Por nues­tro dere­cho a deci­dir el 20 de noviem­bre, vota Amaiur- LAB Sin­di­ka­tua

La cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca nos hemos movi­li­za­do, hemos vacia­do las empre­sas y lle­na­do las calles con nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes. Hemos rea­li­za­do tres huel­gas gene­ra­les y hemos deja­do cla­ro que la sali­da a esta cri­sis pasa por otro mode­lo eco­nó­mi­co y social. Hemos res­pon­di­do y tam­bién hemos demos­tra­do que tene­mos la fuer­za sufi­cien­te para obli­gar a que en este Pue­blo se lle­ven a cabo otro tipo de polí­ti­cas y se tomen otro tipo de medi­das.

Hemos rei­vin­di­ca­do una alter­na­ti­va. Aho­ra es el momen­to de cons­truir­la.

La supe­di­ta­ción polí­ti­ca al Esta­do Espa­ñol no apor­ta más que rui­na a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca: desas­tre eco­nó­mi­co y devas­ta­ción de nues­tros dere­chos socia­les y laborales.Y de la mis­ma mane­ra pien­san con­ti­nuar los pró­xi­mos cua­tro años.

Debe­mos recor­dar que des­de Madrid se nos han impues­to tres refor­mas y que a todas y cada una de ellas el PNV ha dado su con­sen­ti­mien­to. Ni siquie­ra ha vota­do en con­tra, aun­que la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca así se lo ha exi­gi­do.

Por ello, a las puer­tas de estas elec­cio­nes, pro­cla­ma­mos que no que­re­mos que nadie nego­cie en nue­tro nom­bre nue­vas refor­mas y recor­tes, ni que en nues­tro nom­bre se tra­ten de «sua­vi­zar», ni por par­te de los par­ti­dos esta­ta­les, ni de ese regio­na­lis­mo que hace gala de la ges­tión de las mis­mas.

No acep­ta­mos impo­si­ción algu­na.

Que­re­mos y debe­mos cam­biar este mode­lo eco­nó­mi­co y social. Es una nece­si­dad inapla­za­ble. Y vamos a hacer­lo. Pero para ello hay que aca­bar con el impe­di­men­to que supo­ne el mar­co jurí­di­co-polí­ti­co actual. Es lo que nos impi­de deci­dir aquí nues­tras rela­cio­nes labo­ra­les, nues­tro mode­lo de pro­tec­ción social, nues­tra nego­cia­ción colec­ti­va…

En Madrid, allí don­de se esta­ble­ce quién deci­de y qué deci­de, por enci­ma de la volun­tad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de este pue­blo, debe­mos rei­vin­di­car que somos noso­tras y noso­tros quie­nes debe­mos deci­dir sobre los temas eco­nó­mi­cos y socia­les que nos afec­tan y, lo que es más impor­tan­te, dar pasos efec­ti­vos para avan­zar en ese camino.
Por ello, LAB con­si­de­ra real­men­te posi­ti­va la ini­cia­ti­va de Amaiur, del espec­tro de izquier­das y aber­tza­le que, por enci­ma de par­ti­dis­mos, ha deci­di­do defen­der des­de Madrid y como pue­blo el dere­cho que la ciu­da­da­nía vas­ca tie­ne de deci­dir su futu­ro.

Luchar por un mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les y pro­tec­ción social supo­ne luchar por que las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, labo­ra­les y socia­les se deci­dan y se lle­ven a cabo en Eus­kal Herria y supo­ne, por tan­to, abrir las puer­tas a la posi­bi­li­dad de con­truir un nue­vo mode­lo de manos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca.

Las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res deci­di­mos y deci­di­mos en Eus­kal Herria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *