Libia: Incu­ban­do la gue­rra post-Gada­fi

PDF Imprimir E-Mail
escri­to por Uli­ses Cana­les
libia_mercenarios.jpg

Los mer­ce­na­rios libios del CNT no pue­den con­tro­lar el país y el futu­ro de Libia es incier­to

Resu­men Latinoamericano/​Prensa Lati­na - Cual­quie­ra que sea la nomen­cla­tu­ra y el pro­gra­ma del futu­ro gobierno libio, los reite­ra­dos tro­pie­zos para for­mar­lo des­ve­lan una preo­cu­pan­te amal­ga­ma de riva­li­da­des polí­ti­cas, frag­men­ta­ción terri­to­rial y tri­bal, luchas de poder y sed de ven­gan­za.

La Libia “libe­ra­da” que cer­ti­fi­có el auto­pro­cla­ma­do pre­si­den­te del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción (CNT), Mus­ta­fa Abdul Jalil, el 23 de octu­bre en Bengha­zi, enca­ra inmen­sos desa­fíos tras fina­li­zar la gue­rra azu­za­da por la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN).

Sin la tute­la visi­ble de la alian­za atlán­ti­ca tras con­cluir su misión en octu­bre, una de las prio­ri­da­des de los líde­res de la insu­rrec­ción que derro­có a Mua­mar El Gada­fi es per­se­guir y juz­gar a sim­pa­ti­zan­tes, ex fun­cio­na­rios y ex mili­ta­res del ante­rior gobierno.

Cla­ro está, ese anhe­la­do ajus­te de cuen­tas con facha­da jus­ti­cie­ra dis­ta mucho de ser trans­pa­ren­te y ape­ga­do a dere­cho, a juz­gar por adver­ten­cias de gru­pos defen­so­res de los dere­chos huma­nos y el tra­to veja­to­rio dado a dete­ni­dos, heri­dos y falle­ci­dos.

Pero los epi­so­dios que ha vivi­do Libia en los últi­mos meses, sobre todo des­pués de la cap­tu­ra y ase­si­na­to de El Gada­fi el 20 de octu­bre, y la humi­llan­te exhi­bi­ción de su cadá­ver en Mis­ra­tah duran­te cin­co días, ali­men­tan pre­sa­gios bien fun­da­dos de un rebro­te de gue­rra civil.

A la ins­tan­cia que fun­ge como gobierno le fal­ta caris­ma y lide­raz­go real, y prue­ba de ello son sus difi­cul­ta­des para legi­ti­mar un gabi­ne­te repre­sen­ta­ti­vo de todos los sec­to­res de Libia, y su inca­pa­ci­dad para lograr el desar­me y la recon­ci­lia­ción, dos pro­pó­si­tos

peren­to­rios.

Obser­va­do­res acha­can la poca con­fian­za que ofre­ce la diri­gen­cia del CNT al hecho de que algu­nos de sus miem­bros trai­cio­na­ron antes a El Gada­fi o pasa­ron de ser acé­rri­mos enemi­gos de poten­cias occi­den­ta­les a laca­yos que implo­ra­ron los bom­bar­deos aéreos de la OTAN.

Docu­men­tos de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos y otros halla­dos en Trí­po­li tras la entra­da de los suble­va­dos, apor­ta­ron luces sobre la per­te­nen­cia de algu­nos jefes mili­ta­res insur­gen­tes al Gru­po Islá­mi­co de Com­ba­tien­tes Libios (LIFG, por sus siglas en inglés), crea­do en 1990.

Los mis­mos que salu­da­ron la agre­sión mili­tar del blo­que atlán­ti­co, la cual duran­te casi sie­te meses lan­zó más de nue­ve mil 600 bom­bar­deos aéreos con­tra obje­ti­vos mili­ta­res y civi­les, son seña­la­dos de haber teni­do nexos con la red Al-Qae­da en Afga­nis­tán, Irak y otros paí­ses.

Ello expli­ca por­qué el CNT, dada la renun­cia anun­cia­da de su pri­mer minis­tro de fac­to Mah­moud Jibril, optó por la figu­ra apa­ren­te­men­te neu­tra y con­ci­lia­do­ra del empre­sa­rio y aca­dé­mi­co Abdul Rahim El-Keib para enca­be­zar el Eje­cu­ti­vo de tran­si­ción has­ta las

elec­cio­nes.

Ana­lis­tas creen que su fal­ta de nexos con el gobierno ante­rior, a dife­ren­cia de Jalil y Jibril, y su arrai­go a Trí­po­li (la capi­tal), hacen a El-Keib útil para equi­li­brar el apo­yo al lide­raz­go del CNT por par­te de los libios de Bengha­zi, cuna de la rebe­lión.

No obs­tan­te, val­ga recor­dar que El-Keib se for­mó, vivió y tra­ba­jó duran­te déca­das en Esta­dos Uni­dos, fue pro­fe­sor en uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas y de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, y con­tri­bu­yó con su dine­ro a finan­ciar la insu­rrec­ción con­tra El Gada­fi.

El CNT pre­ten­de una admi­nis­tra­ción capaz de con­du­cir el país a elec­cio­nes en la pri­me­ra mitad de 2012 para una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que redac­te la Car­ta Mag­na y coor­di­ne el desar­me de civi­les, exmi­li­ta­res y exin­sur­gen­tes.

Pero la pola­ri­za­ción en su seno para ele­gir al pri­mer minis­tro, con 26 de los 51 votos posi­bles, fue una señal ine­quí­vo­ca de que entre los suble­va­dos pre­va­le­cen mar­ca­dos anta­go­nis­mos.

Y ocu­rre que, ade­más de las dudas sobre el ori­gen, filia­ción polí­ti­ca, pro­bi­dad, ideo­lo­gía y cre­do de los que aho­ra admi­nis­tran Libia, pesa mucho su cre­di­bi­li­dad daña­da por las argu­cias que idea­ron y pro­pa­ga­ron con ayu­da de Occi­den­te para jus­ti­fi­car el levan­ta­mien­to.

Al mar­gen de algún exce­so que come­tie­ra El Gada­fi, los alza­dos y la OTAN ‑con el infaus­to aval de la Liga Ára­be- dije­ron preo­cu­par­se por civi­les bru­tal­men­te repri­mi­dos por mili­ta­res y supues­tos mer­ce­na­rios sub­saha­ria­nos, argu­men­tos aho­ra usa­dos en una fran­ca lim­pie­za racial.

La mal­dad atri­bui­da al régi­men inclu­yó el repar­to de Via­gra a sol­da­dos para vio­lar a muje­res, algo que la inte­li­gen­cia de Washing­ton lue­go pro­bó era fal­so, aun­que fue pro­pa­ga­do con vehe­men­cia por el fis­cal jefe de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, Luis Moreno Ocam­po.

Como bola de nie­ve rodan­te, los pre­tex­tos para que la ONU auto­ri­za­ra la zona de exclu­sión aérea, el sumi­nis­tro de armas a insu­rrec­tos bajo facha­da de ayu­da no letal, su entre­na­mien­to y finan­cia­mien­to, ampli­fi­ca­ron un cli­ma de odio y difi­den­cia que se

res­pi­ra por doquier.

No son pocos quie­nes insis­ten en que podría reanu­dar­se la gue­rra, en tan­to lea­les a El Gada­fi, mili­cias tri­ba­les y ex insur­gen­tes nega­dos a des­ar­mar­se pro­ta­go­ni­zan esca­ra­mu­zas espo­rá­di­cas en Trí­po­li, Bengha­zi, Mis­ra­tah, Zin­tan u otra pla­za en bus­ca de pro­ta­go­nis­mo y poder.

Tiro­teos en calles de la capi­tal libia, moti­nes vio­len­tos en pri­sio­nes o pro­tes­tas de ex sol­da­dos y ex insur­gen­tes arma­dos con fusi­les para recla­mar el pago de sala­rios atra­sa­dos y una estruc­tu­ra mili­tar que los aco­ja, son algu­nos de los ejem­plos más recien­tes.

La pro­pia pren­sa occi­den­tal rese­ñó duran­te la insu­rrec­ción nume­ro­sos casos de arres­tos arbi­tra­rios, tor­tu­ras y eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les de lea­les a El Gada­fi por par­te de los suble­va­dos, y hoy admi­te una inci­pien­te insur­gen­cia tri­bal con­tra las nue­vas auto­ri­da­des.

A nadie esca­pa la reali­dad de que el pro­pó­si­to de cohe­sio­nar a los libios en torno al CNT es tan invia­ble como anta­gó­ni­cos son los intere­ses de la pobla­ción, sobre todo los lea­les al anti­guo líder que sufrie­ron los bom­bar­deos de la OTAN y los abu­sos de los alza­dos.

Libios entre­vis­ta­dos por Pren­sa Lati­na en Egip­to admi­tie­ron lo com­ple­jo de armo­ni­zar su socie­dad, toman­do en cuen­ta que con­ver­gen tri­bus, etnias, nóma­das del desier­to, afri­ca­nos sub­saha­ria­nos, isla­mis­tas, lai­cos, judíos, libe­ra­les, por demás, detrac­to­res o fie­les a El Gada­fi.

El pro­pio alza­mien­to demos­tró que son posi­bles alian­zas coyun­tu­ra­les, aun­que la comu­nión en el afán de ani­qui­lar al anti­guo líder requi­rió ocho meses de beli­ge­ran­cia y la devas­ta­do­ra agre­sión de la OTAN. El Gada­fi fue ase­si­na­do dos meses des­pués de caer Trí­po­li.

A lar­go pla­zo, sin embar­go, que­da cada vez más cla­ro que esas con­cer­ta­cio­nes son poco sos­te­ni­bles y de dura­ción efí­me­ra, lo cual ele­va sobre­ma­ne­ra la pro­ba­bi­li­dad de más vio­len­cia.

Por ejem­plo, en Mis­ra­tah, tie­rra del occi­den­te libio de don­de pro­ce­día la bri­ga­da que cap­tu­ró y mató a El Gada­fi en Sir­te, nume­ro­sos con­se­jos, comi­tés y mili­cias loca­les riñen entre sí y dis­po­nen a su anto­jo órde­nes de arres­tos para líde­res de otros gru­pos.

Varios tes­ti­mo­nios refie­ren que muchas de esas estruc­tu­ras y sus jefes se nie­gan a legi­ti­mar al CNT como el nue­vo régi­men, aumen­tan­do la duda sobre quién debe gober­nar Libia, pese a que Washing­ton, la Unión Euro­pea y la ONU se apre­su­ra­ron a dar el espal­da­ra­zo a los rebel­des.

Un aná­li­sis del gru­po de inte­li­gen­cia glo­bal Strat­for lan­zó una ver­dad lapi­da­ria al afir­mar: “La carac­te­rís­ti­ca de la nue­va Libia es alta­men­te incier­ta, pero lo que está cla­ro es que el CNT no toma­rá fácil­men­te el con­trol que El Gada­fi dejó”.

Qui­zás ello jus­ti­fi­que el escep­ti­cis­mo y pesi­mis­mo de quie­nes hacen un aná­li­sis meticu­loso del país nora­fri­cano y vati­ci­nan sin repa­ros que los ver­da­de­ros desas­tres están aún por lle­gar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *