Una inva­sión olvi­da­da y las dro­gas como inje­ren­cia polí­ti­ca- Ani­bal Gar­zón

La caí­da del Muro de Ber­lín y el fin de la Gue­rra Fría el 9 de noviem­bre de 1989 dio ini­cio a un nue­vo perio­do de inva­sio­nes de los Esta­dos Uni­dos con­tra gobier­nos inquie­tan­tes que para nada eran comu­nis­tas, al con­tra­rio, muchos de los pre­si­den­tes eran anti­guos miem­bros de la Cen­tral de Inte­li­gen­cia Ame­ri­ca­na (CIA). El 20 de diciem­bre de 1989 el Pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Geor­ge Bush ini­ció la lla­ma­da “Ope­ra­ción Cau­sa Jus­ta” bom­bar­dean­do Pana­má y pro­du­cien­do cen­te­na­res de ase­si­na­tos, muchos civi­les como el fotó­gra­fo de EL PAÍS Juantxu Rodrí­guez. Toda­vía, casi 22 años des­pués para borrar la memo­ria no exis­ten datos ofi­cia­les del total de muer­tos. Esta inva­sión con­tra el exmiem­bro de la mis­ma CIA, Norie­ga, era el ini­cio de una nue­va olea­da de vio­len­cia e inje­ren­cia de los Esta­dos Uni­dos, como con­tra el gobierno de Sad­dam Hus­sein (en 1991 y 2003), tam­bién anti­guo miem­bro de la CIA, con­tra el poder de los Tali­ba­nes y Osa­ma Bin Laden en Afga­nis­tán (en 2001) que fue­ron par­te de la inva­sión de los Esta­dos Uni­dos con­tra el sis­te­ma comu­nis­ta de los años 70 en el país asiá­ti­co, o la recien­te inva­sión con­tra Mua­mar Gada­fi, un socio de los Esta­dos Uni­dos en su gue­rra con­tra el supues­to Terro­ris­mo Islá­mi­co.

En 1969 empe­zó a gober­nar en Pana­má el Coman­dan­te nacio­na­lis­ta y popu­lis­ta Osmar Torri­jos, desig­nan­do en 1972 un Con­gre­so Cons­ti­tu­yen­te para redac­tar una nue­va Car­ta Mag­na don­de se resal­ta­ban algu­nos bene­fi­cios de las cla­ses popu­la­res y las comu­ni­da­des indí­ge­nas. Un obje­ti­vo fue la nego­cia­ción de un nue­vo tra­ta­do sobre el Canal de Pana­má entre Torri­jos y el expre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Jimmy Car­ter en 1977, fir­man­do una tran­si­ción final antes del año 2000 para que la ges­tión del Canal pasa­ra a manos del gobierno pana­me­ño y se cerra­sen las bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas. Este tra­ta­do no fue bien­ve­ni­do por los ultra­con­ser­va­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos y Torri­jos empe­za­ba a ser una pie­za inquie­tan­te. Norie­ga, mili­tar del ejér­ci­to pana­me­ño, como miem­bro de la CIA se con­ver­ti­ría en una fuen­te de infor­ma­ción. Torri­jos murió en un aten­ta­do aéreo en 1981, don­de se han hecho decla­ra­cio­nes como las del segun­do cabe­ci­lla de las Fuer­zas Arma­das has­ta 1987, el Coro­nel Rober­to Díaz, sobre la auto­ría de Norie­ga en rela­ción con la CIA.

Norie­ga se con­vir­tió en 1983 en cabe­za de esta­do – no pre­si­den­te – del gobierno de fac­to, pero no fue jus­ta­men­te el ami­go que espe­ra­ba el ultra­con­ser­va­dor y gober­nan­te Par­ti­do Repu­bli­cano de los Esta­dos Uni­dos. En 1984 Norie­ga cerró la Escue­la de las Amé­ri­cas en terri­to­rio pana­me­ño, aca­de­mia cen­tral don­de for­ma­ba béli­ca­men­te el Pen­tá­gono a los mili­ta­res lati­no­ame­ri­ca­nos en estra­te­gias de con­te­ni­do anti­co­mu­nis­ta. Ade­más, tuvo con­flic­tos con dife­ren­tes pre­si­den­tes pana­me­ños que que­rían cum­plir los man­da­tos de Washing­ton. En 1985 renun­ció a la Pre­si­den­cia Nico­lás Ardit­to, pasan­do a cubrir el rol el Vice­pre­si­den­te Eric Artu­ro De Valle, quien inten­tó en 1988 des­ti­tuir al Gene­ral Norie­ga como Jefe de las Fuer­zas Arma­das y Norie­ga a la vez como cabe­za de esta­do des­co­no­ció a De Valle como Pre­si­den­te y a Rode­rick Esqui­vel como Vice­pre­si­den­te, dos per­so­na­li­da­des que se refu­gia­ron en la emba­ja­da de los Esta­dos Uni­dos para pos­te­rior­men­te exi­liar­se.

Las dro­gas como inje­ren­cia polí­ti­ca

La cam­pa­ña de los Esta­dos Uni­dos con­tra Norie­ga cada vez era más fuer­te, no sola­men­te eti­que­tan­do al Gene­ral de dic­ta­dor y vio­la­dor de Dere­chos Huma­nos sino tam­bién como nar­co­tra­fi­can­te vin­cu­la­do con el cár­tel de Mede­llín de Colom­bia. La estra­te­gia de comu­ni­ca­ción anti­dro­gas es par­te de la inje­ren­cia de los Esta­dos Uni­dos como ha uti­li­za­do con­tra los Tali­ba­nes eti­que­tán­do­los de cul­ti­va­do­res de opio, con­tra las FARC como nar­co­gue­rri­lla de la coca para jus­ti­fi­car el Plan Colom­bia mien­tras ocul­ta­ron los víncu­los demos­tra­bles del expre­si­den­te Álva­ro Uri­be con el cár­tel de Mede­llín, e inclu­so ponien­do a Evo Mora­les como anti­guo pro­duc­tor de coca vin­cu­la­do total­men­te a la cocaí­na y no como hoja mile­na­ria en Boli­via. Tam­bién se ha acu­sa­do sin prue­bas al Pre­si­den­te cubano, Raúl Cas­tro[1], de enviar dro­ga a Mia­mi cuan­do la his­to­ria es a la inver­sa don­de la mafia de Mia­mi inten­ta cons­tan­te­men­te inser­tar cocaí­na en la isla.

Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de la pobla­ción nor­te­ame­ri­ca­na es el alto con­su­mo de dro­gas, y el uso de un dis­cur­so de anti­dro­gas es la estra­te­gia del gobierno para ganar­se a la opi­nión públi­ca sobre la inva­sión a otro esta­do, mue­ra quién mue­ra. Norie­ga era una inco­mo­di­dad, como los san­di­nis­tas en Nica­ra­gua, para poder lle­var a cabo los Esta­dos Uni­dos su plan de glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral con el Con­sen­so de Washing­ton y el pos­te­rior pro­yec­to del Plan Pue­bla Pana­má.

Des­pués de la inva­sión de los Esta­dos Uni­dos, Norie­ga fue arres­ta­do y lle­va­do a Mia­mi para con­de­nar­lo a 40 años de pri­sión. Cum­pli­da una pena de 20 años como pri­sio­ne­ro de gue­rra, en abril de 2010 fue extra­di­ta­do a Fran­cia para ser juz­ga­do por asun­tos de lim­pie­za de dine­ro negro. Final­men­te, en el mes de junio, Esta­dos Uni­dos dio luz ver­de a las auto­ri­da­des fran­ce­sas para extra­di­tar a Norie­ga a Pana­má, que será trans­por­ta­do este domin­go por un avión de la agen­cia espa­ño­la Ibe­ria[2]. Norie­ga ha sido con­de­na­do tres veces en Pana­má, sin pre­sen­cia per­so­nal en sus jui­cios, por el supues­to ase­si­na­to de varios opo­si­to­res a su régi­men. “Mi pro­pó­si­to es vol­ver a Pana­má y demos­trar mi ino­cen­cia, dado que se han eje­cu­ta­do jui­cios con mi ausen­cia y sin asis­ten­cia jurí­di­ca”,[3] con­fir­mó Norie­ga des­pués de cono­cer la noti­cia.

En Pana­má el deba­te que­da abier­to. Norie­ga tie­ne 77 años y según la legis­la­ción un pre­so con más de 70 años pue­de pedir el arres­to domi­ci­lia­rio. Par­te del pue­blo quie­re ver a Norie­ga morir den­tro de la pri­sión, y otro par­te quie­re acla­rar las dudas sobre sus accio­nes, pero lo que pare­ce que ha gene­ra­do una amne­sia his­tó­ri­ca son los cen­te­na­res de muer­tos que pro­du­jo la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na. Una con­de­na que nun­ca se ha hecho ofi­cial, y mucho menos se ha juz­ga­do a los cul­pa­bles como el mili­tar Colin Powell, quien diri­gió tam­bién las inva­sio­nes a Irak.


[1] http://​www​.neo​li​be​ra​lis​mo​.com/​l​u​g​a​r​t​e​n​i​e​n​t​e​.​htm

[2] http://​actua​li​dad​.rt​.com/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​a​m​e​r​i​c​a​_​l​a​t​i​n​a​/​i​s​s​u​e​_​3​3​3​7​9​.​h​tml

[3] http://www.rnw.nl/espanol/bulletin/la-justicia-francesa-autoriza-la-extradici%C3%B3n-de-manuel-noriega-a-panam%C3%A1

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *