Las vías del socia­lis­mo lati­no­ame­ri­cano- William I. Robin­son

Trans­for­mar el orden esta­ble­ci­do es infi­ni­ta­men­te más difí­cil que per­pe­tuar­lo. La izquier­da, his­tó­ri­ca­men­te cons­ti­tui­da en torno a un pro­yec­to de trans­for­ma­ción social, está divi­di­da en lo refe­ren­te a las estra­te­gias para alcan­zar­la. ¿Refor­ma o revo­lu­ción ? El deba­te sin­di­cal de 1914 en Esta­dos Uni­dos resue­na actual­men­te en Lati­noa­mé­ri­ca, azo­ta­da por una “olea­da rosa-roja”. En Euro­pa, pare­ce que la tími­da regu­la­ción de la eco­no­mía de mer­ca­do sea el úni­co tema en el orden del día, dado que las cor­ta­pi­sas neo­li­be­ra­les orien­tan la ini­cia­ti­va polí­ti­ca. Las comu­ni­da­des utó­pi­cas o las for­mas de par­ti­ci­pa­ción pro­pias de Ita­lia tra­tan de ofre­cer res­pues­tas al estan­ca­mien­to actual. Pero, ¿bas­ta­rán para apor­tar una pers­pec­ti­va a las izquier­das euro­peas ?

¿Y aho­ra Perú ? Cons­ti­tui­da en labo­ra­to­rio del neo­li­be­ra­lis­mo a par­tir de media­dos de los años 70, Amé­ri­ca Lati­na ha cam­bia­do de cara en los últi­mos tiem­pos. Des­de hace unos diez años, una gran par­te de la región “se ha pasa­do a la izquier­da”, un fenó­meno a menu­do des­cri­to como una olea­da. Aho­ra bien, suce­de que la ola arras­tra con­si­go un nue­vo bas­tión de la dere­cha. La tar­de de la elec­ción pre­si­den­cial perua­na de junio de 2011, el can­di­da­to triun­fan­te –Ollan­ta Huma­la, un hom­bre de izquier­da– pro­cla­ma­ba : “Nun­ca más el gobierno ser­vi­rá a los intere­ses de la eli­te que ven­de las rique­zas mine­ras del Perú a las mul­ti­na­cio­na­les. Todo esto debe cam­biar”. ¿Rup­tu­ra ? En el mis­mo dis­cur­so, Huma­la pro­me­tía, con la mis­ma fir­me­za, no cam­biar nada en el mode­lo eco­nó­mi­co peruano.

La ola pro­gre­sis­ta que se ha pro­du­ci­do en Amé­ri­ca Lati­na, sue­le ser cali­fi­ca­da de “rosa” [“marea rosa”], debi­do a las dife­ren­tes corrien­tes que la atra­vie­san. Has­ta el pun­to que algu­nos gobier­nos de la región, que habían logra­do la mayo­ría elec­to­ral movi­li­zan­do a las cla­ses popu­la­res, aho­ra se ven con­fron­ta­dos a una doble ame­na­za : por una par­te, el resur­gi­mien­to de la dere­cha (a tra­vés de las urnas, como en Chi­le en 2010, o por la fuer­za, como en Hon­du­ras en 2009) ; por la otra, movi­mien­tos de pro­tes­ta ali­men­ta­dos por los áni­mos frus­tra­dos de una par­te de la pobla­ción. Dos fac­to­res que, com­bi­na­dos, reve­lan cier­tos lími­tes inter­nos y exter­nos de los pro­ce­sos polí­ti­cos en Amé­ri­ca Lati­na. La maña­na del 30 de sep­tiem­bre de 2010, tra­tan­do de nego­ciar con agen­tes de poli­cía que ocu­pa­ban los loca­les admi­nis­tra­ti­vos en el cen­tro de Qui­to para pro­tes­tar con­tra una ley que pre­veía la reduc­ción de sus bene­fi­cios sala­ria­les, el pre­si­den­te de Ecua­dor, Rafael Correa, fue ata­ca­do, secues­tra­do y lue­go rete­ni­do en un hos­pi­tal mili­tar antes de ser final­men­te soco­rri­do por medio de una ope­ra­ción de armas pesa­das lle­va­da a cabo por un coman­do de fuer­zas espe­cia­les (1). Des­car­tan­do la even­tua­li­dad de un gol­pe de Esta­do, algu­nos obser­va­do­res ana­li­za­ron enton­ces el acon­te­ci­mien­to como un “movi­mien­to social”, des­en­ca­de­na­do por el eno­jo de una par­te de las fuer­zas poli­cia­les. La acción, sin embar­go, había esta­do coor­di­na­da : en todo el país, otras uni­da­des de la poli­cía y del ejér­ci­to blo­quea­ron tan­to las auto­pis­tas como los aero­puer­tos inter­na­cio­na­les de Qui­to y de Gua­ya­quil, ocu­pa­ron el Par­la­men­to y toma­ron por asal­to los loca­les de la tele­vi­sión nacio­nal, TV Ecua­dor. Enton­ces, ¿arran­que de ira o gol­pe abor­ta­do en razón del débil apo­yo del ejér­ci­to… ?

Que la dere­cha ecua­to­ria­na y los hal­co­nes de Washing­ton hubie­ran que­ri­do ver a Correa apar­ta­do del poder no sor­pren­de : al cerrar la base aérea esta­dou­ni­den­se de Man­ta, en el terri­to­rio de su país, en octu­bre de 2007, el pre­si­den­te había decla­ra­do que “la pre­sen­cia de seme­jan­te base sólo sería con­si­de­ra­ble el día en que Esta­dos Uni­dos per­mi­tie­ra la ins­ta­la­ción de una base ecua­to­ria­na en Mia­mi”. Ade­más, des­de su ascen­so al poder, con­si­guió redu­cir en 3.200 millo­nes de dóla­res el peso de la deu­da extran­je­ra, al demos­trar que ésta se con­tra­jo ile­gal­men­te. En fin, no con­ten­to con pro­me­ter la cons­truc­ción del “socia­lis­mo del siglo XXI”, Correa hizo ingre­sar a Ecua­dor en la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca-Tra­ta­do de Comer­cio de los Pue­blos (ALBA-TCP), una ini­cia­ti­va de inte­gra­ción regio­nal impul­sa­da por Vene­zue­la y Cuba.

Pero esta Admi­nis­tra­ción no inco­mo­da úni­ca­men­te a las eli­tes. Des­de su elec­ción, el pre­si­den­te ecua­to­riano poco a poco se dis­tan­ció de las orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas, los sin­di­ca­tos y las aso­cia­cio­nes popu­la­res que lo lle­va­ron al poder, y que cons­ti­tu­yen toda­vía la base de su elec­to­ra­do. Al mis­mo tiem­po que diri­gía públi­ca­men­te la ten­ta­ti­va del gol­pe de Esta­do del 30 de sep­tiem­bre de 2010 (y seña­lan­do con el dedo a “las fuer­zas impe­ria­lis­tas” y los movi­mien­tos de dere­chas que lo habrían fomen­ta­do), la pode­ro­sa Con­fe­de­ra­ción de Nacio­na­li­da­des Indí­ge­nas de Ecua­dor (CONAIE), la tar­de del acon­te­ci­mien­to, decla­ra­ba en un comu­ni­ca­do : “Un pro­ce­so de cam­bio, por tími­do que sea, corre siem­pre el ries­go de ser con­tra­rres­ta­do, e inclu­so recu­pe­ra­do por la dere­cha, si el Gobierno no esta­ble­ce o no refuer­za pro­gre­si­va­men­te la alian­za con las orga­ni­za­cio­nes cons­ti­tui­das y la socie­dad civil”. Agre­ga­ba que la polí­ti­ca de Correa, dema­sia­do com­pla­cien­te res­pec­to “de los sec­to­res más reac­cio­na­rios y de los intere­ses finan­cie­ros emer­gen­tes”, los había deja­do lo sufi­cien­te­men­te pode­ro­sos como para tra­tar de derro­car­lo. Por su par­te, Clé­ver Jime­nez –miem­bro de Pacha­ku­tik, el bra­zo polí­ti­co de la CONAIE– orde­na­ba “al movi­mien­to indí­ge­na y a los movi­mien­tos socia­les cons­ti­tuir un solo fren­te nacio­nal para exi­gir la par­ti­da del pre­si­den­te Correa (2)”. A ries­go de que­dar aso­cia­do, de hecho, a la ten­ta­ti­va de gol­pe.

En Vene­zue­la, la opo­si­ción regis­tró un avan­ce espec­ta­cu­lar en el momen­to de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de 2010, al jun­tar cer­ca del 50% de los sufra­gios (3). Aun­que el par­ti­do del pre­si­den­te Hugo Chá­vez, el Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV) con­si­guió man­te­ner­se, no logró con­ser­var la mayo­ría de los dos ter­cios en la Asam­blea Nacio­nal. Este éxi­to de la dere­cha no es total­men­te ajeno a la ince­san­te cam­pa­ña de des­es­ta­bi­li­za­ción que lle­va ade­lan­te Esta­dos Uni­dos a tra­vés de todo el país : el perio­dis­ta Jeremy Big­wood reve­ló recien­te­men­te que entre 2007 y 2009, el Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se había paga­do varios millo­nes de dóla­res a perio­dis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos, espe­cial­men­te en Vene­zue­la (4). Pero el resul­ta­do del escru­ti­nio de 2010 refle­ja tam­bién la des­mo­vi­li­za­ción de una par­te de los par­ti­da­rios de la “revo­lu­ción boli­va­ria­na”. Las razo­nes son múl­ti­ples : difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas (debi­das en par­ti­cu­lar al des­cen­so de los ingre­sos del petró­leo), inse­gu­ri­dad (5), corrup­ción endé­mi­ca, opor­tu­nis­mo den­tro de las eli­tes “revo­lu­cio­na­rias”, len­ti­tud del pro­ce­so de trans­for­ma­ción de la socie­dad, etc. En ese con­tex­to, el anun­cio ofi­cial según el cual el pre­si­den­te Chá­vez sufría de cán­cer, el 30 de junio de 2011, puso de mani­fies­to otra de las debi­li­da­des del pro­ce­so vene­zo­lano : la con­cen­tra­ción de poder en torno a la figu­ra del jefe de Esta­do, que hun­de a la izquier­da en la duda res­pec­to de los poten­cia­les suce­so­res del diri­gen­te actual.

En Boli­via, el pre­si­den­te Evo Mora­les está enfren­ta­do des­de prin­ci­pios del año 2010 a una ola casi inin­te­rrum­pi­da de huel­gas y de movi­mien­tos de movi­li­za­ción con­du­ci­dos por sin­di­ca­tos, comu­ni­da­des indí­ge­nas y diver­sas orga­ni­za­cio­nes popu­la­res. Las más recien­tes, que denun­cian la cons­truc­ción de una carre­te­ra en medio de un par­que nacio­nal pro­te­gi­do en terri­to­rio indí­ge­na, fue­ron seve­ra­men­te repri­mi­das por las fuer­zas del orden en el mes de sep­tiem­bre de 2011 y con­du­je­ron a varios miem­bros del gobierno a pre­sen­tar sus renun­cias. Las rei­vin­di­ca­cio­nes tie­nen que ver prin­ci­pal­men­te con los sala­rios, las medi­das de aus­te­ri­dad y la fal­ta de escu­cha por par­te del gobierno res­pec­to de los con­ce­ja­les y de la pobla­ción, espe­cial­men­te en el tema de la explo­ta­ción de los recur­sos natu­ra­les. “¿Qué es lo que ha cam­bia­do en el cur­so de estos últi­mos años ?”, se pre­gun­ta­ba recien­te­men­te, en tono de bur­la, el céle­bre inte­lec­tual neo­li­be­ral boli­viano Rober­to Laser­na. “Mucho, si obser­va­mos el pro­ce­so en tér­mi­nos de dis­cur­so y de sím­bo­los en una pers­pec­ti­va a cor­to pla­zo. Pero muy poco, des­de el pun­to de vis­ta estruc­tu­ral o de las ten­den­cias eco­nó­mi­cas y socia­les, en una pers­pec­ti­va a lar­go pla­zo (6)”. ¿Se tra­ta­ba úni­ca­men­te de una pro­vo­ca­ción ?

Se podrían citar muchos otros ejem­plos. Uno por uno, los gobier­nos pro­gre­sis­tas de la región tro­pie­zan con­tra la úni­ca opción que pare­ce haber sido la suya : la redis­tri­bu­ción en el mar­co del capi­ta­lis­mo (la cual, des­de el esta­lli­do de la cri­sis finan­cie­ra de 2008, se reve­la más deli­ca­da aún).

Sin embar­go, repro­char­les una even­tual “trai­ción” impli­ca reco­no­cer que hay paí­ses que podrían eman­ci­par­se más. Pero, ¿exis­ten real­men­te ? Para sus­traer­se a la eco­no­mía de mer­ca­do –a tra­vés de la nacio­na­li­za­ción total de la eco­no­mía que algu­nos exi­gen – , hay que poder con­tar tan­to con las tec­no­lo­gías que las casas matri­ces extran­je­ras per­mi­ten apro­ve­char a sus filia­les en Amé­ri­ca Lati­na, como con los cua­dros capa­ces de reem­pla­zar a los CEO (direc­tor eje­cu­ti­vo) des­pe­di­dos (7) : los movi­mien­tos o par­ti­dos actual­men­te en el poder care­cen de ellos y les resul­ta difí­cil for­mar­los. Ade­más, la his­to­ria lati­no­ame­ri­ca­na ilus­tra los peli­gros sufri­dos por los pro­yec­tos con­si­de­ra­dos dema­sia­do “radi­ca­les” en Washing­ton. Algu­nas sema­nas des­pués de la elec­ción de Sal­va­dor Allen­de, en Chi­le, el con­se­je­ro en segu­ri­dad nacio­nal, Henry Kis­sin­ger decla­ra­ba : “No veo por qué ten­dría­mos que dejar que un país se vuel­va mar­xis­ta sim­ple­men­te por­que su pobla­ción es irres­pon­sa­ble” (8).

¿Con­se­cuen­cias ? Si bien muchas nacio­nes de Amé­ri­ca Lati­na cele­bra­ron en el 2010 el bicen­te­na­rio de su inde­pen­den­cia, per­ma­ne­cen sin embar­go pro­fun­da­men­te inser­tas en el sis­te­ma eco­nó­mi­co pla­ne­ta­rio : des­pués de todo, este sis­te­ma ha pre­si­di­do su desa­rro­llo eco­nó­mi­co y polí­ti­co des­de la con­quis­ta, en 1492, has­ta la era de la glo­ba­li­za­ción libe­ral. Pro­duc­ción indus­trial, agro­ali­men­ta­ria, ban­ca, turis­mo, comer­cio mino­ris­ta : a prin­ci­pios del siglo xxi, la fuen­te de bene­fi­cios ya no se limi­ta a la expor­ta­ción mine­ral, pero los lazos con el “cen­tro” del sis­te­ma-mun­do no deja­ron sin embar­go de cre­cer. Un ejem­plo : las cade­nas de hiper­mer­ca­dos inter­na­cio­na­les con­tro­lan hoy el 70% del comer­cio de la región, con­tra el 10 o el 20% en los años 1990 (9).

En Amé­ri­ca Lati­na, qui­zá toda­vía más que en cual­quier otra par­te, esta evo­lu­ción ha deja­do su hue­lla. Entre 1980 y 2004, la can­ti­dad de per­so­nas que vivía bajo la línea de la pobre­za se dupli­có, y pasó de cer­ca de 120 millo­nes a más de 210 millo­nes. La suer­te de las cla­ses más aco­mo­da­das resul­ta­ba menos dolo­ro­sa en este con­ti­nen­te que per­ma­ne­ce como el más des­igual del mun­do. Estas trans­for­ma­cio­nes par­ti­ci­pa­ron tan­to en la emer­gen­cia de impor­tan­tes movi­mien­tos de pro­tes­ta, como en la lle­ga­da al poder de gobier­nos que pro­me­tie­ron el fin de las polí­ti­cas de ajus­te estruc­tu­ral.

Y las cosas cam­bian. Mien­tras que entre 1988 y 2003, 90.000 millo­nes de dóla­res de bie­nes públi­cos fue­ron liqui­da­dos por los esta­dos de Amé­ri­ca Lati­na (10), la “marea rosa” inte­rrum­pe las pri­va­ti­za­cio­nes. Los gas­tos públi­cos aumen­tan –su mon­to por habi­tan­te, se tri­pli­ca en Vene­zue­la, en 1999 y 2008– y se crean pro­gra­mas socia­les ambi­cio­sos, o que se bene­fi­cian con más recur­sos : “Plan de urgen­cia social” en Uru­guay, “Bol­sa Fami­lia” en Bra­sil (11), “Asig­na­ción uni­ver­sal por hijo” en Argen­ti­na (12), etc. Por todas par­tes, los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res son mejor defen­di­dos, el sala­rio míni­mo aumen­ta, y los pre­su­pues­tos dedi­ca­dos a la vivien­da y a la edu­ca­ción se incre­men­tan : el anal­fa­be­tis­mo retro­ce­de en toda la región. Mien­tras que Fran­cia, a pesar de las mani­fes­ta­cio­nes masi­vas, impo­nía a la pobla­ción un retra­so de la edad de jubi­la­ción, Boli­via la hacía pasar de 65 a 58 años. Otro ejem­plo : en Bra­sil, la par­te de los sala­rios en el valor aña­di­do aumen­tó un 3,6% entre 1999 y 2009, has­ta alcan­zar el 43, 6% (13). En el mis­mo perio­do, retro­ce­dió en la mayo­ría de los otros paí­ses del pla­ne­ta. Los pro­gre­sos son pues, incon­tes­ta­bles (ver tabla “Menos pobres”).

Polí­ti­cas como estas expli­can sin duda la popu­la­ri­dad que con­ti­núan tenien­do en su con­jun­to los gobier­nos pro­ve­nien­tes de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na. Pero, antes inclu­so de vol­ver­se más frá­gi­les por la cri­sis y la reac­ción de las dere­chas, ¿bas­ta­ban, real­men­te, estas polí­ti­cas para res­pon­der a las expec­ta­ti­vas de las cla­ses popu­la­res ?

Es cier­to que los gobier­nos pro­gre­sis­tas redi­ri­gie­ron hacia la pobla­ción más des­fa­vo­re­ci­da una par­te de las ganan­cias gene­ra­das por la expor­ta­ción de mate­rias pri­mas. “No se obser­va un cam­bio estruc­tu­ral, sino la recon­ver­sión de una vie­ja for­ma de acu­mu­la­ción, en la cual el Esta­do vier­te una par­te más impor­tan­te de los bene­fi­cios gene­ra­dos por la extrac­ción mine­ra y petro­le­ra, ejer­ce cier­to con­trol sobre las acti­vi­da­des de las mul­ti­na­cio­na­les, y una par­te más amplia de los ingre­sos de las expor­ta­cio­nes es redis­tri­bui­da bajo la for­ma de pro­gra­mas socia­les” (14), esti­ma el eco­no­mis­ta boli­viano Alber­to Acos­ta, ex minis­tro de minas y de medio ambien­te. “¿Cómo hacer de otra mane­ra, para cons­truir las carre­te­ras, los cen­tros de salud, las escue­las que nos fal­tan y para satis­fa­cer las deman­das de nues­tra socie­dad ?, res­pon­de Álva­ro Gar­cía Line­ra, vice­pre­si­den­te del país (15).

No deja de ser cier­to que a pesar de lo que se diga, cuan­do las refor­mas fis­ca­les son tími­das, los cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos del des­igual sis­te­ma de redis­tri­bu­ción de las rique­zas, sue­len ser más raros. En Amé­ri­ca Lati­na, la car­ga fis­cal pro­me­dio sigue sien­do débil : 22,9% del PIB (Pro­duc­to Inte­rior Bru­to) fren­te al 36,2% para los paí­ses de la Orga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE). En Bra­sil, entre 2006 y 2007, “el núme­ro de indi­vi­duos que poseen más de un millón de dóla­res de acti­vos finan­cie­ros se incre­men­tó en un 19, 1%”, obser­va el eco­no­mis­ta Pie­rre Sala­ma (16). El his­to­ria­dor Perry Ander­son esti­ma : “Lejos de ser una ame­na­za para los pro­pie­ta­rios, el Gobierno [de Luis Inácio Lula da Sil­va (2003 – 2010)] los ha favo­re­ci­do mucho”. Según él, “el capi­ta­lis­mo no tuvo jamás tan­ta pros­pe­ri­dad como bajo Lula. Los círcu­los finan­cie­ros y los indus­tria­les bra­si­le­ros se cuen­tan den­tro de los sos­te­ne­do­res del gobierno de Lula. La bol­sa bra­si­le­ña superó a todas las demás pla­zas del mun­do. Las sub­ven­cio­nes ver­ti­das en el mar­co del pro­gra­ma “Bol­sa Fami­lia” no repre­sen­tan sino el 0,5% del PIB, mien­tras que los intere­ses de la deu­da públi­ca se incre­men­ta­ron del 6% al 7%, y los impues­tos se estan­ca­ron o dis­mi­nu­ye­ron” (17). Como otros paí­ses ubi­ca­dos a la izquier­da, Bra­sil no ha rea­li­za­do ver­da­de­ra­men­te una trans­for­ma­ción estruc­tu­ral sus­cep­ti­ble de erra­di­car las cau­sas de la pobre­za y las des­igual­da­des : el mejo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida sigue sien­do frá­gil, pues­to que se basa en pro­gra­mas guber­na­men­ta­les que podrían ser sus­pen­di­dos –inclu­so supri­mi­dos – , como con­se­cuen­cia de un cam­bio de gobierno o de un plan de aus­te­ri­dad “impues­to” por una rece­sión eco­nó­mi­ca… Por otra par­te, la pala­bra “pri­va­ti­za­ción”, prohi­bi­da por la Admi­nis­tra­ción de Lula, reapa­re­ce en el dis­cur­so de su suce­so­ra, Dil­ma Rous­sef.

Las refor­mas han sido más pro­fun­das en Vene­zue­la, don­de se inser­tan en un pro­yec­to ambi­cio­so de trans­for­ma­ción del Esta­do, de cues­tio­na­mien­to de la noción de pro­pie­dad pri­va­da y de refuer­zo de la par­ti­ci­pa­ción popu­lar den­tro del sis­te­ma demo­crá­ti­co. Al mis­mo tiem­po que com­pro­me­tía a su país en la vía de lo que lla­mó “el socia­lis­mo del siglo xxi”, a par­tir de 2005, Chá­vez tra­ta­ba de cons­ti­tuir un blo­que anti­li­be­ral alián­do­se con Cuba, y unien­do a su doc­tri­na a algu­nos paí­ses veci­nos, en espe­cial la Boli­via, de Evo Mora­les y el Ecua­dor, de Correa. En los tres Esta­dos, asam­bleas cons­ti­tu­yen­tes desig­na­das por refe­rén­dum se reu­nie­ron para refor­mar la cons­ti­tu­ción en bene­fi­cio de las cla­ses popu­la­res, inver­tir las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les más emble­má­ti­cas, rena­cio­na­li­zar el sec­tor de la ener­gía y los recur­sos natu­ra­les con el fin de inver­tir en pro­gra­mas socia­les.

Aun­que en 2010 el sec­tor pri­va­do seguía sien­do res­pon­sa­ble del 70% de la pro­duc­ción de la rique­za nacio­nal, la Admi­nis­tra­ción de Chá­vez, des­de su lle­ga­da al poder, nacio­na­li­zó gran can­ti­dad de socie­da­des en el sec­tor de la ener­gía, de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, de la extrac­ción mine­ra, de la ali­men­ta­ción, de la cons­truc­ción o del sec­tor ban­ca­rio. Alen­tó tam­bién la crea­ción de miles de peque­ñas empre­sas agru­pa­das en coope­ra­ti­vas, y redis­tri­bu­yó varios millo­nes de hec­tá­reas de tie­rra en bene­fi­cio de los agri­cul­to­res (una eta­pa que toda­vía no han atra­ve­sa­do ni Boli­via ni Ecua­dor).

Estos gobier­nos –denun­cia­dos como “radi­ca­les” por los obser­va­do­res mode­ra­dos y libe­ra­les– con­quis­ta­ron el poder a par­tir de elec­cio­nes que los ubi­ca­ron al fren­te de Esta­dos corrup­tos, clien­te­lis­tas, buro­crá­ti­cos y oli­gár­qui­cos. Una rup­tu­ra pare­ce haber­se pro­du­ci­do tras cada vota­ción : la ame­na­za más gran­de que pesa sobre estos paí­ses qui­zás pro­vie­ne menos de la dere­cha, que del “inte­rior” del blo­que en el poder. Pre­ben­das, nepo­tis­mo, baro­nías loca­les : cuan­do los cua­dros com­pe­ten­tes fal­tan, los “empre­sa­rios de la revo­lu­ción” se hacen car­go. Ellos se mues­tran menos incli­na­dos a trans­for­mar la situa­ción que los pro­mue­ve al ran­go de nue­va cla­se pri­vi­le­gia­da. Y lue­go, a medi­da que su nivel de vida pro­gre­sa, una par­te de la pobla­ción afron­ta de mane­ra dife­ren­te la urgen­cia de la trans­for­ma­ción social…

Arma­dos de ban­de­ras sobre las que se podía leer “Ni capi­tal ni buró­cra­tas. Más socia­lis­mo y más revo­lu­ción”, miles de sin­di­ca­lis­tas, miem­bros de los par­ti­dos de izquier­da y de repre­sen­tan­tes de los círcu­los aso­cia­dos, des­fi­la­ron en las calles de las gran­des ciu­da­des de Vene­zue­la a fina­les de 2010 y a prin­ci­pios de 2011 para pedir el refuer­zo del códi­go de tra­ba­jo, la pro­se­cu­ción del pro­ce­so de nacio­na­li­za­ción de las indus­trias estra­té­gi­cas, el refuer­zo del poder de los obre­ros en el mar­co de las cor­po­ra­cio­nes sin­di­ca­les, en par­ti­cu­lar sobre los sitios recien­te­men­te nacio­na­li­za­dos. Pero el capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal no se deja apa­bu­llar fácil­men­te… Algu­nos pare­cen que­dar satis­fe­chos toman­do nota (por lo menos por aho­ra). ¿Pero es así, real­men­te ?

Con la espe­ran­za de com­pen­sar el des­gas­te cau­sa­do por la cri­sis de 2008 y de gene­rar ingre­sos atra­yen­do capi­ta­les inter­na­cio­na­les, el pre­si­den­te ecua­to­riano fir­mó en 2009 una ley sobre las extrac­cio­nes mine­ras que auto­ri­za la explo­ta­ción de los recur­sos mine­ros por mul­ti­na­cio­na­les sin con­sul­ta pre­via con las comu­ni­da­des, que podrían ver­se afec­ta­das : una vio­la­ción de las con­ven­cio­nes de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT). Una nue­va ley acuer­da tam­bién a las indus­trias mine­ras, petro­le­ras y agro­ali­men­ta­rias un acce­so pre­fe­ren­cial al agua : resul­ta sos­pe­cho­sa de pre­pa­rar la pri­va­ti­za­ción de las redes de dis­tri­bu­ción. Las pro­tes­tas entre las comu­ni­da­des autóc­to­nas pro­vo­ca­das por esta orien­ta­ción, fue­ron a veces repri­mi­das por la poli­cía y el ejér­ci­to. Defen­der el medio ambien­te, sus bases indí­ge­nas y el mejo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida del con­jun­to de la pobla­ción no siem­pre es fácil. El pro­yec­to ecua­to­riano Yasu­ní ITT es reve­la­dor ; apun­ta a recu­rrir a la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal” para evi­tar que se explo­ten los recur­sos natu­ra­les en el cora­zón de un espa­cio espe­cial­men­te impor­tan­te para la bio­di­ver­si­dad. Aho­ra bien, los fon­dos pro­me­ti­dos no lle­gan. La cues­tión es ¿Pue­de defen­der Qui­to a la “madre Tie­rra” en soli­ta­rio ? Algu­nos movi­mien­tos socia­les, sobre todo indí­ge­nas, lo exi­gen.

El escri­tor Ben­ja­min Dangl com­pa­ra la diná­mi­ca de los paí­ses de la “marea rosa” a “un dúo entre movi­mien­tos socia­les y Esta­dos” (18) que se refor­za­ría a medi­da que se inten­si­fi­ca la cri­sis mun­dial. Para los repre­sen­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes pro­ve­nien­tes de la socie­dad civil, com­pro­me­ti­dos con el poder públi­co, ante la pers­pec­ti­va de “cam­biar el mun­do”, el camino entre cola­bo­ra­ción y coop­ta­ción es escar­pa­do. Si por casua­li­dad olvi­dan que su misión es repre­sen­tar los intere­ses de las bases, se lle­ga mecá­ni­ca­men­te a una des­mo­vi­li­za­ción y una dis­mi­nu­ción de su capa­ci­dad de orien­tar las deci­sio­nes polí­ti­cas nacio­na­les.

A pesar de las con­tra­dic­cio­nes, un índi­ce sugie­re sin embar­go, que Amé­ri­ca Lati­na cam­bia : Esta­dos Uni­dos y la dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na con­ti­núan su con­tra­ofen­si­va para tra­tar de inver­tir una ten­den­cia que les dis­gus­ta. Así, los gobier­nos pro­gre­sis­tas de Amé­ri­ca Lati­na sopor­tan la ira de las eli­tes de la región : en Hon­du­ras, por ejem­plo, en 2009, el gobierno pro­gre­sis­ta de Manuel Zela­ya fue depues­to por el ejér­ci­to duran­te un gol­pe de Esta­do fomen­ta­do por el apo­yo táci­to de Washing­ton. Esta­dos Uni­dos exten­dió, ade­más, su pre­sen­cia mili­tar sobre todo el con­ti­nen­te, ins­ta­lan­do inclu­so nue­vas bases.

El autor es Pro­fe­sor de socio­lo­gía y de estu­dios inter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia (San­ta Bár­ba­ra). Autor de Ame­ri­ca and Glo­bal Capi­ta­lism : A cri­ti­cal Glo­ba­li­za­tion Pers­pec­ti­ve, Johns Hop­kins Uni­ver­sity Press, Bal­ti­mo­re, 2010.

— — — — — — — — — — — — — — — — — —

(1) Véa­se Mau­ri­ce Lemoi­ne, “Etat d’exception en Equa­teur”, La vali­se diplo­ma­ti­que, 1 de octu­bre de 2010.

(2) Cita­do por Mau­ri­ce Lemoi­ne, op. cit.

(3) Véa­se Renaud Lam­bert, “Légis­la­ti­ves au Vene­zue­la, une défai­te à l’envers”, La vali­se diplo­ma­ti­que, 1 de octu­bre de 2010.

(4) Jeremy Big­wood, “Buying Venezuela’s press with U. S. tax dollars”, Report on the Ame­ri­cas, Nue­va York, sep­tiem­bre /​octu­bre de 2010.

(5) Véa­se Mau­ri­ce Lemoi­ne, “¿Arde Cara­cas ?”, Le Mon­de diplo­ma­ti­que en espa­ñol, agos­to de 2010.

(6) Rober­to Laser­na, “El cam­bio que no cam­bia”, Pul­so, La Paz, 8 de agos­to de 2010.

(7) Véa­se Álva­ro Gar­cía Line­ra, “Las cua­tro con­tra­dic­cio­nes de nues­tra revo­lu­ción”, Le mon­de diplo­ma­ti­que en espa­ñol, octu­bre de 2011.

(8) Cita­do por Gra­ce Livings­to­ne en America’s back­yard : The Uni­ted Sta­tes and Latin Ame­ri­ca from the Mon­roe doc­tri­ne to the war on terror, Zed Books, Nue­va York, 2009.

(9) Tho­mas Rear­don y Julio A. Ber­de­gué, “The Rapid Rise of Super­mar­kets in Latin Ame­ri­ca ; Cha­llen­ges and Opor­tu­ni­ties for Deve­lop­ment”, Deve­lop­ment policy review, nº 20 volu­me 4, Black­well publishers, Mal­den, 2002.

(10) Car­los Aguiar de Medei­ros, “Asset-stri­ping the sta­te”, New Left Review, Lon­dres, enero-febre­ro de 2009.

(11) Leer Gei­sa Maria Rocha, “¿Cuál es el balan­ce social de Lula ?”, Le Mon­de diplo­ma­ti­que, en espa­ñol, sep­tiem­bre de 2010.

(12) Leer Céci­le Raimb­beau, “En Argen­ti­na, los “pique­te­ros” se impa­cien­tan”, Le Mon­de diplo­ma­ti­que en espa­ñol, noviem­bre de 2011.

(13) Comu­ni­ca­do nº 47 del Ins­ti­tut de recher­che éco­no­mi­que appli­quée (IPEA), mayo de 2010.

(14) Car­me­lo Ruiz Marre­ro, “The New Latin Ame­ri­can ‘Pro­gres­sis­mo’ and the Extrac­ti­vism of the 21st Cen­tury”, Ame­ri­cas pro­gram, 17 de febre­ro de 2011.

(15) Gar­cía Line­ra, op. cit.

(16) “Lula a‑t-il vrai­ment fait recu­ler la pau­vre­té ?”, Alter­na­ti­ves inter­na­tio­na­les, hors-série nº 7, París, diciem­bre de 2009.

(17) Perry Ander­son, “Lula’s Bra­zil”, Lon­don Review of Books, vol 33, nº 7, 31 de mar­zo de 2011.

(18) Ben­ja­min Dangl, Dan­cing with Dyna­mi­te : Social Move­ments and Sta­tes in Latin Ame­ri­ca, AK Press, Bal­ti­mo­re, 2010.

www​.mede​lu​.org/​L​a​s​-​v​i​a​s​-​d​e​l​-​s​o​c​i​a​l​i​smo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *