Impu­ni­dad- Iña­ki Ega­ña

La cre­di­bi­li­dad de un sis­te­ma demo­crá­ti­co no se mide por la perio­di­ci­dad de sus con­sul­tas elec­to­ra­les o la exten­sión de sus ayu­das socia­les, sino por otras cues­tio­nes a las que des­de las altu­ras se les inten­ta dar un valor menor. Sabe­mos que los sis­te­mas son corrup­tos por natu­ra­le­za, con muy esca­sas excep­cio­nes, por supues­to, que el dine­ro todo lo pue­de y cosas por el esti­lo.

Las defi­cien­cias son noto­rias, pero no se habla de ellas. Nos envuel­ve un silen­cio gene­ral, cóm­pli­ce. Se cono­ce, se intu­ye, pero no se pro­fun­di­za. Entre estas caren­cias está, sin duda, la de la Jus­ti­cia. El ada­gio de que «todos somos igua­les ante la ley» es un came­lo. No hay duda. ¿Alguien en su sano jui­cio supo­ne que algún miem­bro de la fami­lia real sufri­rá pri­sión por el caso Pal­ma-Are­na?

Recuer­do, que no hace mucho con Emi­lio Botín, el hom­bre más influ­yen­te de Espa­ña, la jus­ti­cia hizo una hipér­bo­le escan­da­lo­sa. Sólo han pasa­do unos años (diciem­bre de 2007) des­de que el fis­cal reti­ró las acu­sa­cio­nes con­tra Botín (hace unos meses se han abier­to otras por frau­de fis­cal), que­dan­do úni­ca­men­te las de la popu­lar. El Supre­mo des­es­ti­mó el pro­ce­sa­mien­to por no exis­tir acu­sa­ción ni fis­cal ni par­ti­cu­lar. Sin embar­go, para «Egun­ka­ria», en la mis­ma situa­ción, el argu­men­to no fue váli­do. Los direc­ti­vos del dia­rio en eus­ka­ra fue­ron pro­ce­sa­dos y juz­ga­dos. ¿Se ima­gi­nan a Emi­lio Botín entre rejas? Yo tam­po­co. Se ima­gi­nan al ex direc­tor del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (Strauss Kahn) en una cel­da de tres metros de ancho por cin­co de lar­go?

Tene­mos una ris­tra inter­mi­na­ble de agra­vios com­pa­ra­ti­vos. Comen­zan­do por Barrio­nue­vo, Vera, Rodrí­guez-Galin­do y con­clu­yen­do por Suá­rez, Mar­tín Villa o Urral­bu­ru. ¿En qué pri­sión cum­plie­ron con­de­na los auto­res mate­ria­les de los dis­pa­ros que ter­mi­na­ron con la vida de cin­co obre­ros en Gas­teiz? Y aquel polí­ti­co lla­ma­do Fra­ga que ocul­tó los expe­dien­tes de sus fun­cio­na­rios cri­mi­na­les, ¿en qué país se exi­lió para que Espa­ña no pudie­ra pedir su extra­di­ción?

¿Dón­de se encuen­tran los fun­cio­na­rios que encu­brie­ron la muer­te de Jon Anza? ¿Quién arran­có dos mue­las a José Luis Geres­ta antes de su muer­te? ¿En que cuar­tel se escon­den los auto­res de esos 200 ase­si­na­tos de ciu­da­da­nos vas­cos en con­tro­les, ame­tra­lla­mien­tos, dis­co­te­cas, comi­sa­rías? ¿Quién fir­ma sus nómi­nas y les envía christ­mas por Navi­dad?

La tor­tu­ra, asi­mis­mo, es recu­rren­te. En Espa­ña no pue­de ni debe exis­tir la tor­tu­ra. Con un con­flic­to abier­to como el vas­co, a pesar de su nega­ción públi­ca, la tor­tu­ra es cues­tión de Esta­do. Y como tal se tra­ta, con varias pre­mi­sas en jue­go. No hablar, no comen­tar y apo­yar­la des­de las ins­tan­cias que impor­tan, es decir, des­de las ins­ti­tu­cio­nes que defi­nen el Esta­do.

Hace un buen tiem­po escri­bí que en la gue­rra del Rif, sien­to el retro­ce­so, los espa­ño­les se mos­tra­ron al mun­do como un pue­blo extre­ma­da­men­te vio­len­to, cons­tru­yen­do del terror toda una litur­gia. De aque­llos man­dos mili­ta­res for­ma­dos en el nor­te de Áfri­ca sur­gió una cas­ta que duran­te la gue­rra civil cam­bió moros por rojos y con­ti­nuó la san­gría. Nos pare­cía inhu­mano, sor­pren­den­te el sadis­mo que empleó el fran­quis­mo con su enemi­go inte­rior, rojos y sepa­ra­tis­tas. No era, sin embar­go, nove­dad. Venía de su acti­vi­dad afri­ca­na.

Como anun­cia­ba, escri­bí que aque­lla sarra­ci­na fue posi­ble gra­cias a un apo­yo mediá­ti­co sin fisu­ras y a la impu­ni­dad de los fun­cio­na­rios que la ejer­cían. Ya sé que es más de lo mis­mo, pero no por ello pier­de actua­li­dad. El gru­po Vocen­to, en su ver­sión vas­ca más ama­ble, saca­ba de por­ta­da la abso­lu­ción de los guar­dia civi­les con­de­na­dos por tor­tu­ras por la Audien­cia Pro­vin­cial de Gipuz­koa y lle­va­ba la noti­cia al inte­rior, sus­ti­tu­yen­do en el titu­lar los nom­bres de Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la por los de «los eta­rras de la T4». Una evi­den­cia de la estra­te­gia afri­ca­na: el fin jus­ti­fi­ca los medios.

Cuan­do Joxe Arre­gi murió tor­tu­ra­do en 1981 en una comi­sa­ría madri­le­ña, a 30 años de los hechos que nos ocu­pan, la enton­ces recién estre­na­da demo­cra­cia espa­ño­la reac­cio­nó de mane­ra idén­ti­ca a la que nie­ga las tor­tu­ras a Por­tu y Sara­so­la. Joxe Arre­gi, en titu­lar de un dia­rio hoy pro­pie­dad de Vocen­to, sin nom­bre y muer­to en Cara­ban­chel, era «un eta­rra que había par­ti­ci­pa­do en 6 aten­ta­dos». El minis­te­rio de Jus­ti­cia his­pano alum­bró una nota en la que decía lo que han repe­ti­do en 2011: «las heri­das de Arre­gui se las pro­du­jo en el momen­to de su deten­ción».

Si ésta es la pri­me­ra pre­mi­sa, la del apo­yo mediá­ti­co, la segun­da es la cla­ve de que la tor­tu­ra, y con ella la vul­ne­ra­ción sis­te­má­ti­ca de dere­chos huma­nos, per­sis­ta en el esce­na­rio ibé­ri­co: la impu­ni­dad. Impu­ni­dad con mayús­cu­las que sir­ve para que fun­cio­na­rios civi­les y mili­ta­res come­tan todo tipo de fecho­rías por­que su fin, des­ac­ti­var la disi­den­cia, jus­ti­fi­ca los medios (tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca).

Hay un «mode­lo espa­ñol de impu­ni­dad», como ya denun­ció Niz­kor, una aso­cia­ción de dere­chos huma­nos y a la vez ase­so­ría jurí­di­ca para nume­ro­sos orga­nis­mos que repre­sen­tan a las víc­ti­mas en Amé­ri­ca Lati­na, Euro­pa y Esta­dos Uni­dos. En esta línea, les acon­se­jo el exce­len­te tra­ba­jo del juris­ta Louis Joi­net sobre la impu­ni­dad en una sub­co­mi­sión de la ONU. Joi­net defi­ne la impu­ni­dad como «la inexis­ten­cia, de hecho o de dere­cho, de res­pon­sa­bi­li­dad penal por par­te de los auto­res de vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, así como de res­pon­sa­bi­li­dad civil, admi­nis­tra­ti­va o dis­ci­pli­na­ria, por­que esca­pan a toda inves­ti­ga­ción con miras a su incul­pa­ción, deten­ción, pro­ce­sa­mien­to y, en caso de ser reco­no­ci­dos cul­pa­bles, con­de­na, inclu­so a la indem­ni­za­ción del daño cau­sa­do a sus víc­ti­mas».

La jus­ti­cia no es igual para todos. La impu­ni­dad es el ejem­plo pal­ma­rio.

Lo sé, lo sabes, lo sabe, lo sabe­mos, lo sabéis, lo saben: la tor­tu­ra es sis­te­má­ti­ca por su apo­yo mediá­ti­co y por la impu­ni­dad de quie­nes la ejer­cen.

Los jue­ces, a pesar de lo que digan, tam­bién lo saben. Otro ejem­plo pal­ma­rio es el del juez estre­lla Gar­zón. Cono­ci­da su aver­sión a lo vas­co y a los vas­cos. Jamás abrió dili­gen­cias ante las dece­nas de denun­cias sobre tor­tu­ra que reci­bió de dete­ni­dos a los que ni siquie­ra podía enten­der tras su paso por comi­sa­ría. En 2009, sien­do juez de la Audien­cia Nacio­nal, abrió dili­gen­cias des­ti­na­das a escla­re­cer los crí­me­nes y des­apa­re­ci­dos del fran­quis­mo. En estas dili­gen­cias, por las que el juez, entre otras cir­cuns­tan­cias, fue reti­ra­do de las mis­mas, pode­mos leer la cla­ve a la que me refe­ría: «los méto­dos se ins­ti­tu­cio­na­li­za­ron gra­cias al sis­te­ma de impu­ni­dad impues­to por quie­nes lo dise­ña­ron y al mie­do desa­rro­lla­do en las víc­ti­mas».

Per­fec­to Gar­zón. Pero la apli­ca­ción debe­ría ser uni­ver­sal.

Recuer­do, y es que esto de la memo­ria es, a veces, como una pesa­di­lla, que el pro­pio Gar­zón abrió dili­gen­cias para deter­mi­nar las res­pon­sa­bi­li­da­des de los ser­vi­cios secre­tos espa­ño­les en la muer­te de tres men­di­gos uti­li­za­dos como coba­yas. Expe­ri­men­tos cuya obje­ti­vo era apli­car­los a mili­tan­tes de ETA.

Algu­nos medios airea­ron el nom­bre de un nue­vo «Doc­tor Men­ge­le» (Die­go Figue­ra Ayme­rich), hom­bre repu­tado en la medi­ci­na espa­ño­la (cuan­do falle­ció en 2003 las necro­ló­gi­cas lau­da­to­rias inun­da­ron los medios espa­ño­les), como res­pon­sa­ble de los expe­ri­men­tos. El «Infor­me Jano», que era el pro­yec­to, des­apa­re­ció del mapa y Gar­zón cerró su inves­ti­ga­ción: exis­te el pro­yec­to, pero no hemos encon­tra­do a los cul­pa­bles.

Jamás han exis­ti­do fisu­ras en el apa­ra­to esta­tal. Me ha cos­ta­do encon­trar la cita, guar­da­da final­men­te en un vie­jo cua­derno de notas, pero al final la bús­que­da ha vali­do la pena. Lo reco­gí de un artícu­lo escri­to en Cam­bio 16 nada menos que en 1982. Su autor fue Ricar­do Utri­lla y el tex­to es de una luci­dez extra­or­di­na­ria: «Habrá que recor­dar has­ta la sacie­dad que la demo­cra­cia es, por defi­ni­ción, mas frá­gil y vul­ne­ra­ble que la dic­ta­du­ra; y que por tan­to, exi­ge para man­te­ner­se méto­dos y actua­cio­nes mas rigu­ro­sas que las pro­pias de un régi­men tota­li­ta­rio».

Mien­tras haya impu­ni­dad, Espa­ña esta­rá más cer­ca de un régi­men tota­li­ta­rio que de una demo­cra­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *