La cues­tión de las víc­ti­mas. La deu­da Fran­ce­sa- Kol­do Durriet

En el nue­vo con­tex­to en el que se mue­ve la polí­ti­ca vas­ca, mucho se está uti­li­zan­do el tema de las víc­ti­mas y casi siem­pre con cla­ros moti­vos de entor­pe­cer y des­vir­tuar el pro­ce­so que paso a paso se ha de ir abrien­do en la socie­dad vas­ca para que de una vez ya defi­ni­ti­va sean los vas­cos y las vas­cas los que defi­nan de mane­ra libre y sobe­ra­na el futu­ro de Eus­kal Herria.

Pese al volu­men de decla­ra­cio­nes y artícu­los apa­re­ci­dos, lla­ma la aten­ción la casi nula pre­sen­cia del Esta­do fran­cés en un tema don­de lejos de haber juga­do un segun­do papel ha sido y es pro­ta­go­nis­ta des­ta­ca­do en el sufri­mien­to que el con­flic­to polí­ti­co ha aca­rrea­do a ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas de nues­tro pue­blo. Pare­cie­ra, una vez más, que el Esta­do fran­cés hubie­ra per­di­do la memo­ria en cuan­to a su rela­ción con Eus­kal Herria. Y deci­mos una vez más pues esa ha sido su tóni­ca his­tó­ri­ca y bas­ta con recor­dar los “pape­lo­nes” colo­nia­lis­tas y geno­ci­das que el Esta­do fran­cés jugó en Arge­lia, Indo­chi­na y casi en toda Áfri­ca don­de los ase­si­na­dos, tor­tu­ra­dos, des­pla­za­dos, dete­ni­dos, mal­tra­ta­dos y des­pre­cia­dos se pue­den con­tar por millo­nes. Pero en la con­cien­cia ofi­cial fran­ce­sa todos esos casos ni siquie­ra exis­ten, no hace fal­ta siquie­ra negar­los pues en su his­to­ria ofi­cial jamás exis­tie­ron, y si alguien pudie­ra pro­bar­los siem­pre se jus­ti­fi­can en una pre­ten­di­da igno­ran­cia de su exis­ten­cia, cuan­do no jus­ti­fi­ca­dos por el inte­rés real de Fran­cia y su Impe­rio. Cla­ro, tam­bién eran otros tiem­pos, don­de podrían ser “nor­ma­les ” cosas que hoy en día no se jus­ti­fi­ca­rían, pero ello nos remi­te a que las prác­ti­cas qui­zá varíen, pero les gus­te o no, se trans­mi­ten en las men­ta­li­da­des y el Esta­do fran­cés, nos lo ha pro­ba­do has­ta la sacie­dad a los vas­cos, sigue con­ser­van­do en su men­ta­li­dad mucho de aque­llas prác­ti­cas. Ahí van algu­nas pági­nas glo­rio­sas de la his­to­ria recien­te.

Podría­mos remi­tir­nos a los días de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial para recor­dar­le al Esta­do fran­cés la leva obli­ga­to­ria que decre­tó en Ipa­rral­de para lle­var al mata­de­ro de su con­flic­to inter impe­ria­lis­ta a cen­te­na­res cuan­do no miles de jóve­nes vas­cos. O que entre los miles de refu­gia­dos repu­bli­ca­nos que huyen­do de las tro­pas fran­quis­tas, de los nazis y de los fas­cis­tas ita­lia­nos fue­ron ence­rra­dos en los cam­pos de con­cen­tra­ción en 1939 tam­bién había nume­ro­sos vas­cos y vas­cas, quie­nes a pesar de todo se enro­la­ron des­pués en las filas de la Resis­ten­cia para luchar, que­de cla­ro, no por el Esta­do fran­cés sino con­tra el nazis­mo y el fas­cis­mo.

Y si el refe­ren­te his­tó­ri­co es ya de por sí bas­tan­te escla­re­ce­dor sobre la rela­ción que se va a dar entre el inde­pen­den­tis­mo vas­co y el Esta­do fran­cés, podría­mos decir que las últi­mas déca­das han sido las más duras. Bas­ta con recor­dar una foto, la de la refu­gia­da vas­ca Izas­kun Rekal­de a fina­les de los años 80, mien­tras era dete­ni­da por la poli­cía fran­ce­sa con una de sus hijas geme­las en los bra­zos mien­tras con la mira­da bus­ca­ba a la otra sin saber qué había sido de ella para hacer­nos una míni­ma idea del terror que las fuer­zas de segu­ri­dad fran­ce­sas impo­nían entre la Comu­ni­dad de Refu­gia­dos y Refu­gia­das de Ipa­rral­de ame­na­za­da siem­pre de deten­cio­nes, depor­ta­cio­nes, encar­ce­la­cio­nes, cuan­do no de ser entre­ga­dos a la tor­tu­ra espa­ño­la en cual­quier momen­to. Los ojos de Izas­kun reve­lan ahí el horror, el mie­do y la pre­sión pro­du­ci­dos por quien pre­ten­de ser aún un nota­ble defen­sor de los dere­chos huma­nos.

En los años del GAL, qué papel jugó el Esta­do fran­cés? Podría alguien creer­se que todo el apa­ra­ta­je para­po­li­cial espa­ñol hubie­se sido posi­ble sin el con­sen­ti­mien­to y tan­tas veces la com­pli­ci­dad de los ser­vi­cios de segu­ri­dad y de los res­pon­sa­bles polí­ti­cos fran­ce­ses? Cuan­tas de las infor­ma­cio­nes que con­lle­va­ron el ase­si­na­to de refu­gia­dos polí­ti­cos vas­cos o de ciu­da­da­nos de Ipa­rral­de no salie­ron del exhaus­ti­vo tra­ba­jo de los Ren­seig­ne­ments Gene­raux (Poli­cía de Infor­ma­ción) fran­ce­ses en Ipa­rral­de? Aca­so el Esta­do fran­cés tomó algu­na vez en cuen­ta o con­si­de­ra­ción a los fami­lia­res de los refu­gia­dos o de los ciu­da­da­nos de Ipa­rral­de ase­si­na­dos, o más bien entor­pe­ció e inclu­so envi­le­ció, los inten­tos de aque­llos por home­na­jear a sus deu­dos, y has­ta de tras­la­dar­los a Hegoal­de a sus pue­blos de ori­gen?

Resul­ta­do del terror impues­to por la poli­cía fran­ce­sa con­tra la Comu­ni­dad de Refu­gia­dos y Refu­gia­das en Ipa­rral­de son los cien­tos de miles de días de auto encar­ce­la­mien­to al que se some­tie­ron varias cen­te­nas de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas vas­cos y vas­cas en casas de ami­gos y per­so­nas soli­da­rias para evi­tar caer en las manos de los uni­for­ma­dos fran­ce­ses. Situa­ción que se pro­lon­gó, y se pro­lon­ga, a veces tan­tos años que las per­so­nas ence­rra­das lle­gan al lími­te de sus facul­ta­des men­ta­les y hoy pagan con­se­cuen­cias inclu­so psí­qui­cas en muchos casos. Como “topos” de nues­tro tiem­po, los “enchu­pi­na­dos” veían y ven pasar los días lejos del con­tac­to con sus fami­lia­res y ami­gos, ente­rra­dos en vida cum­plien­do una con­de­na sin pla­zo de ven­ci­mien­to y estre­sa­dos al extre­mo por la lógi­ca de la clan­des­ti­ni­dad y el siem­pre pre­sen­te mie­do a dela­tar su pre­sen­cia y ser dete­ni­dos. Situa­ción que se com­pli­ca aún más cuan­do es nece­sa­rio tra­tar algu­na enfer­me­dad o acu­dir a un médi­co.

El sis­te­ma car­ce­la­rio fran­cés tie­ne una deu­da pen­dien­te enor­me con el pue­blo vas­co, no sola­men­te y prin­ci­pal­men­te por “alber­gar” aún a varias dece­nas de mili­tan­tes vas­cos y vas­cas en sus pri­sio­nes, sino tam­bién por la estra­te­gia que sus auto­ri­da­des han emplea­do con los vas­cos y las vas­cas. Estra­te­gia que des­de siem­pre ha impues­to a los vas­cos y las vas­cas la lógi­ca de la dis­per­sión en cár­ce­les ale­ja­das de Eus­kal Herria, difi­cul­tan­do las visi­tas de ami­gos y fami­lia­res en un inten­to de que­brar la resis­ten­cia y la volun­tad de los pre­sos ale­ján­do­los de su entorno. Un sis­te­ma car­ce­la­rio que ya por ser vas­co decla­ra al pre­so o a la pre­sa como DPS (Pre­so Par­ti­cu­lar­men­te Vigi­la­do), cla­si­fi­ca­ción que impo­ne un régi­men de visi­tas, movi­li­dad en la cár­cel que a veces lle­ga has­ta el ais­la­mien­to. Cómo olvi­dar así los lar­gos años de ais­la­mien­to total car­ce­la­rio al que fue some­ti­do, entre otros, Fili­pe Bidart como cas­ti­go aña­di­do a un hijo de Eus­kal Herria por su volun­tad aber­tza­le inque­bran­ta­ble? El mis­mo ais­la­mien­to que lle­vó al sui­ci­dio al aber­tza­le bre­tón Jean Groix, des­pués de una infa­me cam­pa­ña mediá­ti­ca en su con­tra por su soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria.

Situa­ción car­ce­la­ria que hace de la des­asis­ten­cia médi­ca un arma con­tra los mili­tan­tes vas­cos y lle­gó has­ta el pun­to de dejar morir de desidia a Peio Mari­na­la­re­na, enfer­mo de SIDA pero sobre todo enfer­mo de aban­dono por las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias de La San­té. Situa­ción que aún se pro­lon­ga al día de hoy y haya pre­sos que ten­gan que decla­rar­se en huel­ga de ham­bre para exi­gir una asis­ten­cia médi­ca que la ley obli­ga y que el Esta­do fran­cés, a tra­vés de las auto­ri­da­des car­ce­la­rias nie­ga a los mili­tan­tes vas­cos. O las humi­lla­cio­nes, malos tra­tos e insul­tos a los que son some­ti­dos los pre­sos y las pre­sas por par­te de la gen­dar­me­ría móvil a la hora de ser tras­la­da­dos a los Tri­bu­na­les, don­de la veja­ción, el enca­de­na­mien­to y los zaran­deos, por no decir algo más, son mone­da corrien­te en la mayo­ría de los casos. Y qué decir de la judi­ca­tu­ra fran­ce­sa que colo­ca siem­pre a sus miem­bros más retró­gra­dos en los suma­rios que ten­gan algo que ver con Eus­kal Herria, tan celo­sos siem­pre a la hora de dic­tar órde­nes de pri­sión cerra­da, tan taca­ños a la hora de otor­gar liber­ta­des pro­vi­sio­na­les, o tan seve­ros al con­de­nar a lar­gos años de pri­sión a los mili­tan­tes vas­cos y vas­cas, equi­pa­rán­do­se a sus cole­gas espa­ño­les de la Audien­cia Nacio­nal.

Al Esta­do fran­cés los vas­cos y las vas­cas le exi­gi­mos tam­bién que haga memo­ria y nos diga dón­de está Popo Larre, “des­apa­re­ci­do” des­pués de un supues­to enfren­ta­mien­to con la Gen­dar­me­ría y aho­ra dado ya defi­ni­ti­va­men­te por muer­to en un inten­to de cerrar un caso incó­mo­do para el poder fran­cés. Por soli­da­ri­dad con sus fami­lia­res pero sobre todo por res­pe­to a noso­tros mis­mos, se lo exi­gi­mos de igual mane­ra que lo hace­mos con Napa­rra, y con Per­tur, cuyas fami­lias aún los bus­can como la socie­dad vas­ca. Y de paso que nos acla­re qué suce­dió real­men­te con Ion Anza.

Tam­bién es de dere­cho que algún día los mili­tan­tes de Ipa­rre­ta­rrak muer­tos sean con­si­de­ra­dos como víc­ti­mas de un con­flic­to que enfren­tó a Eus­kal Herria con los Esta­dos, en este caso cla­ra­men­te con el fran­cés, así como el sufri­mien­to de los ami­gos y fami­lia­res, de la socie­dad de Ipa­rral­de en gene­ral por todo el apa­ra­ta­je repre­si­vo que des­de París se orga­ni­zó para com­ba­tir a esta orga­ni­za­ción aber­tza­le. El reco­no­ci­mien­to a los dete­ni­dos, encar­ce­la­dos, ame­na­za­dos, vili­pen­dia­dos que sufrie­ron en car­ne pro­pia el “savoir fai­re” del Esta­do fran­cés.

La deu­da fran­ce­sa se extien­de aún en nues­tros días cuan­do la juven­tud vas­ca se ha con­ver­ti­do en el obje­ti­vo prin­ci­pal de las auto­ri­da­des galas, pagan­do un fuer­te tri­bu­to a la liber­tad de Eus­kal Herria en un sin­fín de deten­cio­nes, pre­sio­nes, arres­tos masi­vos que seme­jan cas­ti­gos colec­ti­vos y un torren­te de medi­das de excep­ción que colo­can en la mira repre­si­va a la juven­tud como una estra­te­gia de cor­tar la con­ti­nui­dad de la lucha. Pien­sa París que es una inver­sión a futu­ro des­ani­mar a los jóve­nes vas­cos y vas­cas a luchar por no tener que emi­grar de su tie­rra en bus­ca de un tra­ba­jo, por exi­gir el dere­cho a tener una vivien­da dig­na, por poder vivir en su pro­pia len­gua y en su país, y sobre todo, por ser lo que son y here­da­ron de sus ante­pa­sa­dos, miem­bros de un pue­blo que se resig­na a des­apa­re­cer y que hará todo lo que esté en su mano por ser libre y sobe­rano.

La deu­da his­tó­ri­ca que el Esta­do fran­cés tie­ne con las víc­ti­mas del con­flic­to que lo enfren­ta con Eus­kal Herria es inmen­sa. Su repa­ra­ción no pode­mos espe­rar­la de nin­gu­na mane­ra de la bue­na volun­tad de Paris, gobier­ne ahí quien gobier­ne. Sería inge­nuo pen­sar que seme­jan­te cosa pue­da suce­der. Pero el pue­blo vas­co en su con­jun­to, tan­to de Hegoal­de como de Ipa­rral­de, tam­po­co pue­de per­mi­tir­se la des­me­mo­ria y debe exi­gir siem­pre su repa­ra­ción. Sim­ple­men­te por­que nues­tro futu­ro como pue­blo depen­de­rá de ser cons­cien­tes de dón­de que­re­mos lle­gar, pero tam­bién sin olvi­dar de dón­de veni­mos y cómo lle­ga­mos. Y en esos tor­tuo­sos nudos que cons­ti­tu­yen nues­tro pasa­do recien­te el sufri­mien­to de muchos y muchas hicie­ron posi­ble las ale­grías y las vic­to­rias del futu­ro que están por venir. A ellos y ellas quie­nes die­ron todo, mucho, algo o un poco les debe­mos pues el estar don­de esta­mos, y si fué­se­mos capa­ces de olvi­dar nos que­da­ría­mos sin lo mejor de noso­tros mis­mos, pues eso es pre­ci­sa­men­te lo que nos lega­ron de mayor valor, su entre­ga y su con­cien­cia. No per­mi­ta­mos que el Esta­do fran­cés mire algún día para otro lado y diga “yo no fui”, “yo no esta­ba ahí”, sino que sien­ta que si bien la socie­dad vas­ca es capaz de per­do­nar siem­pre y cuan­do se res­pe­te su dere­cho a ser libre y sobe­ra­na, no esta­mos dis­pues­tos a olvi­dar pues en ello se dilui­ría nues­tra esen­cia.

Fran­ce, prend soin de ta mémoi­re et rap­pe­lle-toi que un jour, nous, le peu­ples que con­fron­tons ton orgueil qui nie même notre exis­ten­ce ferons du mieux pour que les nou­ve­lles géné­ra­tions ne doi­vent plus savoir de toi com­me pou­voir oppres­seur ni de la terreur qui gère ta rela­tion avec les autres. (Fran­cia, ocú­pa­te de tu memo­ria y recuer­da que un día, noso­tros, los pue­blos que enfren­ta­mos tu orgu­llo que nie­ga inclu­so nues­tra exis­ten­cia hare­mos lo que esté en nues­tras manos para que las nue­vas gene­ra­cio­nes no sepan más de ti como poder opre­sor ni del terror que rige tu rela­ción con los otros).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *