«Tra­ba­je­mos hoy por el reco­no­ci­mien­to y la ver­dad»- Vic­ti­mas de la vio­len­cia esta­tal

EgunHori01.jpg

El docu­men­to pre­sen­ta­do a la opi­nión públi­ca por este gru­po de víc­ti­mas de la vio­len­cia esta­tal ayer en Bil­bo, y leí­do por Car­men Gal­deano e Idoia Murua­ga, cons­ta de cin­co pun­tos y está redac­ta­do en eus­ka­ra y cas­te­llano. Este es su con­te­ni­do ínte­gro en esta últi­ma len­gua:

1 Nues­tros fami­lia­res fue­ron ase­si­na­dos y/​o per­die­ron la vida como con­se­cuen­cia del uso de la vio­len­cia que los esta­dos han ejer­ci­do y siguen ejer­cien­do con­tra nues­tro pue­blo.

Murie­ron a manos de sus diver­sas poli­cías, el ejér­ci­to o de los lla­ma­dos «incon­tro­la­dos». En otros casos, la gue­rra sucia y la acti­vi­dad para­po­li­cial pro­mo­vi­da y con­sen­ti­da por par­te de los esta­dos espa­ñol y fran­cés estu­vo detrás de sus ase­si­na­tos; algu­nos de nues­tros fami­lia­res falle­cie­ron como con­se­cuen­cia de las tor­tu­ras pade­ci­das en los cen­tros de deten­ción.

Asi­mis­mo, la impo­si­ción duran­te déca­das de una polí­ti­ca car­ce­la­ria cri­mi­nal, no sólo con las per­so­nas encar­ce­la­das, sino tam­bién para con sus fami­lia­res y alle­ga­dos, ha pro­vo­ca­do dece­nas de muer­tes, del mis­mo modo que la repre­sión vio­len­ta y des­me­di­da de mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res, o el terror sem­bra­do en con­tro­les de carre­te­ra han cau­sa­do daños irre­pa­ra­bles a innu­me­ra­bles per­so­nas.

Duran­te estos últi­mos años han sido varios cien­tos las per­so­nas muer­tas en las cir­cuns­tan­cias men­cio­na­das y miles las per­so­nas que han sufri­do en sus car­nes la tor­tu­ra y la repre­sión, ya que Eus­kal Herria ade­más de nega­da, tam­bién ha sido opri­mi­da.

Des­gra­cia­da­men­te la vio­len­cia del Esta­do aún no ha cesa­do. A día de hoy sigue habien­do per­so­nas des­apa­re­ci­das, aún con­ti­núa la vul­ne­ra­ción de dere­chos en las cár­ce­les y comi­sa­rías.

El Esta­do, con sus leyes prohi­bi­cio­nis­tas, pre­ten­de ocul­tar estas reali­da­des, sus nom­bres, sus fotos, inten­tan­do así evi­tar su recuer­do. Pues bien, eran nues­tros fami­lia­res, nues­tros seres que­ri­dos, y esta­mos aquí para rei­vin­di­car sus nom­bres con dig­ni­dad y cla­ri­dad.

2 Somos cons­cien­tes de que ha habi­do y sigue habien­do mucho sufri­mien­to a con­se­cuen­cia del con­flic­to. Segu­ra­men­te no todos nos pon­dre­mos de acuer­do a la hora de inter­pre­tar las cau­sas del con­flic­to, pero nos reco­no­ce­mos en el dolor. Por ello no nega­mos el dolor que la lucha arma­da ha pro­vo­ca­do, y jamás sere­mos insen­si­bles ante el mis­mo. A pesar de las dis­tan­cias y de que nues­tra ver­sión de la his­to­ria y de los hechos ocu­rri­dos sea muy dis­tin­ta, no nos es ajeno com­pren­der los sen­ti­mien­tos de quie­nes han per­di­do a un ser que­ri­do.

Enten­de­mos que las bases para una ver­da­de­ra con­vi­ven­cia en paz par­ten del reco­no­ci­mien­to del otro, del dife­ren­te, inclu­so del opues­to. De que no hay un rela­to que por si sólo refle­je y expli­que la dra­má­ti­ca reali­dad vivi­da. Se deben acep­tar los dife­ren­tes pun­tos de vis­ta y su legi­ti­mi­dad para cons­truir una reali­dad inclu­yen­te en la que que­pa­mos [email protected] Esta debe ser la base para una futu­ra con­vi­ven­cia entre dife­ren­tes. Por ello nos pare­ce del todo inco­rrec­to que se pre­ten­da impo­ner un úni­co y par­cial rela­to. Es del todo injus­to e inade­cua­do pedir a ETA el reco­no­ci­mien­to del daño cau­sa­do y al mis­mo tiem­po ocul­tar e inclu­so negar las tam­bién dra­má­ti­cas con­se­cuen­cias cau­sa­das por la vio­len­cia de Esta­do. [email protected] sabe­mos y cono­ce­mos cua­les han sido las accio­nes de ETA. Debe­mos res­pe­to a quien de for­ma direc­ta o indi­rec­ta ha sido obje­to de su vio­len­cia.

Los esta­dos sin embar­go siguen sin reco­no­cer su res­pon­sa­bi­li­dad, siguen sin reco­no­cer la vio­len­cia uti­li­za­da den­tro y fue­ra de la ley, y con ello el tam­bién irre­pa­ra­ble daño cau­sa­do en cues­tión de dere­chos huma­nos. Los esta­dos tam­bién deben reco­no­cer las con­se­cuen­cias de su estra­te­gia vio­len­ta. A este pue­blo se la debe una VERDAD COMPLETA.

3 No veni­mos a pedir ni dine­ro ni ven­gan­za. Nada de ello repa­ra­ría nues­tra pér­di­da. Veni­mos a pedir una SOLUCIÓN DEMOCRÁTICA que ayu­de a pasar de una reali­dad de opre­sión y enfren­ta­mien­to a otra de con­vi­ven­cia en paz y liber­tad. El daño cau­sa­do duran­te déca­das no pue­de ser repa­ra­do total­men­te, las per­di­das huma­nas son irre­cu­pe­ra­bles, pero ante la socie­dad vas­ca, mos­tra­mos nues­tra volun­tad de con­tri­buir a supe­rar esa fase del con­flic­to y para cons­truir un futu­ro con garan­tías de que no se repi­tan las injus­ti­cias vivi­das.

Esta es nues­tra humil­de apor­ta­ción, lo que las per­so­nas que más qui­si­mos nos hubie­ran pedi­do: mirar hacia a delan­te, hacia un futu­ro don­de los úni­cos ven­ce­do­res sean nues­tros hijos e hijas, en una Eus­kal Herria sin injus­ti­cia ni vio­len­cia.

A nues­tro pare­cer, no hay mayor jus­ti­cia ni repa­ra­ción posi­ble que ésa, y por ella tra­ba­ja­re­mos.

4 El fac­tor humano es un ele­men­to esen­cial en una paz basa­da en los acuer­dos y las liber­ta­des indi­vi­dua­les y colec­ti­vas. Las rela­cio­nes entre per­so­nas que han vivi­do enfren­ta­das debe­rán ser par­te de nue­vos esce­na­rios y la acep­ta­ción mutua la base de estas. No será fácil ni rápi­do supe­rar las líneas divi­so­rias del dolor que afec­tan a nues­tra socie­dad, pero la CONVIVENCIA debe­rá ser nues­tro obje­ti­vo. Una con­vi­ven­cia basa­da en el res­pe­to al dife­ren­te y sus dere­chos, inser­ta­da en un con­tex­to polí­ti­co de igua­les carac­te­rís­ti­cas.

Aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas, gru­pos como el nues­tro, u otros agen­tes socia­les tie­nen su rol en la cons­truc­ción de la con­vi­ven­cia, des­de nues­tro pun­to de vis­ta, una fun­ción en posi­ti­vo, no obs­truc­cio­nis­ta ni enquis­ta­da en el dolor.

Pero el pro­ta­go­nis­mo es de la socie­dad, de los agen­tes socia­les, de la ciu­da­da­nía en su con­jun­to, quien jun­to a sus repre­sen­tan­tes legí­ti­mos debe arti­cu­lar y defi­nir las cla­ves para la con­vi­ven­cia y para la solu­ción demo­crá­ti­ca al con­flic­to.

5 Final­men­te, hace­mos un lla­mien­to a quie­nes como con­se­cuen­cia de la vio­len­cia de Esta­do han per­di­do un fami­liar, han sido vic­ti­ma de tor­tu­ras, han sufri­do la vio­len­cia poli­cial o para­po­li­cial, para que con­tri­bu­yan en esta labor de sacar a la luz la reali­dad de miles de per­so­nas cuyas expe­rien­cias han sido ocul­ta­das y nega­das duran­te tan­tos años. Es el momen­to de que se reco­noz­ca la ver­dad. De exi­gir el cese de la vio­len­cia que aún per­du­ra. Al igual que en el pasa­do hemos com­par­ti­do sufri­mien­to y nega­ción, tra­ba­je­mos hoy por el reco­no­ci­mien­to y la ver­dad.

Eus­kal Herria, a 26 de noviem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *