Amaia Izko valo­ra la abso­lu­ción de los Guar­dias Civi­les en el caso Por­tu-Sara­so­la

Egu­non. Gaur kon­bo­ka­tu zai­tuz­te­gu Igor Por­tu eta Mat­tin Sara­so­la­ren tor­tu­ren kasuan, Tri­bu­nal Gore­nak ebatzi duen sen­ten­zia balo­ratze­ko, fami­lia­ren eta tor­tu­rak pai­ra­tu zituz­te­nen ize­nean era­man­da­ko aku­sa­zio par­ti­ku­la­rra­ren ikus­pe­gi­tik, ira­kur­ke­ta asko egi­ten ahal badi­ra ere, gure ira­kur­ke­ta jaki­na­raz­tea nahi­ko genu­ke­la­ko. Balo­ra­zioa gaz­te­la­ne­raz egin­go dut bai­na gero zue­ta­ko baten batek eus­ke­raz zer­bait zehatza aipatzea nahi iza­nez gero egin­go dut.

Bue­nos días, decía que os hemos con­vo­ca­do esta maña­na para hacer una valo­ra­ción de la sen­ten­cia dic­ta­da por el Tri­bu­nal Supre­mo en el caso de las tor­tu­ras sufri­das por Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la en el momen­to de su deten­ción, des­de el pun­to de vis­ta de quie­nes en nom­bre de sus fami­lias y de ellos mis­mos hemos lle­va­do la acu­sa­ción par­ti­cu­lar en este caso. Decía tam­bién que somos cons­cien­tes de que las lec­tu­ras de esta sen­ten­cia son muchas y se pue­den hacer des­de muchos pun­tos de vis­ta pero os hemos con­vo­ca­do, lógi­ca­men­te, por­que qui­sié­ra­mos hace­ros lle­gar la nues­tra.

Entran­do ya a valo­rar la sen­ten­cia des­de esta pers­pec­ti­va que os he apun­ta­do, lo pri­me­ro que nos ha sor­pren­di­do sobre­ma­ne­ra es la pre­mi­sa que el tri­bu­nal sien­ta antes de entrar al aná­li­sis pro­pia­men­te dicho y que no es otra que la ase­ve­ra­ción que la sen­ten­cia con­tie­ne al párra­fo ter­ce­ro de su pági­na 18 y que, aun­que qui­zás ya hayáis teni­do oca­sión de leer, creo que mere­ce la pena des­ta­car. Dice el Tri­bu­nal Supre­mo lite­ral­men­te:

“Al ana­li­zar la posi­ble incre­di­bi­li­dad sub­je­ti­va, la Audien­cia es cons­cien­te, aun­que qui­zás no exce­si­va­men­te cau­te­lo­sa a la hora de juz­gar, acer­ca de la con­di­ción de los denun­cian­tes. Son dos per­so­nas con­de­na­das por sen­ten­cia fir­me a más de mil años de pri­sión, per­te­ne­cen a la ban­da terro­ris­ta ETA, se han per­so­na­do en la cau­sa como acu­sa­do­res y ade­más una con­de­na por tor­tu­ras podía poner en entre­di­cho la espon­ta­nei­dad de unos tes­ti­mo­nios que sir­vie­ron para asen­tar su con­de­na y abri­gar en los con­de­na­dos espe­ran­zas de pro­vo­car una revi­sión de la sen­ten­cia.”

Y le fal­ta por decir, aun­que se sobre­en­tien­de cla­ra­men­te: Así las cosas en modo alguno se pue­de admi­tir en este caso que haya exis­ti­do tor­tu­ra.

Pues bien, esa pre­mi­sa y esa pre­de­ter­mi­na­ción son las que lue­go impreg­nan toda la sen­ten­cia y las úni­cas que pue­den jus­ti­fi­car la revo­ca­ción de la Sen­ten­cia y la abso­lu­ción de los guar­dias civi­les.
Y para ello el Tri­bu­nal no duda en entrar de lleno en un cam­po que tie­ne abso­lu­ta­men­te veda­do, y que no es otro que el de la valo­ra­ción de la prue­ba. Así curio­sa­men­te todas las cues­tio­nes téc­ni­cas plan­tea­das por la defen­sa de los guar­dias civi­les son recha­za­das por el Tri­bu­nal quien a lo lar­go de toda su argu­men­ta­ción no hace sino una valo­ra­ción al deta­lle de las prue­bas prac­ti­ca­das en la ins­tan­cia, entran­do en un terreno que tie­ne, come he dicho, abso­lu­ta­men­te prohi­bi­do. Y es que es un prin­ci­pio bási­co que rige el recur­so de casa­ción que el Tri­bu­nal Supre­mo no pue­de, sea cual sea la vía por la que el recur­so se haya plan­tea­do, entrar a valo­rar la prue­ba prac­ti­ca­da ya que esta valo­ra­ción com­pe­te en exclu­si­va al tri­bu­nal sen­ten­cia­dor.

Pese a ello, como digo, el Tri­bu­nal Supre­mo se extra­li­mi­ta abso­lu­ta­men­te y entra a valo­rar el cómo y cuán­do se pro­du­cen las decla­ra­cio­nes de las víc­ti­mas del deli­to, de los acu­sa­dos y de los tes­ti­gos, el con­te­ni­do de éstas, si incu­rren o no en con­tra­dic­cio­nes, para aca­bar dan­do cre­di­bi­li­dad abso­lu­ta a las decla­ra­cio­nes de los guar­dias civi­les, como impu­tados y lue­go como acu­sa­dos, rom­pien­do de este modo cla­ra­men­te con otro prin­ci­pio bási­co, rec­tor tam­bién del pro­ce­so penal y en con­cre­to del jui­cio oral que es el prin­ci­pio de inme­dia­ción. Valo­ra el tri­bu­nal decla­ra­cio­nes y prue­bas que no se han prac­ti­ca­do en su pre­sen­cia y que, por lo tan­to, no ha podi­do apre­ciar de modo inme­dia­to.

Pero la sen­ten­cia da tam­bién un segun­do sal­to muy muy peli­gro­so. Y es que, como modo de jus­ti­fi­car lo injus­ti­fi­ca­ble, acu­de a la teo­ría man­te­ni­da una y otra vez por las fuer­zas poli­cia­les en los pro­ce­di­mien­tos abier­tos por tor­tu­ras como modo de tra­tar de elu­dir las posi­bles res­pon­sa­bi­li­da­des. La teo­ría de que los dete­ni­dos denun­cian fal­sa­men­te tor­tu­ras y dice tex­tual­men­te el Tri­bu­nal “como estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar y tam­bién pro­ce­sal”.

Esto es, el Tri­bu­nal no solo acu­de sino que da por bue­na la retor­ci­da teo­ría, man­te­ni­da por las fuer­zas poli­cia­les en el esta­do espa­ñol, de que los dete­ni­dos de ETA, eso si, solo los dete­ni­dos en el esta­do espa­ñol, tie­ne la orden y la obli­ga­ción de denun­ciar haber sido obje­to de tor­tu­ras y para ello no dudan en con­fe­sar no solo los hechos que han podi­do realiar, sino no dudan en dela­tar a sus com­pa­ñe­ros de mili­tan­cia en el koman­do, a sus res­pon­sa­bles en el esta­do fran­cés, con­tar don­de están las armas, si es que las hay, o los explo­si­vos, pro­vo­can­do con ello deten­cio­nes en cade­na, caí­das de otros mili­tan­tes, incau­ta­cio­nes de mate­rial, y todo ello con el úni­co obje­to de poder decir lue­go que le han tor­tu­ra­do y por eso ha decla­ra­do así y que así la tor­tu­ra ten­ga cre­di­bi­li­dad. Cons­cien­tes, ade­más, de que lue­go en base a esas decla­ra­cio­nes les van a con­de­nar a ellos y a los demás. En fin, creo que real­men­te es una teo­ría que cho­ca con­tra la razón y con­tra la lógi­ca.

Pero es que a esto aña­de el Tri­bu­nal Supre­mo el rizo del rizo, cuan­do dice que se bus­ca con ello un bene­fi­cio pro­ce­sal. Esto es, que se pue­dan anu­lar por la ale­ga­ción de tor­tu­ras unas decla­ra­cio­nes que los dete­ni­dos no tenían por qué haber rea­li­za­do ya que teó­ri­ca­men­te tie­nen dere­cho a no decla­rar.
Y este es el argu­men­to prin­ci­pal al que el Tri­bu­nal Supre­mo acu­de para anu­lar la sen­ten­cia de la Audien­cia Pro­vin­cial de Gipuz­koa al tachar de sub­je­ti­va­men­te increi­bles las denun­cias y dar total cre­di­bi­li­dad a la decla­ra­ción de los guar­dias civi­les acu­sa­dos por un deli­to de tor­tu­ra, cosien­do toda esta teo­ría con el hilo de un docu­men­to incau­ta­do a los dete­ni­dos al que la Sen­ten­cia en sus pági­nas 19, 20 y 36 atri­bu­ye un con­te­ni­do que en nada se pare­ce al ver­da­de­ro con­te­ni­do del docu­men­to incau­ta­do y que obra a las actua­cio­nes.

Un argu­men­to que ade­más de retor­ci­do e iló­gi­co resul­ta extre­ma­da­men­te peli­gro­so pues­to que abre la puer­ta de par en par a la impu­ni­dad. Se pue­de hacer a un dete­ni­do lo que se quie­ra por­que, de entra­da, todo lo que pue­da denun­ciar es ya toma­do como fal­so.

Para ter­mi­nar, men­ción apar­te mere­ce el tra­ta­mien­to que el Tri­bu­nal Supre­mo dedi­ca a los infor­mes de los médi­cos foren­ses del Juz­ga­do de Donos­tia. Y es que fren­te a unos infor­mes ver­da­de­ra­men­te con­tun­den­tes de estos médi­cos que con­clu­yen sin duda que las lesio­nes más gra­ves obser­va­das son com­pa­ti­bles con el medio de pro­duc­ción que rela­tan Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la y no con el que rela­tan los agen­tes de la guar­dia civil, el Tri­bu­nal, no pudien­do decir lógi­ca­men­te que estos médi­cos sean tam­bién, como dice que son los tes­ti­gos, apor­ta­cio­nes de ETA, hace una inter­pre­ta­ción de sus infor­mes abso­lu­ta­men­te par­cial, sub­je­ti­va e iló­gi­ca, acu­dien­do inclu­so a gol­pes o ver­sio­nes que nun­ca se han dado ni por los dete­ni­dos ni por los guar­dias civi­les que lle­va­ron a cabo la deten­ción. Así, lle­ga a decir el tri­bu­nal inclu­so: bien, las lesio­nes más gra­ves dicen los médi­cos que no son com­pa­ti­bles con el meca­nis­mo des­cri­to de hui­da y reten­ción. Pero es que segu­ra­men­te, aun­que no lo digan los guar­dias civi­les, habría habi­do más gol­pes y más con­tun­den­tes tras esa reten­ción pero en el exclu­si­vo mar­co de la mis­ma.

Así las cosas como com­pren­de­réis nues­tra inten­ción es recu­rrir esta sen­ten­cia en ampa­ro ante el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y si fue­ra nece­sa­rio acu­dir tam­bién en su momen­to ante el Tri­bu­nal euro­peo de dere­chos huma­nos. Esto es por nues­tra par­te lo que os que­ría­mos comen­tar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *