Cla­ves para enten­der el dra­ma de la deu­da

Anto­nio León

La zona euro ha muta­do des­de que al ini­cio de 2010 se des­en­ca­de­na­ra la cri­sis en Gre­cia has­ta con­ver­tir­se en una sel­va don­de sólo los más fuer­tes sobre­vi­ven. Este aná­li­sis ha sido expues­to esta sema­na por el minis­tro fin­lan­dés de Asun­tos Euro­peos, Alex Stubb. En una con­fe­ren­cia el jue­ves en el Cole­gio Euro­peo de Bru­jas (Bél­gi­ca), cuna de suce­si­vas hor­na­das de euró­cra­tas, Stubb afir­mó: «El euro se ha con­ver­ti­do en una mone­da esen­cial­men­te dar­wi­nis­ta. El mer­ca­do pre­mia a los paí­ses tri­ple A y cas­ti­ga a los que han sido indo­len­tes con sus finan­zas públi­cas. La super­vi­ven­cia del más fuer­te pre­va­le­ce».

1 ¿Qué está pasan­do y cómo empe­zó todo?

Duran­te la déca­da que siguió al lan­za­mien­to del euro, los mer­ca­dos con­fia­ron en que todos lo paí­ses de la zona euro eran tan sol­ven­tes o casi tan­to como Ale­ma­nia. Y les per­mi­tie­ron endeu­dar­se a tipos de inte­rés tan bajos que, igual que ha ocu­rri­do con los hoga­res en Espa­ña, alen­ta­ron un exce­so de deu­da públi­ca en paí­ses como Gre­cia don­de, ade­más, sus suce­si­vos Gobier­nos fal­sea­ron las cuen­tas públi­cas y sus ciu­da­da­nos gene­ra­li­za­ron la eco­no­mía negra, el frau­de fis­cal y la eva­sión de capi­ta­les; algo que no se per­do­na ni se com­pren­de en el cen­tro y el nor­te del Vie­jo Con­ti­nen­te. El res­to de Esta­dos superó tam­bién el umbral de endeu­da­mien­to razo­na­ble al inten­tar com­ba­tir la cri­sis finan­cie­ra y eco­nó­mi­ca mun­dial que comen­zó en 2007 y aún está en cur­so.

2 ¿Cuál es el papel de Ale­ma­nia en esta cri­sis?

Ade­más de mos­trar públi­ca­men­te sus reti­cen­cias a soco­rrer a Ate­nas, el Gobierno de Ale­ma­nia agi­tó el fan­tas­ma de que Esta­dos como Gre­cia podían que­brar e inclu­so ser expul­sa­dos del euro. Cun­dió el páni­co, y los espe­cu­la­do­res apro­ve­cha­ron para pes­car en río revuel­to. Para cubrir­se ante el ries­go de pres­tar a Gre­cia, los inver­so­res ele­va­ron la pri­ma de ries­go: es decir, exi­gie­ron de gol­pe a la Repú­bli­ca Helé­ni­ca y a otros paí­ses dudo­sos unos tipos de inte­rés mucho más ele­va­dos que a Ale­ma­nia (con­si­de­ra­da un refu­gio segu­ro) y así enca­re­cie­ron en exce­so su finan­cia­ción. La enve­je­ci­da y endeu­da­da Ale­ma­nia, por el con­tra­rio, apro­ve­cha su pres­ti­gio para finan­ciar­se a pre­cios his­tó­ri­ca­men­te de sal­do.

Para no incu­rrir en una ban­ca­rro­ta, Gre­cia tuvo que pedir pres­ta­do a sus socios euro­peos y al Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI). Lue­go hicie­ron otro tan­to Irlan­da y Por­tu­gal. Espa­ña, que estu­vo al bor­de del abis­mo en pri­ma­ve­ra de 2010, vuel­ve a estar­lo con Ita­lia.

3 ¿Cuál es el papel del Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE)?

El BCE, cuya misión legal se limi­ta por deseo de Ale­ma­nia a con­te­ner la infla­ción, ha bus­ca­do argu­men­tos lega­les para, pese a todo, ofre­cer la liqui­dez que nece­si­tan los ban­cos para no des­plo­mar­se como Leh­man Brothers; y com­prar deu­da públi­ca y evi­tar que se dis­pa­re la ren­ta­bi­li­dad que los inver­so­res exi­gen a los Esta­dos. Ade­más de por sus cor­sés lega­les inexis­te­nets en casos como el de la Reser­va Fede­ral esta­dou­ni­den­ses, las inter­ven­cio­nes del BCE se han vis­to limi­ta­das por una Ale­ma­nia que teme efec­tos secun­da­rios como un repun­te de la infla­ción. El mie­do ale­mán hun­de sus raí­ces en la his­to­ria más negra del país en el siglo XX, cuan­do la Gran Depre­sión con­du­jo al régi­men nazi. Pero tam­bién en el hecho de que los ale­ma­nes son un pue­blo aho­rra­dor, y si subie­ra la infla­ción con­su­mi­ría el valor de sus aho­rros. El pro­pio BCE ins­ta a los polí­ti­cos a que para salir de la cri­sis refor­men sus eco­no­mías y saneen sus pre­su­pues­tos, y no se duer­man en los lau­re­les.

4 ¿Pue­de escin­dir­se en dos velo­ci­da­des la zona euro?

Ale­ma­nia no deja de dar seña­les, de mane­ra inter­mi­ten­te, de que­rer sol­tar las­tre y des­pren­der­se de los paí­ses en apu­ros. Una de las ideas que bara­ja Ber­lín es emi­tir deu­da públi­ca de mane­ra con­jun­ta sólo con paí­ses más o menos boyan­tes como Aus­tria, Holan­da, Fin­lan­dia, Luxem­bur­go y Fran­cia. Crea­ría un mer­ca­do de deu­da públi­ca casi com­pa­ra­ble al de Esta­dos Uni­dos que aba­ra­ta­ría la finan­cia­ción para sus miem­bros. Al mis­mo tiem­po, los paí­ses exclui­dos de este núcleo duro ten­drían difi­cul­ta­des cre­cien­tes para colo­car sus bonos a pre­cios ase­qui­bles, lo que los deja­ría en la ante­sa­la de la quie­bra y la expul­sión de la mone­da úni­ca.

5 ¿Hay algu­na posi­ble solu­ción a la cri­sis?

Mien­tras Esta­dos Uni­dos y Rei­no Uni­do han recu­rri­do a un meca­nis­mo tan sim­ple, clá­si­co y teó­ri­ca­men­te ili­mi­ta­do como finan­ciar­se a tra­vés de sus res­pec­ti­vos ban­cos cen­tra­les ‑aun­que no libre de con­tra­in­di­ca­cio­nes como la depre­cia­ción de sus divi­sas y la ace­le­ra­ción de la inflación‑, la zona euro se ha embar­ca­do en nego­cia­cio­nes bizan­ti­nas para crear meca­nis­mos de res­ca­te que no ter­mi­nan de ser efi­ca­ces ni de estar sufi­cien­te­men­te per­tre­cha­dos para apun­ta­lar eco­no­mías del tama­ño de la espa­ño­la o la ita­lia­na: dema­si­do gran­des para dejar­las caer sin que arras­tren a la eco­no­mía glo­bal, pero tam­bién dema­sia­do gran­des para poder res­ca­tar­las. Ade­más, los paí­ses en apu­ros del euro no pue­den recu­rrir a una deva­lua­ción para impul­sar la com­pe­ti­ti­vi­dad de sus eco­no­mías, y se ven obli­ga­dos a seguir com­pi­tien­do en el mer­ca­do úni­co euro­peo con la loco­mo­to­ra ale­ma­na sin ni siquie­ra poder para­pe­tar­se detrás de aran­ce­les adua­ne­ros.

6 ¿Son efi­ca­ces los pla­nes de aus­te­ri­dad de la UE y el FMI?

Están basa­dos en pre­vi­sio­nes erró­neas y la volun­tad ale­ma­na de pres­tar cuan­to menos ayu­da mejor. Exi­gen recor­tes radi­ca­les en pla­zos dema­sia­do cor­tos, y matan así el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en los paí­ses res­ca­ta­dos sal­vo Irlan­da. El plan de pri­va­ti­za­cio­nes impues­tas a Gre­cia es irreal y obli­ga­ría a Ate­nas a pre­ci­pi­tar­se y mal­ven­der

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *