Segui­re­mos exi­gien­do el res­pe­to de los dere­chos de nues­tros fami­lia­res- Etxe­rat

etxeratTes­ti­mo­nios como los que aca­ba­mos de escu­char no son más que un tris­te botón de mues­tra de la reali­dad que sufren nues­tros fami­lia­res, ami­gas y ami­gos encar­ce­la­dos. Y es que la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te, basa­da en cri­te­rios de ven­gan­za, uti­li­za­ción y repre­sión, vul­ne­ra de for­ma per­ma­nen­te sus dere­chos más ele­men­ta­les.

Una cruel reali­dad a la que se debe de poner freno de mane­ra inme­dia­ta. Los fami­lia­res, ami­gos y ami­gas de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos nos juga­mos la vida en cada cur­va, en cada carre­te­ra, duran­te todos los fines de sema­na. En 2011 son ya 13 los sinies­tros que hemos pade­ci­do y 400 en los últi­mos 22 años. Por des­gra­cia, el ries­go de sufrir un acci­den­te es una mera cues­tión de pro­ba­bi­li­dad, ya que cada fin de sema­na somos miles las per­so­nas que debe­mos de rea­li­zar miles y miles de kiló­me­tros para poder ir a una visi­ta. Esta cruel rule­ta rusa, denun­cia­da por un sin fin de orga­nis­mos y auto­ri­da­des tan­to en Eus­kal Herria como fue­ra de nues­tras fron­te­ras, debe de ter­mi­nar cuan­to antes.

El pasa­do fin de sema­na el Colec­ti­vo de Pre­sas y Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos (EPPK) anun­ció su inten­ción de soli­ci­tar que las y los pre­sos que sufren las medi­das excep­ción soli­ci­ta­rán su liber­tad. Se tra­ta de una medi­da total­men­te nece­sa­ria, ya que las y los pre­sos que ya han cum­pli­do su con­de­na, les han impues­to la doc­tri­na 1972006 o los que han cum­pli­do los dos ter­cios o las tres cuar­tas par­tes de su con­de­na debe­rían estar en liber­tad des­de hace tiem­po. Su situa­ción no pue­de seguir alar­gán­do­se ni un minu­to más, ya que los moti­vos por los que siguen en pri­sión tie­nen poco que ver con los cri­te­rios de dere­cho y mucho con cier­tas ansias de ven­gan­za.

Los pre­sos que pade­cen enfer­me­da­des deben de ser pues­tos en liber­tad de for­ma inme­dia­ta. Con espe­cial men­ción para el caso de Txus Mar­tín. Mar­tín ha sido tras­la­da­do a la cár­cel de Basau­ri, pero su esta­do de salud obli­ga a que sea pues­to en liber­tad sin más dila­ción. Asi­mis­mo, no debe­mos olvi­dar que la pri­sión es un foco de infec­cio­nes y enfer­me­da­des y que un 25% de las y los pre­sos polí­ti­cos sufren algún tipo de pro­ble­ma de salud.

Las con­di­cio­nes de vida en pri­sión, tal y como hemos vuel­to a com­pro­bar una vez más con lo suce­di­do en Lian­court, ponen en serio ries­go la vida de nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­das. Tris­te­men­te, no es la pri­me­ra vez en la que en una pri­sión del Esta­do fran­cés se pro­du­ce un inten­to de sui­ci­dio y en el que el humo entra en el res­to de cel­das, entre ellas las de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Y tam­po­co es la pri­me­ra oca­sión en la que los fun­cio­na­rios tar­dan mucho más de lo debi­do en solu­cio­nar la situa­ción y poner a sal­vo la vida de nues­tros fami­lia­res.

Todo esto tie­ne que ter­mi­nar. Etxe­rat va a seguir tra­ba­jan­do con ahín­co has­ta que la o el últi­mo pre­so y exi­lia­do polí­ti­co retor­ne a casa. Etxe­rat, jun­to con el res­to de la socie­dad vas­ca, va a con­ti­nuar exi­gien­do para que se res­pe­ten los dere­chos de nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas. Es tarea de todos y todas cons­truir un futu­ro inclu­si­vo en el que todos nos sin­ta­mos ven­ce­do­res. Un esce­na­rio en el que no haya pre­sos, pre­sas, exi­lia­dos y exi­lia­das polí­ti­cas. Un esce­na­rio que supere defi­ni­ti­va­men­te las raí­ces y con­se­cuen­cias del con­flic­to que ha lle­va­do a nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas a la cár­cel o el exi­lio. Es decir, es res­pon­sa­bi­li­dad de todos cons­truir el ansia­do esce­na­rio de reso­lu­ción demo­crá­ti­ca.

Es nues­tro deseo y el de toda la socie­dad vas­ca. Por tan­to, tra­ba­ja­re­mos sin des­can­so, median­te la denun­cia y el tes­ti­mo­nio direc­to en torno a la vul­ne­ra­ción de dere­chos per­ma­nen­te que supo­ne la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria y lo hare­mos codo a codo con el res­to de agen­tes y de la mano de la socie­dad.

Muchas gra­cias

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *