Celac: boli­va­ris­mo, nacio­na­lis­mo y socia­lis­mo- José Steins­le­ger

El minis­tro Pedro Pablo Abar­ca de Bolea (con­de de Aran­da) había entre­ga­do al monar­ca un pro­yec­to neo­co­lo­nial sobre las pro­vin­cias ame­ri­ca­nas, sugi­rien­do que la refe­ri­da uni­dad fue­ra una suer­te de «Com­mon­wealth his­pano».

Con vis­ta lar­ga, el con­de de Aran­da reco­men­da­ba a la coro­na «des­ha­cer­se de sus pose­sio­nes ame­ri­ca­nas, con­ser­van­do sólo Cuba y Puer­to Rico para el comer­cio espa­ñol». Para ello se esta­ble­ce­rían tres infan­tes o reyes en Amé­ri­ca: uno como rey de Méxi­co, otro como rey de Perú y otro como rey de Cos­ta­fir­me. Los tres gober­na­rían el con­ti­nen­te en nom­bre del empe­ra­dor Car­los III.

El Infor­me Aran­da que­dó en agua de borra­jas, y recién en 1808 sería reto­ma­do por Manuel Godoy, el todo­po­de­ro­so minis­tro de Car­los IV. Plan que, asi­mis­mo, lle­gó dema­sia­do tar­de, a cau­sa de la inva­sión fran­ce­sa, la abdi­ca­ción de Fer­nan­do VII, la fal­ta de gene­ro­si­dad de la Jun­ta Supre­ma de Aran­juez con los her­ma­nos ame­ri­ca­nos (se les con­ce­día repre­sen­ta­ción con arre­glo a los blan­cos, exclu­yen­do a indios, negros y zam­bos), y la inmi­nen­te gue­rra con Ingla­te­rra (1808).

La gue­rra de la inde­pen­den­cia dio a la bur­gue­sía crio­lla la opor­tu­ni­dad que espe­ra­ba. Dos años des­pués se ini­cia­rá el pro­ce­so que en vein­ti­cin­co años lle­va­rá a la inde­pen­den­cia a la casi tota­li­dad del con­ti­nen­te ame­ri­cano.

1910. Bar­ce­lo­na, 25 de mayo. En la con­fe­ren­cia Cau­sas y con­se­cuen­cias de la revo­lu­ción ame­ri­ca­na, el socia­lis­ta argen­tino Manuel Ugar­te (1875−1951), mani­fies­ta que la insu­rrec­ción pro­du­ci­da en las colo­nias un siglo atrás, no lle­va­ba pro­pó­si­tos sepa­ra­tis­tas. Ugar­te fue el pri­me­ro en plan­tear la «cues­tión nacio­nal» de la inde­pen­den­cia.

El his­to­ria­dor Nor­ber­to Galas­so sos­tie­ne que, a jui­cio de su bio­gra­fia­do (Manuel Ugar­te), la mis­ma revo­lu­ción demo­crá­ti­ca que se ope­ra­ba en Espa­ña con­tra el oscu­ran­tis­mo monár­qui­co se rea­li­za­ba en las colo­nias. Pero no con­tra Espa­ña, sino con­tra la mino­ría que domi­na­ba en Espa­ña y en las colo­nias, es decir, con­tra el abso­lu­tis­mo. El sepa­ra­tis­mo, según esta tesis, sur­gió des­pués, inevi­ta­ble­men­te, al ser derro­ta­da la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca por la reac­ción en Espa­ña.

En El por­ve­nir de la Amé­ri­ca espa­ño­la (1910) Ugar­te ana­li­zó los orí­ge­nes de la Amé­ri­ca espa­ño­la, refi­rién­do­se en par­ti­cu­lar a los pue­blos indí­ge­nas, espa­ño­les, mes­ti­zos, negros, mula­tos y crio­llos como «com­po­nen­tes del hom­bre lati­no­ame­ri­cano». Los socia­lis­tas argen­ti­nos, en nom­bre del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, nie­gan toda cues­tión nacio­nal en Amé­ri­ca Lati­na. El impe­ria­lis­mo care­ce de impor­tan­cia o no exis­te, y hay que limi­tar­se a lograr con­quis­tas obre­ras.

1946. En febre­ro de 1946, horas des­pués de los comi­cios pre­si­den­cia­les, el pre­si­den­te elec­to Juan Domin­go Perón (1895−1974) se diri­gió por escri­to al legen­da­rio cau­di­llo del Uru­guay Luis Alber­to Herre­ra (1873−1959). El men­sa­je del líder argen­tino (halla­do por el inves­ti­ga­dor Car­los Macha­do) dice: «Hay que rea­li­zar el sue­ño de Bolí­var. Debe­mos for­mar los Esta­dos Uni­dos de Suda­mé­ri­ca».

El 7 de julio de 1953, en una cena de cama­ra­de­ría de las fuer­zas arma­das, Perón expre­sa por pri­me­ra vez las ideas que pre­si­di­rían su pro­gra­ma glo­bal:

“No hay sobe­ra­nía polí­ti­ca ple­na mien­tras el con­ti­nen­te siga frag­men­ta­do por el inte­rés impe­rial. No hay inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca en el mar­co de la depen­den­cia como fru­to de la mono­pro­duc­ción. No hay jus­ti­cia social sin asen­tar la base mate­rial que la posi­bi­li­te, y resul­ta impo­si­ble lograr­la mal­he­ri­da por la des­unión… Pre­sen­ti­mos que el 2000 nos encon­tra­rá uni­dos o domi­na­dos.”

Perón erró por menos de cin­co años. En efec­to, y con excep­ción de Cuba y Vene­zue­la, el esce­na­rio lati­no­ame­ri­cano de fina­les del siglo mos­tra­ba un cua­dro ideo­ló­gi­ca­men­te con­fu­so y polí­ti­ca­men­te deso­la­dor.

No obs­tan­te, en la cuar­ta Cum­bre de pre­si­den­tes, fren­te a las nari­ces de W. Bush, el pero­nis­ta Nés­tor Kirch­ner, el boli­va­riano Hugo Chá­vez, y el sin­di­ca­lis­ta Lula ente­rra­ron el pro­yec­to de libre comer­cio de las Amé­ri­cas (Mar del Pla­ta, noviem­bre de 2005).

Tres años des­pués se cons­ti­tu­yó la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (Una­sur), y en días pasa­dos, en Cara­cas, la fla­man­te Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y del Cari­be (Celac) puso pun­to final al mon­roís­mo, abrien­do de par en par (y con exclu­sión de Esta­dos Uni­dos y Cana­dá), la inte­gra­ción, coope­ra­ción y soli­da­ri­dad entre los paí­ses del con­ti­nen­te.

La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *