Colom­bia: una his­to­ria rein­ven­ta­da para favo­re­cer la impu­ni­dad- Mira­ri Isasi

Mien­tras el Esta­do colom­biano rein­ven­ta la his­to­ria para ocul­tar el alto índi­ce de impu­ni­dad, el 90%, fren­te a los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, las víc­ti­mas siguen pidien­do jus­ti­cia y recla­man polí­ti­cas públi­cas sobre la memoria.

El Esta­do colom­biano ha apli­ca­do de for­ma sis­te­má­ti­ca duran­te déca­das polí­ti­cas para aca­bar con las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, estu­dian­ti­les, socia­les… Y lo pode­mos pro­bar. Pode­mos pro­bar que a par­tir de 2003, gru­pos espe­cia­les de los ser­vi­cios de Inte­li­gen­cia (DAS) se encar­ga­ron de espiar a las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos y sin­di­ca­tos para neu­tra­li­zar­los, des­pres­ti­giar­los y ate­mo­ri­zar­los y así poner fin a sus denun­cias, y tam­bién pode­mos pro­bar que era una estra­te­gia sis­te­má­ti­ca y diri­gi­da por el Esta­do». Yes­si­ka Johan­na Hoyos Mora­les, miem­bro del Colec­ti­vo de Abo­ga­dos José Alvear Res­tre­po y tam­bién de H.I.J.O.S. Colom­bia, que agru­pa a hijos e hijas de víc­ti­mas de vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos, no mues­tra un ápi­ce de duda.

A pesar de la per­se­cu­ción y cri­mi­na­li­za­ción de la disi­den­cia polí­ti­ca y los inten­tos de des­le­gi­ti­ma­ción a los que son some­ti­dos los defen­so­res de los dere­chos huma­nos y las pro­pias víc­ti­mas de los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, se mues­tra fir­me cuan­do denun­cia la vio­len­cia del Esta­do, el pan de cada día en Colom­bia, don­de las auto­ri­da­des tra­tan de ocul­tar las masa­cres, los des­apa­re­ci­dos, los fal­sos posi­ti­vos, los des­pla­za­mien­tos for­zo­sos y la acti­vi­dad para­mi­li­tar, cuya des­mo­vi­li­za­ción fue una «men­ti­ra», ase­gu­ra. Pero más alar­man­te que esas cifras de vul­ne­ra­ción de dere­chos es el índi­ce de impu­ni­dad, el 90%, de sus auto­res, tan­to direc­tos como inte­lec­tua­les, y los inten­tos de las auto­ri­da­des de seguir ampa­ran­do e inclu­so favo­re­cien­do esa situación.

La abo­ga­da colom­bia­na rela­tó en Bil­bo, a don­de acu­dió invi­ta­da por las orga­ni­za­cio­nes Aska­pe­na, Ahaz­tuak 1936 – 1977 y ACLAI (Aso­cia­ción Cul­tu­ral Lati­no­ame­ri­ca­na de Inmi­gran­tes), la reali­dad que no cuen­tan los gran­des medios de comu­ni­ca­ción sobre los dere­chos huma­nos en Colom­bia, don­de con­ti­núan las masa­cres y las luchas socia­les a pesar de esa ima­gen «dia­lo­gan­te» que tra­ta de ven­der el Gobierno de Juan Manuel San­tos, quien fue titu­lar de Defen­sa en el Eje­cu­ti­vo de Álva­ro Uri­be, en la épo­ca en que se pro­du­je­ron los fal­sos posi­ti­vos. En la capi­tal viz­cai­na, Hoyos rei­vin­di­có jus­ti­cia y memo­ria para aca­bar pre­ci­sa­men­te con la impu­ni­dad, una prác­ti­ca fomen­ta­da por la pro­pia Ley de Jus­ti­cia y Paz, supues­ta­men­te para la des­mo­vi­li­za­ción de los para­mi­li­ta­res, y cuyos prin­ci­pios eran ver­dad, jus­ti­cia y memoria.

Cali­fi­ca de «indig­nan­te» que muchas de las 30.000 des­mo­vi­li­za­cio­nes fue­ran fal­sas, que los des­mo­vi­li­za­dos no con­ta­ran la ver­dad ni entre­ga­ran los bie­nes roba­dos. «Hoy se está rees­cri­bien­do y rein­ven­tan­do la his­to­ria para ocul­tar la impu­ni­dad fren­te a los gra­ves crí­me­nes de lesa huma­ni­dad» en Colom­bia, don­de más sin­di­ca­lis­tas han sido eje­cu­ta­dos ‑2.800; este año ya son 23‑, don­de los líde­res estu­dian­ti­les están ame­na­za­dos, don­de rec­to­res uni­ver­si­ta­rios vin­cu­la­dos a los para­mi­li­ta­res cola­bo­ran en la muer­te de sus pro­fe­so­res, don­de se per­si­gue a abo­ga­dos, líde­res socia­les y defen­so­res de los dere­chos huma­nos, siem­pre con el pre­tex­to de supues­tos víncu­los o per­te­nen­cia a orga­ni­za­cio­nes guerrilleras.

Así el poder mili­tar, que cree haber gana­do la gue­rra en el cam­po mili­tar, crea el con­cep­to de la «gue­rra jurí­di­ca» para eli­mi­nar a la disi­den­cia y con­tra­rres­tar la labor de las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, que han con­se­gui­do enviar a pri­sión a 1.800 mili­ta­res y a las que tachan de «bra­zo jurí­di­co de las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras». Pero, como dice Hoyos, «no se pue­de uti­li­zar el con­flic­to arma­do para jus­ti­fi­car vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos» y ase­gu­ra que «noso­tros no tene­mos nece­si­dad de inven­tar nada, lo nece­si­ta el Ejér­ci­to que come­te los crímenes».

Tie­ne cla­ro que Colom­bia sigue pri­man­do la impu­ni­dad, ade­más, por­que favo­re­ce la implan­ta­ción de deter­mi­na­do mode­lo eco­nó­mi­co, el de los Tra­ta­dos de Libre Comer­cio, que no sólo vio­lan la sobe­ra­nía sino que des­pla­zan a comu­ni­da­des ente­ras para apro­piar­se de sus tie­rras. Por eso sub­ra­ya que la recien­te­men­te apro­ba­da Ley de Víc­ti­mas y Tie­rras «no va a supo­ner la devo­lu­ción de las tie­rras roba­das, sino su lega­li­za­ción para que las mul­ti­na­cio­na­les pue­dan hacer­se con ellas. Los cam­pe­si­nos no van a vol­ver nun­ca a ellas».

Ante esta situa­ción, exi­ge jus­ti­cia y el impul­so de polí­ti­cas públi­cas que apor­ten a la recu­pe­ra­ción y reva­lo­ri­za­ción de la memo­ria, no la del Esta­do. «La lucha por la memo­ria está ple­na­men­te vigen­te y será dura y difí­cil por­que quie­ren aca­llar­nos». Una apor­ta­ción impor­tan­te a esa lucha será, sin duda, con­se­guir que se inves­ti­gue y pro­ce­se a Uri­be en rela­ción al para­mi­li­ta­ris­mo y sus crí­me­nes. La espe­ran­za se la da el pue­blo peruano que con­si­guió juz­gar y con­de­nar a Alber­to Fujimori.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.