¿Es trá­gi­ca la obra del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba?- Noel Man­za­na­res

Cuan­do me dis­po­nía a com­par­tir con mis lectores/​as algu­nas ideas acer­ca de qué sig­ni­fi­ca la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba cuya rea­li­za­ción está pre­vis­ta para el pró­xi­mo mes de enero, encon­tré Cuba avan­za, a pesar de los ago­re­ros y el resu­men que sigue: “Duran­te todo el lla­ma­do “perío­do espe­cial”, los lla­ma­dos cuba­nó­lo­gos y eco­no­mis­tas de la ultra­de­re­cha rea­li­za­ban con­fe­ren­cias y escri­bían mamo­tre­tos en don­de se afir­ma­ba que no había momen­to fijo…”.

El res­pon­sa­ble de ese títu­lo es el perio­dis­ta cubano resi­den­te en el exte­rior que res­pon­de al nom­bre de Láza­ro Fari­ña, quien escri­bió en el últi­mo párra­fo:

“Saco a cola­ción todo esto, ya que aca­bo de lle­gar de La Haba­na, una Haba­na que cam­bia cons­tan­te­men­te y que poco a poco, como el ave fénix, esta rápi­da­men­te salien­do de sus ceni­zas. Ni el des­mo­ro­na­mien­to de la URSS, que tra­jo con­si­go la pér­di­da del 80 por cien­to del mer­ca­do cubano y el sub­si­guien­te perío­do espe­cial, ni la enfer­me­dad de su líder his­tó­ri­co, han logra­do la des­truc­ción de la Revo­lu­ción cuba­na, ni han lle­va­do al cam­bio del sis­te­ma. Muy al con­tra­rio, la Cuba de hoy está cam­bian­do, pero no para aca­bar el sis­te­ma, sino para mejo­rar­lo. Todo hace indi­car que las medi­das que se están toman­do en la eco­no­mía cuba­na están dan­do los resul­ta­dos posi­ti­vos que se espe­ra­ban. Si a algún des­qui­cia­do o paya­so de aquí le dio por bajar las male­tas otra vez cuan­do Fidel se enfer­mó, le acon­se­jo no que las vuel­va a guar­dar sino que las bote en la basu­ra, por­que la Cuba que estoy vien­do, cada vez que a ella voy, no solo no se des­plo­ma sino que avan­za en la direc­ción correc­ta. Como decía Sán­chez Cifuen­tes, Cuba sale del hue­co a pesar de los ago­re­ros”.

En lo per­so­nal, me resul­tó intere­san­te las ideas de este Fari­ña —“¡Que Dios lo libre de la influen­cia del que vive al cen­tro de la Isla y su com­par­sa”, diría alguien de mis ante­ce­so­res— y las apre­cié como un com­ple­men­to del rótu­lo Con­fir­ma­da Cuba como el país con mejor desa­rro­llo humano de Lati­noa­mé­ri­ca que apa­re­ció con la ins­crip­ción que con­ti­núa: “El Fon­do de Pobla­ción de las Nacio­nes Uni­das ase­gu­ró que Cuba cuen­ta con un desa­rro­llo equi­va­len­te a cuar­to de siglo de avan­ce en rela­ción a los demás paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be”.

Y con la pro­me­sa de com­par­tir algu­nas ideas acer­ca de qué sig­ni­fi­ca la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba, ade­más asu­mí esos tra­ba­jos como un buen men­sa­je para neo­cu­ba­nó­lo­gos de aden­tro y más allá de los mares de la Mayor de las Anti­llas, toda vez que los ima­gino al menos con la decen­cia sufi­cien­te como para aqui­la­tar que en medi­da nada des­pre­cia­ble se tra­ta de la obra con­du­ci­da por la van­guar­dia ideo-polí­ti­ca de la Revo­lu­ción Cuba­na, y de paso no creer­se el cuen­to de estar en pre­sen­cia de suje­tos —inclu­yo a redactores/​as del Infor­me en cues­tión ela­bo­ra­do por Nacio­nes Uni­das— com­pra­dos por La Haba­na. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *