[Video] La dig­ni­dad de Calle 13

- En cur­si­va y negri­tas, frag­men­tos de la can­ción, Lati­noa­mé­ri­ca.

Calle 13 es un dis­pa­ra­dor de ges­tos entra­ña­bles aje­nos a la razón especulativa.Calle 13, es sabi­du­ría.

La encon­tra­mos en su poe­sía y en su músi­ca que ele­va expo­nen­cial­men­te las raí­ces de los pue­blos Lati­no­ame­ri­ca­nos. No son una indi­vi­dua­li­dad. Son un noso­tros que valo­ra la mul­ti­pli­ci­dad de Amé­ri­ca.

Calle 13, ¿es un dúo? ¿Son dos indi­vi­duos? No.

Son la expre­sión de millo­nes de ame­ri­ca­nos silen­cia­dos. A veces, mani­pu­la­dos para crear un espa­cio, dolo­ro­so, para dis­cri­mi­nar a sus igua­les. El o los Dio­ses de una supues­ta civi­li­za­ción sus­ten­ta­da en la anti­gua Gre­cia los pri­vó de una rique­za exis­ten­cial, ani­qui­la­da por la razón impe­rial de las filo­so­fías que desa­rro­lla­ron los pen­sa­do­res con­se­cuen­tes con los intere­ses de los due­ños del poder, aun­que muchas veces dije­ran opo­ner­se al mis­mo.

Llá­men­se como se lla­men: feu­da­lis­mo, monar­quías, repúblicas…bananeras, impe­ria­les.

Soy lo que sobra de lo que se roba­ron”

Los con­quis­ta­do­res baja­ron de los bar­cos. Sus des­cen­dien­tes, frac­tu­ra­dos cul­tu­ral­men­te por este éxo­do de Euro­pa hacia Amé­ri­ca, fue­ron inca­pa­ces­de inter­pre­tar:

(Soy)“…lo que san­gra den­tro de tus venas” (…) ‚“soy un peda­zo de tie­rra que vale la pena”

E inca­pa­ces de nutrir­se de estas raí­ces (aun­que se ali­men­ta­ron de los nutrien­tes de ellas) y, a la vez, valo­rar posi­ti­va­men­te la diver­si­dad de los Pue­blos Ori­gi­na­rios.

Pero no son “el enemi­go”. Son sólo víc­ti­mas de un pro­yec­to colo­nial que colo­ni­zó sus men­tes, sus cuer­pos y sus deseos. La tra­di­ción judeo/​cristiana los inha­bi­li­tó para reco­no­cer­se como inte­gran­tes de una Gran y Diver­sa Cul­tu­ra Ame­ri­ca­na.

La espi­na dor­sal de mi pla­ne­ta es mi cor­di­lle­ra”

Fue­ron títe­res sin cabe­za ni pasión. Muchos, ins­tru­men­tos para decons­truir a san­gre y fue­go la pasión ame­ri­ca­na. Fue­ron inva­so­res ase­si­nos incons­cien­tes (dejo a un cos­ta­do a los cóm­pli­ces del colo­nia­lis­mo deve­ni­do impe­ria­lis­mo) que ani­qui­la­ron a “los dife­ren­tes”, sin reco­no­cer que se ani­qui­la­ban a si mis­mo.

Soy Amé­ri­ca Lati­na, un pue­blo sin pier­nas, pero que cami­na”

No es una casua­li­dad que en el cono sur, en las ori­llas del Río de la Pla­ta, se ori­gi­na­ran el tan­go y la milon­ga urba­na.

Es cau­sa­li­dad gene­ra­da por la deso­la­ción del inmi­gran­te que repro­du­jo en tér­mi­nos de arte su mise­ra­bi­li­dad de no ser. Ese inmi­gran­te, en la mayo­ría de los casos casi anal­fa­be­to, esta­ba con­di­cio­na­do por la frus­tra­ción, por la inca­pa­ci­dad para mane­jar su des­tino.

Tu no pue­des com­prar el vien­to… el sol… el calor…la llu­via…”

Tu no pue­des com­prar mi alegría…mí dolor…mi vida.”

Fue un autén­ti­co cal­do de cul­ti­vo para repro­du­cir en las futu­ras gene­ra­cio­nes las con­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas que per­pe­túen un obje­ti­vo don­de lo indi­vi­dual aplas­ta a lo colec­ti­vo (la tie­rra pro­pia; la casa pro­pia; los hijos uni­ver­si­ta­rios). La fami­lia como enti­dad que se opo­ne a las otras fami­lias. Son como el dra­gón que comien­za por comer­se la cola. No son un pro­duc­to, son sub­pro­duc­tos. Es el“tan­go que me hicis­te mal y sin embar­go te quie­ro”.

Este Tan­go (y no sólo el Tan­go) resue­na en Calle 13. Sién­ten­se y escu­chen, con aper­tu­ra aje­na a las con­ven­cio­nes aca­dé­mi­cas, las vibra­cio­nes que gene­ra su can­ciónLati­noa­mé­ri­ca.

Somos lo que somos a pesar de noso­tros mis­mos, y de “los otros”. Y tam­bién resue­nan las Vida­las, Gua­ra­ñas, Can­dom­bes, Gua­ji­ros, Meren­gues, Son, Sal­sa y toda la rique­za de los rit­mos Afro ame­ri­ca­nos.

soy lo que sos­tie­ne…” (…) “si se derrum­ba yo lo recons­tru­yo”

Es la per­sis­ten­cia del vue­lo del Cón­dor sobre Los Andes. Sin des­can­sos ni anes­te­sias.

Sin pri­sa, pero sin pau­sas. Cono­ce­do­res de que toda noche con­du­ce a un ama­ne­cer. La bri­sa devie­ne vien­to cuan­do:

vamos dibu­jan­do el camino”

Y“Soy el vien­to que pei­na mi cabe­llo”

Me deten­go. Pero recuer­den que:

tu no pue­des com­prar mi vida”

Si lo inten­tan, el Cón­dor y, has­ta los gorrio­nes, devo­ra­rán sus tri­pas.

No pien­so releer el tex­to. Podría ten­tar­me con apre­tar Supr.

Mejor,

sen­ci­lla­men­te,

Calle 13 es Lati­noa­mé­ri­ca,o vice­ver­sa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *