Beth Car­valho: “Sólo el socia­lis­mo pue­de sal­var a la humanidad”

beth-carvalhoBeth Car­valho

El perio­dis­ta Vall­mir Mora­te­lli, de iG, ha ido entre­vis­tar a Beth Car­valho, a pro­pó­si­to de su nue­vo dis­co, y como siem­pre suce­de cuan­do la gran pren­sa entre­vis­ta a un ver­da­de­ro artis­ta de izquier­da de lo que menos se habló fue de músi­ca. Estas son las pre­gun­tas y res­pues­tas que inter­cam­bia­ron el emplea­do de O Glo­bo y la gran voz de la sam­ba que defien­de a Lula, Fidel Cas­tro, el Che Gue­va­raHugo Chá­vez.

iG: ¿Cómo se sien­te al cami­nar de nuevo?

Beth Car­valho: Lo peor de mi vida. Cuan­do puse los pies en el sue­lo por pri­me­ra vez, pen­sé que nun­ca vol­ve­ría a cami­nar. Pare­cía que no tenía pier­nas, sin fuer­za mus­cu­lar. Lue­go, con la fisio­te­ra­pia, la recu­pe­ra­ción fue rápi­da. Me tuvie­ron que poner dos tor­ni­llos de 15 cm en cada una, sólo eso me hizo vol­ver a cami­nar. Aho­ra soy inter­pla­ne­ta­ria y bió­ni­ca (risas).

iG. En su nue­vo CD, la letra “Che­ga” (Sufi­cien­te) es cla­ra­men­te femi­nis­ta. ¿Por qué es raro en la sam­ba dar voz a las mujeres?

Beth Car­valho: El mun­do, no sólo la sam­ba, es machis­ta. Ha mejo­ra­do­bas­tan­te debi­do a la lucha de las muje­res, pero cada cin­co minu­tos una mujer es gol­pea­da enBra­sil. Es absur­do. Pare­ce que todo está bien, pero no del todo. Siem­pre he esta­do vin­cu­la­da a los movi­mien­tos de libe­ra­ción de la mujer.

iG: ¿De qué for­ma la sam­ba es machista?

Beth Car­valho: La mayo­ría de los sam­bis­tas son hom­bres. Des­pués de mí, Cla­ra NunesAlc­yo­ne, las cosas han mejo­ra­do. La sam­ba es machis­ta, pero el papel de la mujer es fuer­te. La sam­ba es matriar­cal, en la medi­da que doña Vicen­ti­na, doña Neu­ma y doña Zica coman­dan los bas­ti­do­res de la his­to­ria. Yo, por ejem­plo, soy madri­na de muchos hom­bres (risas).

iG: La seño­ra es veci­na de la fave­la Rocinha. ¿Cómo ve usted el pro­ce­so de pacificación?

Beth: Fal­tó, duran­te muchos años, la fuer­za del Esta­do en estas comu­ni­da­des. Aho­ra, están hacien­do eso de mane­ra bru­tal, y de algu­na for­ma, nece­sa­ria. Pero si no se lle­va jun­to al aspec­to social, dan­do pose­sión del terreno a quien vive allí hace tan­to tiem­po, la gen­te segui­rá estan­do inse­gu­ra. Y las coli­nas vivi­rán la espe­cu­la­ción inmobilaria.

iG: Algu­nos cul­pan al gobierno de Leo­nel Bri­zo­la (1983−1987÷1991−1994) por el for­ta­le­ci­mien­to del trá­fi­co en las coli­nas. La seño­ra, que era ami­ga del ex gober­na­dor, ¿coin­ci­de?

Beth Car­valho: Eso es muy injus­to. Es absur­do (dice en tono áspe­ro). Si se hubie­ran res­pe­ta­do los CIEPS la gene­ra­ción actual no sería adic­ta al crack, sino de gen­te bien infor­ma­da. Bri­zo­la dis­cu­tía por qué no meter los pies en la puer­ta de los con­do­mi­nios de la ave­ni­da Vie­ra Sou­to (Ipa­ne­ma) como en las cha­bo­las. Él no podía hacer milagros.

iG: ¿Defien­de la per­ma­nen­cia de Car­los Lupi en el Minis­te­rio de Trabajo?

Beth Car­valho: Mire, yo soy pre­si­den­ta hono­ra­ria del PDT por­que es un títu­lo cari­ño­so que Bri­zo­la me dio, pero no estoy afi­lia­da al PDT. No ten­go una opi­nión for­ma­da sobre eso por­que no sé los deta­lles. Hay una gran rec­ti­tud en los par­ti­dos de izquier­da. Hicie­ron eso con el PC de B, de Orlan­do Sil­va, y aho­ra lo están hacien­do con el PDT. Lo que sé de Lupi es que es una per­so­na muy correc­ta. Debe­rían ser menos aco­sa­dos por los medios de comunicación.

iG: Aquí en su casa hay varias imá­ge­nes del Che Gue­va­ra y Fidel Cas­tro. ¿Cree en el mode­lo socialista?

Beth Car­valho: Yo sólo creo en el mode­lo socia­lis­ta, es el úni­co que pue­de sal­var a la huma­ni­dad. No hay otro (habla enfá­ti­ca­men­te). Cuba dice “déjen­me en paz”. Los Esta­dos Uni­dos, con el blo­queo eco­nó­mi­co, jue­gan sucio con un país pobre que sólo tie­ne caña de azú­car y tabaco.

iG: ¿Pero la fal­ta de liber­tad de expre­sión en Cuba?

Beth Car­valho: No me sien­to con liber­tad de expre­sión en Brasil.

iG: ¿Por qué?

Beth Car­valho: Debi­do a que hay una dic­ta­du­ra civil en Bra­sil. Usted no pue­de hablar mal de muchas cosas.

iG: ¿Cómo qué?

Beth Car­valho: Yo no hablo. Tie­nes unos medios de comu­ni­ca­ción que aca­ban con­ti­go. Hay una cen­su­ra. Casi no exis­te nin­gún pro­gra­ma de tele­vi­sión en vivo que nos per­mi­ta ir allí a decir lo que pen­sa­mos. Todos son gra­ba­dos. Usted no sabe lo que sal­drá de lo que ha dicho, toda tie­ne edi­ción. La cen­su­ra está en el aire.

iG: Pero en paí­ses como Cuba está ins­ti­tu­cio­na­li­za­da la cen­su­ra, ¿no?

Beth Car­valho: No es lo que esta­mos hablan­do, para empe­zar. Cuba no nece­si­ta tener más que un Par­ti­do. Es un par­ti­do en con­tra de todo el impe­ria­lis­mo de EE.UU… Aquí la gen­te está acos­tum­bra­da a tener varios par­ti­dos y pien­sa que eso es la democracia.

iG: ¿Eso no sería un pen­sa­mien­to desfasado?

Beth Car­valho: ¡Dios mío del cie­lo! Esta­dos Uni­dos tie­ne el odio mor­tal para ocho hom­bres, inclu­yen­do Fidel y el Che, que expul­sa­ron a los EE.UU. sólo con el idea­lis­mo de Cuba. Los ame­ri­ca­nos duer­men y se des­pier­tan pen­san­do el día ente­ro en cómo aca­bar con Cuba. Es muy difí­cil tener otro Fidel, otro Bri­zo­la, otro Lula. Cada cien años usted tie­ne una Pixin­guinha, un Car­to­la, un Vini­cius de Moraes … Lo mis­mo en el lide­raz­go polí­ti­co. No se tra­ta de dic­ta­du­ra, es difí­cil encon­trar a alguien mejor para ocu­par el pues­to. Es difí­cil encon­trar otro Hugo Chávez.

iG: Chá­vez es acu­sa­do por muchos de haber aca­ba­do con la demo­cra­cia en Venezuela.

Beth Car­valho: ¿Aca­bó con qué? ¿Con qué? (pre­gun­ta en voz alta)

iG: Con la democracia …

Beth Car­valho: Chá­vez es un gran líder, es un hom­bre mara­vi­llo­so. Que puso fin a la explo­ta­ción de los Esta­dos Uni­dos. Don­de hay petró­leo están los Esta­dos Uni­dos. Chá­vez ter­mi­nó el anal­fa­be­tis­mo en Vene­zue­la, que está está en el foco de los Esta­dos Uni­dos por­que sur­gió un líder ele­gi­do por el pue­blo. Hubo un inten­to de gol­pe apo­ya­do por una red de televisión.

iG: La esta­ción que se opo­nía al gobierno y fue saca­da del aire por Chávez …

Beth Car­valho: No la sacó del aire. No le dio más con­ce­sio­nes. Es dife­ren­te. Aquí en Bra­sil, el gobierno pue­de hacer lo mis­mo, la tele­vi­sión abier­ta es una con­ce­sión públi­ca. ¿Por qué dar­le una con­se­ción a quien me dio un gol­pe sucio a mí? Tie­ne todo el dere­cho de no hacerlo.

iG: ¿La seño­ra defien­de que el gobierno bra­si­le­ño debe­ría revo­car la tele­vi­sión que hace oposición?

Beth Car­valho: Creo que si es nece­sa­rio, debe revo­car, sí. ¿Tie­nen que ser el chi­co bueno eter­na­men­te? Eso no es liber­tad de expre­sión, es fal­ta de res­pe­to para el pre­si­den­te. Quien des­po­jó los dere­chos fue la dic­ta­du­ra mili­tar, y del dere­cho a no dar con­ce­sión. Eso yo lo apoyo.

iG: ¿Por ser oriun­da de las coli­nas, la sam­ba fue cóm­pli­ce con el poder para­le­lo de los traficantes?

Beth Car­valho: No, la sam­ba tuvo un gran per­jui­cio. Hoy fifi­cil­men­te se con­si­guen muje­res para el ala de las bahia­nas en las escue­las de sam­ba. Están en las igle­sias evan­gé­li­cas, con prohi­bi­ción de bai­lar sam­ba. No se ven más niños con el tam­bo­rim en la mano, van con un rifle. La sam­ba dio paso al funk.

iG: ¿Quién tie­ne la culpa?

Beth Car­valho: Esto tie­ne que ver con la CIA (Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia de los EE.UU.) que quie­re ter­mi­nar con la sam­ba. Es una lucha en con­tra la cul­tu­ra bra­si­le­ña. Esta­dos Uni­dos quie­re domi­nar el mun­do a tra­vés de la cul­tu­ra. ¿Esas armas en las coli­nas pro­vie­nen de don­de? Vie­nen todas de fue­ra. Los Esta­dos Uni­dos pusie­ron las armas aquí den­tro para aca­bar con la cul­tu­ra de las coli­nas, nos están hacien­do pen­sar que es para­noia de la izquier­da. Pero no lo es, no.

iG: ¿La sam­ba va a resis­tir esta “gue­rra” que la seño­ra dice que existe?

Beth Car­valho: La sam­ba es resis­ten­cia. Mi dis­co es una resis­ten­cia, no deja de ser una mani­fes­ta­ción: “La sam­ba está en la calle”.

(Toma­do de IG. Tra­du­ci­do La pupi­la insomne)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *