Tor­tu­ras e inde­pen­den­cia judi­cial- Gerar­do Pisa­re­llo y Jau­me Asens

Hace una sema­na, el Tri­bu­nal Supre­mo absol­vió a cua­tro guar­dias civi­les pre­via­men­te con­de­na­dos por tor­tu­rar y lesio­nar a dos miem­bros de ETA, Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la, res­pon­sa­bles del aten­ta­do con­tra la ter­mi­nal 4 del aero­puer­to de Bara­jas. En par­te, el hecho no es nue­vo. Por regla gene­ral, los tri­bu­na­les son rea­cios a acep­tar denun­cias de tor­tu­ra. Mucho menos cuan­do éstas pro­vie­nen de acu­sa­dos de terro­ris­mo. Lo sin­gu­lar de este caso, sin embar­go, es que aquí sí había una con­de­na judi­cial dic­ta­da por un tri­bu­nal vas­co. Esta con­de­na se basa­ba en el infor­me de foren­ses, fis­ca­les y en las decla­ra­cio­nes de varios tes­ti­gos. Para revo­car­la, el Supre­mo deci­de negar toda cre­di­bi­li­dad a la infor­ma­ción apor­ta­da por las víc­ti­mas, por ser quie­nes son. Con ello, lan­za un men­sa­je inquie­tan­te: las denun­cias de tor­tu­ras rea­li­za­das por acu­sa­dos de terro­ris­mo sólo pue­den ser una inven­ción. Y si hay jue­ces y tes­ti­gos que lo acre­di­ten sólo pue­de expli­car­se por la pre­sión, direc­ta e indi­rec­ta, que el ima­gi­na­rio terro­ris­ta ejer­ce sobre ellos.

La Audien­cia de Gipuz­koa había con­si­de­ra­do pro­ba­do que, tras su deten­ción, Por­tu y Sara­so­la fue­ron insul­ta­dos por los agen­tes, quie­nes ade­más los ame­na­za­ron con matar­les y gol­pear­les en la cara y la cabe­za. A Sara­so­la, en con­cre­to, «le colo­ca­ron una pis­to­la en la sien, le dije­ron que le iban a hacer como a Mikel Zabal­za, le empu­ja­ron, le tira­ron cues­ta aba­jo y, cuan­do esta­ba en el sue­lo, le endil­ga­ron una serie de pata­das en los cos­ta­dos y en las pier­nas, así como un elen­co de puñe­ta­zos por todo el cuer­po, lle­gan­do a colo­car­le una bota del pie en la cabe­za». A Por­tu, por su par­te, le pro­pi­na­ron pata­das en las extre­mi­da­des infe­rio­res, puñe­ta­zos en el vien­tre y otro gol­pe, de gran inten­si­dad, a la altu­ra de la par­te infe­rior de la octa­va cos­ti­lla. Ade­más, en repe­ti­das oca­sio­nes, le intro­du­je­ron la cabe­za en un río cer­cano y le hicie­ron tra­gar agua.

La sen­ten­cia tam­bién con­si­de­ra­ba que el hecho de que Por­tu y Sara­so­la hubie­ran sido con­de­na­dos por per­te­ne­cer a ETA y por haber come­ti­do deli­tos gra­ves de terro­ris­mo no con­lle­va­ba pri­var de toda fia­bi­li­dad pro­ba­to­ria a sus decla­ra­cio­nes. Con­cre­ta­men­te, afir­ma­ba que no había que­da­do acre­di­ta­do que «su rela­to sea una fábu­la o inven­ción rea­li­za­da con la úni­ca fina­li­dad de des­le­gi­ti­mar a la Guar­dia Civil como ins­ti­tu­ción y a los guar­dias civi­les en con­cre­to que han resul­ta­do denunciados».

Una de las pri­me­ras reac­cio­nes con­tra la sen­ten­cia pro­vino de la Unión de Ofi­cia­les de la Guar­dia Civil. La aso­cia­ción acu­só a los jue­ces del País Vas­co de des­acre­di­tar a la Poli­cía, per­mi­tien­do que «los terro­ris­tas ganen otra bata­lla». Igual­men­te, recla­ma­ron que este tipo de casos se juz­ga­ran en tri­bu­na­les cen­tra­li­za­dos, como la Audien­cia Nacio­nal, y no en «terri­to­rios don­de los jue­ces y fis­ca­les sufran pre­sio­nes o pue­dan estar con­ta­mi­na­dos por el ambien­te polí­ti­co, fami­liar o mediático».

La sen­ten­cia abso­lu­to­ria del Tri­bu­nal Supre­mo se hace eco de bue­na par­te de estos argu­men­tos. En una mayo­ría de casos, las reti­cen­cias a reco­no­cer la exis­ten­cia de tor­tu­ras sue­len jus­ti­fi­car­se en el hecho de que éstas se pro­du­cen duran­te el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción. En esas cir­cuns­tan­cias, resul­ta muy fácil vul­ne­rar los dere­chos del dete­ni­do, pero tam­bién muy difí­cil pro­bar dicha vul­ne­ra­ción, sobre todo si se tra­ta de mal­tra­tos psi­co­ló­gi­cos o que no dejan hue­llas físi­cas per­du­ra­bles. Aquí, sin embar­go, exis­tían evi­den­cias cla­ras de que las tor­tu­ras se habían prac­ti­ca­do, y ni siquie­ra para obte­ner infor­ma­ción, sino con un pro­pó­si­to cla­ra­men­te vindicativo.

Para des­acre­di­tar estas evi­den­cias, el Tri­bu­nal Supre­mo deci­de valo­rar prue­bas que no se han prac­ti­ca­do en su pre­sen­cia y asu­me com­pe­ten­cias exclu­si­vas del tri­bu­nal sen­ten­cia­dor. Sos­tie­ne que la Audien­cia de Gipuz­koa no debe­ría haber minus­va­lo­ra­do, como pide «el infor­me téc­ni­co de la Guar­dia Civil», la «estra­te­gia de pre­sen­tar denun­cias fal­sas y la pre­via ela­bo­ra­ción de “kan­ta­das” se apren­de en la lla­ma­da “esko­la” y todo acti­vis­ta de ETA está obli­ga­do a poner en prác­ti­ca». Par­tien­do, por el con­tra­rio, de este pre­su­pues­to, el Tri­bu­nal impug­na las decla­ra­cio­nes de los tes­ti­gos, todos ellos acu­sa­dos de estar influi­dos de un modo u otro por el entorno terro­ris­ta. En el caso la auxi­liar de enfer­me­ría, el razo­na­mien­to lle­ga a ser espe­cial­men­te cons­pi­ra­ti­vo. Del hecho de que ésta lla­ma­ra a los padres de Por­tu cuan­do este fue ingre­sa­do en la UCI con una cos­ti­lla rota y lesio­nes en todo el cuer­po, el Supre­mo dedu­ce que «tenía rela­ción con ellos, ya que no es nor­mal que una auxi­liar de hos­pi­tal actúe de ese modo ante el ingre­so de cual­quier per­so­na». Esta lógi­ca de la sos­pe­cha no se limi­ta a los veci­nos del lugar. Se extien­de tam­bién a los pro­pios foren­ses de Donos­tia, que según el Tri­bu­nal habrían dic­ta­mi­na­do sobre malos tra­tos y agre­sio­nes «par­tien­do de un con­di­cio­na­do pre­su­pues­to, con todos los visos de falaz, esto es, de acuer­do con [la] par­ti­cu­lar ver­sión de los hechos “kan­ta­da” [por los detenidos]».

Lla­ma­ti­va­men­te, el núcleo de la argu­men­ta­ción del Tri­bu­nal gira en torno a la con­ta­mi­na­ción del cri­te­rio de los tes­ti­gos, foren­ses y jue­ces de Gipuz­koa. Sin embar­go, sus pro­pios razo­na­mien­tos fuer­zan la evi­den­cia pro­ba­to­ria para ade­cuar­se a pre­con­cep­tos reite­ra­da­men­te difun­di­dos por las aso­cia­cio­nes de la Guar­dia Civil y por algu­nos cons­pi­cuos repre­sen­tan­tes de las ins­ti­tu­cio­nes cen­tra­les. A poco de pro­du­cir­se el aten­ta­do, de hecho, el enton­ces minis­tro del Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, decla­ró que «los miem­bros de ETA adu­cen siem­pre que son tor­tu­ra­dos», y que este tipo de denun­cias eran ins­truc­cio­nes que «están en el manual» de la ban­da terro­ris­ta. El ex minis­tro de Defen­sa, José Bono, fue más lejos toda­vía. Sos­tu­vo que «si tie­ne que haber bajas, que no sean las nues­tras» e hizo un lla­ma­mien­to a todos los espa­ño­les para que «se pon­gan de par­te de quien tie­nen que poner­se» y que «se ima­gi­nen que son padres de ese guar­dia civil o de esa guar­dia civil que tie­nen que dete­ner a dos canallas».

La insis­ten­cia de la Guar­dia Civil en cen­tra­li­zar este tipo de actua­cio­nes no es gra­tui­ta. Des­pués de todo, el Tri­bu­nal Supre­mo, y sobre todo la Audien­cia Nacio­nal, han sido intér­pre­tes pri­vi­le­gia­dos de una con­cep­ción de la lucha «anti­te­rro­ris­ta», a menu­do con­tem­po­ri­za­do­ra con los abu­sos poli­cia­les y reñi­da con prin­ci­pios garan­tis­tas ele­men­ta­les. La Audien­cia Nacio­nal, en rigor, ha ido acu­mu­lan­do, como here­de­ra del Tri­bu­nal del Orden Públi­co (TOP) fran­quis­ta, com­pe­ten­cias muy dis­cu­ti­das en el mun­do judi­cial has­ta con­so­li­dar­se como un tri­bu­nal espe­cia­li­za­do en deli­tos de moti­va­ción polí­ti­ca. Bue­na mues­tra de ello es el recien­te pro­ce­so con­tra los acti­vis­tas anti-TAV por un tar­ta­zo a la pre­si­den­ta de Nafa­rroa, Yolan­da Bar­ci­na, que se está inves­ti­gan­do ya por las auto­ri­da­des galas. O la con­tro­ver­ti­da deci­sión del juez Velas­co al con­si­de­rar de su incum­ben­cia las incre­pa­cio­nes diri­gi­das por un gru­po de indig­na­dos a miem­bros del Par­la­men­to cata­lán como pro­tes­ta por los recortes.

Es posi­ble que los tri­bu­na­les terri­to­ria­les estén expues­tos a la pre­sión de intere­ses loca­les. Pero esta pre­sión tam­bién exis­te, y a veces de mane­ra más cla­ra, fue­ra de este ámbi­to. Esto es espe­cial­men­te cons­ta­ta­ble en cau­sas vin­cu­la­das a la polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta y a cier­tos deli­tos de cariz polí­ti­co, en los que los tri­bu­na­les cen­tra­li­za­dos son muy permea­bles al inqui­si­to­rial ambien­te polí­ti­co y mediá­ti­co que se res­pi­ra en la capi­tal del Esta­do. La aper­tu­ra de un hori­zon­te de paz, sin ETA, debe­ría ser una oca­sión para pen­sar a fon­do la demo­cra­ti­za­ción de la vida judi­cial, revi­san­do el sen­ti­do de tri­bu­na­les cen­tra­li­za­dos de dudo­sas cre­den­cia­les garan­tis­tas y dis­tri­bu­yen­do sus com­pe­ten­cias a juz­ga­dos ordi­na­rios. Esto no apor­ta­ría solu­cio­nes mági­cas a todos los pro­ble­mas de polí­ti­ca cri­mi­nal. Pero con­tri­bui­ría a remo­ver una de las cau­sas de la impu­ni­dad hoy rei­nan­te en mate­rias como la tor­tu­ra o los abu­sos poli­cia­les. Y per­mi­ti­ría, de paso, dis­cu­tir sobre bases menos mani­queas cues­tio­nes como la inde­pen­den­cia judi­cial y sus condicionantes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.