Rehe­nes polí­ti­cos – Jon Odrio­zo­la

La lucha arma­da de ETA y, por exten­sión, la del seg­men­to más con­cien­cia­do polí­ti­ca­men­te del pue­blo vas­co, no ha sido tan­to ‑a mi jui­cio- la bre­ga por la libe­ra­ción nacio­nal, pues­to que Eus­kal Herria nun­ca ha sido una colo­nia de la «metró­po­lis» espa­ño­la, como la per­ma­nen­te denun­cia, emplean­do vías arma­das o pací­fi­cas, de una nación sin Esta­do que gri­ta su dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción y, en su caso, la inde­pen­den­cia y, por ende, a for­mar un esta­do. El carác­ter que adop­te este futu­ro esta­do es ya otro can­tar que sólo la lucha de cla­ses, en pri­mer tér­mino, apar­te otros fac­to­res, decan­ta­rá (más que una «socie­dad» indis­cer­ni­ble).

En Eus­ka­di no se han enfren­ta­do, mili­tar­men­te hablan­do, dos ejér­ci­tos. Si así fue­ra, los mili­tan­tes de ETA habrían ido uni­for­ma­dos para enfren­tar­se a un enemi­go que sí va uni­for­ma­do, como las FSE. He aquí una dife­ren­cia. Otra es que un volun­ta­rio de una orga­ni­za­ción arma­da que aspi­ra a la inde­pen­den­cia de su pue­blo ‑aho­ra sí cabe hablar de libe­ra­ción nacio­nal o MLNV- o a la revo­lu­ción polí­ti­ca (que impli­ca la social), está dis­pues­to a matar y morir por su cau­sa, que no es cual­quier cau­sa, sino la más demo­crá­ti­ca de todas, es decir, el dere­cho a deci­dir de la pobla­ción de un terri­to­rio geo­grá­fi­co y un mar­co polí­ti­co con­cre­to y no otro, mien­tras el ocu­pan­te, el inva­sor, el que opri­me nacio­nal­men­te a un pue­blo deter­mi­na­do, quien va uni­for­ma­do, quien repre­sen­ta una auto­ri­dad «polí­ti­ca» ile­gí­ti­ma por anti­de­mo­crá­ti­ca y fas­cis­ta, está dis­pues­to a matar pero no a morir, ah, esto no. Y ello por­que no tie­ne nin­gu­na cau­sa que defen­der, sal­vo la de una sol­da­da, esto es, un inte­rés par­ti­cu­lar fren­te a una cau­sa desin­te­re­sa­da excep­tuan­do unos obje­ti­vos polí­ti­cos por los que se jue­ga la vida que la hipó­cri­ta bur­gue­sía tan­to con­sa­gra otro­sí sus pis­ci­nas. En con­clu­sión: el carác­ter polí­ti­co del enfren­ta­mien­to arma­do lo da el enemi­go que disi­mu­la tal carác­ter lla­man­do «terro­ris­ta» a quie­nes se resis­ten a la opre­sión. Esto ha pasa­do toda la puta vida y no digo nada nue­vo. Para ello, como es sabi­do, cuen­tan con la maqui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca para clo­ro­for­mar y lobo­to­mi­zar a eso que lla­man la «opi­nión públi­ca».

Con­vie­ne recor­dar estas cosas pin­ten bas­tos o la oca­sión la pin­ten cal­va, sal­vo que este­mos hablan­do de otra cosa. Como tam­bién con­vie­ne no olvi­dar ‑otra dife­ren­cia- que ETA (o los GRAPO en su día) no es un ejér­ci­to uni­for­ma­do, no hace pri­sio­ne­ros uni­for­ma­dos del enemi­go ni tie­ne cár­ce­les ni terri­to­rios libe­ra­dos, no es ‑no era- una gue­rra con­ven­cio­nal (hoy nin­gu­na lo es), aun­que me hablen de «cár­ce­les del pue­blo» y secues­tra­dos, pero no es lo mis­mo, mien­tras que las fuer­zas de ocu­pa­ción inva­so­ras y uni­for­ma­das, sí. Que me demues­tren lo con­tra­rio.

Pues bien, si es ver­dad, como se vie­ne dicien­do, que vivi­mos nue­vos tiem­pos de cam­bio de ciclo, es pre­ci­so poner en pri­mer lugar y no pos­po­ner la lucha por la excar­ce­la­ción de todos los pre­sos polí­ti­cos vas­cos y no vas­cos. Espe­cial­men­te los más chan­ta­jea­dos, o sea, los que están enfer­mos o han cum­pli­do sobra­da­men­te su con­de­na. Ellos son la ver­da­de­ra memo­ria his­tó­ri­ca de los pue­blos. Y las autén­ti­cas víc­ti­mas direc­tas de la opre­sión terro­ris­ta.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *