La ver­da­de­ra cons­pi­ra­ción fue entre la fis­ca­lía y los medios loca­les de Mia­mi- Ricar­do Alar­cón

Lamen­to muchí­si­mo no estar con uste­des en Hol­guín esta vez, pero el colo­quio coin­ci­de con la lle­ga­da acá de una dele­ga­ción de la Asam­blea Nacio­nal de la Repú­bli­ca de Ango­la, con la que esta­mos com­pro­me­ti­dos en todos estos días; pero me com­pla­ce tener esta opor­tu­ni­dad de enviar­les un men­sa­je.

Quie­ro ante todo decir que pien­so que este colo­quio debié­ra­mos dedi­cár­se­lo a la memo­ria de Leo­nard Wein­glass, cuya pér­di­da este año ha sig­ni­fi­ca­do real­men­te, el gol­pe más seve­ro para los esfuer­zos que esta­mos libran­do en todo el mun­do, par­ti­cu­lar­men­te en Esta­dos Uni­dos, por la libe­ra­ción de nues­tros cin­co com­pa­trio­tas.

La con­tri­bu­ción de Lenny a la defen­sa de nues­tros com­pa­ñe­ros fue insus­ti­tui­ble. Qui­sie­ra por eso recor­dar que fue gra­cias a él que obtu­vi­mos lo que fue la vic­to­ria más impor­tan­te en el terreno legal, cuan­do en agos­to del año 2005 la cor­te de ape­la­cio­nes de Atlan­ta acep­tó la peti­ción que él pre­sen­tó en nom­bre de Los Cin­co com­pa­ñe­ros, decla­ran­do nulo y sin valor el jui­cio de Mia­mi, por­que se le había impe­di­do a los abo­ga­dos defen­so­res tras­la­dar el jui­cio para otro lugar.

Ese docu­men­to, esa deci­sión de la cor­te de ape­la­cio­nes, es un docu­men­to real­men­te de carác­ter his­tó­ri­co, con una argu­men­ta­ción muy sóli­da, muy maci­za, muy con­vin­cen­te, que demos­tra­ba la impo­si­bi­li­dad de cele­brar un jui­cio jus­to a cin­co patrio­tas cuba­nos en la ciu­dad de Mia­mi, en las con­di­cio­nes en que se cele­bró ese jui­cio con la pre­sión de los gru­pos terro­ris­tas que con ese nom­bre y hacien­do refe­ren­cia a todo su lar­go his­to­rial, refle­ja­ron los jue­ces de Atlan­ta en su deci­sión uná­ni­me … de hos­ti­li­dad de odio, de calum­nias, de temor que crea­ron los medios loca­les de pren­sa de Mia­mi para hacer abso­lu­ta­men­te impo­si­ble la jus­ti­cia en aquel lugar, en aque­llas con­di­cio­nes, en aquel momen­to. Esa fue una deci­sión uná­ni­me de los tres jue­ces sin matiz dife­ren­cia­dor entre ellos. Sin embar­go, vio­lan­do la letra y el espí­ri­tu de la ley nor­te­ame­ri­ca­na, el gobierno de Bush pre­sio­nó a la cor­te de ape­la­cio­nes de Atlan­ta y con­si­guió que un año des­pués, o sea en el 2006, echa­sen atrás esa deci­sión de sus pro­pios jue­ces y eso con­du­jo a nue­vos capí­tu­los en esta bata­lla legal.

Curio­sa­men­te en ese año 2006 fue cuan­do empe­zó a cono­cer­se algo que no era del cono­ci­mien­to de los jue­ces de la cor­te de ape­la­cio­nes ni del tri­bu­nal de Mia­mi y es que esos medios de pren­sa de Mia­mi, eran en reali­dad emplea­dos del gobierno fede­ral, esta­ban rea­li­zan­do su labor de pro­vo­ca­ción, de ame­dren­ta­mien­to, crean­do esa cam­pa­ña hos­til que los jue­ces de Atlan­ta des­cri­bie­ron de un modo muy grá­fi­co “crean­do una tor­men­ta per­fec­ta de pre­jui­cios y de odio”. Esa tor­men­ta per­fec­ta era finan­cia­da con car­go al pre­su­pues­to fede­ral, eso no se sabía, comen­zó a saber­se a par­tir del año 2006 y toda­vía esta­mos enfras­ca­dos en una gran bata­lla para lograr que el gobierno entre­gue la infor­ma­ción que ocul­ta sobre el alcan­ce de esa cons­pi­ra­ción de esa ver­da­de­ra cons­pi­ra­ción entre la fis­ca­lía y los medios loca­les de Mia­mi, que su sola exis­ten­cia bas­ta­ría para decla­rar nulo y sin valor todo ese pro­ce­so judi­cial tan injus­to, tan tur­bio, que se siguió con­tra nues­tros cin­co com­pa­ñe­ros.

Ese no es el úni­co ele­men­to de ocul­ta­mien­to que ha esta­do pre­sen­te a lo lar­go de toda esta bata­lla des­de el 12 de sep­tiem­bre de 1998 en que fue­ron dete­ni­dos los com­pa­ñe­ros. Yo les quie­ro mos­trar lo más recien­te, este docu­men­to del 31 de octu­bre de este año. Es un recur­so que ha pre­sen­ta­do el Cen­tro para los Dere­chos Huma­nos y el Dere­cho Cons­ti­tu­cio­nal (Cen­ter for Human Rights and Const­ti­tu­tio­nal Law) de Cali­for­nia, ha pre­sen­ta­do una ape­la­ción ante el noveno cir­cui­to, o sea, la cor­te de ape­la­cio­nes de Cali­for­nia, con­tra la Agen­cia Nacio­nal de Inte­li­gen­cia Geo­es­pa­cial (Geos­pa­cial Natio­nal Geos­pa­tial Inte­lli­gen­ce Agency) por su nega­ti­va a entre­gar las imá­ge­nes de los saté­li­tes espa­cia­les de esa agen­cia fede­ral que toma­ron el 24 de febre­ro de 1996, cuan­do se pro­du­jo el inci­den­te fren­te a la ciu­dad de La Haba­na con unas avio­ne­tas de un gru­po terro­ris­ta pro­vo­ca­dor lla­ma­dos Her­ma­nos al Res­ca­te.

Des­de enton­ces, des­de el año 1996 que fue cuan­do ocu­rrió el inci­den­te ‑antes inclu­so de la deten­ción de nues­tro com­pa­ñe­ros, dos años antes- des­de enton­ces el gobierno de los Esta­dos Uni­dos se nie­ga a entre­gar esas imá­ge­nes que ellos poseen, que toma­ron sus saté­li­tes espa­cia­les. Pri­me­ro se nega­ron a entre­gár­se­las a la misión de inves­ti­ga­ción que esta­ble­ció la Orga­ni­za­ción de Avia­ción Civil Inter­na­cio­nal, que se la soli­ci­tó al gobierno de los Esta­dos Uni­dos y el gobierno de los Esta­dos Uni­dos se negó a entre­gar­las. Des­pués, en el jui­cio en Mia­mi, la defen­sa del com­pa­ñe­ro Gerar­do Her­nán­dez, quien fue acu­sa­do injus­ta­men­te por una fal­sa vin­cu­la­ción con ese inci­den­te y por eso está sufrien­do una cade­na per­pe­tua, una de las dos cade­nas per­pe­tuas que tie­ne; la defen­sa de Gerar­do vol­vió a soli­ci­tar la entre­ga de esas imá­ge­nes, la fis­ca­lía se negó, la jue­za acep­tó la nega­ti­va de la fis­ca­lía y por lo tan­to des­de enton­ces, des­de el 98 se está recla­man­do tam­bién por la defen­sa de nues­tros com­pa­ñe­ros que se pre­sen­ten esas imá­ge­nes.

En el Habeas Cor­pus de Gerar­do se vuel­ve a soli­ci­tar que mues­tren esas imá­ge­nes toma­das por sus saté­li­tes espa­cia­les. Ya el gobierno en su res­pues­ta a esa moción de la defen­sa de Gerar­do, ya el gobierno vol­vió a negar­se a per­mi­tir que esas imá­ge­nes pue­dan ser vis­tas, pue­dan ser cono­ci­das. Son 15 años de ocul­ta­mien­to que no pue­dan ser más ilus­tra­do­res, más rele­va­do­res, qué cosa pue­de expli­car esa nega­ti­va del gobierno nor­te­ame­ri­cano a que sus pro­pias imá­ge­nes sobre un inci­den­te que fue tan mani­pu­la­do por el gobierno nor­te­ame­ri­cano, que sir­vió de jus­ti­fi­ca­ción para la pro­mul­ga­ción la Ley Helms Bur­ton, refor­zan­do el blo­queo con­tra Cuba no lo olvi­de­mos, que estu­vo a pun­to de con­du­cir un enfren­ta­mien­to arma­do, a un ata­que mili­tar arma­do con­tra Cuba, según el pre­si­den­te Clin­ton, esa fue una de las pro­pues­tas que tuvo sobre la mesa en aquel momen­to y él pre­fi­rió irse por la más sua­ve que fue refor­zar el blo­queo. Sin embar­go, nun­ca el gobierno de Esta­dos Uni­dos ha per­mi­ti­do que nadie vea las imá­ge­nes que ellos tie­nen sobre dón­de ocu­rrió ese inci­den­te.

Yo quie­ro vol­ver a acla­rar que Gerar­do Her­nán­dez no tuvo nada que ver con ese inci­den­te, que eso jamás se le pudo pro­bar, no es una inven­ción mía, lo reco­no­ció el gobierno de Bush en este docu­men­to: Peti­ción de emer­gen­cia del 30 de mayo del 200. Unos días antes que el tri­bu­nal de Mia­mi emi­tie­se su vere­dic­to, el gobierno dio este paso, se lo pidió a la jue­za, la jue­za no lo acep­tó y ape­la­ron enton­ces a la cor­te de ape­la­cio­nes de Atlan­ta, “un paso sin pre­ce­den­te en la his­to­ria” son las pala­bras que ellos emplean. ¿Por qué sin pre­ce­den­te? Por­que que un acu­sa­dor reco­noz­ca por escri­to que ha fra­ca­sa­do en pro­bar su acu­sa­ción es algo bas­tan­te poco fre­cuen­te; que hubie­ra soli­ci­ta­do a últi­ma hora reti­rar esa acu­sa­ción, que hubie­ra pedi­do inclu­so al tri­bu­nal de ape­la­cio­nes, que orde­na­se la inte­rrup­ción del jui­cio mien­tras no se modi­fi­ca­ra la acu­sa­ción fis­cal, eso nun­ca había ocu­rri­do, según las pro­pias pala­bras de esos mis­mos fis­ca­les, aquí está, Caro­li­na Heck Miller y los demás ‑aquí esta su fir­ma- que reco­no­cie­ron que habían fra­ca­sa­do en su acu­sa­ción.

A pesar de eso, Gerar­do fue decla­ra­do cul­pa­ble por un cri­men que no exis­tió y sobre el cual no tenía juris­dic­ción el gobierno de los Esta­dos Uni­dos por­que por algo ellos ocul­tan don­de ocu­rrió el inci­den­te y por algo se siguen negan­do a per­mi­tir que pue­dan ser vis­tas esas imá­ge­nes que resol­ve­rían la cues­tión de la juris­dic­ción, apar­te de que Gerar­do no tuvo abso­lu­ta­men­te nin­gu­na rela­ción con ese hecho, hubie­se ocu­rri­do don­de hubie­se ocu­rri­do.

El gran pro­ble­ma que enfren­ta­mos con rela­ción a la libe­ra­ción de nues­tros com­pa­ñe­ros es la mani­pu­la­ción de infor­ma­ción. El gobierno de los Esta­dos Uni­dos ha podi­do prac­ti­car duran­te tan­to tiem­po, por­que ha con­ta­do con la com­pli­ci­dad de los gran­des medios de infor­ma­ción, que jamás hablan de esto, que nada dicen de esta bata­lla legal por las imá­ge­nes sate­li­ta­les, que ocul­tan real­men­te los esfuer­zos muy gene­ro­sos, muy nobles, muy per­sis­ten­tes que algu­nas orga­ni­za­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas ‑y salu­dos por­que estoy segu­ro que van a estar en este Colo­quio- han esta­do libran­do para lograr, para con­se­guir que se quie­bre ese silen­cio mediá­ti­co se ha impues­to a este caso.

Hay un aspec­to muy impor­tan­te, muy nue­vo que se dio este 7 de octu­bre cuan­do el com­pa­ñe­ro René Gon­zá­lez con­clu­yó, ter­mi­nó, cum­plió has­ta el últi­mo minu­to la par­te de su sen­ten­cia de carác­ter car­ce­la­rio. O sea, salió de la cár­cel el día que le toca­ba con­for­me a la con­de­na injus­ta que le fue impues­ta a él. Al ocu­rrir eso se ha vuel­to a colo­car sobre el tape­te una cues­tión muy impor­tan­te que es el reco­no­ci­mien­to por par­te de las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas de que el pro­ce­so con­tra Los Cin­co no tenía otra fina­li­dad, no tenía otra expli­ca­ción que la volun­tad del gobierno de los Esta­dos Uni­dos de pro­te­ger a los gru­pos terro­ris­tas anti­cu­ba­nos que ope­ran en Mia­mi.

Por haber moni­to­rea­do las accio­nes de esos gru­pos terro­ris­tas, por haber­se empe­ña­do pací­fi­ca­men­te sin armas, sin emplear la vio­len­cia, sin cau­sar­le daño alguno, a nadie de des­cu­brir los pla­nes de los terro­ris­tas es que los cin­co com­pa­ñe­ros fue­ron dete­ni­dos y fue­ron acu­sa­dos. Eso cons­ta en la acu­sa­ción ori­gi­nal, cons­ta a lo lar­go de muchas inter­ven­cio­nes de la fis­ca­lía duran­te el jui­cio y cons­ta en las sen­ten­cias que le fue­ron impues­tas.

Cuan­do fue­ron a ser sen­ten­cia­dos la fis­ca­lía desa­rro­lló una teo­ría, la lla­ma­da inca­pa­ci­ta­ción o inha­bi­li­ta­ción. La fis­ca­lía insis­tió ante la jue­za que les impu­sie­ra a los com­pa­ñe­ros los cas­ti­gos car­ce­la­rios más seve­ros, más pro­lon­ga­dos, más exten­sos, pero en los cin­co casos tam­bién insis­tió en que ade­más de eso, ade­más de lar­gas penas de pri­sión, para el gobierno de los Esta­dos Uni­dos era tan impor­tan­te como eso, ase­gu­rar que des­pués que salie­ran de la pri­sión se le impu­sie­ran con­di­cio­nes que hicie­ran impo­si­ble para ellos vol­ver a inten­tar cual­quier esfuer­zo con­tra las accio­nes los gru­pos terro­ris­tas , eso cons­ta por escri­to, eso está en las actas del tri­bu­nal y por si alguien lo había olvi­da­do reapa­re­ció ese tema aho­ra, este año 2011 cuan­do se pro­du­ce la sali­da de René Gon­zá­lez de la pri­sión de Maria­na.

Antes de que se pro­du­je­ra esta situa­ción, antes de que René con­clu­ye­ra sus tér­mi­nos de pri­sión, su abo­ga­do defen­sor soli­ci­tó a la jue­za que le per­mi­tie­se irse para Cuba una vez con­clui­da su pena car­ce­la­ria, cuan­do entra en la fase que allá lla­man liber­tad super­vi­sa­da. La liber­tad super­vi­sa­da se supo­ne que es una ins­ti­tu­ción que exis­te en Esta­dos Uni­dos para faci­li­tar la rein­cor­po­ra­ción de una per­so­na que ha cum­pli­do una par­te de su vida en pri­sión, faci­li­tar­le su rein­cor­po­ra­ción a la socie­dad, a la fami­lia, a la vida nor­mal, y eso moni­to­rea­do por la cor­te que lo con­de­nó.

La fami­lia de René Gon­zá­lez no vive en Esta­dos Uni­dos, vive en Cuba, acá está su espo­sa, sus padres, sus hijas sus ami­gos, sus com­pa­ñe­ros de aula, sus veci­nos, aquí está el ambien­te fami­liar y humano al cual él debe rein­te­grar­se. Es absur­do pen­sar que faci­li­ta su rein­cor­po­ra­ción a la socie­dad el impe­dir­le estar con su fami­lia, en su barrio, en su ambien­te y obli­gar­lo a per­ma­ne­cer como si estu­vie­ra en otra pri­sión un poqui­ti­co más amplia, un poqui­ti­co más lumi­no­sa que la cár­cel de Maria­na pero una pri­sión, por­que no pue­de salir de allá.

Mien­tras le exi­gen a René que per­ma­nez­ca en Esta­dos Uni­dos, por­que el gobierno se opu­so a esa peti­ción de la defen­sa de René, mien­tras lo obli­gan o quie­ren obli­gar­lo a que per­ma­nez­ca tres años en Esta­dos Uni­dos, el gobierno de Esta­dos Uni­dos se tomó el tra­ba­jo de recor­dar que aho­ra que ya René sale de la cár­cel, aque­lla cláu­su­la de la inca­pa­ci­ta­ción, aquel obje­ti­vo que para el gobierno de los Esta­dos Uni­dos ‑como dijo más de una vez en el jui­cio- era tan impor­tan­te como la pri­sión mis­ma, aho­ra adquie­re más impor­tan­cia.

Este es el docu­men­to ofi­cial de la fis­ca­lía de los Esta­dos Uni­dos ‑aquí está con la fir­ma de la seño­ra Caro­li­ne Heck Millar- que recuer­da varias veces que René Gon­zá­lez no pue­de inten­tar hacer aque­llo por lo cual fue con­de­na­do y que el gobierno tie­ne que tomar medi­das para ase­gu­rar que no pue­da hacer­lo, lo dice tres veces, la insis­ten­cia de la fis­ca­lía en recor­dar eso, lo voy a vol­ver a leer. Ellos recuer­dan la cláu­su­la de inca­pa­ci­ta­ción que agre­gó la jue­za, cuya impor­tan­cia aho­ra es fun­da­men­tal para ellos dice así: ¨As a very spe­cial con­di­tion of super­vi­sed relea­se the defen­dant is prohi­bi­ted from asso­cia­ting with or visi­ting spe­ci­fic pla­ces whe­re indi­vi­duals or groups, such as terro­rist mem­bers of orga­ni­za­tions advo­ca­ting vio­len­ce and orga­ni­zed cri­me figu­res are known to be all fre­quent.¨ Dicho e espa­ñol, sería así mas o menos: “Como una con­di­ción espe­cial adi­cio­nal para la liber­tad super­vi­sa­da, se le prohí­be al acu­sa­do acer­car­se a o visi­tar luga­res espe­cí­fi­cos don­de se sabe que están o fre­cuen­tan indi­vi­duos o gru­pos tales como terro­ris­tas, miem­bros de orga­ni­za­cio­nes que pro­mue­ven la vio­len­cia y figu­ras del cri­men orga­ni­za­do”, fin de la cita.

Pero no sola­men­te eso, en este docu­men­to el gobierno es más explí­ci­to. Acla­ra que lo que se tra­ta es de pro­te­ger a esas per­so­nas de René, no pro­te­ger a René de los vio­len­tos, de los terro­ris­tas, de las figu­ras del cri­men orga­ni­za­do, sino de pro­te­ger a esas per­so­nas que ellos reco­no­cen que saben quié­nes son y don­de están. Esta es la pági­na 10 de este docu­men­to, la fina­li­dad de esa con­di­ción espe­cial es pro­te­ger a esa gen­te (to pro­tect the public) ‑el públi­co es esas tres cate­go­rías de gen­te- de nue­vos deli­tos del acu­sa­do. El acu­sa­do, reite­ro, fue acu­sa­do sola­men­te de accio­nes que lle­vó a cabo para tra­tar de frus­trar los crí­me­nes de per­so­nas vio­len­tas de terro­ris­tas, de gen­te que esta­ban pro­mo­vien­do la vio­len­cia y el cri­men con­tra Cuba.

Si uno ana­li­za este docu­men­to se da cuen­ta que inde­pen­dien­te­men­te que colo­ca a René en una situa­ción muy difí­cil, por­que de hecho el gobierno está dán­do­le un espal­da­ra­zo, un res­pal­do, al cri­men orga­ni­za­do, a los vio­len­tos, a los terro­ris­tas, les está dicien­do: noso­tros vamos a vigi­lar para que nadie los vaya a moles­tar a uste­des, sig­ni­fi­ca un res­pal­do para esa gen­te, y por lo tan­to aumen­ta las posi­bi­li­da­des, los ries­gos de que alguien inten­te algu­na acción con­tra René, valién­do­se de la impu­ni­dad explí­ci­ta de que dis­fru­tan.

Ese es uno de los aspec­tos, las con­se­cuen­cias de la situa­ción que enfren­ta el com­pa­ñe­ro René Gon­zá­lez, aho­ra la otra es ‑que es la mejor prue­ba de la total ino­cen­cia de René y tam­bién de Gerar­do, de Ramón de Anto­nio y Fer­nan­do- por­que es un reco­no­ci­mien­to de lo que reco­no­cie­ron des­de el pri­mer día cuan­do los retu­vie­ron, que es el Esta­do de Nece­si­dad que tie­ne Cuba, o sea Cuba no envió estos com­pa­ñe­ros a cum­plir esa misión a Esta­dos Uni­dos tan deli­ca­da, tan ries­go­sa por gus­to; Cuba nece­si­ta defen­der­se del terro­ris­mo por­que exis­te ese terro­ris­mo.

No podían ellos infor­már­se­lo a las auto­ri­da­des que iban a cum­plir esa misión por­que ¿qué hubie­ra ocu­rri­do? que no hubie­ran podi­do cum­plir­la y hubie­ran sido dete­ni­dos inme­dia­ta­men­te. Aquí lo dice con todas las letras “la fun­ción el papel la tarea de los Esta­dos Uni­dos no es pro­te­ger al ciu­da­dano paci­fi­co hon­ra­do de los vio­len­tos, de los cri­mi­na­les, los terro­ris­tas sino pro­te­ger a los terro­ris­tas a los vio­len­tos, por lo menos a los de Mia­mi. Todo esto no tuvo otra moti­va­ción que defen­der a esos malean­tes y per­mi­tir­les que siguie­ran cau­san­do daño al pue­blo cubano con total impu­ni­dad.

Aho­ra esta­mos libran­do dos bata­llas en el plano legal y polí­ti­co, por una par­te recla­mán­do­les a las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas que le per­mi­tan a René Gon­zá­lez venir para su país, que no ten­ga que per­ma­ne­cer tres años más sepa­ra­do de su fami­lia, some­ti­do a un cas­ti­go total­men­te injus­to e injus­ti­fi­ca­do, y ade­más con­tra­rio a la letra y el espí­ri­tu de la pro­pia legis­la­ción nor­te­ame­ri­ca­na sobre la liber­tad super­vi­sa­da. Tam­bién esta­mos, para­le­la­men­te, libran­do la bata­lla por­que la cor­te de Mia­mi aco­ja las peti­cio­nes extra­or­di­na­rias que han sido pre­sen­ta­das por cada uno de Los Cin­co para que se anu­le el jui­cio y para que se pon­ga fin a toda esta injus­ti­cia, lo que se lla­ma en Esta­dos Uni­dos Habeas Cor­pus.

Están pre­sen­ta­dos ya en lo fun­da­men­tal los docu­men­tos per­ti­nen­tes, fal­ta que el gobierno res­pon­da para el 21 de noviem­bre las peti­cio­nes, las últi­mas que fue­ron pre­sen­ta­das que son las de Ramón y de Fer­nan­do. Una vez que el gobierno res­pon­da, la defen­sa de Ramón y de Fer­nan­do repli­ca­ría esa res­pues­ta y esta­ría com­ple­to el expe­dien­te de esos dos casos, ya el de Gerar­do el de René y el de Anto­nio, han sido fina­li­za­da las tres eta­pas: pre­sen­ta­ción de la moción, res­pues­ta del gobierno y repli­ca de la res­pues­ta de la defen­sa de la res­pues­ta del gobierno de mane­ra que en cual­quier momen­to el año pró­xi­mo, debe­mos supo­ner, debe­mos cal­cu­lar que tem­prano en el año 2012 la jue­za se pro­nun­cia­ría al res­pec­to.

Yo quie­ro recor­dar cua­les son los ele­men­tos fun­da­men­ta­les que cal­zan esos Habeas Cor­pus. Hay en ele­men­to común de las cin­co mocio­nes de los cin­co com­pa­ñe­ros de cada uno de ellos que es el papel que desem­pe­ña­ron los medios de pren­sa loca­les para crear eso que la cor­te de ape­la­cio­nes des­cri­bió como ´´ una tor­men­ta per­fec­ta de pre­jui­cios y de hos­ti­li­dad”; que no se sabía enton­ces lo que aho­ra se sabe que fue finan­cia­da por el mis­mo gobierno que debió haber impe­di­do las vio­la­cio­nes al debi­do pro­ce­so que esa pren­sa reali­zó.

En el caso de Gerar­do ade­más de ese argu­men­to se uti­li­za este otro, el vie­jo recla­mo que cum­ple ya 15 años para que el gobierno mues­tre entre­gue las imá­ge­nes de sus saté­li­tes sobre don­de ocu­rrió el inci­den­te del 24 de febre­ro.

Repi­to que Gerar­do no tuvo nada que ver con ese inci­den­te, que eso lo reco­no­ció el gobierno, que no lo había podi­do pro­bar pero si el inci­den­te no ocu­rrió don­de el gobierno nor­te­ame­ri­cano, se ha pasa­do 15 años dicien­do que ocu­rrió sino ocu­rrió don­de el gobierno de Cuba se ha pasa­do 15 años den­tro del espa­cio cubano, si es así, la cor­te de Mia­mi ni nin­gu­na cor­te de jus­ti­cia ten­dría juris­dic­ción algu­na sobre ese inci­den­te.

Algo muy sos­pe­cho­so, algo muy nega­ti­vo para la posi­ción nor­te­ame­ri­ca­na deben con­te­ner esas imá­ge­nes cuan­do Esta­dos Uni­dos se ha pasa­do 15 años negán­do­se a que nadie pue­da ver­las. Ese es uno de los docu­men­tos de la ape­la­ción de Gerar­do que se está recla­man­do jun­to con la mani­pu­la­ción de las prue­bas pre­sen­ta­das con­tra él que real­men­te fabri­ca­ron un caso com­ple­ta­men­te arti­fi­cial, com­ple­ta­men­te injus­to que el pro­pio gobierno reco­no­ció que care­cía de prue­bas para demos­trar.

En el caso de Gerar­do ade­más se soli­ci­ta a la jue­za que inde­pen­dien­te­men­te de lo que se le está recla­man­do que es la anu­la­ción del jui­cio con­tra Gerar­do, que con­ce­da una audien­cia para que él pue­da con­cu­rrir, acla­rar, expli­car todas estas mani­pu­la­cio­nes de las prue­bas rea­li­za­das por la fis­ca­lía que la fis­ca­lía res­pon­da que haya un inter­cam­bio entre defen­sa y acu­sa­do­res delan­te del tri­bu­nal, antes de que el tri­bu­nal deci­da qué hacer con este caso la posi­ción, del gobierno nor­te­ame­ri­cano es muy dura, es muy reduc­ti­ble, se ha nega­do tan­to a la peti­ción de Habeas Cor­pus como a la soli­ci­tud de rea­li­za­ción de una audien­cia y le ha pedi­do a la jue­za que des­es­ti­me la peti­ción sin nin­gu­na dis­cu­sión, sin nin­gu­na con­si­de­ra­ción, sin escu­char a las par­tes, en lo abso­lu­to.

Esta­mos siem­pre ante una cons­tan­te: los que encar­ce­lan a nues­tros com­pa­ñe­ros no quie­ren dis­cu­tir, le temen a las prue­bas, quie­ren ocul­tar­las y para ellos se eva­den del poder que ejer­cen sobre los medios de comu­ni­ca­ción. No sería posi­ble toda esta injus­ti­cia si la gen­te supie­ra, si la gen­te cono­cie­ra lo que está ocu­rrien­do pero se encar­gan de que los medios no hablen, no infor­men, no expli­quen a la gen­te, para que la gen­te no pue­da movi­li­zar­se por eso es que resul­ta tan impor­tan­te la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, por eso es que es tan nece­sa­ria la labor que rea­li­zan uste­des que están reu­ni­dos en Hol­guín aho­ra, los com­pa­ñe­ros orga­ni­za­do­res, el ICAP, las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes, los comi­tés que en todo el mun­do libran esta bata­lla, por eso es tan impor­tan­te que com­pro­me­te­rá siem­pre nues­tra gra­ti­tud la labor que nor­te­ame­ri­ca­nos tan nobles, tan dedi­ca­dos a la cau­sa de la jus­ti­cia y de la liber­tad, como Lenny Wein­glass, encar­nan como nin­guno.

Este año ade­más tuvi­mos una des­gra­cia adi­cio­nal no sola­men­te per­di­mos a Lenny tam­bién a Debra Even­son otra com­pa­ñe­ra juris­ta, vin­cu­la­da con Lenny y al buf­fe­te para el cual ambos tra­ba­ja­ban, que dio tam­bién una con­tri­bu­ción muy impor­tan­te, aun­que como era el esti­lo de ella, qui­zás en el ano­ni­ma­to pero yo si sé que siem­pre con­ta­mos con ella siem­pre para reci­bir su con­se­jo, su ase­so­ría en esta com­pli­ca­da y pro­lon­ga­da bata­lla legal.

Lenny Wein­glass murió sin dejar de tra­ba­jar has­ta el final la últi­ma ima­gen de él, la últi­ma foto que se le tomó en la sala de cui­da­dos de inten­si­vos don­de pocos minu­tos des­pués iba a morir, el tie­ne en sus manos uno de los docu­men­tos rela­cio­na­dos con los Habeas Cor­pus de Gerar­do y de Tony. Has­ta el últi­mo ins­tan­te has­ta el últi­mo alien­to él se dedi­có a esta cau­sa, sin pedir ni pro­ta­go­nis­mo sin pedir bene­fi­cio mate­rial alguno, demos­trán­do­nos real­men­te que la soli­da­ri­dad es una fuer­za fun­da­men­tal, es una fuer­za insus­ti­tui­ble y tra­zan­do un ejem­plo que muchos otros sabrán mar­char a lo lar­go de él, has­ta con­quis­tar la liber­tad de nues­tros com­pa­ñe­ros y que se res­ta­blez­ca la jus­ti­cia.

Por eso es que salu­do nue­va­men­te a todos uste­des y les deseo muchos éxi­tos a este colo­quio.

Muchas gra­cias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *