Pala­bra de Lenin- Borro­ka Garaia

La sema­na pasa­da nos envia­ron un enla­ce. Las bases del Leni­nis­mo por Sta­lin, ver­sión tra­du­ci­da al eus­ka­ra. Leni­nis­moa­ren oina­rriak . Al pare­cer se está hacien­do un esfuer­zo por tra­du­cir al eus­ka­ra clá­si­cos del mar­xis­mo. Lo cual me pare­ce una bue­na ini­cia­ti­va. Nece­sa­ria tam­bién.

En el men­sa­je que nos tras­la­da­ron no sabían si el blog nues­tro se encua­dra­ba en el mar­xis­mo-leni­nis­mo, es con­tra­rio a ello o de ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria abier­ta a todas las corrien­tes. Pero que aún por enci­ma de eso resul­ta­ba intere­san­te que el teso­ro teó­ri­co del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio se exten­die­ra, ade­más en eus­ka­ra lo cual trae con­si­go un valor aña­di­do. Me pare­ció correc­to.

Si la memo­ria no me falla, hace bas­tan­tes años leí una entre­vis­ta al Pro­fe­sor J, un chi­leno y gran ami­go de Eus­kal Herria. En esta web, Cla­ja­dep-La Hai­ne se pue­den encon­trar muchos de sus tex­tos. Un ana­lis­ta polí­ti­co favo­ra­ble a la demo­cra­cia local, a pro­ce­sos autó­no­mos y cons­ti­tu­yen­tes des­de aba­jo. En esa entre­vis­ta le pre­gun­ta­ban a ver en que ideo­lo­gía se encua­dra­ba, a que corrien­te per­te­ne­cía, con quien se iden­ti­fi­ca­ba. La res­pues­ta fue lar­ga; Una gran lis­ta de movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios latino-ame­ri­ca­nos y de todo el mun­do, movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal, prác­ti­ca­men­te todas las corrien­tes del comu­nis­mo, del anar­quis­mo, todo tipo de expe­rien­cias socia­les y revo­lu­cio­na­rias. Con­cep­tos algu­nos con­tra­dic­to­rios, movi­mien­tos enfren­ta­dos a veces, se dejo poco en el tin­te­ro. Y pese a que esa fue la res­pues­ta más lar­ga, en cier­ta mane­ra con­fu­sa y la menos con­cre­ta que he oído o leí­do nun­ca, me pare­ció la más sim­ple y a la vez la más qui­rúr­gi­ca.

images/stories/2011/articulos/lenin2.jpgEl movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio a lo lar­go de la his­to­ria ha teni­do sus cosas bue­nas y otras que no lo han sido tan­to. De entre las que no lo han sido yo des­ta­ca­ría dos. El per­so­na­lis­mo y el sec­ta­ris­mo. Per­so­nal­men­te no creo que exis­ta algo más anti mar­xis­ta-leni­nis­ta que decla­rar­se mar­xis­ta-leni­nis­ta. Es pura anti-dia­léc­ti­ca y de lo más inade­cua­do nom­brar a dos per­so­nas como cabe­ce­ra de una ideo­lo­gía y meca­nis­mo de aná­li­sis y acción. Pre­ci­sa­men­te cuan­do el mar­xis­mo-leni­nis­mo es pro­fun­da­men­te anti-dog­má­ti­co y en con­ti­nua cons­truc­ción y de pen­sa­mien­to expan­si­vo. Nun­ca una foto está­ti­ca.

Eso ha deri­va­do en una miría­da de ideo­lo­gías-per­so­na. Ni siquie­ra hemos teni­do la inte­li­gen­cia para no hacer­lo así y las con­se­cuen­cias han sido las pre­vi­si­bles. Las con­se­cuen­cias han sido de tal cali­bre que inclu­so se ha lle­ga­do a un tipo de accio­nar que recuer­da mas a la pra­xis cle­ri­cal que a lo que un ver­da­de­ro movi­mien­to anti-capi­ta­lis­ta podría des­ple­gar. Del dog­ma­tis­mo anti-dog­má­ti­co tam­bién se podría escri­bir una enci­clo­pe­dia.

Citar a clá­si­cos revo­lu­cio­na­rios a veces se ha rea­li­za­do de la mis­ma mane­ra que los curas reci­tan ver­sícu­los de la biblia. Y con la mis­ma orto­do­xia, que es lo más gra­ve. Pala­bra de Lenin.

De ahí a luchas intes­ti­nas, des­unión revo­lu­cio­na­ria, esque­mas infle­xi­bles que se quie­bran en dos días o puro fun­da­men­ta­lis­mo hay un peque­ño paso. Y ese paso se ha dado muchí­si­mas veces.

La lucha encar­ni­za­da con­tra el refor­mis­mo cuan­do pre­ci­sa­men­te el refor­mis­mo real es el sec­tor obje­ti­va­men­te más cer­cano al revo­lu­cio­na­rio y el que mere­ce un tra­ta­mien­to espe­cial y cui­da­do de radi­ca­li­za­ción, las peleas entre sta­li­nis­tas y trots­kis­tas que han teni­do el dudo­so honor de des­ac­ti­var y limi­tar pro­ce­sos de lucha en todas las par­tes del mun­do cuan­do ni Sta­lin ni Trotsky han pisa­do ni estu­dia­do jamas las coyun­tu­ras y sin­gu­la­ri­da­des de cien­tos de con­tex­tos, las barra­ba­sa­das entre anar­quis­tas y comu­nis­tas. Para que seguir. En Eus­kal Herria tene­mos muchos ejem­plos his­tó­ri­cos. Tros­kos, chi­nos, auto­no­ma­zos, van­guar­dis­tas, nacio­na­lis­tas radi­ca­les, anar­co­pi­jos, peque­ño-bur­gue­ses. Nos hemos pues­to mil motes. Ha habi­do ostias para todos. Y por si fue­ra poco la jau­la de gri­llos del eco­sis­te­ma revo­lu­cio­na­rio vas­co, dece­nas de gru­púscu­los aña­di­dos a lo lar­go de la his­to­ria muchos de ellos con una impron­ta esco­ra­da al espa­ño­lis­mo muy fuer­te que nos han que­ri­do ven­der las ver­da­de­ras bon­da­des de lo revo­lu­cio­na­rio ante nues­tra fal­ta de cri­te­rio. Se iban a comer el mun­do pero todos tar­de o tem­prano se han ido por don­de han veni­do. Algu­nos inten­tan vol­ver con otros ropa­jes pero ocu­rre como con lo de la mona y los ves­ti­dos de seda. Les pasa­rá lo mis­mo, aun­que trai­gan celo­fán pseu­do-aber­tza­le.

Pue­de que todo esto sue­ne a un aná­li­sis catas­tro­fis­ta y en cier­ta mane­ra lo es, sin embar­go no se pue­de obviar que pese a todo ello el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio vas­co es uno de los mas sanos, abier­tos y fle­xi­bles que se cono­cen. De ahí que el movi­mien­to popu­lar vas­co pese a todos los ata­ques sufri­dos y pese a todas las difi­cul­ta­des sea un peque­ño islo­te que con luz pro­pia bri­lla en una euro­pa que se va por el barran­co del reac­cio­na­ris­mo. No ha sido gra­tis, mucho tra­ba­jo y sufri­mien­to hay detrás de todo ello. Exis­te una masa crí­ti­ca iné­di­ta en nues­tro entorno. Y no ha sur­gi­do de mane­ra espon­tá­nea.

Pues eso, que la ener­gía revo­lu­cio­na­ria es ener­gía, que toda ener­gía flu­ye y se pue­de jun­tar para empu­jar. Que toda la teo­ría clá­si­ca o pre­sen­te es muni­ción. De dife­ren­tes cali­bres, de dife­ren­tes con­se­cuen­cias pero que todas sir­ven en su medi­da para rea­li­zar los dis­pa­ros des­de dife­ren­tes armas. Que cada cual esco­ja la suya pero inten­te­mos apun­tar todos hacia los mis­mos obje­ti­vos.

Del estu­dio de la his­to­ria de Eus­kal Herria, de la his­to­ria del MLNV, de las expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias a lo lar­go y ancho del mun­do y de los clá­si­cos revo­lu­cio­na­rios solo se pue­de extraer cosas posi­ti­vas.

En los tiem­pos que se están abrien­do de acu­mu­la­ción de fuer­zas refor­zar al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio no hará mas que refor­zar a esa masa crí­ti­ca en aumen­to. Siem­pre tenien­do en cuen­ta y no olvi­dan­do la pro­pia expe­rien­cia his­tó­ri­ca de dicho movi­mien­to y del MLNV. Hay muchos retos por delan­te. Tan­to de cara a la unión y cre­ci­mien­to de la izquier­da aber­tza­le y a su refor­za­mien­to ideo­ló­gi­co como de cara a acti­var con más ener­gía que nun­ca el movi­mien­to popu­lar. Manos a la obra. La Eus­kal Herria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta espe­ra y hace tiem­po que dejó de ser uto­pía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *