Razo­nes para creer en un mun­do mejor- Ohia­na LLo­ren­te

Se acer­can las navi­da­des y con ellas un tor­be­llino de anun­cios que nos hacen olvi­dar has­ta la pelí­cu­la que nos man­te­nía en vilo. Can­cio­nes pega­di­zas, inge­nio­so esló­ga­nes, cuer­pos per­fec­tos… todo vale para colo­car­nos el pro­duc­to. Cada vez que encien­do la caja ton­ta, inten­to apa­gar mi espí­ri­tu crí­ti­co. A veces me es impo­si­ble y un cabreo tre­pi­dan­te se apo­de­ra de mí. Ese enfa­do va en aumen­to y se con­vier­te inclu­so en ira cada vez que veo anun­cios de la talla de Coca Cola y McDo­nal­d’s.

Enfun­da­do en el espí­ri­tu navi­de­ño más cha­ba­cano, Coca Cola tie­ne la des­fa­cha­tez de pre­sen­tar­se ante el mun­do como un agen­te de paz. Exal­tan­do la feli­ci­dad y hacién­do­la bro­tar por todos los lados del anun­cio, la mul­ti­na­cio­nal pre­ten­de trans­mi­tir la idea de que hay razo­nes para creer en un mun­do mejor. Bue­na mora­le­ja para una empre­sa que hacién­do­se lla­mar la chis­pa de la vida siem­bra la muer­te en medio pla­ne­ta. La expan­sión mun­dial de la Coca-Cola ha piso­tea­do pue­blos ente­ros para lle­gar a con­ver­tir­se en la bebi­da no alcohó­li­ca más ven­di­da en el mun­do. Sus estra­te­gias publi­ci­ta­rias, gra­ta­men­te valo­ra­das debi­do a su inge­nio, están per­ver­sa­men­te dise­ña­das, y su polí­ti­ca comer­cial no duda en emplear el terror para impe­dir la orga­ni­za­ción y la movi­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res. Es sabi­do que en Colom­bia o Gua­te­ma­la, Coca Cola cola­bo­ra con los para­mi­li­ta­res para repri­mir, e inclu­so matar, a los tra­ba­ja­do­res que se orga­ni­zan con­tra las pési­mas con­di­cio­nes labo­ra­les de las plan­tas embo­te­lla­do­ras.

El anun­cio de McDo­nal­d’s tam­po­co se que­da atrás. El gran sím­bo­lo del capi­ta­lis­mo y la glo­ba­li­za­ción lle­va trein­ta años ins­ta­la­do en el Esta­do espa­ñol, y este redon­do ani­ver­sa­rio es emplea­do por la mul­ti­na­cio­nal para ensal­zar su lado más cri­ti­ca­do: el de sus emplea­dos y emplea­das. Tra­ba­ja­do­res de todos los colo­res apa­re­cen en pan­ta­lla para ala­bar un pues­to de tra­ba­jo en el que per­ma­ne­cen lar­gas horas por sala­rios irri­so­rios.

Pode­mos estar tran­qui­los ya que por cada tan­que que se fabri­ca, se fabri­can 131.000 pelu­ches, y por cada arma que se ven­de en el mun­do, 20.000 per­so­nas beben Coca Cola. Hay razo­nes para creer en un mun­do mejor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *