Swa­zi­lan­dia y Mswa­ti III, la últi­ma monar­quía abso­lu­tis­ta de Áfri­ca- Igor Urru­ti­koetxea

Recien­te­men­te tuvi­mos la opor­tu­ni­dad de visi­tar el país acom­pa­ña­dos por los com­pa­ñe­ros de Num­sa, sin­di­ca­to del metal de Sudá­fri­ca inte­gra­do en la cen­tral sin­di­cal COSATU, que ha ini­cia­do una cam­pa­ña a nivel inter­na­cio­nal para denun­ciar la fal­ta de liber­ta­des polí­ti­cas, sin­di­ca­les y civi­les que pade­ce la pobla­ción de este país y que se extien­de a todos los ámbi­tos de la vida coti­dia­na. Cam­pa­ña que a nivel inter­na­cio­nal está desa­rro­llan­do tam­bién la Fede­ra­ción Sin­di­cal Mun­dial.

Swa­zi­lan­dia es uno de los paí­ses más peque­ños de Áfri­ca (poco más de 17.000 kiló­me­tros cua­dra­dos), con cer­ca de 1.200.000 habi­tan­tes y care­ce de sali­da al mar. Su balan­za comer­cial es cla­ra­men­te defi­ci­ta­ria y sus expor­ta­cio­nes son agrí­co­las en un 90%: El azú­car y la made­ra son los prin­ci­pa­les pro­duc­tos. Tie­ne una cla­ra depen­den­cia eco­nó­mi­ca con res­pec­to a Sudá­fri­ca.

El sala­rio medio en sec­to­res como el metal es de 180 euros men­sua­les, mien­tras en otros sec­to­res femi­ni­za­dos como el tex­til o el comer­cio no lle­ga a los 100 euros men­sua­les. Los pro­fe­so­res y pro­fe­sio­na­les de la sani­dad gozan de sala­rios algo más altos (entre 400 y 700 euros men­sua­les), pero son un sec­tor cla­ra­men­te mino­ri­ta­rio. Estos sala­rios están muy por deba­jo de los de Sudá­fri­ca, por lo que un gran núme­ro de tra­ba­ja­do­res emi­gran al país vecino, don­de se les emplea como mano de obra bara­ta.

El régi­men polí­ti­co nos retro­trae al feu­da­lis­mo. El rey Mswa­ti III es el monar­ca abso­lu­to. Mien­tras él tie­ne 14 pala­cios reales en los que viven dise­mi­na­dos él y sus 13 espo­sas (la poli­ga­mía es legal en Swa­zi­lan­dia), y rea­li­za ingen­tes gas­tos para su fami­lia que cons­ta de 250 miem­bros, un 34% de la pobla­ción acti­va está en paro y el 70% de la pobla­ción vive con menos de un dólar dia­rio. Swa­zi­lan­dia cuen­ta ade­más con un tris­te récord: es el país con más infec­ta­dos por VIH, el 39% de la pobla­ción, por lo que la espe­ran­za media de vida no lle­ga a los 50 años.

Es, ade­más, el pro­pie­ta­rio del 90% de la tie­rra de for­ma direc­ta (tie­rra rural comu­ni­ta­ria) o indi­rec­ta (gran­jas que per­te­ne­cen al rey, a pesar de que las ges­tio­nan los cam­pe­si­nos). Sólo el 10% de la tie­rra, el por­cen­ta­je sobre el que están cons­trui­das las casas y las caba­ñas para el gana­do, per­te­ne­ce a la pobla­ción. El rey sue­le orde­nar con rela­ti­va fre­cuen­cia la cons­truc­ción de dife­ren­tes obras, y no duda en expul­sar a la pobla­ción que vive en las tie­rras don­de pre­ten­de cons­truir. Hay que tener en cuen­ta que el 73% de la pobla­ción vive en áreas rura­les.

En las elec­cio­nes, los ciu­da­da­nos eli­gen a las per­so­nas que con­for­ma­rán la Asam­blea (for­ma­da por 55 miem­bros elec­tos, más otros 10 ele­gi­dos por el Rey). Ésta eli­ge, a su vez, 10 miem­bros para el Sena­do, cuya com­po­si­ción se com­ple­ta con otros 20 miem­bros ele­gi­dos por el Rey. Estas ins­ti­tu­cio­nes son mera­men­te con­sul­ti­vas, ya que el rey nom­bra a los minis­tros, ejer­ce simul­tá­nea­men­te los pode­res eje­cu­ti­vo y legis­la­ti­vo, y con­tro­la férrea­men­te el judi­cial.

Ile­ga­li­za­ción, cár­cel y tor­tu­ra

En 2008, Mswa­ti III apro­bó la Supres­sion Terro­rist Act, la ver­sión swa­zi de la Ley de Par­ti­dos espa­ño­la por la que se ile­ga­li­za­ron los prin­ci­pa­les par­ti­dos polí­ti­cos opo­si­to­res, entre los que des­ta­ca Pude­mo, cuyo pre­si­den­te Mario Masu­ku, ha esta­do cons­tan­te­men­te entran­do y salien­do de la cár­cel. La últi­ma vez fue encar­ce­la­do por hablar en el fune­ral de un acti­vis­ta polí­ti­co víc­ti­ma de la repre­sión y estu­vo diez meses encar­ce­la­do.

Pude­mo y el res­to de orga­ni­za­cio­nes opo­si­to­ras han con­for­ma­do el Fren­te Demo­crá­ti­co Uni­do de Swa­zi­lan­dia, que está denun­cian­do la situa­ción a nivel inter­na­cio­nal.

Uno de los casos más dra­má­ti­cos y recien­tes de repre­sión fue el caso de las tor­tu­ras y muer­te de Sipho Jele, un tra­ba­ja­dor y mili­tan­te sin­di­cal que el 1 de mayo de 2010 se diri­gía a la mani­fes­ta­ción con­vo­ca­da por el SFTU. Tal y como nos con­tó su tía, con la que vivía, fue dete­ni­do por lle­var una cami­se­ta del ile­ga­li­za­do Pude­mo, y dos días más tar­de, el 3 de mayo, su cadá­ver le fue entre­ga­do con evi­den­tes sig­nos de tor­tu­ra. Pese a que el caso fue denun­cia­do ante la ONU y la OIT los cul­pa­bles jamás han sido juz­ga­dos.

Swa­zi­lan­dia está atra­ve­san­do una cri­sis eco­nó­mi­ca sin pre­ce­den­tes. El Gobierno suda­fri­cano puso a Mswa­ti III como con­di­ción para otor­gar­le cré­di­tos la nece­si­dad de demo­cra­ti­zar el régi­men polí­ti­co, a lo que éste se opu­so, y, por tan­to, no reci­bió ayu­da algu­na del Gobierno de Sudá­fri­ca.

En medio de este pano­ra­ma repre­si­vo y asfi­xian­te, cada vez son más los sec­to­res de la socie­dad los que están hacien­do fren­te al régi­men abso­lu­tis­ta. Por ejem­plo, duran­te nues­tra visi­ta al país, fui­mos tes­ti­gos de una huel­ga de abo­ga­dos, que se que­ja­ban de la fal­ta de garan­tías jurí­di­cas para desa­rro­llar su tra­ba­jo, espe­cial­men­te cuan­do tie­nen algún plei­to con­tra ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les, ya que en esos casos a menu­do las deman­das no son ni siquie­ra admi­ti­das a trá­mi­te.

Los líde­res de los prin­ci­pa­les par­ti­dos polí­ti­cos, sin­di­ca­tos opo­si­to­res, orga­ni­za­cio­nes de muje­res y movi­mien­tos socia­les son en su mayo­ría jóve­nes, lo que demues­tra que algo está cam­bian­do en la socie­dad swa­zi.

Todas las fuer­zas opo­si­to­ras con­si­de­ran que la mejo­ra en el ámbi­to eco­nó­mi­co y social pasa inelu­di­ble­men­te por un cam­bio polí­ti­co y por la dero­ga­ción de la monar­quía abso­lu­tis­ta, para lo que con­si­de­ran impres­cin­di­ble la denun­cia en dife­ren­tes ins­tan­cias inter­na­cio­na­les, espe­cial­men­te, en la ONU y en la Com­mon­wealth, de la que Swa­zi­lan­dia es miem­bro.

Tal y como nos comen­tó un swa­zi, «tene­mos un her­mo­so país con reser­vas natu­ra­les, leo­nes, tigres, cebras, ríos y lagos lim­pios y ver­des mon­ta­ñas, y un pue­blo pobre, pero digno y tra­ba­ja­dor. Sólo nos sobran el rey y sus pala­cios. El día que des­apa­rez­can podre­mos empe­zar a son­reír al futu­ro. Se lo debe­mos a Sipho Jele y al res­to de los que han cai­do luchan­do».

Igor URRUTIKOETXEA | Secre­ta­rio de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les de LAB

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *