Las Farc siguen fuer­tes tras muer­te de ’Cano’, dice la gue­rri­lle­ra holan­de­sa Tan­ja Nij­mei­jer- Pren­sa Rural

Tan­ja Nij­mei­jer con­ce­dio este miér­co­les una entre­vis­ta para la tele­vi­sión publi­ca holan­de­sa.

Afir­mó que ese gru­po arma­do ile­gal sigue sien­do fuer­te a pesar de la muer­te el pasa­do noviem­bre de su máxi­mo líder, ’Alfon­so Cano’.

«Las Farc siguen ade­lan­te sin ’Cano’, ha habi­do muchas accio­nes mili­ta­res des­pués de su muer­te, lo que es una señal de que segui­mos ade­lan­te y de que el final de las Farc está lejos», afir­mó Nij­mei­jer en una entre­vis­ta emi­ti­da este miér­co­les por el canal de tele­vi­sión públi­co holan­dés, NOS.

La cade­na holan­de­sa espe­ci­fi­có que com­pró la entre­vis­ta a un perio­dis­ta colom­biano, del que no ha reve­la­do su iden­ti­dad, el cual habló con la gue­rri­lle­ra en un pun­to no pre­ci­sa­do de la sel­va colom­bia­na a fina­les del pasa­do mes de noviem­bre.

Mos­tran­do un rifle en sus manos, Nij­mei­jer tam­po­co dudó en defen­der el uso de las armas: «cuan­do estás en la sel­va y con­ti­nua­men­te escu­chas bom­bas, con­ti­nua­men­te escu­chas armas, la úni­ca res­pues­ta es dis­pa­rar», indi­có en correc­to holan­dés, que, aun­que es su idio­ma materno, pro­nun­cia con acen­to colom­biano, ya que inclu­so le cues­ta encon­trar las pala­bras ade­cua­das.

La gue­rri­lle­ra holan­de­sa se mos­tró en todo momen­to rela­ja­da y con una son­ri­sa en su boca, inclu­so cuan­do reco­no­ció que temió por su vida en noviem­bre de 2010, en el ata­que en el que murió del jefe mili­tar de las Farc, Víc­tor Julio Suá­rez Rojas, alias ’Jor­ge Bri­ce­ño Suá­rez’ o ’Mono Jojoy’.

«Escu­ché las bom­bas que caían muy cer­ca de mi cama y pen­sé que no sobre­vi­vi­ría», comen­tó, y que tras ese ata­que a ese cam­pa­men­to de las Farc «todo había des­apa­re­ci­do».

Res­pal­dan­do en todo momen­to a la orga­ni­za­ción a la que ya per­te­ne­ce des­de casi una déca­da, enfa­ti­zó el carác­ter gene­ro­so del falle­ci­do ’Mono Jojoy’, del que se pien­sa que Tan­ja for­ma­ba par­te de su guar­dia per­so­nal. «Cuan­do caye­ron las pri­me­ras bom­bas, orde­nó que la gen­te tenía que ser eva­cua­da, algo típi­co que carac­te­ri­za­ba a ’Mono Jojoy’, resal­tó.

Con un buen aspec­to físi­co que no pare­ce res­pon­der a las duras con­di­cio­nes de la vida en la jun­gla, la gue­rri­lle­ra, de 33 años, apa­re­ce en la entre­vis­ta asea­da y se la ve en algu­nos frag­men­tos rea­li­zan­do tareas sen­ci­llas como el trans­por­te de leña poco pesa­da.

No es la pri­me­ra vez que Nij­mei­jer reafir­ma su apo­yo a las Farc: «soy una gue­rri­lle­ra de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia y segui­ré sien­do gue­rri­lle­ra has­ta ven­cer o has­ta morir», afir­mó en una entre­vis­ta difun­di­da en 2010 por la emi­so­ra públi­ca ’Radio Neder­land’, poco antes del ata­que en el que falle­ció ’Mono Jojoy’.

En un prin­ci­pio se pen­só que Tan­ja había muer­to en esa mis­ma ope­ra­ción, pero prue­bas de ADN rea­li­za­das a los cadá­ve­res encon­tra­dos lo des­car­ta­ron. Los inten­tos de la fami­lia de Nij­mei­jer de hacer­la desis­tir de su entre­ga a las Farc no han cua­ja­do has­ta aho­ra, y de hecho, en la entre­vis­ta difun­di­da este miér­co­les, la holan­de­sa no ha hecho el menor comen­ta­rio a su fami­lia, que tam­po­co ha que­ri­do reac­cio­nar ante las nue­vas imá­ge­nes de su parien­te.

Tan­ja tam­bién ha hecho oídos sor­dos a los ofre­ci­mien­tos del Gobierno colom­biano, que ha seña­la­do en dife­ren­tes oca­sio­nes que, si deci­die­se des­mo­vi­li­zar­se, podría entrar en un pro­ce­so de rein­te­gra­ción ’gene­ro­so’, si se con­fir­ma­se que no ha come­ti­do crí­me­nes de lesa huma­ni­dad.

Nij­mei­jer, sobre la que pesa una orden de cap­tu­ra soli­ci­ta­da por Esta­dos Uni­dos, sal­tó a la pren­sa en 2007 cuan­do, tras un bom­bar­deo con­tra uno de los cam­pa­men­tos de las Farc, las Fuer­zas Arma­das encon­tra­ron uno de sus dia­rios con crí­ti­cas sobre la jerar­quía de ese gru­po.

EE. UU. la acu­sa, jun­to a otros 17 gue­rri­lle­ros, de car­gos rela­cio­na­dos con el secues­tro de los esta­dou­ni­den­ses Marc Gon­sal­ves, Keith Stan­sell y Tho­mas Howes, come­ti­do en 2003.

Según las auto­ri­da­des colom­bia­nas, Nij­mei­jer, ingre­só a las Farc el 15 de noviem­bre de 2002 tras pasar una tem­po­ra­da en Perei­ra como pro­fe­so­ra de inglés en un cole­gio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *