Tres des­alo­jos “ile­ga­les” en Eus­kal Herria en menos de un mes

La Ofi­ci­na de Oku­pa­ción cali­fi­ca como preo­cu­pan­te el hecho de que ″pese a no dis­po­ner de orden judi­cial″ la Poli­cía haya rea­li­za­do tres des­alo­jos de cen­tros o loca­les ocu­pa­dos por jóve­nes en las tres últi­mas sema­nas y aler­tan del ries­go de con­ver­tir­se en una prác­ti­ca habi­tual de aho­ra en ade­lan­te.

Los inte­gran­tes de la Ofi­ci­na de Oku­pa­ción han denun­cia­do que en un pla­zo infe­rior a un mes se han pro­du­ci­do tres des­alo­jos poli­cia­les ile­ga­les en otros tan­tos pun­tos de Eus­kal Herria. El últi­mo de estos casos se pro­du­jo el pasa­do miér­co­les en el barrio de Erre­kal­de, don­de 27 jóve­nes de la asam­blea de Kukutza fue­ron des­alo­ja­dos por la Ertzain­tza del inmue­ble que años atrás alber­ga­ra Kukutza II, situa­do en la calle Larras­ki­tu.

El des­alo­jo, al igual que en los casos de Eran­dio y Donos­tia, regis­tra­dos los pasa­dos días 24 de octu­bre y 2 de noviem­bre res­pec­ti­va­men­te, fue eje­cu­ta­do ″pese a no dis­po­ner de una orden judi­cial que lo auto­ri­za­se″, según expli­can en una nota envia­da a los medios de comu­ni­ca­ción.

No obs­tan­te, des­de la ofi­ci­na que ase­so­ra a miem­bros del movi­mien­to de oku­pa­ción des­ta­can que lo ″espe­cial­men­te preo­cu­pan­te″ es que has­ta estos tres casos ″no había­mos cono­ci­do otros simi­la­res en los últi­mos años″, y por tan­to ″podrían mar­car un nue­vo giro y una vuel­ta de tuer­ca en la cre­cien­te repre­sión con­tra el movi­mien­to pro-oku­pa­ción y en par­ti­cu­lar con­tra los gaz­tetxes, en la cual ni siquie­ra se res­pe­ten las ya de por sí esca­sas garan­tías pro­ce­sa­les que ofre­cen la legis­la­ción vigen­te″.

No toda oku­pa­ción es deli­to

Por ello, quie­ren recor­dar que ″en cual­quier Esta­do que se pre­ten­da de Dere­cho″, la cali­fi­ca­ción jurí­di­ca de los posi­bles deli­tos —inclui­da la oku­pa­ción de un inmue­ble aban­do­na­do— no corres­pon­de a la Poli­cía ni al con­se­je­ro de Inte­rior, sino a los jue­ces, ″quie­nes debe­rán deci­dir si dicha oku­pa­ción pue­de cali­fi­car­se como delic­ti­va y requie­re de un inme­dia­to des­alo­jo cau­te­lar, o por el con­tra­rio los pro­pie­ta­rios deben acu­dir a la vía civil —la del desahu­cio— para recu­pe­rar su pro­pie­dad″. Es más, según la legis­la­ción y juris­pru­den­cia actual ″no toda oku­pa­ción de una vivien­da sin per­mi­so de los pro­pie­ta­rios es deli­to″, han recor­da­do. Así, han alu­di­do a casos en los que el juez ″orde­na el des­alo­jo cau­te­lar ape­nas unos días des­pués de inter­pues­ta la denun­cia″, has­ta otros como el del gaz­tetxe Lako­mi de San­tutxu, ″des­alo­ja­do volun­ta­ria­men­te por sus ocu­pan­tes, tras cons­ta­tar que sus pro­pie­ta­rios tenían inten­ción real y efec­ti­va de uti­li­zar­lo, y no sim­ple­men­te de vol­ver a dejar­lo vacío duran­te déca­das″.

Asi­mis­mo, han men­cio­na­do la recien­te nega­ti­va del juz­ga­do de ins­truc­ción nº 6 de Bar­ce­lo­na a orde­nar el des­alo­jo del edi­fi­cio oku­pa­do por el movi­mien­to 15‑M en el barrio bar­ce­lo­nés de Nou Barris para realo­jar a fami­lias víc­ti­mas de desahu­cios.

Cons­cien­tes

Por otra par­te, la Ofi­ci­na de Oku­pa­ción recuer­da que ″los diver­sos cuer­pos poli­cia­les son ple­na­men­te cons­cien­tes de lo ile­gal de estos des­alo­jos sin orden judi­cial″, y por ello han tra­ta­do de jus­ti­fi­car­las ″con las más absur­das y pere­gri­nas de las excu­sas″.

Así, en el caso de Donos­tia, la Poli­cía Muni­ci­pal —que al pare­cer actuó por ini­cia­ti­va pro­pia y sin cono­ci­mien­to de los res­pon­sa­bles del con­sis­to­rio— afir­mó que ″fue­ron los ocu­pan­tes quie­nes abrie­ron volun­ta­ria­men­te la puer­ta, pese a que los pro­pios perio­dis­tas fue­ron tes­ti­gos de cómo los 20 agen­tes echa­ron la puer­ta aba­jo por la fuer­za″.

En el edi­fi­cio de la calle Larras­ki­tu de Erre­kal­de, la Ertzain­tza afir­ma haber actua­do ampa­ra­da por la Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na debi­do a ″la exis­ten­cia de un deli­to fla­gran­te y para evi­tar la posi­ble des­truc­ción o des­apa­ri­ción de las prue­bas u obje­tos del deli­to″, cosa impo­si­ble, según expli­can, ya que en un caso de usur­pa­ción de inmue­ble el obje­to del deli­to ″no corre ries­go de des­apa­re­cer por espe­rar unas horas o días has­ta la deci­sión judi­cial″.

Y por últi­mo, des­ta­can que en el caso de Eran­dio ni el Ayun­ta­mien­to ni la Poli­cía Muni­ci­pal han ofre­ci­do nin­gún tipo de expli­ca­ción, y tam­po­co han vuel­to a pre­sen­tar­se allí pese a que el gaz­tetxe fue­ra ″reoku­pa­do por la Gaz­te Asan­bla­da un día des­pués del ile­gal des­alo­jo, y sigue abier­to y en trá­mi­tes de alcan­zar un acuer­do con el pro­pie­ta­rio a pesar de su ini­cial denun­cia″.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *