en la cara de gan­so que pon­drán algu­nos cuan­do lo ojeen. En 1992, el fun­da­dor de UPN, Jesús Aiz­pún expo­nía así el tema cen­tral de su idea­rio: «Sabino Ara­na inven­tó el tér­mino de Eus­ka­le­rria, que pron­to se acor­tó en Euz­ka­di». Gan­sa­da monu­men­tal que, sobre todo a par­tir del año 2000, encon­tró eco inusi­ta­do en el reba­ño polí­ti­co y mediá­ti­co espa­ñol: «Eus­kal Herria es una far­sa», dijo Aznar; «No exis­te» repli­có Rajoy; «Es una ente­le­quia» repi­tie­ron todos. Y del dicho al hecho: «Hay que per­se­guir y cas­ti­gar a los cole­gios que ense­ñen la his­to­ria de Eus­kal Herria inte­gran­do a Nava­rra», ame­na­zó Miguel Sanz en 2003. Zapa­te­ro le secun­dó y en 2008 dio «dos meses para reti­rar el tér­mino Eus­kal Herria del currí­cu­lum esco­lar vas­co». En 2011, el Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Nava­rra decla­ró ile­ga­les los libros de tex­to en eus­ke­ra que con­te­nían la pala­bra Eus­kal Herria. Para enton­ces, el mapa del tiem­po ya había sido reti­ra­do de la tele­vi­sión vas­ca. Se había deci­di­do borrar nues­tro mapa del mapa.

Nadie se atre­ve­ría a sos­te­ner que Occi­ta­nia o Kur­dis­tán no exis­ten por­que no son esta­dos. Sólo aquí osan negar la exis­ten­cia de un terri­to­rio defi­ni­do y docu­men­ta­do des­de el siglo XVI, mejor inclu­so que esa Espa­ña que men­gua­ba o medra­ba según lo que arram­pla­ban o per­dían en cada gue­rra sus gene­ra­les. Todas nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, pren­sa, escri­to­res y artis­tas de todas las épo­cas, via­je­ros y enci­clo­pe­dias de todo el mun­do, han uti­li­za­do la expre­sión, con simi­lar des­crip­ción y sie­te terri­to­rios que uti­li­za­ra el nava­rro Axu­lar en 1643. La can­ti­dad de tes­ti­mo­nios es tal que a uno le asal­ta la sen­sa­ción de per­der el tiem­po en una gran pero­gru­lla­da. Pero al cabo te das cuen­ta de que siem­pre es igual, que nues­tra lucha con­sis­te en demos­trar, una y otra vez, lo evi­den­te.

A esto que lla­mo «car­to­gra­fía oral» le fal­ta­ba un com­ple­men­to grá­fi­co. «Eche­mos una mira­da al mapa, ya que los mapas, como los ros­tros, lle­van la fir­ma de la his­to­ria», nos recuer­da Will Durant. Todos cono­cía­mos la Car­te des sept pro­vin­ces bas­ques, el mapa de Bona­par­te edi­ta­do en 1863, pero pre­ci­sa­men­te su excep­cio­na­li­dad hacía pen­sar que qui­zás los mapas de las cua­tro o las sie­te pro­vin­cias jun­tas era algo pos­te­rior al ara­nis­mo, lo que de algu­na mane­ra daba argu­men­tos a quie­nes sos­tie­nen que nos esta­mos inven­tan­do una nación.

Era pre­ci­so echar un vis­ta­zo que nos saca­ra de dudas, por dife­ren­tes archi­vos y car­to­te­cas. Y a fe que el resul­ta­do ha sido espec­ta­cu­lar: hallar más de cien mapas aje­nos al nacio­na­lis­mo vas­co, la mayo­ría ante­rio­res al mis­mo, rea­li­za­dos por car­tó­gra­fos euro­peos, es rele­van­te para un país sin Esta­do. Hay esta­dos euro­peos con menos. Des­de el siglo XVI apa­re­cen mapas que unen los terri­to­rios del nor­te y sur de los Piri­neos, o el Rei­no de Nava­rra con sus anti­guos terri­to­rios orien­ta­les. La Bis­ca­ye et le Royau­ne de Nava­rre, con sus escu­dos uni­dos, atra­je­ron la aten­ción de car­tó­gra­fos euro­peos has­ta el siglo XVIII. Del siglo XIX hay reco­gi­dos más de 50 mapas dife­ren­tes, lo que supo­ne uno cada dos años, bue­na par­te de ellos rea­li­za­dos por mili­ta­res espa­ño­les. El eco euro­peo de las suble­va­cio­nes vas­cas y el desa­rro­llo de los estu­dios euro­peos sobre antro­po­lo­gía y lin­güís­ti­ca atra­je­ron a cien­tí­fi­cos que nos deja­ron ver­da­de­ras joyas car­to­grá­fi­cas. Curio­sa­men­te, el pri­mer mapa moderno de las sie­te pro­vin­cias se lo debe­mos al Atlas Nacio­nal de Espa­ña, hecho por Dou­four en 1834. La meticu­losa y espec­ta­cu­lar car­to­gra­fía ale­ma­na nun­ca dudó que los vas­cos abar­ca­ban del Adour al Ebro. En 1893, Sabino Ara­na dio ini­cio al nacio­na­lis­mo vas­co moderno. Para enton­ces, diga lo que diga el hege­mo­nis­mo espa­ñol, Eus­kal Herria ya tenía su car­to­gra­fía y los clá­si­cos habían per­ge­ña­do por escri­to los lími­tes de este país. Una vez dedi­ca­do el nacio­na­lis­mo a pro­pa­gar su ico­no­gra­fía, la car­to­gra­fía y la pro­duc­ción lite­ra­ria siguie­ron su cur­so, según sus pro­pios códi­gos, tra­di­cio­nes e iner­cias. Nadie podrá sos­te­ner que cuan­do en 1905 se ini­ció la Enci­clo­pe­dia Uni­ver­sal Ilus­tra­da Euro­peo Ame­ri­ca­na, el Espa­sa-Cal­pe, obra mag­na del idio­ma cas­te­llano, inclu­ye­ra el mapa de Eus­kal Herria (vigen­te toda­vía en la edi­ción de 1994) por pre­sio­nes nacio­na­lis­tas. Y que lo mis­mo hicie­ra la Larous­se, la Ency­clo­pe­dia Bri­tan­ni­ca o la The Colum­bia Ency­clo­pe­dia.

Tam­po­co se edi­ta­ron en batzo­kis los gran­des dic­cio­na­rios y geo­gra­fías espa­ño­las y euro­peas que seguían defi­nien­do el país de los vas­cos como un con­jun­to de sie­te terri­to­rios. Ni era nacio­na­lis­ta el «Comi­té de Ini­cia­ti­va, pro­pa­gan­da y Turis­mo de Nava­rra», que en los años 40 publi­có el Mapa de Carre­te­ras del País Vas­co-Nava­rro. Ni era aber­tza­le Pío Baro­ja cuan­do edi­tó en 1955 su mapa y su libro El País Vas­co expli­can­do el Zaz­piak bat. Tam­po­co eran sepa­ra­tis­tas las cajas y ban­cos que has­ta los ini­cios de la tran­si­ción edi­ta­ron mapas de las cua­tro y de las sie­te pro­vin­cias. Aho­ra, Eus­kal Herria ya tie­ne edi­ta­do su pri­mer Atlas y cien­tos de tes­ti­mo­nios que la acre­di­tan y deli­mi­tan. Ya lo sabía­mos, pero como cuan­do de cha­va­les colec­cio­ná­ba­mos cro­mos de pelí­cu­las como Ben-Hur, que cono­cía­mos de sobra, así hemos teni­do que ir colec­cio­nan­do mapas y tes­ti­mo­nios que, al final, nos han mos­tra­do lo que ya sabía­mos. Más vale que, como los cha­va­les, hemos dis­fru­ta­do hacién­do­lo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *