Pre­pa­ran la inva­sión con­tra Vene­zue­la- Luis Brit­to Gar­cía

1

La opo­si­ción fra­ca­sa estruen­do­sa­men­te en sus inten­tos de derro­car al Pre­si­den­te de Vene­zue­la. Ensa­ya la per­ti­naz cam­pa­ña de pren­sa, los ser­mo­nes de una jerar­quía ecle­siás­ti­ca engreí­da, la con­ju­ra eco­nó­mi­ca de los amos del país, el alza­mien­to mili­tar. Las revuel­tas cau­san enor­mes daños eco­nó­mi­cos, pero el Pre­si­den­te y los volun­ta­rios que siem­pre acu­den a defen­der­lo las derro­tan y con­so­li­dan la indo­ble­ga­ble polí­ti­ca nacio­na­lis­ta.

2

Una opo­si­ción apá­tri­da derro­ta­da acu­de irre­mi­si­ble­men­te a la inter­ven­ción extran­je­ra ¿Los aco­ra­za­dos y los pro­yec­ti­les de los impe­rios le entre­ga­rán el poder que sus fuer­zas le nega­ron a sus ansias? Los legu­le­yos pre­pa­ran el camino a bom­bas y mari­nes con tram­pa­jau­las jurí­di­cas. Empre­sas trans­na­cio­na­les agi­tan recla­ma­cio­nes exa­ge­ra­das con­tra Vene­zue­la. Sus aspi­ra­cio­nes son tan des­ca­be­lla­das, que en sus con­tra­tos de inte­rés públi­co con el Esta­do exi­gen omi­tir la cláu­su­la del artícu­lo 149 de la Cons­ti­tu­ción, según la cual “las dudas y con­tro­ver­sias que pue­dan sus­ci­tar­se sobre su inte­li­gen­cia y eje­cu­ción, serán deci­di­das por los tri­bu­na­les vene­zo­la­nos y con­for­me a las leyes de la Repú­bli­ca, sin que pue­dan tales con­tra­tos ser, en nin­gún caso, moti­vo de recla­ma­cio­nes”. Así pre­ten­den arras­trar a Vene­zue­la ante tri­bu­na­les y árbi­tros forá­neos que igno­ra­rán nues­tras leyes. La sen­ten­cia del juez extran­je­ro es el pró­lo­go del bom­bar­deo.

3

En su colum­na de El Resu­men, Simón Bar­ce­ló denun­cia que la fal­ta de tal cláu­su­la “maña­na pue­de ensan­gren­tar a Vene­zue­la o expo­ner­la a vejá­me­nes, gra­cias a la volun­ta­ria omi­sión del artícu­lo 149 de la Cons­ti­tu­ción”. Y en efec­to, el gobierno ale­mán par­ti­ci­pa al de Esta­dos Uni­dos que “se con­si­de­ra­rá si es sufi­cien­te medi­da de coer­ción el blo­queo de los dos puer­tos vene­zo­la­nos más impor­tan­tes”. Inso­len­cia a la cual res­pon­de en 1902 nues­tro can­ci­ller López Baralt que “legis­lar sólo para los natu­ra­les y dejar abier­ta a los extran­je­ros la prác­ti­ca de un dere­cho espe­cial, ejer­ci­do con la inter­ven­ción de los repre­sen­tan­tes de otros Gobier­nos, sería expo­ner a los paí­ses que están lla­ma­dos a cre­cer por efec­to de la inmi­gra­ción, a dege­ne­rar en sim­ples fac­to­rías, con men­gua de la pro­pia cali­dad de Esta­dos polí­ti­cos que ocu­pan en el con­cier­to inter­na­cio­nal” (Ramón J. Velás­quez: La caí­da del libe­ra­lis­mo ama­ri­llo, p.292).

4

Para noviem­bre de 1902 Esta­dos Uni­dos diri­ge notas diplo­má­ti­cas a Ingla­te­rra y Ale­ma­nia par­ti­ci­pan­do que no se opon­drá a que hagan uso de la fuer­za con­tra Vene­zue­la. Es la señal para que opor­tu­nis­tas como César Zume­ta y Barret de Naza­ris pro­pon­gan pagar a los acree­do­res asu­mien­do un nue­vo y colo­sal emprés­ti­to en con­di­cio­nes aplas­tan­tes que sig­ni­fi­ca­rían la total entre­ga del país. Una demo­le­do­ra cam­pa­ña inter­na­cio­nal de pren­sa acu­mu­la epí­te­tos, inju­rias, insul­tos y fal­se­da­des con­tra el pre­si­den­te Cipriano Cas­tro. El repre­sen­tan­te ale­mán Von Pil­grim Bal­taz­zi y el inglés Hag­gard par­ti­ci­pan al can­ci­ller López Baralt que sus paí­ses se han coli­ga­do con­tra Vene­zue­la. Ita­lia se suma a ellos, espe­ran­do reco­ger los des­po­jos. Un siglo más tar­de se aga­vi­lla­rán para des­truir y saquear Libia.

5

El des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca finan­ció la uni­fi­ca­ción de los Esta­dos nacio­na­les euro­peos y los más tem­pra­na­men­te uni­fi­ca­dos asal­ta­ron el pla­ne­ta. Pri­me­ro Espa­ña, lue­go Ingla­te­rra, des­pués Holan­da, pos­te­rior­men­te Fran­cia con­quis­ta­ron y saquea­ron terri­to­rio tras terri­to­rio en Amé­ri­ca, Áfri­ca, Asia. La doc­tri­na de la expan­sión naval fue sis­te­ma­ti­za­da por el esta­dou­ni­den­se Alfred Tha­yer Mahan en su libro de 1890 The influen­ce of sea power upon His­tory: “El uso y con­trol debi­dos del mar no es más que un esla­bón en la cade­na de inter­cam­bio por la que se acu­mu­la la rique­za, pero es el esla­bón prin­ci­pal”. A par­tir de la gue­rra de Sece­sión, Esta­dos Uni­dos desa­rro­lló una mari­na que le per­mi­tió des­ba­ra­tar en 1899 a la flo­ta de Espa­ña y arre­ba­tar­le Cuba, Puer­to Rico, Fili­pi­nas. Gra­cias a escua­dras de más de 300 buques de gue­rra, Ingla­te­rra domi­na más de la mitad del mun­do a prin­ci­pios del siglo XX.

6

Otra cosa suce­de con Ale­ma­nia e Ita­lia, que lle­ga­ron tar­día­men­te a la uni­fi­ca­ción nacio­nal. Al tra­tar de expan­dir­se encon­tra­rán un mun­do ya colo­ni­za­do por otros. Eso sig­ni­fi­ca que no ten­drán las colo­nias ni las mate­rias pri­mas ni los mer­ca­dos para desa­rro­llar­se has­ta el nivel de poten­cias hege­mó­ni­cas. Su ten­ta­ti­va para lograr­lo en com­pe­ten­cia con los impe­rios ya ins­ta­la­dos le cos­ta­rá a la huma­ni­dad dos Gue­rras Mun­dia­les. A fines del siglo XIX el con­tral­mi­ran­te Alfred von Tir­pitz com­pren­de que Ale­ma­nia será estran­gu­la­da eco­nó­mi­ca­men­te, y con­ven­ce al Reichs­tag para cons­truir 69 for­ta­le­zas flo­tan­tes. El Kái­ser Wilhelm II se entre­tie­ne dibu­jan­do minu­cio­sos mode­los de aco­ra­za­dos con los que sue­ña rom­per el encie­rro del mar Bál­ti­co y con­quis­tar colo­nias ger­má­ni­cas. Las fábri­cas de ace­ro del Ruhr se afa­nan fun­dien­do caño­nes y plan­chas para los cas­cos blin­da­dos. Pero el glo­bo ya está repar­ti­do entre los impe­rios: para evi­tar la gue­rra entre ellos, deben inten­tar la reba­ti­ña de Amé­ri­ca Lati­na, desa­fian­do la doc­tri­na Mon­roe. Para ello, Ale­ma­nia pac­ta el impro­ba­ble aga­vi­lla­mien­to con Ingla­te­rra y acep­ta la ras­tre­ra cola­bo­ra­ción de Ita­lia. Y a prin­ci­pios de diciem­bre de 1902, la for­mi­da­ble flo­ta coli­ga­da de quin­ce aco­ra­za­dos avis­ta Vene­zue­la. Espe­ran arra­sar y repar­tir­se el peque­ño e inde­fen­so país, y si nada los detie­ne, el res­to de Amé­ri­ca Lati­na.

Son suce­sos de peren­ne actua­li­dad, que algún día vere­mos en una pelí­cu­la del maes­tro Román Chal­baud, que hace más de dos años espe­ra el ini­cio de su pro­duc­ción.

http://​luis​brit​to​.word​press​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *