La lar­ga mar­cha (2ª par­te) y la pacien­cia como vir­tud- EHK

El enemi­go avan­za, noso­tros retro­ce­de­mos.

El enemi­go se detie­ne, noso­tros le hos­ti­ga­mos.

El enemi­go está ago­ta­do, noso­tros ata­ca­mos.

El enemi­go se reti­ra, noso­tros le per­se­gui­mos.

Mao

Se ace­le­ran los acon­te­ci­mien­tos. Este es el resul­ta­do del fun­cio­na­mien­to del «libre mer­ca­do» que todos aplau­dían. Cua­tro años des­pués de la pri­me­ra cri­sis, el mun­do va de cabe­za a un nue­vo colap­so, cree­mos que cal­cu­la­do, y no hay nada que pue­de impe­dir­lo. El mer­ca­do se ha ido con­vir­tien­do, inclu­so para sus anti­guos here­jes, en un dios todo­po­de­ro­so, una fuer­za espec­ta­cu­lar capaz de chan­ta­jear a todo y a todos. Como resul­ta­do de ese com­ple­jo entra­ma­do, has­ta impor­tan­tes corrien­tes polí­ti­cas del socia­lis­mo mun­dial ter­mi­na­ron por ren­dir­se ante su cre­cien­te poder.

Millo­nes de per­so­nas van a sufrir las con­se­cuen­cias. El des­em­pleo se dis­pa­ra­rá a cotas no vis­tas des­de la déca­da de 1930. Los nive­les de vida cae­rán en pica­do. Y el resul­ta­do inevi­ta­ble será una inten­si­fi­ca­ción de la lucha de cla­ses en todas par­tes. La cri­sis no es más que el pro­ce­so de tran­si­ción al que el capi­ta­lis­mo se ve abo­ca­do para pre­pa­rar la siguien­te fase de acu­mu­la­ción.

En este terreno de jue­go esta­mos dispu­tan­do el par­ti­do en Eus­kal Herria. Este País no que­da fue­ra de los pará­me­tros del mer­ca­do. Muy al con­tra­rio, tam­bién se ve some­ti­da a sus dic­ta­dos y capri­chos. En este sen­ti­do tene­mos que valo­rar y ana­li­zar qué efec­tos per­ni­cio­sos ha ejer­ci­do sobre el Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y sobre sus orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y mili­ta­res en estos últi­mos años.

En rela­ción a esto, la ofen­si­va del capi­tal en Eus­kal Herria es de tal cali­bre que ha gene­ra­do la nece­si­dad de con­ver­tir al inde­pen­den­tis­mo vas­co en una fuer­za polí­ti­co-social hege­mó­ni­ca como fór­mu­la para fre­nar el ata­que, pri­me­ro, y pasar a la ofen­si­va des­pués.

En tér­mi­nos prác­ti­cos, la visua­li­za­ción del bucle al que se veía some­ti­do el MLNV por par­te de los esta­dos espa­ñol y fran­cés, con la ines­ti­ma­ble ayu­da de las bur­gue­sías regio­na­lis­tas de PNV-UPN, se pro­du­ce duran­te las suce­si­vas rup­tu­ras de los dis­tin­tos pro­ce­sos nego­cia­do­res entre ETA y el Esta­do espa­ñol.

El MLNV no hace bien sus debe­res. El paro arma­do deja el pro­ce­so nego­cia­dor huér­fano de acto­res capa­ces de lle­var ade­lan­te las exi­gen­cias que mar­can las tre­guas. No exis­tía una masa crí­ti­ca sufi­cien­te.

Rotos o debi­li­ta­dos los sen­ta­mien­tos pri­mor­dia­les para for­zar otra posi­ble nego­cia­ción y con la Refor­ma uti­li­zan­do de una mane­ra encu­bier­ta y abier­ta el “esta­do de excep­ción”, los esta­dos pre­ten­den hacer des­apa­re­cer al MLNV como pro­yec­to his­tó­ri­co, su des­truc­ción defi­ni­ti­va. Ya no sería sólo polí­ti­ca sino tam­bién social y con ello for­za­rían de for­ma inexo­ra­ble la derro­ta de la insur­gen­cia arma­da.

La impo­ten­cia social y polí­ti­ca cre­cien­te ante la pre­sión repre­si­va, fomen­ta­ba la inca­pa­ci­dad de aná­li­sis para no ade­cuar­se a las nue­vas situa­cio­nes, crea­ba des­mo­ra­li­za­ción y se aca­ba­ba implan­tan­do (por la iner­cia de la lucha) en la men­ta­li­dad de las bases del MLNV el con­cep­to de “empa­te infi­ni­to”, lo que en tér­mi­nos mate­ria­lis­tas es radi­cal­men­te anti-dia­léc­ti­co y peli­gro­so para el pro­ce­so de libe­ra­ción pues la pará­li­sis cer­ce­na al blo­que más débil y a quien la pade­ce.

Había que rea­li­zar cam­bios y des­de lue­go en cual­quier tipo de con­fron­ta­ción la divi­sión debi­li­ta a quien la sufre. Es ya una ver­dad del sen­ti­do común lar­ga­men­te cono­ci­da des­de los tiem­pos de Nico­lás Maquia­ve­lo. “Divi­de y rei­na­rás” sen­ten­cia la céle­bre con­sig­na de quie­nes nece­si­tan man­te­ner y repro­du­cir su ejer­ci­cio del poder. Esa pare­ce haber sido la estra­te­gia del gran capi­tal duran­te las últi­mas tres déca­das en todo el mun­do, inclui­da Eus­kal Herria.

La pro­pia velo­ci­dad de los hechos pro­vo­ca que muchos no com­par­tan, entien­dan o visua­li­cen las trans­for­ma­cio­nes ope­ra­das y los ries­gos que con­lle­van.

Dicho esto, nos encon­tra­mos dos tipos de crí­ti­cas ante el pro­ce­so abier­to:

1. La que se ejer­ce des­de el sen­ti­mien­to ape­lan­do a la supues­ta ren­di­ción del MLNV

2. La que de una mane­ra opor­tu­nis­ta, apa­ren­te­men­te sur­gi­da de la razón, se ejer­ce por par­te de aque­llos que recla­man el lle­na­do del vacío crea­do por la insur­gen­cia arma­da.

Los pri­me­ros tachan de equi­vo­ca­da la línea segui­da por el MLNV en base a la des­apa­ri­ción del fac­tor arma­do. No entran en cues­tio­nes eco­nó­mi­co-socia­les o polí­ti­cas. Man­tie­nen en su pers­pec­ti­va y len­gua­je un men­sa­je abs­trac­to, es decir, no con­cre­tan los pasos a dar en tér­mi­nos prác­ti­cos para enfren­tar­nos a la situa­ción actual. Inde­pen­den­cia y socia­lis­mo lo cubren todo y a todos.

Los segun­dos, aun­que com­par­ten los aspec­tos de los cam­bios ope­ra­dos y saben de los ries­gos, creen que años de inope­ran­cia y erro­res polí­ti­cos se pue­den supe­rar a cor­to pla­zo a base de auto­pro­cla­ma­cio­nes opor­tu­nis­tas o crean­do orga­ni­za­cio­nes par­ti­da­rias, gene­ran­do en esta fase, una ines­ta­bi­li­dad y divi­sión inne­ce­sa­ria que es pre­ci­sa­men­te la que espe­ra el enemi­go. Algu­nos comu­nis­tas vas­cos jue­gan en este cam­po y des­de el res­pe­to les deci­mos que lo que hacen debe par­tir del aná­li­sis de lo con­cre­to y no caer en erro­res que depen­den más de los deseos que de una lec­tu­ra real de lo que acon­te­ce fue­ra y den­tro del MLNV. La lucha con­tra la social­de­mo­cra­cia se hace con la lucha de masas e ideo­ló­gi­ca, no con los llo­ros ni ata­ques a la Izquier­da Aber­tza­le.

La reti­ra­da del esce­na­rio actual de la insur­gen­cia arma­da tie­ne que pro­vo­car un cre­ci­mien­to del teji­do social rebel­de que para los comu­nis­tas aber­tza­les debe supo­ner la crea­ción de una vez por todas de una masa social crí­ti­ca ofen­si­va sufi­cien­te, man­te­nien­do como eje cen­tral de actua­ción el suje­to de cla­se que lle­va ade­lan­te la eman­ci­pa­ción, el Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. La labor de los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios y sobre todo el de los comu­nis­tas es dar ejem­plo no crí­ti­ca llo­ro­na.

Según Grams­ci, la supre­ma­cía de un gru­po social se mani­fies­ta en dos modos, como domi­nio y como direc­ción inte­lec­tual y moral. Un gru­po social es domi­nan­te de los gru­pos adver­sa­rios que tien­de a liqui­dar o a some­ter has­ta con la fuer­za arma­da y es diri­gen­te de gru­pos afi­nes y alea­dos. Un gru­po social pue­de y debe ser diri­gen­te des­de antes de con­quis­tar el poder guber­na­men­tal (ésta es una de las con­di­cio­nes prin­ci­pa­les para la mis­ma con­quis­ta del poder); des­pués, cuan­do ejer­ci­ta el poder… se vuel­ve domi­nan­te pero debe con­ti­nuar sien­do diri­gen­te.

La cri­sis de la hege­mo­nía se mani­fies­ta cuan­do, aun­que man­te­nien­do el pro­pio domi­nio, las cla­ses socia­les polí­ti­ca­men­te domi­nan­tes no logran más ser diri­gen­tes de todas las cla­ses socia­les, o sea no logran resol­ver los pro­ble­mas de toda la colec­ti­vi­dad e impo­ner a toda la socie­dad la pro­pia com­ple­ja con­cep­ción del mun­do. La cla­se social subal­ter­na si logra indi­car con­cre­tas solu­cio­nes a los pro­ble­mas deja­dos irre­suel­tos se vuel­ve diri­gen­te e, incre­men­tan­do su pro­pia cos­mo­vi­sión tam­bién a otros estra­tos socia­les, crea un nue­vo blo­que social, vol­vién­do­se hege­mó­ni­co.

EHK lle­va tiem­po hablan­do de la nece­si­dad de la masa crí­ti­ca sufi­cien­te. Toda masa crí­ti­ca apa­re­ce tras la acu­mu­la­ción de una masa numé­ri­ca que con la lucha nacio­nal y social, apo­ya­da en la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca que se le pro­por­cio­ne, irá adqui­rien­do la capa­ci­dad para dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo que la pon­ga rum­bo al com­ba­te defi­ni­ti­vo, exis­ta o no la acti­vi­dad arma­da. El inten­to de rom­per el mar­co y la sub­si­guien­te reac­ción del impe­ria­lis­mo espa­ñol y fran­cés ace­le­ra­rá la mar­cha.

Lle­ga­rá el momen­to para con­cre­tar rup­tu­ras, situa­cio­nes no pre­vis­tas y tác­ti­cas cam­bian­tes y siem­pre en rela­ción de las con­di­cio­nes obje­ti­vas y la nece­sa­ria masa crí­ti­ca social para hacer impa­ra­ble el sal­to rup­tu­ris­ta. El tiem­po, siem­pre dis­con­ti­nuo, que tie­ne un com­po­nen­te sub­je­ti­vo pue­de cam­biar ver­ti­gi­no­sa­men­te. Lo está hacien­do en todo el mun­do y en Eus­kal Herria.

Apues­ta arries­ga­da pero aún más es no enten­der en qué fase nos encon­tra­mos. Hay que tener pacien­cia, su caren­cia con­du­ce al for­ta­le­ci­mien­to de nues­tros enemi­gos de cla­se y nacio­na­les.

Eus­kal Herria, 5 de diciem­bre del 2011

Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *