La Nava­rra sin­gu­lar- Israel Gonzalez

Nava­rra sin­gu­lar esta que nos toca vivir, más toda­vía en épo­ca de cri­sis y con gober­nan­tes como los que tene­mos. Nava­rra sin­gu­lar digo, por no uti­li­zar cali­fi­ca­ti­vos de más grue­so cali­bre que nues­tra situa­ción de des­em­plea­dos, como la de muchos otros miles en Nava­rra has­ta lle­gar a los 45.000, y la acción de nues­tros polí­ti­cos gober­nan­tes, nos invi­tan a usar. Nos explicamos.

Sin­gu­lar cuan­to menos son los hechos que se vie­nen suce­dien­do en un espa­cio de tiem­po rela­ti­va­men­te cor­to, cuan­do no de juz­ga­do de guar­dia o más alta ins­tan­cia judi­cial. Hemos asis­ti­do a una repre­sen­ta­ción de tea­tro en la que de mane­ra pau­la­ti­na han des­trui­do empleo públi­co recor­tan­do ofer­tas u opti­mi­zan­do plan­ti­llas (edu­ca­ción, osa­sun­bi­dea,…) en lugar de poten­ciar­lo. Hemos vis­to unos ser­vi­cios socia­les colap­sa­dos que han reci­bi­do meda­llas a la exce­len­cia como el ser­vi­cio esta­tal de empleo. Val­ga para un pró­xi­mo pre­mio, que nos tras­la­dó per­so­nal­men­te su direc­tor que sus tra­ba­ja­do­res esta­ban allí has­ta las 19.00 horas para ter­mi­nar las soli­ci­tu­des. Qué apli­ca­dos los chi­cos con la de gen­te que hay en el paro. O cómo se han recor­ta­do los dere­chos de los que nos encon­tra­mos en des­em­pleo eli­mi­nan­do la ren­ta bási­ca o recor­tan­do la dura­ción de los con­tra­tos de empleo social.

Nues­tra sor­pre­sa vino, bueno, sien­do sin­ce­ros no pode­mos hablar de sor­pre­sa, cuan­do está­ba­mos escri­bien­do este tex­to. Y es que lejos de aca­bar­se la obra de tea­tro la des­fa­cha­tez, los recor­tes y las men­ti­ras con­ti­núan como en un cule­brón que no pare­ce dis­pues­to a ter­mi­nar­se: Bar­ci­na pasean­do por Lan­da­ben e intu­yen­do una des­truc­ción de empleo que casua­li­dad sale a la luz el día des­pués de las elec­cio­nes nun­ca antes. Des­de estas líneas nues­tra soli­da­ri­dad hacia estos curre­las. O las deci­sio­nes de su suce­sor en el ayun­ta­mien­to, encar­gan­do setos por valor de 30.000 euros y a la vez opti­mi­zan­do plan­ti­lla (entién­da­se 30 curros menos) con la excu­sa del no hay dinero.

Esta­mos har­tos de vues­tro cule­brón de los recor­tes y la des­truc­ción de empleo, don­de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les se con­vier­ten en las pro­ta­go­nis­tas de vues­tras medi­das, aun­que una y mil veces cho­quen con la cru­da reali­dad. De vues­tros mara­vi­llo­sos pla­nes de empleo, que solo lo des­tru­yen o en el mejor de los casos los precarizan.

Es hora de las medi­das con­cre­tas y radi­ca­les, entién­da­se por radi­ca­les que vayan a resol­ver el pro­ble­ma de raíz. Tene­mos que prohi­bir por ley las horas extras en la fun­ción públi­ca y las sub­con­tra­tas, penar­las en el sec­tor pri­va­do, mejo­rar los ser­vi­cios públi­cos aumen­tan­do plan­ti­llas y ser­vi­cios (dine­ro hay, lo que hay que hacer es gas­tar­lo en lo impor­tan­te) e ir acer­cán­do­nos a la reduc­ción de la jor­na­da labo­ral para poder tra­ba­jar todos. Jun­to con ello, hay que hacer un buen segui­mien­to indi­vi­dua­li­za­do de las per­so­nas en paro: per­fil pro­fe­sio­nal y cur­sos ade­cua­dos para reci­clar­se labo­ral­men­te, y que el ser­vi­cio nava­rro de empleo sea el úni­co ges­tor de las polí­ti­cas de empleo. En 2010 solo ges­tio­nó el 10% de las ofertas.

Estas medi­das, jun­to con la lucha social y labo­ral, es la que nos pue­den sacar de la cri­sis. Tene­mos que dar una res­pues­ta a la medi­da de los recor­tes que están ponien­do en mar­cha. Noso­tros, las per­so­nas en paro, lo esta­mos hacien­do. Nece­si­ta­mos del tra­ba­jo de muchos y de la soli­da­ri­dad de otros tantos.

¡A la calle con­tra la mayor ofen­si­va que hemos sufri­do en décadas!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.