Libia: El nego­cio de los hom­bres arma­dos

La «nue­va Libia» atrae a nume­ro­sos empre­sa­rios empe­ña­dos en la bús­que­da de gran­des con­tra­tos, pero la ines­ta­bi­li­dad que allí rei­na actual­men­te hace que todo inten­to de recons­truc­ción sea extre­ma­da­men­te arries­ga­do. El petró­leo y la ven­ta de ali­men­tos son las úni­cas acti­vi­da­des que ofre­cen garan­tías dura­de­ras. Sin embar­go, los hom­bres de nego­cios nece­si­tan pro­tec­ción… y es ahí don­de inter­vie­nen las fir­mas mili­ta­res pri­va­das.

Al ter­mi­nar la ope­ra­ción Pro­tec­tor Uni­fi­ca­do, y mien­tras que la OTAN «con­ti­núa vigi­lan­do la situa­ción, lis­ta para ayu­dar de ser nece­sa­rio», se abrió la com­pe­ten­cia por los mer­ca­dos libios, inclu­so para las empre­sas occi­den­ta­les de menor impor­tan­cia. Estas últi­mas se posi­cio­nan jun­to a las pode­ro­sas com­pa­ñías petro­le­ras y ban­cos de inver­sio­nes de Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, que ya se han reser­va­do las posi­cio­nes cla­ves.

El minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Ita­lia se ha com­pro­me­ti­do a «faci­li­tar la par­ti­ci­pa­ción de las empre­sas ita­lia­nas peque­ñas y media­nas en la cons­truc­ción de la Libia libe­ra­da». Pero una dele­ga­ción de 80 empre­sas fran­ce­sas ya se le había ade­lan­ta­do en Trí­po­li y el minis­tro de Defen­sa del Rei­no Uni­do, Phi­lip Ham­mond, había exhor­ta­do a las empre­sas de su país a «hacer las male­tas» y salir corrien­do para Libia.

Gran­des nego­cios se vis­lum­bran a raíz de la des­truc­ción del Esta­do libio por par­te de la OTAN. Está ade­más la pre­sen­cia de una caja fuer­te abier­ta: no menos de 170 000 millo­nes de dóla­res per­te­ne­cien­tes a los fon­dos sobe­ra­nos libios «con­ge­la­dos» y los ingre­sos pro­ve­nien­tes de la expor­ta­ción del petró­leo bio, que pue­den alcan­zar los 30 000 millo­nes anua­les.

Pero exis­te un pro­ble­ma: el cli­ma de ten­sión que hace muy peli­gro­sos los movi­mien­tos en Libia de los hom­bres de nego­cios que lle­gan a ese país. Así que lo pri­me­ro que se está ven­dien­do en Libia a pre­cio de oro es la «segu­ri­dad». De ello se ocu­pa, entre otras fir­mas, la com­pa­ñía mili­tar bri­tá­ni­ca Sne Spe­cial Pro­jects Ltd., bajo la direc­ción de un ex para­cai­dis­ta que ya tra­ba­jó como con­tra­tis­ta (mer­ce­na­rio) en Israel, Irak, Afga­nis­tán, Sudán y Nige­ria.
Este per­so­na­je cuen­ta con la asis­ten­cia de ex ofi­cia­les de la inte­li­gen­cia mili­tar, de las fuer­zas espe­cia­les y de fuer­zas anti­mo­ti­nes y anti­te­rro­ris­mo. Su com­pa­ñía, que pre­ci­sa que está pre­sen­te des­de mayo de 2011 en Bengha­zi, Misu­ra­ta y Trí­po­li, dis­po­ne de una lujo­sa resi­den­cia en Trí­po­li, a sólo 15 minu­tos del aero­puer­to, y abrió en ella un com­ple­jo para VIP vigi­la­do por mer­ce­na­rios bri­tá­ni­cos y libios arma­dos has­ta los dien­tes. Sne Spe­cial Pro­jects dis­po­ne ade­más de un cen­tro de nego­cios, tam­bién en la capi­tal.

La tari­fa del «taxi» que garan­ti­za el trans­por­te a par­tir del aero­puer­to es un poco ele­va­da: 800 dóla­res en vez de los 5 acos­tum­bra­dos. Pero el vehícu­lo es un blin­da­do pesa­do conec­ta­do vía saté­li­te con un cen­tro de ope­ra­cio­nes en Trí­po­li y con otro en el Rei­no Uni­do, que a su vez están conec­ta­dos al sis­te­ma de vigi­lan­cia de la OTAN.

En el mar­co de una aso­cia­ción con la fir­ma Tran­go Limi­ted, com­pa­ñía espe­cia­li­za­da en la asis­ten­cia a empre­sas que ope­ran en zonas de alto ries­go, Sne Spe­cial Pro­jects pro­por­cio­na, en par­ti­cu­lar a las peque­ñas y media­nas empre­sas del sec­tor ener­gé­ti­co, una gama com­ple­ta de ser­vi­cios: infor­ma­ción de todo tipo (acom­pa­ña­da de fotos y videos), libre trán­si­to de per­so­nas y mate­rial bajo escol­ta a tra­vés de las fron­te­ras de Egip­to y Túnez e inclu­so con­tac­tos inter­per­so­na­les con el Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción para con­cre­tar ven­ta­jo­sos nego­cios.

Ser­vi­cios simi­la­res con­for­man la ofer­ta de las com­pa­ñías esta­dou­ni­den­ses Scn Resour­ces Group y Secu­rity Con­trac­ting Ner­work, así como de otras que se han ins­ta­la­do recien­te­men­te en Libia.

Ade­más de las empre­sas occi­den­ta­les deseo­sas de aca­pa­rar los mejo­res con­tra­tos antes de que regre­sen los chi­nos, estas com­pa­ñías de segu­ri­dad tam­bién tie­nen entre sus clien­tes al Depar­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se y los demás minis­te­rios de los paí­ses occi­den­ta­les, que las con­tra­tan en el mar­co de las ope­ra­cio­nes que rea­li­zan en Libia, de for­ma direc­ta o tra­vés de las aso­cia­cio­nes «no lucra­ti­vas» que ellos finan­cian.

En el vacío que dejó el derrum­be del Esta­do libio, des­trui­do por la agre­sión de la OTAN, va apa­re­cien­do así una red sub­te­rrá­nea de intere­ses y pode­res. Y, ante posi­bles reac­cio­nes popu­la­res peli­gro­sas, siem­pre que­da el recur­so del blin­da­do de Sne Spe­cial Pro­jects para lle­gar rápi­da­men­te al aero­puer­to.

Man­lio Dinuc­ci

14 de noviem­bre de 2011

Fuen­te: Il Mani­fies­to (Ita­lia)
Tra­duc­ción: Red Vol­tai­re

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *