La mul­ti­pli­ca­ción de los panes- Anto­nio Alva­rez-Solis

Hay que expli­car lo mejor posi­ble en qué con­sis­ti­ría un socia­lis­mo para el siglo XXI aho­ra que el capi­ta­lis­mo está en pleno nau­fra­gio. Un socia­lis­mo para una socie­dad con­cien­cia­da de sus debe­res y obli­ga­cio­nes nece­si­ta una base colec­ti­va fuer­te, un domi­nio públi­co poten­te, a fin de que la liber­tad crea­ti­va de los indi­vi­duos pue­da desa­rro­llar­se más allá de la fron­te­ra de la super­vi­ven­cia y sin suje­ción a dic­ta­du­ras pri­va­das. La liber­tad indi­vi­dual, ya sea prac­ti­ca­da en aso­cia­ción o per­so­nal­men­te, sola­men­te es ejer­ci­ta­ble si los indi­vi­duos no están asfi­xia­dos por los múl­ti­ples pode­res en que se ha dilui­do la pre­sun­ta demo­cra­cia. Des­de este pun­to de vis­ta una nación socia­lis­ta ha de tener, como base mate­rial impres­cin­di­ble, el domi­nio públi­co abso­lu­to de su apa­ra­to finan­cie­ro y la ple­na capa­ci­dad de ges­tión popu­lar de su meca­nis­mo tri­bu­ta­rio y de su red de jus­ti­cia; ha de domi­nar los sec­to­res estra­té­gi­cos de las ener­gías, del gran trans­por­te, de la dis­tri­bu­ción esen­cial y de los ser­vi­cios de edu­ca­ción y sani­dad. Excu­sa­do es supo­ner que la acti­vi­dad polí­ti­ca ha de evi­tar la absor­ción por pode­res fácil­men­te corrom­pi­bles buro­cra­ti­za­dos en el esta­do, que un buen socia­lis­ta ha de sus­ti­tuir por una red viva de célu­las de poder ciu­da­dano. Todo esto pue­de sonar, al pron­to, a una suges­tión arbi­tris­ta y, por tan­to, dese­cha­ble como ele­men­tal­men­te utó­pi­ca. Pero yo me pre­gun­tó si la socie­dad de cor­po­ra­cio­nes y pode­res abso­lu­tos del tar­do­feu­da­lis­mo no pen­sa­ría lo mis­mo cuan­do la pri­me­ra bur­gue­sía plan­teó sus exi­gen­cias de liber­tad comer­cial y de crea­ción ideo­ló­gi­ca. Una de las cosas que todo sis­te­ma esta­ble­ci­do tra­ta de des­vir­tuar siem­pre, adje­ti­ván­do­la de sim­ple uto­pía, es la expo­si­ción de una nue­va y nece­sa­ria lógi­ca. Este pro­ce­der ya afec­tó a la pri­me­ra demo­cra­cia grie­ga, al repu­bli­ca­nis­mo de Roma y a las diver­sas for­mas socia­les que defen­dió en su momen­to el enci­clo­pe­dis­mo. Aho­ra que tan­to se men­cio­nan las «hojas de ruta», se pue­de sos­te­ner que el sis­te­ma sólo teme ‑y en con­se­cuen­cia dete­rio­ra su ima­gen- a toda «hoja de ruta» para una vida alter­na­ti­va. Los «indig­na­dos», en este momen­to, y otros movi­mien­tos socia­les que se mue­ven con la corres­pon­dien­te exas­pe­ra­ción debe­rían tomar nota de este obs­ceno pro­ce­der de los pode­res que, apos­ta­dos en las ins­ti­tu­cio­nes car­co­mi­das, con­vier­ten en razón su des­ver­güen­za. Apos­tar por un cam­bio revo­lu­cio­na­rio supo­ne con mucha fre­cuen­cia la pre­vie­dad de la san­gre o el des­tie­rro. Por ello, qui­zá, hay que res­tau­rar el valor del tra­ba­jo polí­ti­co no sólo como una repa­ra­ción del pre­sen­te sino como una pro­yec­ción de futu­ro. Me temo que este tipo de ase­ve­ra­cio­nes sue­nan a hue­co en muchos pla­nos de esta socie­dad que se auto­des­tru­ye toman­do cada día la dosis de cia­nu­ro que la va enve­ne­nan­do. Ape­le­mos, pues, a los cre­yen­tes y a su volun­tad para hacer el duro camino.

Leía hace unos días las noti­cias sobre la difi­cul­tad con que tro­pie­za la Dipu­tación de Gipuz­koa para con­se­guir de la opo­si­ción apo­yo legis­la­ti­vo a fin de sacar ade­lan­te los pre­su­pues­tos en que se pro­yec­ta la pri­ma­ria y efi­caz labor social con que quie­re fun­cio­nar el gobierno del señor Gari­tano, que cree más en la salud, la edu­ca­ción y la asis­ten­cia a los ciu­da­da­nos que en el TAV o estré­pi­tos por el esti­lo. Sos­te­ner que en estos momen­tos de angus­tia vital un gran tren nos enca­mi­na hacia el futu­ro mejor que el cui­da­do bási­co de la ciu­da­da­nía es prac­ti­car una doc­tri­na tea­tral y rui­no­sa en tér­mi­nos de con­vi­ven­cia. A esta altu­ra de la expe­rien­cia huma­na resul­ta aza­ro­so creer que una polí­ti­ca de obras públi­cas apa­ra­to­sa con­lle­va la feli­ci­dad de las masas. Yo supon­go que tras ese empe­ño por el empleo inmo­de­ra­do de medios eco­nó­mi­cos en pro­yec­tos más bien sun­tua­rios se ocul­tan ade­más aven­tu­ras dine­ra­rias sos­pe­cho­sas en el mejor de los casos y cla­ra­men­te con­de­na­bles en otros. Las dic­ta­du­ras sue­len emplear el biom­bo colo­ri­do de esas obras para hur­tar al cono­ci­mien­to públi­co las mise­rias que hay detrás de tan­to afán cons­truc­tor. Dado el pano­ra­ma actual es pre­fe­ri­ble un buen dis­pen­sa­rio médi­co de barrio o una escue­la efi­caz a via­jar a velo­ci­da­des que hur­tan embru­te­ce­do­ra­men­te el humano entra­ña­mien­to con el pai­sa­je. Las nece­si­da­des de la Tie­rra hay que aten­der­las antes de lle­gar a Mar­te. Y aho­ra ven­gan los crí­ti­cos per­ti­na­ces a decir que el mun­do nece­si­ta visión de futu­ro, nor­mal­men­te empe­dra­da de san­gre y con­sun­ción. Nada garan­ti­za tan­to el futu­ro como una ciu­da­da­nía cons­cien­te de su poder coti­diano y abas­te­ci­da por una real sen­sa­ción de con­for­ta­bi­li­dad. Al menos esa es la gran lec­ción que nos rega­la el pre­sen­te.

Creo fir­me­men­te en una eco­no­mía del entorno. La hora del gigan­tis­mo ha dado ya su últi­mo cuar­to. La glo­ba­li­za­ción ha sido el gran nego­cio de los glo­ba­li­za­do­res, sim­ple­men­te aven­tu­re­ros que han revi­vi­do una épo­ca de colo­nia­je sin nin­gu­na de las vir­tu­des con que tra­ta­ban de recu­brir su empre­sa los crea­do­res de las colo­nias del últi­mo siglo y medio. Es nece­sa­ria hoy una visión pro­fun­da de lo humano; un desa­rro­llo en un pai­sa­je asu­mi­ble. Un pai­sa­je que com­por­te una segu­ra pose­sión del medio. El ciu­da­dano ha sido des­po­ja­do de las ambi­cio­nes «peque­ñas», esas ambi­cio­nes que sig­ni­fi­can la rique­za en su más entra­ña­ble sen­ti­do. Exis­te ya una teo­ría eco­nó­mi­ca de lo «peque­ño» como refor­mu­la­ción de la vida desea­ble. No se tra­ta de empo­bre­cer el hori­zon­te, sino de lle­nar­lo de mil cosas que hoy pue­den abor­dar­se con las más recien­tes tec­no­lo­gías. La dimen­sión ha de ser sus­ti­tui­da por la pro­fun­di­dad, nor­mal­men­te mucho más acce­si­ble en tér­mi­nos finan­cie­ros.

Poner en mar­cha una eco­no­mía del entorno entra­ña dos obje­ti­vos abso­lu­ta­men­te impres­cin­di­bles de alcan­zar si que­re­mos recons­truir una socie­dad robus­ta y sóli­da: la mul­ti­pli­ca­ción del tra­ba­jo razo­na­ble y el man­te­ni­mien­to de un con­su­mo regu­lar. Cier­ta­men­te la eco­no­mía del entorno no se pres­ta a gran­de­zas con ima­gen glo­ba­li­zan­te sino que garan­ti­za un bien­es­tar medio de la pobla­ción com­pren­di­da en pará­me­tros de bien­es­tar medio acep­ta­ble. Vivir con sere­ni­dad y con­fian­za exi­ge que las del­ga­das capas de la pobla­ción bri­llan­te bajen dos o tres esca­lo­nes y que las capas aho­ra des­fa­vo­re­ci­das suban esos dos o tres esca­lo­nes. Es decir, que la ciu­da­da­nía se vuel­va com­pac­ta sobre un plano sos­te­ni­ble. El mun­do no pue­de per­mi­tir­se ya ni ham­bres mor­ta­les ni mul­ti­tu­des angus­tia­das has­ta lími­tes pato­ló­gi­cos. El «camino de vida ame­ri­cano» no supo­ne un triun­fo a imi­tar, sino una for­ma de ani­qui­lar al pró­ji­mo. Con­sis­te sim­ple­men­te en remon­tar una esca­le­ra cuyos pel­da­ños son des­trui­dos por el triun­fa­dor a medi­da que los reba­sa. Las prue­bas de esta afir­ma­ción están al alcan­ce de todo el que mire con inten­ción hones­ta.

Nece­si­ta­mos con urgen­cia un nue­vo orden ancho y dis­cre­to de logros. Igno­rar esta nece­si­dad median­te la borra­che­ra que pro­du­ce la ambi­ción de las altu­ras con­du­ce a la des­truc­ción de los pue­blos por las mino­rías que han fabri­ca­do los espe­jos defor­man­tes para fin­gir la gran­de­za. Pero esta recon­quis­ta de la esen­cia de la vida no es tarea de diri­gen­tes de «esta­do mayor», sino de van­guar­dias de infan­te­ría social. En una pala­bra, se pre­ci­sa una nue­va con­vo­ca­to­ria para mul­ti­pli­car los panes y los peces. No se vea en esta afir­ma­ción, sin embar­go, nin­gún reme­do de mis­ti­cis­mo. Se tra­ta sen­ci­lla­men­te de cobrar con­cien­cia de que los ele­men­tos de capi­tal, ya sean finan­cie­ros o tec­no­ló­gi­cos, cien­tí­fi­cos o mora­les, que tene­mos en la mano pue­den alum­brar un siglo don­de el futu­ro deje de cons­ti­tuir una per­ma­nen­te invi­ta­ción al dolor y al sacri­fi­cio para con­ver­tir­se en una pre­ten­sión coti­dia­na y asea­da. Es erró­neo que la sal­va­ción ante el gran desas­tre pre­sen­te pue­da dejar­se en manos de quie­nes lo han pro­du­ci­do. En eso con­sis­te su gran men­ti­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *