[Fotos y Video] Sil­vio Rodrí­guez: Por la luz de ese ins­tan­te

Del blog Segun­da Cita

La pri­me­ra [email protected] de todo el cono sur que cono­cí, fue a Cata­li­na. Ella, sabien­do que yo era “el señor de las llu­vias”, se esca­bu­llía por aquí y por allá, bus­can­do mun­dos, supon­go secos, pero quién sabe si moja­dos…

Des­pués posé los ojos en su mamá, la que­ri­da ami­ga que­ri­da Palo­ma, que me pare­ció, como se sue­le decir en Cuba: “mujer y ami­ga”.

Cata y Paloma. Foto: Silvio RodríguezCata y Palo­ma. Foto: Sil­vio Rodrí­guez

Otro dicho que se dice en la isla es: “a la ter­ce­ra va la ven­ci­da”… pero esta vez no fue el caso, por­que la ter­ce­ra per­so­na que cono­cí fue a Saman­ta, de quien dudo que haya cono­ci­do la derro­ta.

A Pablo lo hallé en el par­queo del hotel y nos hici­mos una foto, pero has­ta que no la publi­có no caí en que… ¡era Pablo!

Unas pocas horas antes de tomar el avión, entre ensa­yos y pre­pa­ra­ti­vos, me ente­ré del honor que me haría la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Cór­do­ba. Así que las pala­bras de gra­ti­tud las ter­mi­né lle­gan­do a esa ciu­dad. En el hotel no hubo mane­ra de impri­mir­las y en los alre­de­do­res pare­cía que tam­po­co. Al fin hice una coli­ta en una pape­le­ría y pude tener en mano los tres folios. Por eso lle­gué tar­de al acto en que nos espe­ra­ba tan­to pero tan­to amor.

Teatro de la Universidad Nacional de Córdoba. Foto: Silvio RodríguezTea­tro de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Cór­do­ba. Foto: Sil­vio Rodrí­guez
Concierto en Córdoba. Foto: Silvio RodríguezCon­cier­to en Cór­do­ba. Foto: Sil­vio Rodrí­guez

La tar­de que lle­gué al hipó­dro­mo de Rosa­rio, para la prue­ba de soni­do, había varias per­so­nas en el por­tón de entra­da: un señor cor­pu­len­to, una lin­da fami­lia y unos chi­cos con gui­ta­rra. Me di cuen­ta de que uno de ellos era Die­go y saqué la cabe­za para salu­dar­lo. Con él esta­ba su ami­go Pablo Polet­to, inte­gran­te tam­bién de “Com­pa­ñe­ros poe­tas”. A la sali­da de la prue­ba tuvi­mos un inter­cam­bio de dis­pa­ros foto­grá­fi­cos y dejo tes­ti­mo­nio.

Familia. Silvia RodríguezFami­lia. Sil­vio Rodrí­guez
Señor corpulento, Pablo Poletto y Diego al fondo. Foto: Silvio RodríguezSeñor cor­pu­len­to, Pablo Polet­to y Die­go al fon­do. Foto: Sil­vio Rodrí­guez

Minu­tos des­pués, en el lobby del hotel, caí en la embos­ca­da afec­tuo­sa de Adria­na, Patri­cia y Gra­cie­la. Me sen­té unos minu­tos en los que, gra­cias a los preám­bu­los [email protected], sobra­ron expli­ca­cio­nes. Tres seño­ras son­rien­tes, en extre­mo gen­ti­les, inclu­so filo­só­fi­cas, que en la memo­ria se me gra­ba­ron como las Damas de Per­ga­mino.

Rosario. Foto: Silvio RodríguezRosa­rio. Foto: Sil­vio Rodrí­guez

Des­pués del con­cier­to de Rosa­rio, que duró tres horas, a la puer­ta del hotel me espe­ra­ban mucha­chos. Varios gri­ta­ron y uno sos­tu­vo en alto una gui­ta­rra de colo­res. No res­pon­dí por ago­ta­mien­to. Cuan­do par­tía­mos tem­prano, la maña­na siguien­te, alguien dijo que había sido una madru­ga­da de sere­na­ta. Sana envi­dia.

En el buque­bus que abor­da­mos para ir al Uru­guay había Inter­net, no muy bue­na, pero pude entrar al blog y subir men­sa­jes. Mis­te­rio de los mis­te­rios, a la puer­ta del hotel nos espe­ra­ban el chi­leno Rodri­go Riquel­me y algu­nas chi­cas. Entre ellas la nie­ta peli­rro­ja del cho­lo César Valle­jo, la que me rega­ló un libro de su abue­lo, que casi es mi padre. Les pro­me­tí lla­mar­les, pero en Mon­te­vi­deo tenía ami­gos que hacía mucho tiem­po no veía, como ese ser María Gra­vi­na.

María. Foto: Silvio RodríguezMaría. Foto: Sil­vio Rodrí­guez

Ste­lla, con su redon­da cara son­rien­te, me salu­dó a la sali­da del ensa­yo, en Cha­rrúa. Inten­té bajar del carro para hacer­nos la foto, pero las pie­dre­ci­tas del camino, las hojas en el aire y otras par­tí­cu­las se mate­ria­li­za­ron de pron­to en mul­ti­tud, por lo que ape­nas rocé el sue­lo.

Stella. Foto: Silvio RodríguezSte­lla. Foto: Sil­vio Rodrí­guez
Charrúa. Foto: Silvio RodríguezCha­rrúa. Foto: Sil­vio Rodrí­guez

Cada con­cier­to se fue hacien­do más lar­go. El de Mon­te­vi­deo había lle­ga­do a las 3 horas. Al día siguien­te hici­mos la tra­ve­sía de regre­so a Bue­nos Aires. Al rati­to de lle­gar sonó un telé­fono y era Tucú via­je­ra, que esta­ba aba­jo con Vio­le­ta Gita­na, Vivian Maria­na y Chris­tian. Fui hacia ellos y tuvi­mos una con­ver­sa ani­mo­sa, pero debía des­can­sar. Des­de la noche siguien­te nos mira­ba el esta­dio Ferro­ca­rril Oes­te.

Cuba y Los Cinco en el barrio de Caballito. Foto: Silvio RodríguezCuba y Los Cin­co en el barrio de Caba­lli­to. Foto: Sil­vio Rodrí­guez

Hacer este via­je des­pués de 6 años fue espe­cial. Sabía que nos esta­ban espe­ran­do. No alcan­cé a todos, pero poner­le pie­les, mira­das y voces a algu­nas incóg­ni­tas del éter fue­ron gran­des rega­los. Des­de antes, la pro­duc­ción tam­bién man­da­ba datos, así que sabía­mos que habría públi­co. Pero los cua­tro con­cier­tos, en los que com­par­ti­mos con algo más de 50 mil per­so­nas, bur­la­ron lo numé­ri­co con la sus­tan­cia recep­ti­va. En todos los cami­nos, ciu­da­des y esce­na­rios nos die­ron y dimos abra­zos.

Estadio Ferrocarril Oeste. Foto: Silvio RodríguezEsta­dio Ferro­ca­rril Oes­te. Foto: Sil­vio Rodrí­guez

En los últi­mos minu­tos de la últi­ma fun­ción, que pare­cía inter­mi­na­ble, no sé por qué miré hacia arri­ba y vi des­cen­der una llu­via de pape­les bri­llan­tes. Afi­nan­do los ojos alcan­cé a ver que los bal­co­nes de los edi­fi­cios que rodean el esta­dio esta­ban reple­tos de per­so­nas que nos salu­da­ban con los bra­zos en alto, como los que esta­ban en la can­cha. Por un momen­to no supe si esta­ba en Caba­lli­to o en algún barrio de La Haba­na. Enton­ces recor­dé que allá, aquí, don­de­quie­ra somos lo mis­mo.

Por la luz de ese ins­tan­te hubie­ra vali­do la pena empe­zar de nue­vo.

Foto: Silvio RodríguezFoto: Sil­vio Rodrí­guez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *