Egip­to: Segun­do acto del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio

La situa­ción de Egip­to mues­tra que las polí­ti­cas impe­ria­lis­tas, inclu­so la inter­ven­ción direc­ta como en Libia, no han sido sufi­cien­tes para rever­tir el esta­do de rebe­lión

La bru­tal repre­sión poli­cial con­tra un redu­ci­do gru­po de mani­fes­tan­tes en la pla­za Tah­rir el pasa­do 1911 fue el deto­nan­te de una impo­nen­te movi­li­za­ción popu­lar que fue cre­cien­do en núme­ro y radi­ca­li­za­ción con el correr de los días. La polí­ti­ca del gobierno del Con­se­jo Supre­mo de las Fuer­zas Arma­das (CSFA) de tra­tar de dete­ner esta nue­va olea­da de mani­fes­ta­cio­nes con las fuer­zas poli­cia­les de la Segu­ri­dad Cen­tral que dis­pa­ra­ron gases tóxi­cos, balas de goma y de plo­mo dejan­do 35 muer­tos y más de 2000 heri­dos, tuvo un resul­ta­do con­tra­rio al espe­ra­do por la Jun­ta Mili­tar: cien­tos de miles de per­so­nas en las calles del Cai­ro, Ale­jan­dría, Suez y otras ciu­da­des impor­tan­tes del país exi­gie­ron que se vaya el gobierno mili­tar y su jefe, el maris­cal M. Tan­ta­wi, que asu­mió tras la caí­da de la dic­ta­du­ra proim­pe­ria­lis­ta de Muba­rak. Esta cri­sis esta­lló a solo una sema­na de las elec­cio­nes para el cuer­po legis­la­ti­vo encar­ga­do de redac­tar la nue­va Cons­ti­tu­ción, que iban a rea­li­zar­se el 2811.

Si duran­te las jor­na­das que lle­va­ron a la caí­da de Muba­rak el ejér­ci­to se pre­sen­tó como “ami­go del pue­blo”, ganán­do­se la con­fian­za para asu­mir la “tran­si­ción”, des­pués de la expe­rien­cia de nue­ve meses de gobierno mili­tar, esa ilu­sión ya no exis­te: el apa­ra­to repre­si­vo del régi­men de Muba­rak sigue intac­to; con­ti­núa rigien­do la ley de emer­gen­cia que per­mi­te deten­cio­nes arbi­tra­rias; alre­de­dor de 12.000 acti­vis­tas han sido dete­ni­dos, tor­tu­ra­dos y pro­ce­sa­dos por tri­bu­na­les mili­ta­res, en algu­nos casos solo por cri­ti­car en un artícu­lo al maris­cal Tan­ta­wi. La jun­ta mili­tar apro­bó una nue­va legis­la­ción que prohí­be el dere­cho a huel­ga y la orga­ni­za­ción obre­ra inde­pen­dien­te mien­tras que las con­di­cio­nes de vida de los tra­ba­ja­do­res, de los jóve­nes que son los que más sufren el des­em­pleo y de las masas popu­la­res, han segui­do dete­rio­rán­do­se.

La gota que col­mó el vaso fue el anun­cio de las lla­ma­das “nor­mas supra­cons­ti­tu­cio­na­les” por medio de las cua­les el ejér­ci­to se reser­va­ba para sí la potes­tad abso­lu­ta sobre las cues­tio­nes mili­ta­res (como el pre­su­pues­to, que inclu­ye la “ayu­da” nor­te­ame­ri­ca­na de 1.300 millo­nes de dóla­res) y el dere­cho de vetar cual­quier artícu­lo de la nue­va Cons­ti­tu­ción –que aún debe redac­tar­se- que a su jui­cio aten­te con­tra los “prin­ci­pios bási­cos del esta­do”. A esto se suma que el CSFA tenía pla­nea­do que­dar­se en el poder al menos has­ta 2013.

Inclu­so la Her­man­dad Musul­ma­na, la prin­ci­pal orga­ni­za­ción polí­ti­co-reli­gio­sa del país, que fue el prin­ci­pal sos­tén del gobierno mili­tar y duran­te estos meses ha boi­co­tea­do toda movi­li­za­ción, se vio obli­ga­da ini­cial­men­te a lla­mar a movi­li­zar con­tra las leyes “supra­cons­ti­tu­cio­na­les” de la Jun­ta mili­tar, por­que ve que esa medi­da tam­bién está diri­gi­da a fre­nar su obje­ti­vo de dar­le al isla­mis­mo ran­go cons­ti­tu­cio­nal, o even­tual­men­te obs­ta­cu­li­zar su acce­so al gobierno.

Ante la pro­fun­di­za­ción de la cri­sis, renun­ció el pri­mer minis­tro, Essam Sha­raf, y su gabi­ne­te, un gobierno “civil” títe­re del ejér­ci­to y el 2211 el Maris­cal Tan­ta­wi se diri­gió al país anun­cian­do el acuer­do al que había lle­ga­do con la Her­man­dad Musul­ma­na y otros par­ti­dos de man­te­ner las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del 2811, con­for­mar un gobierno de “sal­va­ción nacio­nal” y rea­li­zar elec­cio­nes pre­si­den­cia­les a media­dos de julio de 2012. Pero el pac­to entre los mili­ta­res y los isla­mis­tas no fue sufi­cien­te para cerrar la cri­sis. La per­cep­ción de la cola­bo­ra­ción abier­ta de la Her­man­dad Musul­ma­na con el CSFA ya pro­du­jo una frac­tu­ra en sus filas juve­ni­les y lle­vó a que uno de sus diri­gen­tes fue­ra expul­sa­do de la pla­za Tah­rir, inclu­so antes de que fue­ra anun­cia­do el diá­lo­go con la jun­ta mili­tar. Lue­go del dis­cur­so de Tan­ta­wi las calles se lle­na­ron de mani­fes­tan­tes pidien­do el fin del gobierno.

Al cie­rre de este artícu­lo, miles de mani­fes­tan­tes, en su gran mayo­ría jóve­nes, muchos de ellos tra­ba­ja­do­res y pro­ce­den­tes de sec­to­res popu­la­res, man­te­nían una bata­lla cam­pal en las inme­dia­cio­nes de la pla­za Tah­rir con­tra la poli­cía mili­tar, diri­gi­da por el Minis­te­rio del Inte­rior y cus­to­dia­da por las fuer­zas arma­das. El inten­to ofen­si­vo del CSFA de per­pe­tuar­se en el poder y man­te­ner lo cen­tral del régi­men ante­rior a fuer­za de repre­sión a los tra­ba­ja­do­res y la van­guar­dia juve­nil esta­ba por fue­ra de la rela­ción de fuer­zas esta­ble­ci­da en febre­ro, de esa mane­ra ter­mi­nó dan­do lugar a la situa­ción más explo­si­va des­de las movi­li­za­cio­nes que ter­mi­na­ron con la caí­da de Muba­rak, relan­zan­do el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio.

Una cri­sis para el impe­ria­lis­mo

La situa­ción abier­ta en Egip­to mues­tra que las dis­tin­tas polí­ti­cas impe­ria­lis­tas que inclu­yen des­víos con “gobier­nos de tran­si­ción”, apo­yo a la repre­sión abier­ta como en Bah­rein e inclu­so la inter­ven­ción direc­ta como la OTAN en Libia, no han sido sufi­cien­tes para rever­tir el esta­do de rebe­lión en que se encuen­tra la región, a casi un año de ini­cia­da la “pri­ma­ve­ra ára­be”.

EE.UU. es el prin­ci­pal sos­tén del gobierno mili­tar egip­cio y fue el prin­ci­pal artí­fi­ce de la “tran­si­ción”. Más allá de la hipo­cre­sía de Oba­ma, al igual que hizo duran­te el levan­ta­mien­to de enero-febre­ro, cuan­do has­ta últi­mo momen­to sos­tu­vo a Muba­rak, su polí­ti­ca aho­ra es pre­ser­var lo más que se pue­da el poder mili­tar para man­te­ner el “orden” repri­mien­do a los sec­to­res más radi­ca­li­za­dos del movi­mien­to de masas, y actuar de con­tra­pe­so a un even­tual gobierno con influen­cia del isla­mis­mo mode­ra­do, que es una de las pers­pec­ti­vas pro­ba­bles en caso de que la Her­man­dad Musul­ma­na logre afir­mar­se como la prin­ci­pal fuer­za polí­ti­ca. Es que para EE.UU. el ejér­ci­to es el pilar del esta­do capi­ta­lis­ta egip­cio y la garan­tía de sus intere­ses en el Medio Orien­te, entre ellos la paz con el Esta­do de Israel y el rol de poli­cía que jue­ga el ejér­ci­to y el régi­men para man­te­ner some­ti­do al pue­blo pales­tino, lo que peli­gra­ría si las masas hicie­ran tam­ba­lear su poder.

¡Aba­jo la Jun­ta Mili­tar! No a la tram­pa del “gobierno de sal­va­ción”

Los mili­ta­res, la Her­man­dad Musul­ma­na, los sec­to­res sala­fis­tas (isla­mis­tas más extre­mos) y par­ti­dos libe­ra­les, acom­pa­ña­dos por orga­ni­za­cio­nes refor­mis­tas que bus­can limi­tar el pro­ce­so ini­cia­do en enero-febre­ro a con­se­guir solo algu­nas con­ce­sio­nes demo­crá­ti­cas for­ma­les, han lle­ga­do a un acuer­do de poner en pie un “gobierno de sal­va­ción nacio­nal” tras el cual segui­rían ejer­cien­do el poder las fuer­zas arma­das. Inclu­so se espe­cu­la con que M. El Bara­dei, que tie­ne cier­to peso en sec­to­res de las cla­ses medias, esta­ría dis­pues­to a asu­mir al fren­te de ese gobierno. De esta mane­ra bus­can des­ac­ti­var las movi­li­za­cio­nes y tra­tar de recu­pe­rar legi­ti­mi­dad para rea­li­zar las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en las que el Par­ti­do de la Jus­ti­cia y la Liber­tad, orga­ni­za­ción polí­ti­ca de la Her­man­dad Musul­ma­na, espe­ra impo­ner­se. Esta polí­ti­ca cuen­ta con el apo­yo de EE.UU. y otras poten­cias impe­ria­lis­tas que ven el peli­gro de que se pro­fun­di­ce el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Ade­más de la Her­man­dad Musul­ma­na, que tie­ne un peso de masas tan­to entre sec­to­res bur­gue­ses y medios como en las capas más empo­bre­ci­das de la pobla­ción, varias orga­ni­za­cio­nes con influen­cia en las movi­li­za­cio­nes tra­ba­jan a favor de esta sali­da reac­cio­na­ria, entre ellas la Coa­li­ción Juve­nil Revo­lu­cio­na­ria que bus­ca impo­ner la con­sig­na de “tras­pa­so del poder a un gobierno civil”.

Sin embar­go, has­ta el momen­to pare­ce difí­cil que este inten­to del ejér­ci­to y la cla­se domi­nan­te de des­viar con un recam­bio cos­mé­ti­co del per­so­nal polí­ti­co sea sufi­cien­te para cerrar el ciclo abier­to en enero. Los moto­res que impul­san el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en Egip­to, como una de las expre­sio­nes más avan­za­das de la “pri­ma­ve­ra ára­be”, son pro­fun­dos y com­bi­nan aspi­ra­cio­nes demo­crá­ti­cas lue­go de sopor­tar déca­das de des­po­tis­mo y dic­ta­du­ras, con deman­das estruc­tu­ra­les como el tra­ba­jo, el sala­rio y el odio a la eli­te mili­tar y civil que se vie­ne enri­que­cien­do a cos­ta de la pobre­za y el some­ti­mien­to de la gran mayo­ría de la pobla­ción, en el mar­co de una cri­sis his­tó­ri­ca del capi­ta­lis­mo.

Jus­ta­men­te estas deman­das lle­va­ron a que jun­to con la movi­li­za­ción de las cla­ses medias urba­nas empo­bre­ci­das, los jóve­nes y los des­ocu­pa­dos, la cla­se obre­ra inter­vi­nie­ra de mane­ra deci­si­va para ace­le­rar la caí­da de Muba­rak y que, una vez ins­ta­la­do el gobierno de la Jun­ta Mili­tar, siguie­ra una olea­da de huel­gas sin pre­ce­den­tes con rei­vin­di­ca­cio­nes polí­ti­cas como la expul­sión de las fábri­cas de los geren­tes liga­dos a la dic­ta­du­ra, y un pro­ce­so de orga­ni­za­ción de sin­di­ca­tos inde­pen­dien­tes con­tra la buro­cra­cia sin­di­cal. Algu­nos sec­to­res, como los tra­ba­ja­do­res tex­ti­les de She­bin al-Kom, al nor­te de El Cai­ro, impu­sie­ron con su lucha la rena­cio­na­li­za­ción de tres plan­tas que habían sido pri­va­ti­za­das en 2007. En sep­tiem­bre, miles de médi­cos, tra­ba­ja­do­res de la salud, de la edu­ca­ción y del trans­por­te man­tu­vie­ron una huel­ga his­tó­ri­ca.

La gran lec­ción del pro­ce­so Egip­cio (y de la “pri­ma­ve­ra ára­be” en gene­ral) es que nin­gu­na de las deman­das estruc­tu­ra­les pro­fun­das del movi­mien­to de masas pue­de ser resuel­ta en los mar­cos del capi­ta­lis­mo y que no alcan­za con derri­bar a un gobierno, por más reac­cio­na­rio que sea, sino que es nece­sa­rio des­truir el esta­do bur­gués y las rela­cio­nes socia­les de explo­ta­ción en las que se basa. (…)

Pano­ra­ma Inter­na­cio­nal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *