¡De fami­lia le vie­ne la cas­ta al gal­go!- Mikel Arizaleta

Al leer con dete­ni­mien­to la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Supre­mo me he acor­da­do del artícu­lo de Rafael Poch: “En 1949 el 56% de los altos fun­cio­na­rios de la poli­cía de Rena­nia del Nor­te-West­fa­lia (Ale­ma­nia Fede­ral) pro­ce­dían del par­ti­do nazi (NSDAP) y de las SS».

«En los años cin­cuen­ta en Bavie­ra el 81% de los jue­ces tenían un pasa­do nazi, mien­tras que en Würt­tem­berg-Baden, el 50%».

«El juez ex nazi, Eduard Dreher, fue el encar­ga­do de la refor­ma del códi­go penal en el Minis­te­rio de Jus­ti­cia a par­tir de 1954 e impu­so la pres­crip­ción para los crí­me­nes de «com­pli­ci­dad con ase­si­na­to» que libe­ró de toda res­pon­sa­bi­li­dad a los nazis, una espe­cie de amnis­tía gene­ral. Esa ausen­cia de des­na­ci­fi­ca­ción, que la gue­rra fría y los alia­dos poten­cia­ron en aras del com­ba­te con­tra el comu­nis­mo, con­tri­bu­yó a una con­ti­nui­dad buro­crá­ti­ca que aun hoy des­pren­de un ambi­guo tufillo”

Los jue­ces del Tri­bu­nal Supre­mo Juan Saa­ve­dra Ruiz, Andrés Mar­tí­nez Arrie­ta, Julián Sán­chez Mel­gar, José Ramón Soriano Soriano (ponen­te) y Juan Ber­du­go Gómez de la Torre argu­men­tan de corri­do y carre­ti­lla “que todos los pre­sos de ETA denun­cian tor­tu­ras ‑lo que es falso‑, por­que exis­te un manual que así lo indi­ca”. Y recha­zan la cre­di­bi­li­dad de los tes­ti­gos por­que, de algún modo, per­te­ne­ce­rían o serían afi­nes al mun­do de ETA. O, con otras pala­bras, en el Esta­do espa­ñol no se tor­tu­ra por­que lo dicen jue­ces, fis­ca­les y fun­cio­na­rios poli­cia­les en su mayo­ría de luen­go pedi­grí familiar.

Por su argu­men­ta­ción es muy fácil que los jue­ces y fis­ca­les espa­ño­les superen las cifras de pro­ge­nie ideo­ló­gi­ca de los ale­ma­nes, sobre todo en las altas esfe­ras. Des­de el putsch de Fran­co y su gen­te en el Esta­do espa­ñol no se tor­tu­ra, y lo decían y lo siguen dicien­do jue­ces, fis­ca­les y policía.

Y es que de fami­lia le vie­ne la cas­ta al galgo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.