Colom­bia: una his­to­ria rein­ven­ta­da para favo­re­cer la impu­ni­dad- Mira­ri Isa­si

Mien­tras el Esta­do colom­biano rein­ven­ta la his­to­ria para ocul­tar el alto índi­ce de impu­ni­dad, el 90%, fren­te a los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, las víc­ti­mas siguen pidien­do jus­ti­cia y recla­man polí­ti­cas públi­cas sobre la memo­ria.

El Esta­do colom­biano ha apli­ca­do de for­ma sis­te­má­ti­ca duran­te déca­das polí­ti­cas para aca­bar con las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, estu­dian­ti­les, socia­les… Y lo pode­mos pro­bar. Pode­mos pro­bar que a par­tir de 2003, gru­pos espe­cia­les de los ser­vi­cios de Inte­li­gen­cia (DAS) se encar­ga­ron de espiar a las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos y sin­di­ca­tos para neu­tra­li­zar­los, des­pres­ti­giar­los y ate­mo­ri­zar­los y así poner fin a sus denun­cias, y tam­bién pode­mos pro­bar que era una estra­te­gia sis­te­má­ti­ca y diri­gi­da por el Esta­do». Yes­si­ka Johan­na Hoyos Mora­les, miem­bro del Colec­ti­vo de Abo­ga­dos José Alvear Res­tre­po y tam­bién de H.I.J.O.S. Colom­bia, que agru­pa a hijos e hijas de víc­ti­mas de vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos, no mues­tra un ápi­ce de duda.

A pesar de la per­se­cu­ción y cri­mi­na­li­za­ción de la disi­den­cia polí­ti­ca y los inten­tos de des­le­gi­ti­ma­ción a los que son some­ti­dos los defen­so­res de los dere­chos huma­nos y las pro­pias víc­ti­mas de los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, se mues­tra fir­me cuan­do denun­cia la vio­len­cia del Esta­do, el pan de cada día en Colom­bia, don­de las auto­ri­da­des tra­tan de ocul­tar las masa­cres, los des­apa­re­ci­dos, los fal­sos posi­ti­vos, los des­pla­za­mien­tos for­zo­sos y la acti­vi­dad para­mi­li­tar, cuya des­mo­vi­li­za­ción fue una «men­ti­ra», ase­gu­ra. Pero más alar­man­te que esas cifras de vul­ne­ra­ción de dere­chos es el índi­ce de impu­ni­dad, el 90%, de sus auto­res, tan­to direc­tos como inte­lec­tua­les, y los inten­tos de las auto­ri­da­des de seguir ampa­ran­do e inclu­so favo­re­cien­do esa situa­ción.

La abo­ga­da colom­bia­na rela­tó en Bil­bo, a don­de acu­dió invi­ta­da por las orga­ni­za­cio­nes Aska­pe­na, Ahaz­tuak 1936 – 1977 y ACLAI (Aso­cia­ción Cul­tu­ral Lati­no­ame­ri­ca­na de Inmi­gran­tes), la reali­dad que no cuen­tan los gran­des medios de comu­ni­ca­ción sobre los dere­chos huma­nos en Colom­bia, don­de con­ti­núan las masa­cres y las luchas socia­les a pesar de esa ima­gen «dia­lo­gan­te» que tra­ta de ven­der el Gobierno de Juan Manuel San­tos, quien fue titu­lar de Defen­sa en el Eje­cu­ti­vo de Álva­ro Uri­be, en la épo­ca en que se pro­du­je­ron los fal­sos posi­ti­vos. En la capi­tal viz­cai­na, Hoyos rei­vin­di­có jus­ti­cia y memo­ria para aca­bar pre­ci­sa­men­te con la impu­ni­dad, una prác­ti­ca fomen­ta­da por la pro­pia Ley de Jus­ti­cia y Paz, supues­ta­men­te para la des­mo­vi­li­za­ción de los para­mi­li­ta­res, y cuyos prin­ci­pios eran ver­dad, jus­ti­cia y memo­ria.

Cali­fi­ca de «indig­nan­te» que muchas de las 30.000 des­mo­vi­li­za­cio­nes fue­ran fal­sas, que los des­mo­vi­li­za­dos no con­ta­ran la ver­dad ni entre­ga­ran los bie­nes roba­dos. «Hoy se está rees­cri­bien­do y rein­ven­tan­do la his­to­ria para ocul­tar la impu­ni­dad fren­te a los gra­ves crí­me­nes de lesa huma­ni­dad» en Colom­bia, don­de más sin­di­ca­lis­tas han sido eje­cu­ta­dos ‑2.800; este año ya son 23‑, don­de los líde­res estu­dian­ti­les están ame­na­za­dos, don­de rec­to­res uni­ver­si­ta­rios vin­cu­la­dos a los para­mi­li­ta­res cola­bo­ran en la muer­te de sus pro­fe­so­res, don­de se per­si­gue a abo­ga­dos, líde­res socia­les y defen­so­res de los dere­chos huma­nos, siem­pre con el pre­tex­to de supues­tos víncu­los o per­te­nen­cia a orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras.

Así el poder mili­tar, que cree haber gana­do la gue­rra en el cam­po mili­tar, crea el con­cep­to de la «gue­rra jurí­di­ca» para eli­mi­nar a la disi­den­cia y con­tra­rres­tar la labor de las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, que han con­se­gui­do enviar a pri­sión a 1.800 mili­ta­res y a las que tachan de «bra­zo jurí­di­co de las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras». Pero, como dice Hoyos, «no se pue­de uti­li­zar el con­flic­to arma­do para jus­ti­fi­car vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos» y ase­gu­ra que «noso­tros no tene­mos nece­si­dad de inven­tar nada, lo nece­si­ta el Ejér­ci­to que come­te los crí­me­nes».

Tie­ne cla­ro que Colom­bia sigue pri­man­do la impu­ni­dad, ade­más, por­que favo­re­ce la implan­ta­ción de deter­mi­na­do mode­lo eco­nó­mi­co, el de los Tra­ta­dos de Libre Comer­cio, que no sólo vio­lan la sobe­ra­nía sino que des­pla­zan a comu­ni­da­des ente­ras para apro­piar­se de sus tie­rras. Por eso sub­ra­ya que la recien­te­men­te apro­ba­da Ley de Víc­ti­mas y Tie­rras «no va a supo­ner la devo­lu­ción de las tie­rras roba­das, sino su lega­li­za­ción para que las mul­ti­na­cio­na­les pue­dan hacer­se con ellas. Los cam­pe­si­nos no van a vol­ver nun­ca a ellas».

Ante esta situa­ción, exi­ge jus­ti­cia y el impul­so de polí­ti­cas públi­cas que apor­ten a la recu­pe­ra­ción y reva­lo­ri­za­ción de la memo­ria, no la del Esta­do. «La lucha por la memo­ria está ple­na­men­te vigen­te y será dura y difí­cil por­que quie­ren aca­llar­nos». Una apor­ta­ción impor­tan­te a esa lucha será, sin duda, con­se­guir que se inves­ti­gue y pro­ce­se a Uri­be en rela­ción al para­mi­li­ta­ris­mo y sus crí­me­nes. La espe­ran­za se la da el pue­blo peruano que con­si­guió juz­gar y con­de­nar a Alber­to Fuji­mo­ri.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *