«Bas­que Country: Cul­tu­re & Cui­si­ne» podría tra­du­cir­se a eus­ke­ra y cas­te­llano

La aplicación para móviles "Basque Country: Culture & Cuisine" podría traducirse a euskera y castellano Entre­vis­ta con Mark Ayling, perio­dis­ta, escri­tor y via­je­ro cali­for­niano, autor de una apli­ca­ción para telé­fo­nos móvi­les lla­ma­da “The Bas­que Country: Cui­si­ne and Cul­tu­re”. En la char­la, Ayling habla del pro­ce­so de docu­men­ta­ción y de los pla­nes de desa­rro­llo de esta guía inter­ac­ti­va sobre los res­tau­ran­tes, la gas­tro­no­mía y la cul­tu­ra vas­ca.-¿Cuán­to tiem­po has vivi­do en Donos­tia y qué es lo que te hizo esco­ger Eus­kal Herria como ins­pi­ra­ción para esta guía?

Lle­gué a Donos­tia hace un año, des­pués de pasar otro año estu­dian­do cas­te­llano en un pue­bli­to en Cas­ti­lla y León (Espa­ña). Mien­tras vivía allí des­cu­brí el País Vas­co a tra­vés de un libro –The Bas­que His­tory of the World de Mark Kur­lansky – y me entró la curio­si­dad. De modo que bus­qué un tra­ba­jo como pro­fe­sor de inglés en Donos­tia y me dedi­qué a apren­der tan­to como pude de his­to­ria y cul­tu­ra vas­ca. Inten­té sumer­gir­me en la cul­tu­ra local y me hice ami­go de muchos estu­dian­tes de coci­na, por lo que caí en este mun­do por casua­li­dad.

No podía que creer que tan pocos ame­ri­ca­nos supie­ran sobre Eus­ka­di, por lo que deci­dí ense­ñar al mun­do que hay mucho más ade­más del Gug­genheim. Me dí cuen­ta de que todas las guías agru­pa­ban el País Vas­co como una peque­ña sub­sec­ción en libros más gran­des sobre Espa­ña o Fran­cia. Que­ría ser el pri­me­ro en pre­sen­tar Eus­ka­di des­de una pers­pec­ti­va vas­ca y unir cul­tu­ra, his­to­ria, turis­mo y gas­tro­no­mía.

-¿Cuán­to tiem­po te lle­vó com­ple­tar la guía?

Tar­dé unos cua­tro meses, com­pa­ti­bi­li­zan­do el tra­ba­jo con mi empleo de día. Mi plan ori­gi­nal era ense­ñar por las maña­nas, pro­bar pintxos por la tar­de y escri­bir por la noche, ¡pero al final todo fue mucho más caó­ti­co!

Para enton­ces lle­va­ba dos años inten­tan­do entrar en el mun­do de la escri­tu­ra de via­jes, y la ofer­ta para escri­bir y edi­tar mi pro­pia guía fue mi pri­mer logro. Tuve que apren­der mucho sobre el tra­ba­jo, des­de cómo pedir fotos y la par­ti­ci­pa­ción de res­tau­ran­tes, cómo lograr un equi­li­bro en pre­cio, geo­gra­fía y gas­tro­no­mía, has­ta cómo hacer entre­vis­tas pro­fe­sio­na­les, ¡y todo en cas­te­llano! Pero todo salío bien y estoy muy orgu­llo­so del pro­duc­to final.

-¿Hay pla­nes para tra­du­cir la guía a otros idio­mas?

Si, he habla­do con los edi­to­res de Sutro (pro­duc­to­res de la apli­ca­ción) sobre tra­du­cir­lo a eus­ke­ra, cas­te­llano y fran­cés, pero por aho­ra ten­go que espe­rar a que Sutro tra­duz­ca todo el soft­wa­re antes de empe­zar a tra­du­cir el con­te­ni­do.

Sutro pla­nea ofre­cer­lo en cas­te­llano en un futu­ro cer­cano; y más ade­lan­te en eus­ke­ra. Sin embar­go, quie­ro crear un audio-book con fra­ses en eus­ke­ra para la pró­xi­ma edi­ción, de modo que los visi­tan­tes pue­dan pedir sus pintxos y su txa­ko­li en la len­gua local. Tam­bién nos gus­ta­ría exten­der la guía [que de momen­to solo inclu­ye Ala­va, Biz­kaia y Gipuz­koa] a Nava­rra e Ipa­rral­de.

-¿Qué es lo que más te gus­tó de escri­bir esta guía y cuál era tu obje­ti­vo?

La mejor par­te sin duda es el pro­ce­so de apren­di­za­je: tan­to como estu­dian­te de cul­tu­ra vas­ca y recién lle­ga­do a la esce­na gas­tro­nó­mi­ca vas­ca, como aspi­ran­te a escri­tor de via­jes. Cada día fue una jor­na­da de inten­so apren­di­za­je y cre­ci­mien­to. Des­pués de cua­tro meses de escri­bir e inves­ti­gar, conoz­co el País Vas­co de arri­ba aba­jo. Pero trans­mi­tir ese cono­ci­mien­to al gran públi­co es el obje­ti­vo y tam­bién la mayor recom­pen­sa. Es muy satis­fac­to­rio leer los comen­ta­rios posi­ti­vos que deja la gen­te des­pués de usar la guía en sus pro­pias aven­tu­ras.

-¿Qué es lo que más te gus­ta de Eus­kal Herria?

Wow, no creo que pue­da redu­cir­lo a una sola res­pues­ta… Empe­zan­do con los pintxos en Donos­tia, las sagar­do­te­gis (sidre­rías) en invierno, sur­fear por toda la cos­ta vas­ca, per­der­me por pue­blos peque­ños, explo­rar Urdai­bai, hacer el Camino de San­tia­go y dis­fru­tar de la natu­ra­le­za, escu­char músi­ca en direc­to en Lei­ze Gorria, nadar has­ta la isla de San­ta Cla­ra, calle­jear duran­te San­to Tomás, y por últi­mo, pero no menos impor­tan­te… cono­cer a los vas­cos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *