Tor­tu­ras e inde­pen­den­cia judi­cial- Gerar­do Pisa­re­llo y Jau­me Asens

Hace una sema­na, el Tri­bu­nal Supre­mo absol­vió a cua­tro guar­dias civi­les pre­via­men­te con­de­na­dos por tor­tu­rar y lesio­nar a dos miem­bros de ETA, Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la, res­pon­sa­bles del aten­ta­do con­tra la ter­mi­nal 4 del aero­puer­to de Bara­jas. En par­te, el hecho no es nue­vo. Por regla gene­ral, los tri­bu­na­les son rea­cios a acep­tar denun­cias de tor­tu­ra. Mucho menos cuan­do éstas pro­vie­nen de acu­sa­dos de terro­ris­mo. Lo sin­gu­lar de este caso, sin embar­go, es que aquí sí había una con­de­na judi­cial dic­ta­da por un tri­bu­nal vas­co. Esta con­de­na se basa­ba en el infor­me de foren­ses, fis­ca­les y en las decla­ra­cio­nes de varios tes­ti­gos. Para revo­car­la, el Supre­mo deci­de negar toda cre­di­bi­li­dad a la infor­ma­ción apor­ta­da por las víc­ti­mas, por ser quie­nes son. Con ello, lan­za un men­sa­je inquie­tan­te: las denun­cias de tor­tu­ras rea­li­za­das por acu­sa­dos de terro­ris­mo sólo pue­den ser una inven­ción. Y si hay jue­ces y tes­ti­gos que lo acre­di­ten sólo pue­de expli­car­se por la pre­sión, direc­ta e indi­rec­ta, que el ima­gi­na­rio terro­ris­ta ejer­ce sobre ellos.

La Audien­cia de Gipuz­koa había con­si­de­ra­do pro­ba­do que, tras su deten­ción, Por­tu y Sara­so­la fue­ron insul­ta­dos por los agen­tes, quie­nes ade­más los ame­na­za­ron con matar­les y gol­pear­les en la cara y la cabe­za. A Sara­so­la, en con­cre­to, «le colo­ca­ron una pis­to­la en la sien, le dije­ron que le iban a hacer como a Mikel Zabal­za, le empu­ja­ron, le tira­ron cues­ta aba­jo y, cuan­do esta­ba en el sue­lo, le endil­ga­ron una serie de pata­das en los cos­ta­dos y en las pier­nas, así como un elen­co de puñe­ta­zos por todo el cuer­po, lle­gan­do a colo­car­le una bota del pie en la cabe­za». A Por­tu, por su par­te, le pro­pi­na­ron pata­das en las extre­mi­da­des infe­rio­res, puñe­ta­zos en el vien­tre y otro gol­pe, de gran inten­si­dad, a la altu­ra de la par­te infe­rior de la octa­va cos­ti­lla. Ade­más, en repe­ti­das oca­sio­nes, le intro­du­je­ron la cabe­za en un río cer­cano y le hicie­ron tra­gar agua.

La sen­ten­cia tam­bién con­si­de­ra­ba que el hecho de que Por­tu y Sara­so­la hubie­ran sido con­de­na­dos por per­te­ne­cer a ETA y por haber come­ti­do deli­tos gra­ves de terro­ris­mo no con­lle­va­ba pri­var de toda fia­bi­li­dad pro­ba­to­ria a sus decla­ra­cio­nes. Con­cre­ta­men­te, afir­ma­ba que no había que­da­do acre­di­ta­do que «su rela­to sea una fábu­la o inven­ción rea­li­za­da con la úni­ca fina­li­dad de des­le­gi­ti­mar a la Guar­dia Civil como ins­ti­tu­ción y a los guar­dias civi­les en con­cre­to que han resul­ta­do denun­cia­dos».

Una de las pri­me­ras reac­cio­nes con­tra la sen­ten­cia pro­vino de la Unión de Ofi­cia­les de la Guar­dia Civil. La aso­cia­ción acu­só a los jue­ces del País Vas­co de des­acre­di­tar a la Poli­cía, per­mi­tien­do que «los terro­ris­tas ganen otra bata­lla». Igual­men­te, recla­ma­ron que este tipo de casos se juz­ga­ran en tri­bu­na­les cen­tra­li­za­dos, como la Audien­cia Nacio­nal, y no en «terri­to­rios don­de los jue­ces y fis­ca­les sufran pre­sio­nes o pue­dan estar con­ta­mi­na­dos por el ambien­te polí­ti­co, fami­liar o mediá­ti­co».

La sen­ten­cia abso­lu­to­ria del Tri­bu­nal Supre­mo se hace eco de bue­na par­te de estos argu­men­tos. En una mayo­ría de casos, las reti­cen­cias a reco­no­cer la exis­ten­cia de tor­tu­ras sue­len jus­ti­fi­car­se en el hecho de que éstas se pro­du­cen duran­te el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción. En esas cir­cuns­tan­cias, resul­ta muy fácil vul­ne­rar los dere­chos del dete­ni­do, pero tam­bién muy difí­cil pro­bar dicha vul­ne­ra­ción, sobre todo si se tra­ta de mal­tra­tos psi­co­ló­gi­cos o que no dejan hue­llas físi­cas per­du­ra­bles. Aquí, sin embar­go, exis­tían evi­den­cias cla­ras de que las tor­tu­ras se habían prac­ti­ca­do, y ni siquie­ra para obte­ner infor­ma­ción, sino con un pro­pó­si­to cla­ra­men­te vin­di­ca­ti­vo.

Para des­acre­di­tar estas evi­den­cias, el Tri­bu­nal Supre­mo deci­de valo­rar prue­bas que no se han prac­ti­ca­do en su pre­sen­cia y asu­me com­pe­ten­cias exclu­si­vas del tri­bu­nal sen­ten­cia­dor. Sos­tie­ne que la Audien­cia de Gipuz­koa no debe­ría haber minus­va­lo­ra­do, como pide «el infor­me téc­ni­co de la Guar­dia Civil», la «estra­te­gia de pre­sen­tar denun­cias fal­sas y la pre­via ela­bo­ra­ción de “kan­ta­das” se apren­de en la lla­ma­da “esko­la” y todo acti­vis­ta de ETA está obli­ga­do a poner en prác­ti­ca». Par­tien­do, por el con­tra­rio, de este pre­su­pues­to, el Tri­bu­nal impug­na las decla­ra­cio­nes de los tes­ti­gos, todos ellos acu­sa­dos de estar influi­dos de un modo u otro por el entorno terro­ris­ta. En el caso la auxi­liar de enfer­me­ría, el razo­na­mien­to lle­ga a ser espe­cial­men­te cons­pi­ra­ti­vo. Del hecho de que ésta lla­ma­ra a los padres de Por­tu cuan­do este fue ingre­sa­do en la UCI con una cos­ti­lla rota y lesio­nes en todo el cuer­po, el Supre­mo dedu­ce que «tenía rela­ción con ellos, ya que no es nor­mal que una auxi­liar de hos­pi­tal actúe de ese modo ante el ingre­so de cual­quier per­so­na». Esta lógi­ca de la sos­pe­cha no se limi­ta a los veci­nos del lugar. Se extien­de tam­bién a los pro­pios foren­ses de Donos­tia, que según el Tri­bu­nal habrían dic­ta­mi­na­do sobre malos tra­tos y agre­sio­nes «par­tien­do de un con­di­cio­na­do pre­su­pues­to, con todos los visos de falaz, esto es, de acuer­do con [la] par­ti­cu­lar ver­sión de los hechos “kan­ta­da” [por los dete­ni­dos]».

Lla­ma­ti­va­men­te, el núcleo de la argu­men­ta­ción del Tri­bu­nal gira en torno a la con­ta­mi­na­ción del cri­te­rio de los tes­ti­gos, foren­ses y jue­ces de Gipuz­koa. Sin embar­go, sus pro­pios razo­na­mien­tos fuer­zan la evi­den­cia pro­ba­to­ria para ade­cuar­se a pre­con­cep­tos reite­ra­da­men­te difun­di­dos por las aso­cia­cio­nes de la Guar­dia Civil y por algu­nos cons­pi­cuos repre­sen­tan­tes de las ins­ti­tu­cio­nes cen­tra­les. A poco de pro­du­cir­se el aten­ta­do, de hecho, el enton­ces minis­tro del Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, decla­ró que «los miem­bros de ETA adu­cen siem­pre que son tor­tu­ra­dos», y que este tipo de denun­cias eran ins­truc­cio­nes que «están en el manual» de la ban­da terro­ris­ta. El ex minis­tro de Defen­sa, José Bono, fue más lejos toda­vía. Sos­tu­vo que «si tie­ne que haber bajas, que no sean las nues­tras» e hizo un lla­ma­mien­to a todos los espa­ño­les para que «se pon­gan de par­te de quien tie­nen que poner­se» y que «se ima­gi­nen que son padres de ese guar­dia civil o de esa guar­dia civil que tie­nen que dete­ner a dos cana­llas».

La insis­ten­cia de la Guar­dia Civil en cen­tra­li­zar este tipo de actua­cio­nes no es gra­tui­ta. Des­pués de todo, el Tri­bu­nal Supre­mo, y sobre todo la Audien­cia Nacio­nal, han sido intér­pre­tes pri­vi­le­gia­dos de una con­cep­ción de la lucha «anti­te­rro­ris­ta», a menu­do con­tem­po­ri­za­do­ra con los abu­sos poli­cia­les y reñi­da con prin­ci­pios garan­tis­tas ele­men­ta­les. La Audien­cia Nacio­nal, en rigor, ha ido acu­mu­lan­do, como here­de­ra del Tri­bu­nal del Orden Públi­co (TOP) fran­quis­ta, com­pe­ten­cias muy dis­cu­ti­das en el mun­do judi­cial has­ta con­so­li­dar­se como un tri­bu­nal espe­cia­li­za­do en deli­tos de moti­va­ción polí­ti­ca. Bue­na mues­tra de ello es el recien­te pro­ce­so con­tra los acti­vis­tas anti-TAV por un tar­ta­zo a la pre­si­den­ta de Nafa­rroa, Yolan­da Bar­ci­na, que se está inves­ti­gan­do ya por las auto­ri­da­des galas. O la con­tro­ver­ti­da deci­sión del juez Velas­co al con­si­de­rar de su incum­ben­cia las incre­pa­cio­nes diri­gi­das por un gru­po de indig­na­dos a miem­bros del Par­la­men­to cata­lán como pro­tes­ta por los recor­tes.

Es posi­ble que los tri­bu­na­les terri­to­ria­les estén expues­tos a la pre­sión de intere­ses loca­les. Pero esta pre­sión tam­bién exis­te, y a veces de mane­ra más cla­ra, fue­ra de este ámbi­to. Esto es espe­cial­men­te cons­ta­ta­ble en cau­sas vin­cu­la­das a la polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta y a cier­tos deli­tos de cariz polí­ti­co, en los que los tri­bu­na­les cen­tra­li­za­dos son muy permea­bles al inqui­si­to­rial ambien­te polí­ti­co y mediá­ti­co que se res­pi­ra en la capi­tal del Esta­do. La aper­tu­ra de un hori­zon­te de paz, sin ETA, debe­ría ser una oca­sión para pen­sar a fon­do la demo­cra­ti­za­ción de la vida judi­cial, revi­san­do el sen­ti­do de tri­bu­na­les cen­tra­li­za­dos de dudo­sas cre­den­cia­les garan­tis­tas y dis­tri­bu­yen­do sus com­pe­ten­cias a juz­ga­dos ordi­na­rios. Esto no apor­ta­ría solu­cio­nes mági­cas a todos los pro­ble­mas de polí­ti­ca cri­mi­nal. Pero con­tri­bui­ría a remo­ver una de las cau­sas de la impu­ni­dad hoy rei­nan­te en mate­rias como la tor­tu­ra o los abu­sos poli­cia­les. Y per­mi­ti­ría, de paso, dis­cu­tir sobre bases menos mani­queas cues­tio­nes como la inde­pen­den­cia judi­cial y sus con­di­cio­nan­tes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *