«Pues­ta a ele­gir, pre­fie­ro ser mujer que ser varón»

Entre­vis­ta con Leo­nor Sil­ves­tri, poe­ta y acti­vis­ta obje­to­ra del géne­ro :: «Las capas medias pien­san que la dig­ni­dad de fre­gar baños es más dig­na que la dig­ni­dad de la puta»

“¡Lo úni­co peor que ser mujer, es ser varón! Yo me sien­to una per­so­na que inten­ta fugar de los géne­ros, no una Queer”… Estu­vo en Chi­le en sep­tiem­bre invi­ta­da por el colec­ti­vo Rita Lazo (Lazo- rri­ta)* don­de par­ti­ci­pan com­pa­ñe­ras femi­nis­tas autó­no­mas. Tam­bién la invi­ta­ron las Klle­je­ras, vie­jas ami­gas femi­nis­tas autó­no­mas y Huel­ga de Vien­tres, jóve­nes femi­nis­tas autó­no­mas y anar­cas**.

Hizo unas cuán­tas per­fo­man­ces –como le lla­man a las repre­sen­ta­cio­nes des­de hace un tiem­po en nues­tros occi­den­ta­li­za­dos movi­mien­tos socia­les-. Per­fo­man­ces que moles­ta­ron a algu­nos ‑y tam­bién a unas cuán­tas- que incluían dil­dos y ori­nes, pero que encan­ta­ron a los fotó­gra­fos que atra­pan imá­ge­nes con­tro­ver­ti­das.

¿Sería una de esas chi­cas Queer que mues­tran accio­nes tan van­guar­dis­tas que ‑al menos, a mí- me dejan mar­can­do ocu­pa­do?… Una can­ti­dad no des­pre­cia­ble de jóve­nes trans, queer, varo­nes, chi­cas, les­bia­nas, la seguían en la mar­cha de las putas por el cen­tro de San­tia­go. Tam­bién, jun­to con femi­nis­tas de Rita Lazo y otras femi­nis­tas, estu­vo cons­tan­te­men­te apo­yan­do la huel­ga de ham­bre del movi­mien­to estu­dian­til chi­leno. Era la opor­tu­ni­dad enton­ces de pre­gun­tar a una com­pa­ñe­ra, al menos un par de cosas que due­len entre femi­nis­tas y acti­vis­tas de la diver­si­dad sexual.

¿Te auto­de­fi­nes Queer?

¡No! ¡Estás loca! Así me dice la gen­te, que tam­bién me nom­bra “mujer”. Pero Queer es una prác­ti­ca por un lado, y por otro, creo que hoy en día la pala­bra es un sig­ni­fi­can­te vacío, car­ga­do de con­no­ta­cio­nes rela­cio­na­das con el mun­do de la Aca­de­mia, es como una coar­ta­da ins­ti­tu­cio­nal. Inclu­so tie­ne que ver con mane­ras de rebus­car­se la vida. A mí no me intere­sa para nada per­te­ne­cer a eso.

¿Y, des­de tu mira­da, qué es la prác­ti­ca Queer ‑sin con­tar lo aca­dé­mi­co que se aco­mo­da en lo queer-?

Hay un gru­po de gen­te que no se sabe Qué es, y yo cele­bro eso por­que qui­zás no sean nada, si no, más bien, es gen­te que fun­cio­na Cómo, que ope­ra Cómo. A mí me gus­ta eso. Me intere­san las pre­gun­tas por los Cómo y no por los Qué. Los Qué son pura onto­lo­gía (o sea, esen­cia­lis­mo, iden­ti­dad fija). Pre­fie­ro remi­tir­me a las per­fo­man­ces. Den­tro de ese con­jun­to lla­ma­do queer, está la gen­te que obje­ta su géne­ro, que obje­ta al Esta­do, gen­te que tie­ne una fuer­te matriz anár­qui­ca en el sen­ti­do de lo anti­au­to­ri­ta­rio y de lo anti-jerár­qui­co. Y esto para mí es impor­tan­te: des­ha­cer el géne­ro…

¿Y cómo?

La iden­ti­dad no es fija, si no con­tin­gen­te, no es uni­ver­sal si no sin­gu­lar y tie­ne que ser nego­cia­da. Por­que si no se nego­cia, enton­ces pasa como pasa en las oku­pas: eso de que como, aho­ra, somos igua­les, los varo­nes les pue­den pegar a las muje­res. O como pasa con los varo­nes que cuan­do yo hablo de decons­truc­ción sexo-afec­ti­va: ellos dicen amor libre y enton­ces ¡a coger­se a todas!… Yo les ten­go malas noti­cias a esos mucha­chos, eso no de-cons­tru­ye nada, es más de lo mis­mo. Decons­truir la sexua­li­dad es otra cosa, es poder afec­tar­se posi­ti­va y ale­gre­men­te en el espa­cio públi­co, por ejem­plo en el caso de los varo­nes, con otro como él ‑con otro varón- y que eso no les pese.

“Iden­ti­dad no fija”, entien­do que es iden­ti­dad no bio­ló­gi­ca no ana­tó­mi­ca…

Exac­ta­men­te. Te lo voy a decir así: no es que yo diga que no hay muje­res, es que digo que son una cons­truc­ción como una silla: la silla no sale del árbol, se cons­tru­ye. La mujer tam­po­co sale de Adán y Eva o de la cos­ti­lla o de un óvu­lo fecun­da­do, es una cons­truc­ción bio-polí­ti­ca.

¿Una cons­truc­ción polí­ti­ca que sur­ge de la bio­lo­gía?

Sí. ¿A qué me remi­to? Por ejem­plo has­ta el siglo 18, o sea, has­ta el adve­ni­mien­to del Capi­ta­lis­mo y qui­zás un poco antes, la cien­cia pos­tu­la­ba que solo había varo­nes ‑mode­lo de semejanza‑, y ade­más esta­ban los varo­nes mal cons­trui­dos (las muje­res) que incluían a todos los que no eran varo­nes bien cons­trui­dos. Y el hete­ro­ca­pi­ta­lis­mo (capi­ta­lis­mo hete­ro­se­xual) inven­tó esta idea de la dife­ren­cia sexual: dos cuer­pos con­tra­pues­tos y sexua­dos. El pro­ble­ma con las iden­ti­da­des mujer bio­ló­gi­ca es que como todas las iden­ti­da­des, exclu­ye a algu­nos o a muchos, y colo­ca en cali­dad de anor­mal a quie­nes exclu­ye.

O sea a las muje­res trans, por ejem­plo…

Cla­ro, pero ni me voy a poner a plan­tear lo evi­den­te de ¿qué hace­mos con una mujer trans? o con una tra­ves­ti o con una per­so­na inter­se­xual. Sim­ple­men­te me pre­gun­to ¿qué hace­mos con una que nació sin ova­rios o sin úte­ro?…

O sea aquel argu­men­to de que son excep­cio­nes esas per­so­nas ¿a ti no te sir­ve?…

No lo creo por­que en reali­dad no es nada extra­ño: 1 de cada dos 2 mil naci­mien­tos son lo que la bio­po­lí­ti­ca va a desig­nar como “inter­se­xua­les” ‑según dice Faus­to Ster­ling-. Enton­ces ese argu­men­to es como decir por ejem­plo que la gen­te albi­na o la gen­te con sín­dro­me de down no son coti­dia­nos. Es excluir­los, y me pare­ce abe­rran­te… ¡Y aun­que hubie­ra una sola per­so­na inter­se­xual, bas­ta! ¡Es sufi­cien­te! Tam­bién está el dere­cho a auto­de­no­mi­nar­se como se quie­ra.

¿Qué pro­po­nes enton­ces?

Los Tiq­qun (1) dicen “nada rei­vin­di­ca­mos nada pro­po­ne­mos”, sin embar­go, hay que fugar del mun­do de los géne­ros y del mun­do de las iden­ti­da­des –mun­dos aris­to­té­li­cos-. Yo creo en un mun­do de poten­cias, y las poten­cias no pue­den ser esté­ti­ca­men­te defi­ni­das ni defi­ni­das a prio­ri. Pro­pon­go via­jar hacia ese mun­do, al mun­do de las poten­cias ‑como que­ría Baruch Spi­no­za, filó­so­fo del siglo XVII-. Deleu­ze y Guat­ta­ri expli­can ‑siguien­do a este filó­so­fo de la ale­gría- que nun­ca se sabe lo que un cuer­po pue­de, en la empe­re­za, o sea en la experiencia/​experimentación. La poten­cia podría ser defi­ni­da enton­ces por la capa­ci­dad de afec­ta­ción (ale­gre) con lo que me rodea, para com­po­ner­me en más cuer­pos y mas afec­tos con el fir­me pro­pó­si­to de boi­co­tear el plan Heter-Impe­rial (hete­ro e impe­ria­lis­ta).

SUJETO POLÍTICO MUJER

Uno de los pun­tos de des­en­cuen­tro con la diver­si­dad sexual (dicho sim­ple­men­te) es la exis­ten­cia (o no) de las muje­res como suje­tos polí­ti­cos de la des­truc­ción del patriar­ca­do. Por eso, le pre­gun­to:

¿Exis­te o no, des­de tu pun­to de vis­ta, un suje­to polí­ti­co Mujer?

Exis­te como exis­ten las sillas, y creo que hay que fugar ahí, aun­que sin negarlo…sino cues­tio­nán­do­lo.

Explí­ca­me eso…

Por un lado, me pare­ce que sir­ve como estra­te­gia. Ima­gi­ne­mos que por la coyun­tu­ra en la que vivi­mos, estra­té­gi­ca­men­te, vamos a hacer algún tipo de lobby guber­na­men­tal, para des­cri­mi­na­li­zar el abor­to por ejem­plo. Para eso nece­si­ta­mos un suje­to, uti­li­ce­mos ese suje­to –la mujer- pero sepa­mos que es car­tón pin­ta­do, con­si­ga­mos lo que tene­mos que con­se­guir ¡y ya!…

¿Y la his­to­ria de rebel­días de las muje­res es car­tón pin­ta­do tam­bién?

¡No! ¡Yo no dije eso! ¡No te pon­gas áspe­ra, Vic­to­ria!

Soy áspe­ra y te pre­gun­to…

No, sim­ple­men­te me pare­ce – voy a dar el argu­men­to del enemi­go- que esa his­to­ria de rebel­día y de opre­sión la vas a encon­trar en muchos suje­tos…

Pro­ba­ble­men­te, pero eso no cam­bia la memo­ria de opre­sio­nes, resis­ten­cias y rebel­días de las muje­res…

Yo no digo que ese tra­ba­jo esté mal, sola­men­te que a mí me intere­sa otro tra­ba­jo. Uno en pos de otras cues­tio­nes. Un tra­ba­jo que tie­ne que ver con la ale­gría, con el encuen­tro, con la des-geni­ta­li­za­ción, con la des-gene­ri­za­ción. Que no nie­ga las opre­sio­nes ‑de ahí par­ti­mos- pero para irnos de ahí. Lamen­to decir­lo, pero el mun­do de las muje­res es un mun­do que repro­du­ce el bino­mio: El bino­mio de géne­ro varón/​mujer, y ese es el enemi­go y es la cons­truc­ción pri­vi­le­gia­da del mun­do de la bio­po­lí­ti­ca.

Expli­ca lo del bino­mio…

Ser defi­ni­da den­tro de una iden­ti­dad es a la vez un pri­vi­le­gio y una cár­cel. El bino­mio de géne­ro es el agen­te del con­trol Impe­rial más efec­ti­vo que haya­mos cono­ci­do jamás. Pen­se­mos en como la hete­ro­se­xua­li­za­ción ‑la hete­ro­nor­ma- tra­ta como seres enfer­mos, pato­ló­gi­cos, a los cuer­pos no hete­ro­se­xua­les den­tro de la fami­lia. Pen­se­mos inclu­so en como la hete­ro­nor­ma tra­ta a las per­so­nas con deseos gay o lés­bi­cos. Que te obli­guen a ser esto o aque­llo es como tener el cuer­po atra­pa­do, enca­de­na­do, y al mis­mo tiem­po, nos con­vier­te a todos y todas en agen­tes de con­trol. Des­de el bino­mio se con­tro­la a los cuer­pos que desean y no se some­ten. ¿O quién se encar­ga de poner en su lugar a las muje­res mas­cu­li­nas, sino jus­ta­men­te las muje­res feme­ni­nas? El esen­cia­lis­mo es una vie­ja de mier­da que lla­ma a la poli­cía en lo mejor de la fies­ta por­que le moles­ta la músi­ca. Bus­ca con­tro­lar las poten­cias, los deve­ni­res, los agen­cia­mien­tos de los cuer­pos.

Y enton­ces…

Y enton­ces, se tra­ta de bus­car las poten­cias que no hemos cono­ci­do aún, inson­da­bles a prio­rís­ti­ca­men­te median­te la crea­ción de con­tra-deseos, de deseos que des­ar­men los que ha pro­du­ci­do el patriar­ca­do, y eso a par­tir del uso refle­xi­vo de los pla­ce­res que nos com­pon­gan en más poten­cias.

LA MANADA

Afir­ma que se sien­te “una des­obe­dien­te, una obje­to­ra de géne­ro”. Dice que no hay vio­len­cia de géne­ro, que “el géne­ro es la vio­len­cia y que eso se lo roba a Bea­triz Pre­cia­do”. Expli­ca: “Me he dedi­ca­do toda la vida a des-gene­ri­zar­me. Y no para ser igua­les, si no para ser sin­gu­la­res. A mí la igual­dad, que es uno de los pre­su­pues­tos de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, no me intere­sa. Deseo algo sin­gu­lar, no indi­vi­dual, y tam­bién algo colec­ti­vo: la mana­da…

¿Qué es la mana­da?

Una mane­ra de vivir que inclu­ye tam­bién los momen­tos de sole­dad como los que esta­mos tran­si­tan­do vos y yo aho­ra. Don­de sí tene­mos nues­tras mana­das en dife­ren­tes luga­res. Acá por ejem­plo, tam­bién tene­mos nues­tras mana­das, no esta­mos solas en medio de San­tia­go, y ade­más, algu­nas per­so­nas nos espe­ran en otros lados. Sin embar­go, tam­bién tene­mos nues­tros momen­tos de sofo­co –nos sofo­ca­mos con la mana­da- y hace­mos como hacen los lobos, que andan en mana­da, pero que tam­bién se van de la mana­da por un tiem­po, y lue­go vuel­ven.

O sea, un deve­nir ani­mal

Deleu­ze y Guat­ta­ri hablan del “deve­nir-ani­mal” como mul­ti­pli­ci­dad, y esa es ya una metá­fo­ra extra­or­di­na­ria para pen­sar cues­tio­nes anti­es­pe­cis­tas en un mun­do en que se nos dice que somos los Amos para hacer del mun­do y con el mun­do, lo que que­ra­mos. A la mana­da le intere­sa la pro­pa­ga­ción, la ocu­pa­ción, el con­ta­gio: “El lobo no es en pri­mer lugar un carác­ter o un cier­to núme­ro de carac­te­res, es una lobe­ría”.

¿Comu­ni­dad o mana­da?…

Podría ser comu­ni­dad, pero más me intere­sa el deve­nir. Y pien­so en deve­ni­res ani­ma­les, por eso me gus­ta “mana­da”… Comu­ni­dad tam­bién me gus­ta por la Comu­na de París, por el comu­nis­mo, pero me intere­sa más el deve­nir que es real sin ser onto­ló­gi­co. Como cuan­do el cha­mán encar­na al tótem, lo encar­na, pero él no es el tótem, no es el búfa­lo. El búfa­lo es el búfa­lo. Y ahí De Lau­re­tis (Tere­sa) en su libro “Dife­ren­cias” tie­ne un pun­to para los varo­nes ‑no para las que esta­mos bio­po­lí­ti­ca­men­te asig­na­das muje­res-. Les dice a los varo­nes: todo muy lin­do, pero se olvi­dan, jus­to de lo que vos estás seña­lan­do, del cuer­po real con esa memo­ria de pade­ci­mien­to. Aho­ra, me pare­ce que lo mejor que les pue­de pasar a las asig­na­das al cuer­po mujer es fugar­se de esa iden­ti­dad, sin dejar el deve­nir y aque­llo de la memo­ria del cuer­po como reser­vo­rio de poten­cia­li­dad…

Que es lo que hacen muchas femi­nis­tas…

Sí, me pare­cen que es lo que inten­tan, des­de Simo­ne de Beau­voir para ade­lan­te…

Y des­de antes, Loui­se Michel por ejem­plo, que esta­ba bas­tan­te fuga­da…

Sí, por eso armó una mili­cia, y con las putas…

Y las obre­ras anar­quis­tas de prin­ci­pios del siglo 20, fugan­do…

Sí, y eso del tra­ba­jo con el pla­cer, pro­pio de las anar­quis­tas argen­ti­nas de fines del siglo 19… Yo no nie­go la His­to­ria, me pare­ce fun­da­men­tal no negar la his­to­ria de opre­sión. ¡Si yo ven­go de ahí! Pero me pare­ce más intere­san­te tra­ba­jar por un lado la con­quis­ta del pla­cer, como decía “La Voz de la Mujer”: “recla­ma­mos enton­ces nues­tra par­te de pla­ce­res en el ban­que­te de la vida”, y el tra­ba­jo con las poten­cias. O sea, más que refor­zar lo que no pudi­mos, ver qué es lo que aho­ra pode­mos. Y me pare­ce que para hacer­lo, por momen­tos o qui­zás per­ma­nen­te­men­te, hay que fugar de la iden­ti­dad mujer. Sin olvi­dar­nos que fugar de la iden­ti­dad mujer no sig­ni­fi­ca: bueno como aho­ra ya no hay pro­ble­ma de géne­ro y no hay más eso de varo­nes y muje­res, enton­ces yo voy a estar siem­pre en la cocina…¡No! ¡Eso es ser idio­ta! ¡Eso es ser bolu­da! ¡No hay que dejar que nin­gún pelo­tu­do se apro­ve­che!

FEMINISMO SIN MUJERES

Le pre­gun­to si cono­ce ese fenó­meno aca­dé­mi­co –local- del lla­ma­do Femi­nis­mo Sin Muje­res. Res­pon­de que sí, que es “el de la CUDS, una Coor­di­na­do­ra Uni­ver­si­ta­ria de Disi­den­cia Sexual”.

¿Y?…

Me invi­ta­ron un té con masas… Yo les pre­gun­té por qué es que ellos creen que son la disi­den­cia sexual si para mí son unos mucha­chos gays con una terra­za esplén­di­da en el cos­to­so cen­tro de la ciu­dad de San­tia­go, y no unos mari­co­nes de pobla­ción, y por­que ade­más no están intere­sa­dos en la for­ma­ción de pen­sa­mien­to fue­ra de los esta­men­tos uni­ver­si­ta­rios, ellos quie­ren estar en la ins­ti­tu­ción uni­ver­si­ta­ria… ¿Qué disi­den­cia es esa? Los disi­den­tes sexua­les, los exi­lia­dos sexua­les, como decía Nés­tor Per­longher, que­re­mos incen­diar las uni­ver­si­da­des –¡Ya, están todos avi­sa­dos!-. Para mí ese Femi­nis­mo sin Muje­res es una pro­vo­ca­ción mediá­ti­ca y lo mejor que se pue­de hacer con los pro­vo­ca­do­res es lo que se hace con los fan­tas­mas en la magia, igno­rar­los, no dar­les cré­di­to, como que no son inter­lo­cu­to­res váli­dos ¿vis­te?

¿Algo res­ca­tas?

Hay un tex­to en ese libro de la CUDS, Femi­nis­mo Sin Muje­res, que es el úni­co tex­to bueno que tie­ne el libro. Es de una femi­nis­ta, Ale­jan­dra Cas­ti­llo. Ella expli­ca los moti­vos de por qué el femi­nis­mo no es huma­nis­mo, y que como no es huma­nis­mo, no es uni­ver­sal. Y da cuen­ta de cómo el femi­nis­mo que ven­drá ‑no el que estu­vo- es un femi­nis­mo que va a incluir todo un set de poten­cias que no pue­den ser cla­si­fi­ca­das sola­men­te den­tro de onto­lo­gía lla­ma­da mujer. Tam­bién expli­ca que hay que salir a des­truir la bio­lo­gía, que es la que his­tó­ri­ca­men­te pone a la mujer en el lugar de madre repro­duc­to­ra nutri­cia sin nin­gún tipo de posi­bi­li­dad de otro deve­nir. Bueno, ese tex­to abre el libro y es muy bueno. Por otra par­te, en ese té con masas, oí comen­ta­rios sobre si la auto­ra del tex­to esta­ba más gor­da o no… ¡Uf, si esa es la disi­den­cia sexual, yo entre­go el car­net de afi­lia­ción a la Disi­den­cia, maña­na! ¡Esos son los momen­tos don­de yo me vuel­vo una suer­te de femi­nis­ta radi­cal de la segun­da ola!…

De esas pesa­das, a las que jus­ta­men­te el Femi­nis­mo Sin Muje­res quie­re negar…

Sí, ahí digo: ¡Que vuel­va Fires­to­ne y los mate a todos! Por su pues­to yo nada que ver con el Femi­nis­mo sin Muje­res… Creo que ellos le lla­man disi­den­cia sexual a lo que real­men­te es un nicho de mer­ca­do, y se pelean con los queer por­que lo Queer hoy, es otro nicho de mer­ca­do.

De la coope­ra­ción inter­na­cio­nal al desa­rro­llo

Jus­to.

LA CUESTIÓN DE LA CLASE Y MÁS

En un deba­te le oí decir algo así como ���con la cla­se no hacés mucho…”. Esto cuan­do una femi­nis­ta autó­no­ma de “Huel­ga de Vien­tres”, sub­ra­yó el tema. Le pre­gun­té enton­ces a qué se refe­ría con esa afir­ma­ción: “Para empe­zar”, me res­pon­dió, “es otra de las cate­go­rías aris­to­té­li­cas pro­pias del mar­xis­mo, pro­pias de esa mane­ra de ver el mun­do divi­di­do en sim­bó­li­co y mate­rial. ¡Y yo no veo más el mun­do así! Y enton­ces con la cla­se no hacés mucho”…

¿Por qué?

Por­que aho­ra que esta­mos todos tra­ba­jan­do en Call Cen­ters (Cen­tros de lla­ma­das) y no en las indus­trias pesa­das de prin­ci­pios del siglo 20. Si hay algo así como un señor opri­mi­do pro­le­ta­rio, un suje­to pro­le­ta­rio, ya sabe­mos lo que pasa con él, que vuel­ve a casa, borra­cho, le faja [gol­pea] a la mina, la caga a palos, la vio­la… Y ya sabe­mos lo que pasa con esa mujer-madre gol­pea­da, que a su vez es pro­le­ta­ria tam­bién. Ella se des­car­ga con la hija por­que la tie­ne ahí, a la mano. Yo entien­do ¡Son todos víc­ti­mas! Pero lo que quie­ro pen­sar cómo nos fuga­mos de ahí. Y ade­más reafir­mo que este mun­do de hoy no es el que se des­cri­bía en los siglos 19 y 20, es otro mun­do… La cla­se no nos ha sido útil para cons­truir for­mas-de-vida y sub­je­ti­vi­da­des radi­ca­les.

Rela­ti­va­men­te, otro mun­do…

Para mí es otro mun­do. ¡Ya no está más! El tra­ba­jo no es el mis­mo. Me pare­ce que la cla­se, pro­du­ce un cier­to tipo de cuer­pos y de sub­je­ti­vi­da­des de los cua­les hay que fugar. Pien­so ade­más en teó­ri­cas como Joan Scott –his­to­ria­do­ra, la men­to­ra de Judith Butler- que dice que no se pue­den estu­diar los fenó­me­nos ais­la­da­men­te. Si estu­diás cla­se, estu­diás raza. Si estu­diás tra­ba­jo sexual que es “géne­ro” por­que las tra­ba­ja­do­ras sexua­les son cuer­pos bio­po­lí­ti­ca­men­te asig­na­dos a mujer, o cuer­pos femi­ni­za­dos, no podés estu­diar­lo si no le cru­zás raza. Si mirás a la mode­lo de pasa­re­la euro­pea, tra­ba­ja­do­ra sexual fina, últi­ma­men­te es de Euro­pa del Este, croa­ta por ejem­plo, no la podés ana­li­zar sin la raza. Y si ana­li­zás raza, te metés con la cla­se… Sin embar­go, no tene­mos más la capa­ci­dad de decir “este es el suje­to”… Yo le temo a la gen­te que dice “éste es el suje­to de la revo­lu­ción”, por­que no hay revo­lu­ción, en todo caso la revo­lu­ción es aquí y aho­ra. Y son muchas, ato­mi­za­das.

Es lo que ha dicho el femi­nis­mo autó­no­mo lati­no­ame­ri­cano: mujer no uni­ver­sal, y no una suma de dimen­sio­nes socia­les, si no con­fi­gu­ra­ción: india-empo­bre­ci­da-rural –una sola con todo eso en su deve­nir, o mes­ti­za-urba­na-en pros­ti­tu­ción… ¿Nie­gas eso?

Lo afir­mo como cons­truc­ción, como afir­mo el mun­do de las sillas. Y me pone muy ner­vio­sa cuan­do alguien que no ha desis­ti­do de sus pri­vi­le­gios de cla­se, de géne­ro, de raza, se pone a hablar por las demás. Por las tra­ba­ja­do­ras sexua­les por ejem­plo, que es lo que le dis­cu­tía a esa chi­ca. Yo dejé la Uni­ver­si­dad, mi fami­lia y el tra­ba­jo for­mal por­que me pare­ce que es este otro lugar, en don­de está ins­ta­la­do el esfuer­zo de las poten­cias y de la ale­gría. ¡Pero quién no lo hace, que no me ven­ga a hablar! Si no tra­ba­jas­te de tra­ba­ja­do­ra sexual ni de emplea­da de super­mer­ca­do, nun­ca. ¡Enton­ces no sabés! Sin embar­go la moral y la decen­cia pro­pia de las capas socia­les medias tien­den a pen­sar que la dig­ni­dad de fre­gar baños es más dig­na que la dig­ni­dad de la puta.

Ya, y enton­ces le lla­mas “tra­ba­jo sexual” y no pros­ti­tu­ción…

Por­que me pare­ce que es dis­tin­to. No nie­go el tra­ba­jo sexual como una posi­bi­li­dad, y ahí me plie­go a cier­tos dis­cur­sos de las femi­nis­tas radi­ca­les de los 70: ¡Debe­ría­mos cobrar­les a los hete­ro­se­xua­les por coger­nos, a todos, a nues­tros mari­dos, a todos! ¿Que­rés sexo con­mi­go? ¡Paga­me! Eso es tra­ba­jo sexual no remu­ne­ra­do: el matri­mo­nio…

Cla­ro, y las muje­res –si pode­mos- cobra­mos…

Sí, pero ha habi­do algo que se lla­ma eman­ci­pa­ción sexual… Enton­ces aho­ra no está cla­ra la rela­ción. Yo creo que hay que fugar de esa rela­ción, y del tra­ba­jo que sea, fugar en pos de la mana­da, en pos del apo­yo mutuo, de las cons­truc­cio­nes afec­ti­vas. Hacia allá hay que fugar, hacia la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da. Aho­ra, mien­tras esta­mos acá ¡hay que cobrar­lo siem­pre!

Enton­ces lo del tra­ba­jo sexual pier­de sen­ti­do, dices…

Cla­ro, siem­pre tie­ne un pre­cio en el hete­ro­ca­pi­ta­lis­mo el sexo. Si me pre­gun­tas si estoy a favor del tra­ba­jo sexual enton­ces, te res­pon­do que estoy a favor de que no haya tra­ba­jo. Estoy por la abo­li­ción de todo tra­ba­jo. Pero, ojo, una tra­ba­ja­do­ra sexual no es lo mis­mo que la mujer sus­traí­da bajo coer­ción direc­ta o median­te enga­ño que es meti­da en un bur­del…

Las que están en trá­fi­co, dices…

Sí ¡Eso es otra cosa! ¡Esa es la escla­vi­tud! Y para salir de la escla­vi­tud tie­ne que dejar de haber huma­nos… Esto es una metá­fo­ra, no es que quie­ro matar a todos los huma­nos. No. Hay que dejar de de ser huma­na en el sen­ti­do de bus­car otros deve­ni­res, los de la mana­da por ejem­plo, los deve­ni­res ani­ma­les. Ya sabe­mos lo que hace la huma­ni­dad y hay que fugar de ella…

Y ade­más, las muje­res siem­pre hemos sido mira­das como ani­ma­les…

¡Mejor, un pro­ble­ma menos!

PERFORMANCE PARA QUIÉN

Le advier­to que reto­mo mi aspe­re­za. “Díga­lo no más”, excla­ma… ¿Para quién ter­mi­na sien­do tu per­for­man­ce?: Des­nu­do, mas­tur­ba­ción, dil­do… ¿No es para los hom­bres? Por­que creo que a ellos les gus­ta mucho. Res­pon­de: “Yo no les gus­to mucho a los hom­bres, ese per­so­na­je que vis­te les da un poco de temor”…

Al ver­los, obser­vé esa mira­da tan cono­ci­da, esa per­ver­sión…

¡Ah! Si des­pier­ta per­ver­sión, está muy bien, pero que no des­pier­te al hete­ro­se­xual que lle­van den­tro…

De eso hablo…

A mí no me gus­ta mucho el psi­co­aná­li­sis, pero hay una psi­co­ana­lis­ta laca­nia­na, Rudi­nes­co, que dife­ren­cia, per­ver­sión de per­ver­si­dad. Enton­ces, si des­pier­ta sus per­ver­sio­nes, bien. El pro­ble­ma de la hete­ro­se­xua­li­dad es la per­ver­si­dad.

¿Qué sería per­ver­sión en este caso?

Su deseo de que le den por culo, de que otro hom­bre le de por culo, o su deseo de estar con una mujer –como yo‑, mujer entre comi­llas, más poten­te que él…

Difí­cil en esa mira­da…

No te creas, yo creo que eso pue­de ser cons­trui­do, pues­to que el deseo no es natu­ral, si no una pro­gra­ma­ción del hete­ro­ca­pi­ta­lis­mo…

¿Quie­res decir que el deseo es una pro­duc­ción?

Exac­to, una pro­duc­ción como la silla. Y si se pro­du­jo, se pue­de des­pro­gra­mar y pro­gra­mar en otros sen­ti­dos. Y eso inten­to hacer. Me sale, no me sale ¡quién sabe! A veces sí, a veces no. Creo que tam­bién hay que salir de esa manía de con­tro­lar los efec­tos. -¡No lo digo por vos! Lo digo por detrac­to­ras. Me pare­ce que que­rer todo el tiem­po con­tro­lar los efec­tos es pro­pio de la neu­ro­sis que pro­du­ce el capi­ta­lis­mo. ¡Si no sabe­mos de los efec­tos! ¡Tire­mos líneas de fuga! Yo creo que si yo orino arri­ba de la mesa mien­tras me saco cosas de un cho­cho (vagi­na) sucio san­gran­te, y te escu­po y digo unas cosas abe­rran­tes que hablan de cómo un padre vio­la a una hija, a los varo­nes no les gus­ta, al hete­ro­se­xual medio le inco­mo­da, se quie­re ir… ¡A las chi­cas les gus­ta mucho!

No sé si nos gus­ta a las muje­res, pero pue­de estre­me­cer­nos con la memo­ria del abu­so en nues­tros cuer­pos…

¡Y sí! No quie­ro decir que no pue­da ocu­rrir que eso se con­vier­ta en sim­ple espec­tácu­lo. Si es así, ¿qué hare­mos?, nos ire­mos de ahí. Dire­mos adiós sin nin­gu­na nos­tal­gia. En el momen­to en que me doy cuen­ta de que estoy hacien­do un cir­co para que un par de wevo­nes se hagan la paja, ¡ya, lis­to, me dedi­co a otra cosa, vere­mos a qué! Siem­pre exis­te ese ries­go y yo lo voy a correr. ¡Si me ensu­cio, me lim­pio! Pero me pare­ce que no, me pare­ce que lo que hago es una inter­pe­la­ción.

Le expli­co que no la hago res­pon­sa­ble de las mira­das mas­cu­li­nas y que más bien, lo que me preo­cu­pa es cómo lle­van ellos su mas­cu­li­ni­dad a accio­nes de des­obe­dien­cia sexual, inclui­dos los gay. -¡Cómo tan intere­sa­dos los varo­nes en accio­nes que hacen femi­nis­tas!-. Jus­ta­men­te recor­dé a uno que nos gri­tó en la mar­cha: “¡Las tetas de la muje­res son lin­das, mués­tren­las!”, y supon­go que ima­gi­na­ba que su con­trol sobre nues­tros cuer­pos es la libe­ra­ción pro­pues­ta…

Eso vi y oí en la mar­cha…

Veo a lo que vas, por suer­te ten­go unas tetas peque­ñas con pier­cing que se pare­cen más a las tetas de un nene. Yo cul­ti­vo eso: te estás exci­tan­do con mis tetas, en reali­dad te estás exci­tan­do con alguien que no pare­ce real­men­te una mujer…

O sea, quie­nes tene­mos otros cuer­pos no pode­mos hacer eso…

Pero pue­des hacer otra per­for­man­ce. Tú por ejem­plo, creo que la hacés, y que for­ma par­te de tu per­for­man­ce coti­dia­na: ten­go 50 años y estoy bue­no­rra, no quie­ro pare­cer una pen­de­ja, te estás calen­tan­do con­mi­go que no soy una joven, pero tam­po­co una seño­ra de su casa… Eso for­ma par­te de tu des­obe­dien­cia sexual. Igual pue­de pasar que eso sea coop­ta­do. Si es coop­ta­do, lo tira­mos, y cam­bia­re­mos de estra­te­gia ¿No?

COMPAÑERAS EN VEZ DE PAREJA

Tam­bién habla­mos sobre el dolor de lo que el mun­do patriar­cal lla­ma “infi­de­li­dad”, o inclu­so de cómo en la pro­pues­ta poli­amo­ro­sa de muchas femi­nis­tas y no femi­nis­tas ‑o sea, en la pro­pues­ta de tener con toda hones­ti­dad y res­pe­to, diver­sos amo­res a la vez- pare­cie­ra que a veces, no se toma en cuen­ta el dolor que pro­du­ces a otras y otros. Para ella el dolor es nece­sa­rio. Lo expli­ca dicien­do que se opo­ne a un mun­do que no se ve afec­ta­do y le lla­ma “des­afec­ta­ción”.

¿Y qué sería eso?

Que ves que mue­re alguien en la calle y a vos no te pasa nada, ves que vio­lan a una mujer y no te pasa nada, ves que se mue­re un perro y a vos no te pasa nada, ves la car­ne en la gón­do­la y a vos no te pasa nada… No te due­le. Y el dolor es nece­sa­rio, no hablo del sufri­mien­to, ni del pade­ci­mien­to. El dolor es el pre­cio que se paga por vivir, está bien que due­la. Hay dolo­res vita­les. Yo me opon­go a que te den pro­zac para que no te due­la nada.

Ser femi­nis­ta, due­le, mis tatua­jes, dolie­ron, parir a tu hija debe haber doli­do, ser madre de tu hija hoy, debe estar dolien­do. Yo hablo de las afec­ta­cio­nes libres y ale­gres…

¿Qué es como el “amor libre”?

El amor libre for­ma par­te de la matriz del pen­sa­mien­to anar­quis­ta, solo que el sig­ni­fi­can­te Amo® me pare­ce que esta com­ple­ta­men­te poda­do de su poten­cia insur­gen­te. El mode­lo del Lud­dis­mo Sexx­xual (2) es la amis­tad como modo de vida y den­tro de la amis­tad, la sexua­li­dad es otra de las cosas que pode­mos com­par­tir, pero no esta sexua­li­dad que nos cons­tru­ye­ron en la pro­duc­ción hete­ro­ca­pi­ta­lis­ta de deseos. Es nece­sa­rio salir a cons­truir afec­ta­cio­nes libres y ale­gres, es decir bási­ca­men­te mane­ras de agen­ciar­se (algo así como conec­tar­se en la pre­sen­cia con otros y otras), armar agen­cia­mien­tos, mana­das, con otras cor­po­ra­li­da­des. Con­tar com­pa­ñe­ros, com­pa­ñe­ras, no pare­ja. Y son un buen reem­pla­zo para la dro­ga amor, que hace par­te de una fami­lia de muchas otras dro­gas: la pare­ja, la mono­ga­mia, el géne­ro… que son todas pasio­nes tris­tes.

Y en esta pro­pues­ta ¿cómo haces para no herir a los demás?…

Si te refie­res al dolor que te pue­de pro­du­cir que tu com­pa­ñe­ra ten­ga otras aman­tes, bueno, hay estra­te­gias ¿no? Estra­te­gias para des­pro­gra­mar­se, para mane­jar los celos que son una pro­duc­ción. Y tam­bién hay acuer­dos éti­cos. No se pue­de hacer nada de esto sin una éti­ca. ¿Qué es una éti­ca?, lo opues­to a una moral, no es uni­ver­sal, es sin­gu­lar, hay muchas éti­cas. La que yo mane­jo es aque­lla que des­tru­ye el mun­do tal y como lo cono­ce­mos. Una éti­ca anti­sis­te­ma. Una éti­ca ama­to­ria del deseo liber­ta­rio o lud­dis­mo sexx­xual. Una éti­ca que nos sir­va para des­truir por com­ple­to la máqui­na de pro­duc­ción de deseos hete­ro­ca­pi­ta­lis­tas en pos de la cons­truc­ción de un mun­do de poten­cias, de sub­je­ti­vi­da­des radi­ca­les, de for­mas-de-vida radi­ca­les.

Leo­nor sub­ra­ya que pro­vie­ne del femi­nis­mo y del anar­quis­mo “de don­de – acla­ra- no me voy a ir por­que son los dos vec­to­res para pen­sar muchas cues­tio­nes, aun­que final­men­te qui­zás no adhie­ra cien por cien­to a estos dos movi­mien­tos”.

Es de Bue­nos Aires, me con­tó que nació en una “fami­lia esta­li­nis­ta” (esta­li­nis­ta en serio) de ori­gen cata­lán y muy pobre, pero que ascen­die­ron a “cla­se media alta” e hicie­ron “todo lo posi­ble para ocul­tar sus orí­ge­nes pau­pé­rri­mos”. “Por suer­te”, dijo, “el poder no con­tro­la sus efec­tos”, enton­ces emer­gió ella. Estu­dió Filo­lo­gía Anti­gua “en un perio­do de mucha nor­ma­li­za­ción”, en rela­ta que inten­tó ser “como todas: Tener un novio, con­vi­vir… ¡pero me salía para el cuerno!”. Aun­que no agra­de­ce mucho a su fami­lia, dice que fue bueno que su madre se resis­tie­ra a rega­lar­le una Bar­bie o que no le per­mi­tie­ran ver tele­no­ve­las. Igual­men­te, defi­ne a su fami­lia como “un con­tex­to de mucha repre­sión sexual” y cal­cu­la que su padre “con el que tuve toda una situa­ción de abu­so, esta­ba entre ena­mo­ra­do y envi­dio­so de mí”. Expli­ca que lo decla­ra en el peor de los sen­ti­dos: “en el sen­ti­do per­ver­so”.

Tam­bién es poe­ta y para ella la poe­sía es “algo así como un tacho de basu­ra don­de tirar toda la mier­da de mi ego”. Tie­ne un libro her­mo­so de poe­mas publi­ca­do: “Des­pués de vos” (3) , que con­tra­ria­men­te a lo que pudie­ra pen­sar­se, no lo dedi­ca a algún amor humano, si no a dos gatas y un gato.

* Vic­to­ria Aldu­na­te Mora­les es femi­nis­ta autó­no­ma


* Todos los parén­te­sis son de la entre­vis­ta­do­ra (yo), no de la entre­vis­ta­da.

** Fue invi­ta­da, entre otras acti­vi­da­des en chi­le, en sep­tiem­bre, al semi­na­rio «La Vio­len­cia en la Vida de las Muje­res», en el Cole­gio Cris­to Joven de Lo Her­mi­da, orga­ni­za­do por las Klle­je­ras (al que tam­bién fue invi­ta­da la entre­vis­ta­do­ra como pane­lis­ta).

1. Colec­ti­vo y con­cep­to filo­só­fi­co, cuyos miem­bros, a par­tir de sus pos­tu­la­dos, inclu­so han sido encar­ce­la­dos en Euro­pa y per­se­gui­dos en EE. UU., tras el aten­ta­do del 11 de sep­tiem­bre a las torres geme­las.

2. Para com­pren­der más la pro­pues­ta de Leo­nor Sil­ves­tri reco­men­da­mos con­sul­tar su blog: http://​lud​dis​mo​sexx​xual​.blogs​pot​.com

3. SILVESTRI, LEONOR. “Des­pués de vos”. Ed. Ardien­te Cla­ri­dad, Bue­nos Aires, 2007.

http://1.bp.blogspot.com/-4OH6NCAcGAw/TkA1EJU2ZII/AAAAAAAAAY0/-ulHfSoAiJI/s1600/tumblr_l46e05xpVf1qz6f9yo1_500.jpg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *