Ni jui­cio ni cas­ti­go- Ati­lio Borón

Hace pocas sema­nas la pren­sa inter­na­cio­nal infor­mó que la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff había final­men­te dado vía libre a la crea­ción de una Comi­sión de la Ver­dad para inves­ti­gar las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos come­ti­das duran­te la dic­ta­du­ra en la que, como se recor­da­rá, ella mis­ma fue cap­tu­ra­da como gue­rri­lle­ra, dete­ni­da y tor­tu­ra­da. Para sor­pre­sa de muchos la Comi­sión inves­ti­ga­rá las vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos ocu­rri­das el perío­do 1946 – 1985 en lugar de con­cen­trar­se en los años 1964 – 1979, que fue­ron aque­llos en los que se per­pe­tra­ron los crí­me­nes más abe­rran­tes. Ade­más, la Comi­sión ‑y esto es lo deci­si­vo- nació pri­va­da de la facul­tad para juz­gar y cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles de los crí­me­nes.

Como lo seña­la­ra en una entre­vis­ta con­ce­di­da al autor de esta colum­na por la pro­fe­so­ra Ani­ta Pres­tes, hija del legen­da­rio diri­gen­te comu­nis­ta Luiz Car­los Pres­tes, la Comi­sión tie­ne como misión escla­re­cer pero no podrá juz­gar a los muchos tor­tu­ra­do­res que toda­vía actúan a la luz públi­ca en Bra­sil, muchos de ellos inclu­si­ve en el ámbi­to de las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les. Un dato reve­la­dor de los limi­ta­dos alcan­ces de la Comi­sión, que algu­nos pen­sa­ron emu­la­ría los avan­ces regis­tra­dos en la Argen­ti­na, sur­ge del inci­den­te ocu­rri­do en oca­sión de la cere­mo­nia que san­cio­na­ría su crea­ción el día 18 de Noviem­bre en el Pala­cio del Pla­nal­to, en Bra­si­lia. Para esa oca­sión la pre­si­den­ta Rous­seff habría que­ri­do ‑o al menos con­sen­ti­do- que habla­ra en repre­sen­ta­ción de las víc­ti­mas de la repre­sión la pro­fe­so­ra Vera Pai­va, hija del ex-dipu­tado Rubens Pai­va, uno de los pri­me­ros des­apa­re­ci­dos por la dic­ta­du­ra mili­tar ins­ta­la­da lue­go del gol­pe de esta­do de Abril de 1964. Cono­ci­da la inten­ción de la pre­si­den­ta los tres minis­tros mili­ta­res del gabi­ne­te pre­si­den­cial mani­fes­ta­ron su más enco­na­da opo­si­ción: si Pai­va habla­ba tam­bién debe­ría hacer uso de la pala­bra un mili­tar. Resul­ta­do: Pai­va no habló y el bri­llan­te dis­cur­so que tenía pre­pa­ra­do no pudo ser leí­do. Con­clu­sión: la fun­da­men­tal supre­ma­cía civil sobre las fuer­zas arma­das es toda­vía una peli­gro­sa asig­na­tu­ra pen­dien­te en la «demo­cra­cia» bra­si­le­ña.

La dere­cha y los mili­ta­res bra­si­le­ños argu­men­ta­ron lo de siem­pre: «no reabrir heri­das ya cica­tri­za­das» y que el pro­ce­so ya había sido cerra­do con la san­ción de la Ley de Amnis­tía de Agos­to de 1979, que posi­bi­li­tó el regre­so de los exi­lia­dos al tiem­po que arro­ja­ba un espe­so man­to de olvi­do sobre las atro­ci­da­des come­ti­das en los años ante­rio­res. Lo gra­ve del caso fue que no sólo la pre­sion mili­tar hizo que Dil­ma tuvie­ra que ceder ante las deman­das cas­tren­ses: el Tri­bu­nal Supre­mo de Bra­sil se apre­su­ró a rati­fi­car la impu­ni­dad decla­ran­do que los alcan­ces de la Comi­sión de la Ver­dad no podían trans­gre­dir los lími­tes esta­ble­ci­dos por la Ley de Amnis­tía. De este modo el «escla­re­ci­mien­to» al que pue­da lle­gar la Comi­sión se verá dolo­ro­sa­men­te frus­tra­do ante la impo­si­bi­li­dad de ape­lar a la jus­ti­cia para cas­ti­gar a los cul­pa­bles. Se con­vier­te en un ejer­ci­cio lin­dan­te con lo maso­quis­ta: se exa­mi­na y com­prue­ba el cri­men has­ta en sus meno­res deta­lles pero al pre­cio de repri­mir el ansia de jus­ti­cia que ten­sa el espí­ri­tu de los fami­lia­res y ami­gos de las víc­ti­mas. Vera Pai­va podrá saber como cap­tu­ra­ron, tor­tu­ra­ron, mata­ron y des­apa­re­cie­ron a su padre pero al pre­cio de renun­ciar a su dere­cho de enjui­ciar y cas­ti­gar a los cul­pa­bles de su ase­si­na­to. Enési­ma com­pro­ba­ción de que no bas­tan las ini­cia­ti­vas «des­de arri­ba», des­de las altu­ras del esta­do: sin la pujan­za de los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos la impu­ni­dad de los repre­so­res está garan­ti­za­da. Así lo demues­tra el caso que esta­mos ana­li­zan­do y, por la inver­sa, lo que ha veni­do ocu­rrien­do en la Argen­ti­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *