Opo­si­ción social en la era de inter­net: «Mili­tan­tes» de compu­tado­ra e inte­lec­tua­les públi­cos- James Petras

Ponen­cia invi­ta­da para ser leí­da en el «Sim­po­sio sobre el regre­so a lo públi­co». Patro­ci­na­do por la Cáma­ra de inge­nie­ros eléc­tri­cos. Anka­ra, Tur­quía, 9 – 10 de diciem­bre de 2011.

Intro­duc­ción

La rela­ción de la tec­no­lo­gía infor­má­ti­ca (TI), y más espe­cí­fi­ca­men­te el inter­net, con la polí­ti­ca es una cues­tión cen­tral para los movi­mien­tos socia­les con­tem­po­rá­neos. Como muchos avan­ces cien­tí­fi­cos pre­vios, las inno­va­cio­nes de la TI tie­nen un pro­pó­si­to dual: por un lado, han ace­le­ra­do el flu­jo glo­bal de capi­tal, espe­cial­men­te del capi­tal finan­cie­ro, y han faci­li­ta­do la «glo­ba­li­za­ción» impe­ria­lis­ta. Por el otro lado, inter­net ha ser­vi­do para pro­veer fuen­tes de aná­li­sis crí­ti­co alter­na­ti­vo al igual que una mejor comu­ni­ca­ción para movi­li­zar a los movi­mien­tos popu­la­res.

La indus­tria TI gene­ró una nue­va cla­se de mul­ti­mi­llo­na­rios, des­de Sili­con Valley en Cali­for­nia has­ta Ban­ga­lo­re, en India. Estos tuvie­ron un rol cen­tral en la expan­sión del colo­nia­lis­mo eco­nó­mi­co median­te el con­trol mono­pó­li­co en diver­sas esfe­ras del flu­jo de infor­ma­ción y el entre­te­ni­mien­to.

Para­fra­sean­do a Marx «el inter­net se ha con­ver­ti­do en el opio de los pue­blos». Jóve­nes y vie­jos, emplea­dos y des­em­plea­dos pasan horas miran­do pasi­va­men­te espec­tácu­los, por­no­gra­fía, video-jue­gos, artícu­los de con­su­mo y has­ta «noti­cias», ais­la­dos de otros ciu­da­da­nos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo.

En muchos casos, el «exce­so» de noti­cias en inter­net lo ha satu­ra­do, absor­bien­do tiem­po y ener­gía y dis­tra­yen­do a los «obser­va­do­res» de la refle­xión y acción. De la mis­ma mane­ra en que las noti­cias esca­sas y ten­den­cio­sas dis­tor­sio­nan la con­cien­cia popu­lar, dema­sia­dos men­sa­jes por inter­net pue­den inmo­vi­li­zar la acción de los ciu­da­da­nos.

Inter­net, deli­be­ra­da­men­te o no, ha «pri­va­ti­za­do» la vida polí­ti­ca. Inclu­so muchos acti­vis­tas poten­cia­les creen que el envío de mani­fies­tos a otros indi­vi­duos es un acto polí­ti­co, olvi­dan­do que sólo la acción públi­ca, inclu­yen­do con­fron­ta­cio­nes con sus adver­sa­rios en espa­cios públi­cos, en los cen­tros de las ciu­da­des y en el cam­po, son la base de las trans­for­ma­cio­nes polí­ti­cas.

TI y capi­tal finan­cie­ro

Recor­de­mos que el ímpe­tu ori­gi­nal por el cre­ci­mien­to de «TI» pro­vino de las exi­gen­cias de las gran­des ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, ban­cos de inver­sio­nes y agen­tes espe­cu­la­ti­vos que que­rían mover de un país a otro, de una empre­sa a otra, de una com­mo­dity a otra, miles de millo­nes de dóla­res y euros sola­men­te opri­mien­do una tecla.

La tec­no­lo­gía de inter­net fue la fuer­za motriz del cre­ci­mien­to de la glo­ba­li­za­ción al ser­vi­cio del capi­tal finan­cie­ro. De algu­na mane­ra la TI tuvo un rol fun­da­men­tal en el des­en­ca­de­na­mien­to de las dos cri­sis finan­cie­ras glo­ba­les de la déca­da pasa­da (2001−2002, 2008 – 2009). La bur­bu­ja de las accio­nes de TI de 2001 fue el resul­ta­do de la pro­mo­ción espe­cu­la­ti­va de las «fir­mas de soft­wa­re» sobre­va­lua­das y des­vin­cu­la­das de la «eco­no­mía real». La cri­sis finan­cie­ra glo­bal de 2008 – 2009 y su con­ti­nua­ción hoy en día, fue indu­ci­da por el paque­te compu­tari­za­do de frau­de finan­cie­ro y por las hipo­te­cas inmo­bi­lia­rias sin fon­dos sufi­cien­tes. Las «vir­tu­des» de inter­net, su rapi­dez para trans­mi­tir infor­ma­ción en el con­tex­to del capi­ta­lis­mo espe­cu­la­ti­vo se con­vir­tió en uno de los fac­to­res con­tri­bu­yen­tes a la peor cri­sis capi­ta­lis­ta des­de la Gran Depre­sión de la déca­da del 30.

La demo­cra­ti­za­ción de inter­net

El inter­net se vol­vió acce­si­ble a las masas como un mer­ca­do comer­cial y lue­go se expan­dió a otros usos, socia­les y polí­ti­cos. Más impor­tan­te aún se vol­vió un medio para infor­mar al públi­co sobre la explo­ta­ción y el saqueo de los paí­ses y de los pue­blos por los ban­cos mul­ti­na­cio­na­les. Expu­so las men­ti­ras de las gue­rras impe­ria­lis­tas de EE.UU. y la U.E. en Medio Orien­te y el Sudes­te Asiá­ti­co.

Inter­net se con­vir­tió en un terreno en dispu­ta, una nue­va for­ma de lucha de cla­ses, en la que for­man par­te los movi­mien­tos pro-demo­cra­cia y de libe­ra­ción nacio­nal. Los prin­ci­pa­les movi­mien­tos y líde­res de la lucha arma­da en las mon­ta­ñas de Afga­nis­tán, los acti­vis­tas pro-demo­cra­cia de Egip­to, los movi­mien­tos estu­dian­ti­les de Chi­le e inclu­so los movi­mien­tos por la vivien­da de la gen­te pobre en Tur­quía, depen­den del inter­net para infor­mar­le al res­to del mun­do sobre sus luchas, pro­gra­mas, repre­sión esta­tal y vic­to­rias popu­la­res. Inter­net conec­ta las luchas popu­la­res a tra­vés de las fron­te­ras nacio­na­les ‑es un arma cla­ve para crear un nue­vo inter­na­cio­na­lis­mo que con­tra­rres­te la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta y las gue­rras impe­ria­les.

Para­fra­sean­do a Lenín, pode­mos sos­te­ner que el socia­lis­mo del siglo XXI pue­de ser resu­mi­do en la ecua­ción: «soviets más inter­net = socia­lis­mo par­ti­ci­pa­ti­vo».

Inter­net y polí­ti­cas de cla­se

Debe­mos recor­dar que las téc­ni­cas de infor­ma­ción compu­tari­za­da no son «neu­tra­les» ‑su impac­to polí­ti­co depen­de de los usua­rios y los super­vi­so­res que deter­mi­nan a quién y a qué intere­ses de cla­se ser­vi­rán. En tér­mi­nos más gene­ra­les el inter­net debe ser con­tex­tua­li­za­do en rela­ción con su inser­ción en el espa­cio públi­co.

Inter­net ha ser­vi­do para movi­li­zar a miles de tra­ba­ja­do­res en Chi­na y cam­pe­si­nos en India con­tra explo­ta­do­res cor­po­ra­ti­vos y pro­mo­to­res inmo­bi­lia­rios. Pero la gue­rra aérea compu­tari­za­da se con­ver­ti­do en el arma ele­gi­da por la OTAN para bom­bar­dear y des­truir la Libia inde­pen­dien­te. Los dro­nes nor­te­ame­ri­ca­nos que matan civi­les en Pakis­tán y Yemen están diri­gi­dos por «inte­li­gen­cia» compu­tari­za­da. La ubi­ca­ción de los gue­rri­lle­ros colom­bia­nos y los bom­bar­deos aéreos leta­les están compu­tari­za­dos. En otras pala­bras, la tec­no­lo­gía infor­má­ti­ca tie­ne un uso dual: en la libe­ra­ción popu­lar y en la con­tra­rre­vo­lu­ción impe­ria­lis­ta.

Neo­li­be­ra­lis­mo y espa­cio públi­co

En el deba­te sobre «espa­cio públi­co» se ha asu­mi­do a menu­do que «públi­co» sig­ni­fi­ca mayor inter­ven­ción esta­tal en bene­fi­cio del bien­es­tar de la mayo­ría; mayor regu­la­ción del capi­ta­lis­mo y mayor pro­tec­ción del medio ambien­te. En otras pala­bras, los acto­res «públi­cos» benig­nos se con­tra­po­nen a las fuer­zas explo­ta­do­ras del mer­ca­do pri­va­do.

En el con­tex­to del auge de la ideo­lo­gía y las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, muchos auto­res pro­gre­sis­tas defien­den el argu­men­to sobre la «deca­den­cia de la esfe­ra públi­ca». Este argu­men­to pasa por alto el hecho de que la esfe­ra públi­ca ha incre­men­ta­do su rol en la socie­dad, eco­no­mía y polí­ti­ca en bene­fi­cio del capi­tal, espe­cial­men­te del capi­tal finan­cie­ro y de los inver­so­res extran­je­ros. La «esfe­ra públi­ca», espe­cí­fi­ca­men­te el esta­do, es mucho más intru­si­vo en la socie­dad civil como una fuer­za repre­si­va, par­ti­cu­lar­men­te a medi­da que las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les aumen­tan la des­igual­dad. Debi­do a la inten­si­fi­ca­ción y pro­fun­di­za­ción de la cri­sis finan­cie­ra, la esfe­ra públi­ca (el esta­do) ha asu­mi­do un rol masi­vo en el res­ca­te de los ban­cos en ban­ca­rro­ta.

Debi­do al défi­cit fis­cal en gran esca­la cau­sa­do por la eva­sión impo­si­ti­va de la cla­se capi­ta­lis­tas, el gas­to de las gue­rras colo­nia­les y los sub­si­dios públi­cos a las gran­des empre­sas, la esfe­ra públi­ca (esta­do) impo­ne pro­gra­mas de «aus­te­ri­dad», con un con­te­ni­do de cla­se, recor­tan­do el pre­su­pues­to social y per­ju­di­can­do a emplea­dos públi­cos, jubi­la­dos y emplea­dos asa­la­ria­dos.

La esfe­ra públi­ca dis­mi­nu­yó su rol en el sec­tor pro­duc­ti­vo de la eco­no­mía. Sin embar­go, el sec­tor mili­tar ha cre­ci­do con la expan­sión de las gue­rras impe­ria­les y colo­nia­les.

La cues­tión bási­ca sub­ya­cen­te en cual­quier deba­te sobre la esfe­ra públi­ca y la opo­si­ción social no son ni la deca­den­cia ni el cre­ci­mien­to sino más bien los intere­ses de cla­se que defi­nen el rol de la esfe­ra públi­ca. Bajo el neo­li­be­ra­lis­mo, la esfe­ra públi­ca está orien­ta­da a usar el teso­ro del esta­do para finan­ciar res­ca­tes de ban­cos, mili­ta­ris­mo y una mayor inter­ven­ción del esta­do poli­cial. Una esfe­ra públi­ca diri­gi­da por la opo­si­ción social (tra­ba­ja­do­res, agri­cul­to­res, pro­fe­sio­na­les, emplea­dos) amplia­ría las acti­vi­da­des en rela­ción a salud, edu­ca­ción, pen­sio­nes, medio ambien­te y empleo.

El con­cep­to de la «esfe­ra públi­ca tie­ne dos caras opues­tas (como Jano): la del capi­tal y lo mili­tar, y la del trabajo/​oposición social. El rol del inter­net está tam­bién suje­to a esta dua­li­dad: por un lado faci­li­ta los movi­mien­tos de capi­tal a gran esca­la y las inter­ven­cio­nes mili­ta­res impe­ria­lis­tas; y por el otro lado, pro­vee un flu­jo rápi­do de infor­ma­ción para movi­li­zar a la opo­si­ción social. La cues­tión bási­ca es: ¿qué tipo de infor­ma­ción se trans­mi­te, a qué acto­res polí­ti­cos y con qué intere­ses socia­les?

Inter­net y opo­si­ción social: La ame­na­za de repre­sión esta­tal

Para la opo­si­ción social inter­net es, pri­me­ro y ante todo, una fuen­te vital de infor­ma­ción alter­na­ti­va crí­ti­ca para edu­car y movi­li­zar el «públi­co» ‑espe­cial­men­te entre la corrien­te de opi­nión pro­gre­sis­ta- líde­res, pro­fe­sio­na­les, diri­gen­tes sin­di­ca­les y cam­pe­si­nos, mili­tan­tes y acti­vis­tas. El inter­net es la alter­na­ti­va a los medios capi­ta­lis­tas de masas y la pro­pa­gan­da, una fuen­te de noti­cias e infor­ma­ción que trans­mi­te mani­fies­tos y que infor­ma a los acti­vis­tas de sitios de acción públi­ca. Debi­do al rol pro­gre­sis­ta que tie­ne el inter­net como ins­tru­men­to de la opo­si­ción social es vigi­la­do por el apa­ra­to esta­tal poli­cial y repre­si­vo. Por ejem­plo, en EE.UU. más de 800.000 fun­cio­na­rios tra­ba­jan en la agen­cia poli­cial «Home­land Secu­rity» (Segu­ri­dad Nacio­nal) espian­do miles de millo­nes de men­sa­jes e‑mail, faxes y lla­ma­dos tele­fó­ni­cos hechos por millo­nes de ciu­da­da­nos de EE.UU. Otro asun­to es cuán efi­cien­te es la vigi­lan­cia de tone­la­das de infor­ma­ción dia­ria. Pero el hecho es que inter­net no es una «fuen­te libre y segu­ra de infor­ma­ción, deba­te y dis­cu­sión». Cuan­to más efi­cien­te resul­te inter­net como herra­mien­ta de movi­li­za­ción de los movi­mien­tos socia­les opues­tos al esta­do colo­nial e impe­rial, mayo­res son las posi­bi­li­da­des de inter­ven­ción del esta­do poli­cial con el pre­tex­to de «com­ba­tir el terro­ris­mo».

Inter­net y lucha con­tem­po­rá­nea: ¿Tie­ne un carác­ter revo­lu­cio­na­rio?

Es cru­cial reco­no­cer la impor­tan­cia de inter­net como deto­nan­te de cier­tos movi­mien­tos socia­les al igual que la rela­ti­vi­za­ción de su sig­ni­fi­ca­do gene­ral.

Inter­net ha teni­do un rol vital en difun­dir y movi­li­zar las «pro­tes­tas espon­tá­neas» como la de los «indig­na­dos», mayor­men­te des­em­plea­dos sin afi­lia­ción en Espa­ña y los mani­fes­tan­tes que par­ti­ci­pan en «Ocu­par Wall Street». En otros casos, por ejem­plo, las huel­gas gene­ra­les en Ita­lia, Por­tu­gal, Gre­cia y en otros paí­ses las con­fe­de­ra­cio­nes sin­di­ca­les han teni­do un papel cen­tral y el inter­net, un impac­to secun­da­rio.

En paí­ses con alto nivel de repre­sión como Egip­to, Túnez y Chi­na, el inter­net ha teni­do un rol cen­tral en la difu­sión de la acción públi­ca y en la orga­ni­za­ción de las pro­tes­tas masi­vas. Sin embar­go, el inter­net no ha con­du­ci­do a nin­gu­na revo­lu­ción exi­to­sa ‑pue­de infor­mar, pro­veer un foro de deba­te y movi­li­zar, pero no pue­de pro­por­cio­nar lide­raz­go ni orga­ni­za­ción que sus­ten­te acción polí­ti­ca ni mucho menos una estra­te­gia para tomar el poder del esta­do. La ilu­sión que algu­nos gurús del inter­net pro­mue­ven de que la acción «compu­tari­za­da» reem­pla­za la nece­si­dad de un par­ti­do polí­ti­co dis­ci­pli­na­do ha demos­tra­do ser fal­sa: inter­net pue­de faci­li­tar un movi­mien­to pero solo la opo­si­ción social orga­ni­za­da pue­de pro­veer la direc­ción tác­ti­ca y estra­té­gi­ca de un movi­mien­to con­tra la repre­sión esta­tal y en pos de luchas exi­to­sas.

En otras pala­bras, inter­net no es un «fin en sí mis­mo» ‑la pos­tu­ra auto-com­pla­cien­te de los ideó­lo­gos de inter­net al levan­tar el estan­dar­te de una nue­va era de infor­ma­ción «revo­lu­cio­na­ria» pasa por alto el hecho de que los pode­res de la OTAN, Israel y sus alia­dos y clien­tes aho­ra usan inter­net para infil­trar virus que des­equi­li­bren la eco­no­mía, para sabo­tear pro­gra­mas de defen­sa y pro­mo­ver levan­ta­mien­tos étni­co-reli­gio­sos. Israel infec­tó con virus el pro­gra­ma nuclear sin fines de gue­rra de Irán; EE.UU., Fran­cia y Tur­quía inci­ta­ron a la opo­si­ción social cipa­ya en Libia y Siria. Para resu­mir, inter­net es un medio no un fin en sí mis­mo. For­ma par­te de la esfe­ra públi­ca, cuyos pro­pó­si­tos y resul­ta­dos están deter­mi­na­dos por la estruc­tu­ra de cla­ses en la que se halla inser­to.

Con­clu­sio­nes: «Mili­tan­tes de compu­tado­ra» e inte­lec­tua­les públi­cos

La opo­si­ción social está defi­ni­da por la acción públi­ca: la pre­sen­cia de colec­ti­vos en reunio­nes polí­ti­cas, indi­vi­duos que se expre­san en reunio­nes públi­cas, acti­vis­tas que se mani­fies­tan en pla­zas públi­cas, mili­tan­tes sin­di­ca­les que con­fron­tan a los emplea­do­res, gen­te pobre que exi­ge vivien­das y ser­vi­cios públi­cos de las auto­ri­da­des públi­cas…

Expre­sar­se en una reu­nión públi­ca, for­mu­lar ideas, pro­gra­mas, pro­po­ner pla­nes y estra­te­gias a tra­vés de la acción polí­ti­ca defi­ne el rol del inte­lec­tual públi­co. Sen­tar­se fren­te al escri­to­rio de una ofi­ci­na, en esplén­di­do ais­la­mien­to, envian­do cin­co mani­fies­tos por minu­to defi­ne a un «mili­tan­te de compu­tado­ra». Es una for­ma de seu­do-mili­tan­cia que aís­la el mun­do de las accio­nes. La mili­tan­cia de compu­tado­ra es un acto ver­bal inac­ti­vo, de acti­vis­mo sin con­se­cuen­cias, una revo­lu­ción inven­ta­da por la men­te. El inter­cam­bio de comu­ni­ca­cio­nes por inter­net se vuel­ve un acto polí­ti­co cuan­do está conec­ta­do a movi­mien­tos socia­les y públi­cos que desa­fían el poder; que nece­sa­ria­men­te invo­lu­cra ries­gos para el inte­lec­tual públi­co: de ata­ques de la poli­cía en espa­cios públi­cos y revan­chas eco­nó­mi­cas en la esfe­ra pri­va­da. Los acti­vis­tas de compu­tado­ra no arries­gan nada y logran poco. Los inte­lec­tua­les públi­cos conec­tan el des­con­ten­to pri­va­do de los indi­vi­duos con el acti­vis­mo social del colec­ti­vo. El crí­ti­co aca­dé­mi­co va a un lugar de acción, habla y regre­sa a la ofi­ci­na de la uni­ver­si­dad. El inte­lec­tual públi­co habla y se sus­ten­ta en un com­pro­mi­so polí­ti­co y edu­ca­ti­vo de lar­go pla­zo con la opo­si­ción social en la esfe­ra públi­ca por medio de inter­net y fren­te a los encuen­tros coti­dia­nos.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​880 – Tra­du­ci­do por Sil­via Ara­na para Rebe­lión. Revi­sa­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *