Tres des­alo­jos “ile­ga­les” en Eus­kal Herria en menos de un mes

La Ofi­ci­na de Oku­pa­ción cali­fi­ca como preo­cu­pan­te el hecho de que ″pese a no dis­po­ner de orden judi­cial″ la Poli­cía haya rea­li­za­do tres des­alo­jos de cen­tros o loca­les ocu­pa­dos por jóve­nes en las tres últi­mas sema­nas y aler­tan del ries­go de con­ver­tir­se en una prác­ti­ca habi­tual de aho­ra en adelante.

Los inte­gran­tes de la Ofi­ci­na de Oku­pa­ción han denun­cia­do que en un pla­zo infe­rior a un mes se han pro­du­ci­do tres des­alo­jos poli­cia­les ile­ga­les en otros tan­tos pun­tos de Eus­kal Herria. El últi­mo de estos casos se pro­du­jo el pasa­do miér­co­les en el barrio de Erre­kal­de, don­de 27 jóve­nes de la asam­blea de Kukutza fue­ron des­alo­ja­dos por la Ertzain­tza del inmue­ble que años atrás alber­ga­ra Kukutza II, situa­do en la calle Larraskitu.

El des­alo­jo, al igual que en los casos de Eran­dio y Donos­tia, regis­tra­dos los pasa­dos días 24 de octu­bre y 2 de noviem­bre res­pec­ti­va­men­te, fue eje­cu­ta­do ″pese a no dis­po­ner de una orden judi­cial que lo auto­ri­za­se″, según expli­can en una nota envia­da a los medios de comunicación.

No obs­tan­te, des­de la ofi­ci­na que ase­so­ra a miem­bros del movi­mien­to de oku­pa­ción des­ta­can que lo ″espe­cial­men­te preo­cu­pan­te″ es que has­ta estos tres casos ″no había­mos cono­ci­do otros simi­la­res en los últi­mos años″, y por tan­to ″podrían mar­car un nue­vo giro y una vuel­ta de tuer­ca en la cre­cien­te repre­sión con­tra el movi­mien­to pro-oku­pa­ción y en par­ti­cu­lar con­tra los gaz­tetxes, en la cual ni siquie­ra se res­pe­ten las ya de por sí esca­sas garan­tías pro­ce­sa­les que ofre­cen la legis­la­ción vigente″.

No toda oku­pa­ción es delito

Por ello, quie­ren recor­dar que ″en cual­quier Esta­do que se pre­ten­da de Dere­cho″, la cali­fi­ca­ción jurí­di­ca de los posi­bles deli­tos —inclui­da la oku­pa­ción de un inmue­ble aban­do­na­do— no corres­pon­de a la Poli­cía ni al con­se­je­ro de Inte­rior, sino a los jue­ces, ″quie­nes debe­rán deci­dir si dicha oku­pa­ción pue­de cali­fi­car­se como delic­ti­va y requie­re de un inme­dia­to des­alo­jo cau­te­lar, o por el con­tra­rio los pro­pie­ta­rios deben acu­dir a la vía civil —la del desahu­cio— para recu­pe­rar su pro­pie­dad″. Es más, según la legis­la­ción y juris­pru­den­cia actual ″no toda oku­pa­ción de una vivien­da sin per­mi­so de los pro­pie­ta­rios es deli­to″, han recor­da­do. Así, han alu­di­do a casos en los que el juez ″orde­na el des­alo­jo cau­te­lar ape­nas unos días des­pués de inter­pues­ta la denun­cia″, has­ta otros como el del gaz­tetxe Lako­mi de San­tutxu, ″des­alo­ja­do volun­ta­ria­men­te por sus ocu­pan­tes, tras cons­ta­tar que sus pro­pie­ta­rios tenían inten­ción real y efec­ti­va de uti­li­zar­lo, y no sim­ple­men­te de vol­ver a dejar­lo vacío duran­te décadas″.

Asi­mis­mo, han men­cio­na­do la recien­te nega­ti­va del juz­ga­do de ins­truc­ción nº 6 de Bar­ce­lo­na a orde­nar el des­alo­jo del edi­fi­cio oku­pa­do por el movi­mien­to 15‑M en el barrio bar­ce­lo­nés de Nou Barris para realo­jar a fami­lias víc­ti­mas de desahucios.

Cons­cien­tes

Por otra par­te, la Ofi­ci­na de Oku­pa­ción recuer­da que ″los diver­sos cuer­pos poli­cia­les son ple­na­men­te cons­cien­tes de lo ile­gal de estos des­alo­jos sin orden judi­cial″, y por ello han tra­ta­do de jus­ti­fi­car­las ″con las más absur­das y pere­gri­nas de las excusas″.

Así, en el caso de Donos­tia, la Poli­cía Muni­ci­pal —que al pare­cer actuó por ini­cia­ti­va pro­pia y sin cono­ci­mien­to de los res­pon­sa­bles del con­sis­to­rio— afir­mó que ″fue­ron los ocu­pan­tes quie­nes abrie­ron volun­ta­ria­men­te la puer­ta, pese a que los pro­pios perio­dis­tas fue­ron tes­ti­gos de cómo los 20 agen­tes echa­ron la puer­ta aba­jo por la fuerza″.

En el edi­fi­cio de la calle Larras­ki­tu de Erre­kal­de, la Ertzain­tza afir­ma haber actua­do ampa­ra­da por la Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na debi­do a ″la exis­ten­cia de un deli­to fla­gran­te y para evi­tar la posi­ble des­truc­ción o des­apa­ri­ción de las prue­bas u obje­tos del deli­to″, cosa impo­si­ble, según expli­can, ya que en un caso de usur­pa­ción de inmue­ble el obje­to del deli­to ″no corre ries­go de des­apa­re­cer por espe­rar unas horas o días has­ta la deci­sión judicial″.

Y por últi­mo, des­ta­can que en el caso de Eran­dio ni el Ayun­ta­mien­to ni la Poli­cía Muni­ci­pal han ofre­ci­do nin­gún tipo de expli­ca­ción, y tam­po­co han vuel­to a pre­sen­tar­se allí pese a que el gaz­tetxe fue­ra ″reoku­pa­do por la Gaz­te Asan­bla­da un día des­pués del ile­gal des­alo­jo, y sigue abier­to y en trá­mi­tes de alcan­zar un acuer­do con el pro­pie­ta­rio a pesar de su ini­cial denuncia″.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.