Vic­to­ria inau­gu­ral- Car­lo Fra­bet­ti

Y si digo “de la izquier­da” y no “de la izquier­da aber­tza­le”, no es para res­tar­les méri­to a los pro­ta­go­nis­tas indis­cu­ti­bles de esta vic­to­ria his­tó­ri­ca, sino para sub­ra­yar el hecho de que la izquier­da toda se bene­fi­cia de ella y ha de hacer­la suya.

Si nece­sa­rio es apren­der de los erro­res, no lo es menos apren­der de los acier­tos. La cola­bo­ra­ción de las orga­ni­za­cio­nes izquier­dis­tas de ámbi­to esta­tal con las inde­pen­den­tis­tas y sobe­ra­nis­tas, que se hizo visi­ble con la can­di­da­tu­ra a las elec­cio­nes euro­peas de Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta, tie­ne que ser un obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo (como lo será del poder, aho­ra más que nun­ca, inten­tar divi­dir­nos). Y ana­li­zar las cla­ves del éxi­to de la izquier­da aber­tza­le, pre­ci­sa­men­te por las enor­mes difi­cul­ta­des que ha teni­do que supe­rar, es una tarea a la que hemos de dedi­car toda nues­tra capa­ci­dad de refle­xión y aná­li­sis.

Al igual que la revo­lu­ción cuba­na, la lucha del pue­blo vas­co por la auto­de­ter­mi­na­ción y el socia­lis­mo ha demos­tra­do que la resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta es posi­ble inclu­so en las cir­cuns­tan­cias más adver­sas. Ni el blo­queo cri­mi­nal de Esta­dos Uni­dos en el caso de Cuba, ni la bru­tal repre­sión de los esta­dos espa­ñol y fran­cés en el de Eus­kal Herria, han podi­do doble­gar a un pue­blo cohe­sio­na­do por la soli­da­ri­dad revo­lu­cio­na­ria y dota­do de una orga­ni­za­ción polí­ti­ca efi­caz. Y por orga­ni­za­ción polí­ti­ca efi­caz solo se pue­de enten­der la que par­te de las bases y se entre­ve­ra, res­pe­tán­do­lo y refor­zán­do­lo, con el teji­do social de un país, con sus luchas y rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res. En este sen­ti­do, una de las cla­ves del éxi­to de la izquier­da aber­tza­le ha sido su ple­na iden­ti­fi­ca­ción del socia­lis­mo con las otras dos gran­des corrien­tes trans­for­ma­do­ras de nues­tro tiem­po: el femi­nis­mo y el eco­lo­gis­mo.

Lucha de cla­ses, géne­ros y espe­cies: tres ramas inse­pa­ra­bles de un mis­mo tron­co. Inde­pen­den­tis­mo e inter­na­cio­na­lis­mo: dos caras de una mis­ma mone­da. La izquier­da aber­tza­le ha sido, pro­ba­ble­men­te, la pri­me­ra en enten­der­lo y en con­ver­tir­lo en pra­xis revo­lu­cio­na­ria.

A con­ti­nua­ción, para abun­dar en lo dicho y aun a ries­go de pecar de insis­ten­te, repe­ti­ré algu­nas de las cosas que dije hace años en artícu­los como El tama­ño de la revo­lu­ción o Cuba y Eus­kal Herria:

Todas las dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas com­par­ten un méto­do común, que, en esque­ma, es el siguien­te: se empie­za por reu­nir infor­ma­ción sobre una deter­mi­na­da mate­ria, a par­tir de esa infor­ma­ción se ela­bo­ra una hipó­te­sis, en fun­ción de esa hipó­te­sis se rea­li­za una serie de pre­dic­cio­nes, y por últi­mo se com­prue­ba expe­ri­men­tal­men­te si esas pre­dic­cio­nes son correc­tas; en caso afir­ma­ti­vo, la hipó­te­sis que­da con­fir­ma­da (o, mejor dicho, refor­za­da, pues la con­fir­ma­ción nun­ca es ple­na y defi­ni­ti­va), y en caso nega­ti­vo que­da refu­ta­da (o cuan­do menos debi­li­ta­da).

Las cien­cias socia­les com­par­ten con las dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas pro­pia­men­te dichas los tres pri­me­ros pasos del pro­ce­so; pero no per­mi­ten lle­var a cabo las exhaus­ti­vas com­pro­ba­cio­nes expe­ri­men­ta­les que con­fie­ren su pre­ci­sión y soli­dez a los pos­tu­la­dos de la físi­ca o la bio­lo­gía. Por el momen­to, solo los más sen­ci­llos expe­ri­men­tos socio­ló­gi­cos se pue­den rea­li­zar en el labo­ra­to­rio (median­te simu­la­cio­nes infor­má­ti­cas), por lo que los labo­ra­to­rios natu­ra­les que nos depa­ra el cur­so de la his­to­ria son extra­or­di­na­ria­men­te impor­tan­tes y mere­cen la máxi­ma aten­ción.

Tras el fra­ca­so del impro­pia­men­te deno­mi­na­do “socia­lis­mo real”, el más impor­tan­te expe­ri­men­to socio­po­lí­ti­co en cur­so es sin duda algu­na la revo­lu­ción cuba­na; y en el ámbi­to euro­peo, la lucha del pue­blo vas­co por la auto­de­ter­mi­na­ción, que en bue­na medi­da coin­ci­de con el pro­yec­to socia­lis­ta de la izquier­da aber­tza­le. No es casual que ambos pro­ce­sos sean coe­tá­neos y emi­nen­te­men­te “patrió­ti­cos” (lue­go expli­ca­ré las comi­llas), como no es casual que ambos hayan sido obje­to de las más bru­ta­les agre­sio­nes impe­ria­lis­tas: Esta­dos Uni­dos ha some­ti­do a Cuba a un blo­queo des­pia­da­do duran­te medio siglo, y el subim­pe­ria­lis­mo euro­peo, repre­sen­ta­do por los suce­si­vos gobier­nos espa­ño­les y fran­ce­ses, lle­va el mis­mo tiem­po repri­mien­do a san­gre y fue­go el nacio­na­lis­mo vas­co.

La patria es un mito; un mito emi­nen­te­men­te patriar­cal, como su nom­bre indi­ca, alre­de­dor del cual es fácil arti­cu­lar toda una reli­gión, con sus teó­lo­gos, sus már­ti­res, sus fun­da­men­ta­lis­tas y sus fari­seos. El patrio­tis­mo, como todo fer­vor colec­ti­vo (o colec­ti­vi­za­dor), es orgu­llo­so, y el orgu­llo solo es acep­ta­ble como res­pues­ta a una humi­lla­ción, como nega­ción de la nega­ción de la pro­pia iden­ti­dad (el “orgu­llo gay”, por ejem­plo, solo tie­ne sen­ti­do en la medi­da en que la homo­se­xua­li­dad es obje­to de mar­gi­na­ción o des­pre­cio; si nadie cues­tio­na tu orien­ta­ción sexual, estar orgu­llo­so de ella es, cuan­do menos, una estu­pi­dez). Al igual que la vio­len­cia, el orgu­llo solo es líci­to si es defen­si­vo, nun­ca cuan­do es ofen­si­vo, des­pec­ti­vo o exclu­yen­te. La patria es un mito a supe­rar (un mito emi­nen­te­men­te mas­cu­lino y beli­co­so que no en vano está en la base de todos los fas­cis­mos), y el pro­pio tér­mino debe­ría des­apa­re­cer cuan­to antes del voca­bu­la­rio polí­ti­co (habría que sus­ti­tuir­lo por “fra­tria”, o sim­ple­men­te eli­mi­nar­lo). Pero cuan­do la sobe­ra­nía y la iden­ti­dad cul­tu­ral de un pue­blo son agre­di­das, es lógi­co que ese pue­blo res­pon­da con la afir­ma­ción orgu­llo­sa, o inclu­so vio­len­ta, de esa iden­ti­dad y esa sobe­ra­nía; y a esa líci­ta (y a menu­do heroi­ca) auto­afir­ma­ción defen­si­va tam­bién se la lla­ma “patrio­tis­mo”. Es un tér­mino des­afor­tu­na­do y peli­gro­so, del que, insis­to, sería mejor pres­cin­dir; pero mien­tras siga vigen­te, con­vie­ne tener en cuen­ta sus diver­sos usos y con­no­ta­cio­nes.

Tan­to en el caso de Cuba como en el de Eus­kal Herria, los agre­so­res se han estre­lla­do con­tra un pue­blo uni­do por una idea de patria que, más allá de su con­te­ni­do míti­co, remi­te a un irre­nun­cia­ble ideal de liber­tad, pues­to que es la nega­ción de la nega­ción de la sobe­ra­nía nacio­nal que supo­ne el impe­ria­lis­mo. “Patria o muer­te”, la con­sig­na nacio­nal de los cuba­nos, no sig­ni­fi­ca solo que quie­nes la asu­men están dis­pues­tos a morir en defen­sa de su sobe­ra­nía, sino, lo que es más impor­tan­te, que se dan cuen­ta de que si se renun­cia a la pro­pia iden­ti­dad y al dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, no es posi­ble vivir una vida dig­na de ese nom­bre.

Y cuan­do los pue­blos opri­mi­dos com­pren­den que el impe­ria­lis­mo es una con­se­cuen­cia inevi­ta­ble del capi­ta­lis­mo (su “fase supe­rior”, como decía Lenin), que los glo­ba­li­za­do­res neo­li­be­ra­les inten­tan arre­ba­tar­les su iden­ti­dad para poder arre­ba­tar­les todo lo demás, “patria” y “socia­lis­mo” se con­vier­ten en tér­mi­nos sinó­ni­mos. Así lo han com­pren­di­do una bue­na par­te del pue­blo vas­co y la inmen­sa mayo­ría del pue­blo cubano. Y otros pue­blos del mun­do empie­zan a com­pren­der­lo.

“Socia­lis­mo o muer­te”, la segun­da con­sig­na nacio­nal de los cuba­nos, y en su caso equi­va­len­te a la pri­me­ra, no sig­ni­fi­ca solo que quie­nes la hacen suya están dis­pues­tos a morir por el socia­lis­mo, sino, sobre todo, que se dan cuen­ta de que una vida dig­na de ese nom­bre es incom­pa­ti­ble con la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta. Más aún: “socia­lis­mo o muer­te” sig­ni­fi­ca que si no aca­ba­mos con el capi­ta­lis­mo en las pró­xi­mas déca­das, el capi­ta­lis­mo podría aca­bar, lite­ral­men­te, con la vida en nues­tro pla­ne­ta.

La iden­ti­fi­ca­ción de la patria con el socia­lis­mo, ade­más de dar­le un nue­vo sen­ti­do al “patrio­tis­mo” y augu­rar su supera­ción, hace, por eso mis­mo, que se des­va­nez­ca la ilu­so­ria opo­si­ción entre nacio­na­lis­mo e inter­na­cio­na­lis­mo. No es casual que los pue­blos vas­co y cubano sean tan suma­men­te hos­pi­ta­la­rios: la soli­da­ri­dad es, por defi­ni­ción, con­ta­gio­sa y cen­trí­fu­ga; es dema­sia­do gran­de para ence­rrar­la en una casa o en un país, y el inter­na­cio­na­lis­mo es su con­se­cuen­cia natu­ral. En un mun­do libre, igua­li­ta­rio y fra­terno, es decir, en un mun­do socia­lis­ta, habrá una úni­ca nación de nacio­nes y tan­tas nacio­nes sobe­ra­nas como gru­pos huma­nos se reco­noz­can en ellas.

Gru­pos huma­nos que no tie­nen por qué ser muy popu­lo­sos. De hecho, pue­de que has­ta con­ven­ga que no lo sean. Una de las cla­ves del triun­fo de la revo­lu­ción cuba­na tal vez sea su redu­ci­do ámbi­to terri­to­rial y demo­grá­fi­co. Cuba tenía, al comien­zo de la revo­lu­ción, una pobla­ción equi­va­len­te a la de Madrid, y en la actua­li­dad no supera la de algu­nas gran­des ciu­da­des. Tal vez ten­ga que ser esta (al menos al prin­ci­pio, al menos por aho­ra) la esca­la de la revo­lu­ción, su tama­ño humano, la dimen­sión de su entu­sias­mo, de su irre­nun­cia­ble ale­gría de vivir (la revo­lu­ción pue­de ser dura, pero no tris­te). Tal vez la revo­lu­ción, como ocu­rrió con la civi­li­za­ción mis­ma, ten­ga que ger­mi­nar y con­so­li­dar­se en peque­ños e inten­sos focos, capa­ces de irra­diar­la lue­go a su alre­de­dor, de trans­mi­tir­la por emu­la­ción, como se trans­mi­ten los gran­des des­cu­bri­mien­tos, como la está trans­mi­tien­do Cuba a toda Lati­noa­mé­ri­ca.

Lo cual con­fe­ri­ría un sen­ti­do tras­cen­den­te, revo­lu­cio­na­rio, a deter­mi­na­dos pro­yec­tos nacio­na­lis­tas plan­tea­dos des­de la izquier­da. Tal vez en Eus­kal Herria sea posi­ble, por sus abar­ca­bles dimen­sio­nes y su fuer­te cohe­sión social, lle­var ade­lan­te, a par­tir de la auto­de­ter­mi­na­ción, un pro­ce­so capaz de cul­mi­nar en una demo­cra­cia real­men­te par­ti­ci­pa­ti­va. Y esa poten­cia­li­dad trans­for­ma­do­ra ‑revo­lu­cio­na­ria- es tam­bién la cla­ve del encono con que tan­to los neo­fas­cis­tas como los social­de­mó­cra­tas ata­can el nacio­na­lis­mo vas­co (que es el mis­mo encono con que ata­can a Cuba). Por­que podría con­ver­tir­se en una alter­na­ti­va real, via­ble, a la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, al pen­sa­mien­to úni­co, al neo­co­lo­nia­lis­mo impe­ria­lis­ta, al capi­ta­lis­mo, en últi­ma ins­tan­cia. Y podría cun­dir el ejem­plo.

No es casual que la revo­lu­ción cuba­na y la izquier­da aber­tza­le nacie­ran a la vez, y tam­po­co es casual que a la vez hayan con­se­gui­do sen­das vic­to­rias his­tó­ri­cas. Cuba ha roto el cer­co impe­ria­lis­ta y ha des­em­bar­ca­do, más vigo­ro­sa que nun­ca, en el con­ti­nen­te ame­ri­cano. La izquier­da aber­tza­le ha obli­ga­do al Gobierno espa­ñol a acep­tar la con­fron­ta­ción en el terreno polí­ti­co, algo que el terro­ris­mo de Esta­do que­ría hacer impo­si­ble. Y la coin­ci­den­cia de ambas vic­to­rias inau­gu­ra­les es algo más que un buen pre­sa­gio.

Mien­tras la heroi­ca resis­ten­cia de los pue­blos afgano, ira­quí y pales­tino con­tie­ne al Impe­rio en la fron­te­ra orien­tal, la espa­da de Bolí­var cami­na por Amé­ri­ca Lati­na y un vie­jo fan­tas­ma vuel­ve a reco­rrer la vie­ja Euro­pa. Tiem­blen las cla­ses domi­nan­tes…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *