Nues­tro inol­vi­da­ble cama­ra­da Alfon­so Cano y las FARC-EP- Pri­sio­ne­ras polí­ti­cas y de gue­rra de las FARC-EP

l

2011 – 11-15-abpno­ti­cias-Pri­sio­ne­ras polí­ti­cas y de gue­rra de las FARC-EP
“SI me mue­ro, que me mue­ra

Con la cabe­za muy alta

Muer­to y vein­te veces muerto

La boca con­tra la grama

Ten­dré apre­ta­dos los dientes

Y deci­di­da la barba

Can­tan­do espe­ro la muerte

Que hay rui­se­ño­res que cantan

Enci­ma de los fusiles

Y en medio de la batalla”

(Miguel Her­nán­dez)

Nue­va­men­te una noti­cia luc­tuo­sa nos asal­ta. Esta vez nos habla del aba­ti­mien­to de nues­tro que­ri­do cama­ra­da ALFONSO CANO, jefe máxi­mo de las FARC-EP, jun­to al de [email protected] cama­ra­das de su guar­dia personal.

De nue­vo obra­ron los pusi­lá­ni­mes bom­bar­deos, el uso des­pro­por­cio­na­do, imper­so­nal y des­igual de la fuerza.

A noso­tras lle­ga la mala nue­va a tra­vés de los barro­tes que nos con­tie­nen, hacien­do mas inso­por­ta­ble el yugo. Pero con­ver­ti­mos la impo­ten­cia en resis­ten­cia. Como qui­sié­ra­mos estar en estos momen­tos entre nues­tros cama­ra­das en nues­tra inmen­sa casa ver­de y Fariana…

Enten­de­mos que estos son los impon­de­ra­bles de la gue­rra cruen­ta, a la que nos ha arro­ja­do des­de hace mas de 40 años, una cla­se polí­ti­ca opro­bio­sa, sem­pi­ter­na en el poder.

Si, la pér­di­da de nues­tro cama­ra­da ALFONSO CANO y la de [email protected] [email protected] cama­ra­das caí­dos a su lado nos due­le pro­fun­da­men­te. Llo­ve­mos por den­tro y por fue­ra, los llo­ra­mos “como un rio”, pero esas nues­tras lágri­mas, que nega­mos a nues­tros adver­sa­rios y car­ce­le­ros, son ofren­da sen­ti­da que ver­te­mos sobre los nues­tros a quie­nes ama­mos y reconocemos.

Con­tra­rio a lo que sen­ten­cian el gobierno San­tos y sus cama­ri­llas como des­tino final para las FARC-EP: la ren­di­ción o la cár­cel o la muer­te, sepan que [email protected] [email protected] [email protected] hace­mos rebel­día del dolor.

Tene­mos la cer­te­za de que la ausen­cia de [email protected] camar­das es solo físi­ca. [email protected] ya han gana­do un lugar en el podio de los impres­cin­di­bles, de los “muer­tos que nun­ca mue­ren”. Ahí está inde­le­ble su ejem­plo, su lucha, su vida de REVOLUCIONARIOS seña­lán­do­nos el camino hacia la Nue­va Colombia.

Si, la cár­cel o la muer­te es una esta­ción, no desea­da, pero pre­vis­ta en la mar­cha de un revo­lu­cio­na­rio. Nadie dijo que sería fácil. Sabe­mos que el amor inmen­so a la cau­sa de nues­tro pue­blo libe­ra­do exi­ge de [email protected] gran­des sacri­fi­cios, renun­cias y entre­ga. Sabe­mos que en ese camino es fac­ti­ble per­der la liber­tad o la vida. Lo sabe­mos bien y lo asu­mi­mos con convicción.

A nues­tros cama­ra­das de las FARC-EP en las sel­vas y mon­ta­ñas de Colom­bia les deci­mos que sen­ti­mos con ellos la pér­di­da. A nues­tros cama­ra­das del Secre­ta­ria­do que segui­re­mos con fide­li­dad a quien ellos desig­nen como nues­tro nue­vo coman­dan­te máxi­mo. Rati­fi­ca­mos que nues­tra leal­tad esta con nues­tro pue­blo y con las FARC-EP.

Ten­gan la cer­te­za que con­ti­nua­re­mos hacien­do de la cár­cel una trin­che­ra de tem­ple y de lucha. Que no sucum­bi­re­mos a las des­hon­ro­sas des­mo­vi­li­za­cio­nes. Que no nos deja­re­mos sedu­cir por los pla­nes de trai­ción de “Jus­ti­cia y paz” del gobierno. Que segui­re­mos con nues­tra fren­te y com­pro­mi­so en alto.

Se equi­vo­can quie­nes sue­ñan con nues­tra clau­di­ca­ción. Con las mis­mas pala­bras de nues­tro cama­ra­da ALFONSO CANO les reite­ra­mos que “hoy esta­mos, maña­na no esta­mos, pero otras gene­ra­cio­nes toma­ran nues­tras posi­cio­nes… en el fon­do de cada uno de noso­tros, inde­pen­dien­te­men­te de la situa­ción de gue­rra en que vivi­mos, esta la deci­sión de con­tri­buir­le a Colom­bia”. Nues­tra apues­ta es por nues­tro pue­blo, por la Paz y la Jus­ti­cia Social en la Patria Gran­de de Bolívar.

PRISIONERAS POLÍTICAS Y DE GUERRA DE LAS FARC-EP
NOVIEMBRE 5 DE 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.