La caí­da de Ber­lus­co­ni- Ciro Tap­pes­te

Sil­vio Ber­lus­co­ni es la segun­da víc­ti­ma cola­te­ral de alto ran­go de la cri­sis que está sacu­dien­do la zona euro y la Unión Euro­pea (UE). Afe­rra­do al poder des­de hace meses a pesar de una mayo­ría par­la­men­ta­ria tam­ba­lean­te, son sus cola­bo­ra­do­res más estre­chos los que lo empu­ja­ron hacia la sali­da el 8 de octu­bre tras su encuen­tro con el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Gior­gio Napo­li­tano que le pidió abier­ta­men­te que se fue­ra, tras las reno­va­das pre­sio­nes ejer­ci­das por los otros gobier­nos de la UE.

En efec­to, Ita­lia no sólo está sien­do dura­men­te gol­pea­da por la cri­sis que sacu­de el con­jun­to del Vie­jo con­ti­nen­te y que agra­va el esta­do de salud ané­mi­co de la eco­no­mía ita­lia­na que sufre des­de hace dos déca­das de un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co muy por deba­jo de los otros paí­ses de la UE. La ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca que carac­te­ri­za des­de hace ya varios meses al gobierno dere­chis­ta de Ber­lus­co­ni abrió bre­chas a tra­vés de las cua­les el capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal inten­si­fi­có sus ata­ques con­tra la deu­da ita­lia­na tras el esta­lli­do de la cri­sis grie­ga, hacien­do temer la caí­da de la ter­ce­ra eco­no­mía de la euro­zo­na y una de las prin­ci­pa­les poten­cias impe­ria­lis­tas, lo que ten­dría con­se­cuen­cias devas­ta­do­ras para Fran­cia y Ale­ma­nia.

¿Por qué cae sólo aho­ra el Cava­lie­re?

¿Por qué, des­pués de una segui­di­lla de escán­da­los polí­ti­cos, mafio­sos y sexua­les de los cua­les era el cen­tro y que sal­pi­ca­ron a sus cola­bo­ra­do­res más cer­ca­nos, Ber­lus­co­ni cae recién aho­ra y ni siquie­ra dimi­te inme­dia­ta­men­te? Las razo­nes de esta apa­ren­te incon­gruen­cia ita­lia­na des­de un pun­to de vis­ta de la polí­ti­ca bur­gue­sa en un país impe­ria­lis­ta se basan en varios fac­to­res.

Ber­lus­co­ni gana con amplia mayo­ría la alec­cio­nes de 2008. Asu­me gra­cias al apo­yo de la Liga Nor­te repre­sen­tan­do un fuer­te blo­que social que no coin­ci­de del todo con los intere­ses del gran capi­tal ita­liano. La gran patro­nal ita­lia­na, con­cen­tra­da en Con­f­in­dus­tria, pro­fun­da­men­te euro­peís­ta y par­ti­da­ria de refor­mas estruc­tu­ra­les que el gobierno de cen­tro izquier­da de Pro­di, al que había apo­ya­do, no había podi­do lle­var ade­lan­te, acep­tó de mala gana la vic­to­ria del Cava­lie­re hace tres años como sín­to­ma de su inca­pa­ci­dad de ejer­cer una hege­mo­nía glo­bal sobre el con­jun­to de las otras frac­cio­nes del capi­tal.

La base de Ber­lus­co­ni radi­ca en este patrón de pro­duc­ción eco­nó­mi­co ita­liano, esca­sa­men­te pro­duc­ti­vo, no tan­to por los múl­ti­ples ata­ques anti­obre­ros que ter­mi­na­ron casi com­ple­ta­men­te con las con­quis­tas de la pos­gue­rra y de los años ’70, sino por­que está aun pro­fun­da­men­te vin­cu­la­do a una estruc­tu­ra capi­ta­lis­ta indus­trial y de ser­vi­cios que no estu­vo tras­to­ca­da en los años ‘80 y ‘90 como en los otros paí­ses euro­peos. De ahí la for­ta­le­za de Ber­lus­co­ni, com­bi­na­ción de defen­sa de intere­ses par­ti­cu­la­res pro­pios vin­cu­la­dos a su impe­rio eco­nó­mi­co y una red patro­nal media, con vin­cu­la­cio­nes entre las cla­ses popu­la­res, cuyos intere­ses no coin­ci­den con los de la gran patro­nal y cuya expre­sión para­dig­má­ti­ca es la Liga Nor­te. Del patrón pro­duc­ti­vo deri­van tam­bién las razo­nes por las cua­les la cri­sis es laten­te en Ita­lia des­de dos déca­das.

Fren­te a este blo­que, rea­cio a cual­quier tipo de refor­ma estruc­tu­ral pre­go­na­da por Con­f­in­dus­tria y la UE, el cen­tro izquier­da bur­gués del Par­ti­do Demó­cra­ta (ex PCI y Demo­cra­cia Cris­tia­na) fue inca­paz de encar­nar a lo lar­go de estos meses de cri­sis una alter­na­ti­va de poder creí­ble, inclu­si­ve a los ojos del esta­blish­ment ita­liano: dema­sia­do débil social­men­te por una par­te, des­acre­di­ta­da por varias legis­la­tu­ras de cen­troiz­quier­da que sig­ni­fi­ca­ron sólo ata­ques para las cla­ses popu­la­res, inca­paz por con­si­guien­te de ase­gu­rar­se obte­ner una cla­ra mayo­ría en las urnas para lle­var a cabo las refor­mas, en caso de caí­da del gobierno.

Gue­rra de posi­cio­nes y escán­da­los: la apues­ta del gobierno téc­ni­co

De ahí la estra­te­gia de des­gas­te par­la­men­ta­rio len­to y one­ro­so que deci­dió lle­var ade­lan­te el PD y Con­f­in­dus­tria, cui­dán­do­se en no recla­mar la caí­da de Ber­lus­co­ni, bus­can­do sim­ple­men­te res­tar­le apo­yo par­la­men­ta­rio para evi­tar elec­cio­nes anti­ci­pa­das y poner en pie un gobierno téc­ni­co o de uni­dad. Esta gue­rra de trin­che­ras hizo pasar la ban­ca­da ber­lus­co­nia­na, de 344 dipu­tados al ini­cio de la legis­la­tu­ra, a menos de 310 hoy en día. Se plas­mó en un sin­nú­me­ro de esca­ra­mu­zas des­ca­be­lla­das basa­das en múl­ti­ples escán­da­los que no son exclu­si­vos de Ber­lus­co­ni sino sin­to­má­ti­cos de una cla­se polí­ti­ca ita­lia­na que nun­ca se recu­pe­ró de Tan­gen­to­po­li, de la Ope­ra­ción Mani Puli­te y de la tran­si­ción de la Pri­me­ra a una qui­mé­ri­ca Segun­da Repú­bli­ca a ini­cios de los ‘90.

Res­tán­do­le apo­yo den­tro de su pro­pia mayo­ría, tenía como obje­ti­vo poner en pie un gobierno téc­ni­co o de uni­dad. La cues­tión es que esta gue­rra de posi­cio­nes duró mucho más tiem­po de lo pre­vis­to y mien­tras tan­to avan­za­ba la cri­sis y se hun­día el país bajo los gol­pes de los mer­ca­dos. El PD y la bur­gue­sía ita­lia­na, hacien­do alar­de de poca ima­gi­na­ción, qui­sie­ron reite­rar la apues­ta de diciem­bre de 1994 cuan­do fue la reti­ra­da de la xenó­fo­baa Liga Nor­te de la coa­li­ción de cen­tro dere­cha, lo que lle­vó a la caí­da del pri­mer Ber­lus­co­ni. Per­mi­tió la con­for­ma­ción de un gobierno téc­ni­co enca­be­za­do por Lam­ber­to Dini que abrió la pri­me­ra (y úni­ca) eta­pa de refor­mas capi­ta­lis­tas pro­fun­das en los últi­mos 20 años que lue­go pro­si­guie­ron los gobier­nos de cen­tro izquier­da de Pro­di (1996−1998) y D’Alema (1998−2001).

La últi­ma apues­ta tar­dó mucho en rea­li­zar­se ya que Ber­lus­co­ni tam­bién había saca­do lec­cio­nes del pasa­do. Esta vez la Liga per­ma­ne­ció has­ta el final den­tro de la coa­li­ción dere­chis­ta y sólo Gian­fran­co Fini, exfas­cis­ta de Alian­za Nacio­nal, se inde­pen­di­zó crean­do FLI, res­tán­do­le apo­yo a Ber­lus­co­ni, aun­que en for­ma no deci­si­va. El Cava­lie­re no vaci­ló en com­prar dipu­tados a cam­bio de car­gos para limi­tar las pér­di­das, sacan­do a la luz que la Pri­me­ra Repú­bli­ca, que la bur­gue­sía ita­lia­na pen­sa­ba haber sepul­ta­do, nun­ca había des­apa­re­ci­do, des­acre­di­tan­do un poco más el país.

Al eter­ni­zar­se aque­lla gue­rra judi­cial y par­la­men­ta­ria en un con­tex­to actual bien dis­tin­to al de 1994, no sólo frag­men­tó un poco más el fren­te interno del gran capi­tal, que que­dó sin nor­te (con pug­nas inter­nas entre Mar­ce­ga­glia, Mon­te­ze­mo­lo, que quie­re entrar en polí­ti­ca, Mar­chi­on­ne, el patrón de Fiat, que salió de Con­f­in­dus­tria, etc.) sino que dio rien­da suel­ta a los ata­ques de todo tipo por par­te del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal. Hoy por hoy se está cerran­do esta eta­pa momen­tá­nea­men­te bajo la pre­sión de París y Ber­lín cuan­do ambas capi­ta­les se die­ron cuen­ta de que una pro­fun­di­za­ción del caos ita­liano lue­go del empan­ta­na­mien­to de Gre­cia podía sig­ni­fi­car un gol­pe de gra­cia para la mis­ma euro­zo­na.

El pre­si­den­te Napo­li­tano, que actúa cómo últi­mo baluar­te de esta­bi­li­dad y por­ta­voz de Con­f­in­dus­tria, es total­men­te rea­cio a cual­quier idea de elec­cio­nes anti­ci­pa­das. Peor aún de lo que podría pasar en Gre­cia con elec­cio­nes inme­dia­tas como lo rei­vin­di­ca la dere­cha de Anto­nis Sama­ras, es alta­men­te pro­ba­ble que no sal­dría nin­gu­na mayo­ría cla­ra de las urnas en caso de elec­cio­nes anti­ci­pa­das en Ita­lia. De ahí la idea for­mar un gobierno téc­ni­co, esta vez enca­be­za­do por otro ex fun­cio­na­rio de la UE, el ex Comi­sa­rio Mario Mon­ti.

Sin embar­go Ber­lus­co­ni no qui­so tirar la toa­lla y con su renun­cia “en cáma­ra len­ta”, como lo defi­ne Il Corrie­re della Sera, inten­tó una últi­ma juga­da deses­pe­ra­da. Logró hacer pasar la ley pre­su­pues­ta­ria y el paque­te de refor­mas pro­me­ti­dos a la UE antes de renun­ciar para recu­pe­rar el pres­ti­gio per­di­do y posi­cio­nar al PDL mejor, como “par­ti­do res­pon­sa­ble” in fine, en caso de elec­cio­nes anti­ci­pa­das.

Mer­ca­dos y lucha de cla­ses

La gran incóg­ni­ta tie­ne que ver con la furia de los mer­ca­dos por una par­te y la apli­ca­bi­li­dad de aquel pri­mer paque­te de refor­mas por la otra. Si duran­te la pri­me­ra fase de la cri­sis los anun­cios de los paque­tes de aus­te­ri­dad en los dis­tin­tos paí­ses de la UE le daban algo de tre­gua a los gobier­nos en rela­ción a los mer­ca­dos, los últi­mos anun­cios del gobierno ita­liano no los apa­ci­gua­ron. Siguen los ata­ques espe­cu­la­ti­vos con­tra la deu­da ita­lia­na (como lo demues­tra el “spread” ita­liano que subió el 9 de noviem­bre al 7%, un récord his­tó­ri­co), sin que la UE pue­da res­pon­der hoy por hoy por las dis­cre­pan­cias que exis­ten entre Mer­kel y Sar­kozy en rela­ción al rol del Ban­co Cen­tral Euro­peo. Esto pre­ci­pi­tó aun más el des­en­la­ce inme­dia­to de la cri­sis polí­ti­ca, ponien­do defi­ni­ti­va­men­te fue­ra de jue­go a Ber­lus­co­ni y ace­le­ran­do la cons­ti­tu­ción de un gobierno alre­de­dor de Mon­ti.

Como lo plan­tea explí­ci­ta­men­te Il Sole 24 Ore, voce­ro de Con­f­in­dus­tria, en su edi­to­rial del 0911, “El tiem­po es el más gran­de de los pri­vi­le­gios (…) y noso­tros ya no tene­mos tiem­po. Euro­pa no nos dio tiem­po y tene­mos tres días para esta­ble­cer un calen­da­rio y medi­das que reto­men las reco­men­da­cio­nes [que for­mu­la­ron Mer­kel, Sar­kozy y el BCE en la últi­ma Cum­bre del G20]. Se tra­ta de un pro­gra­ma a tra­vés del cual Ita­lia ten­drá que rees­cri­bir por com­ple­to el con­tra­to social que 20 años de refor­mas solo modi­fi­ca­ron muy par­cial­men­te [y que impli­ca trans­for­mar radi­cal­men­te un país] que incre­men­tó sus des­equi­li­brios socia­les (…), que no sabe lo que sig­ni­fi­can las libe­ra­li­za­cio­nes, que ali­men­ta un Esta­do bene­fac­tor sin tener los recur­sos nece­sa­rios (…). El Pre­mier que anun­cia su renun­cia sigue tomán­do­se su tiem­po; y más allá de cómo ter­mi­ne esta enési­ma tran­si­ción polí­ti­ca, la cues­tión de las refor­mas es cla­ve. Las refor­mas sir­ven a todos, hay que imple­men­tar­las. A estas altu­ras, bata­llas tác­ti­cas entre mayo­ría y opo­si­ción, due­los entre per­so­na­li­da­des y tram­pas solo podrían lle­var­nos al default”.

Esta edi­to­rial que es todo un pro­gra­ma de acción para la bur­gue­sía en su gue­rra para que la cri­sis la paguen los tra­ba­ja­do­res y las cla­ses popu­la­res sub­ra­ya otra cues­tión: la de la acep­ta­bi­li­dad del paque­te actual al cual ten­drían que sumar­se más medi­das de aus­te­ri­dad. Aun­que des­mo­ra­li­za­da por la expe­rien­cia del gobierno Pro­di (2006−2008) que diri­gió el país con el apo­yo de todas las cen­tra­les sin­di­ca­les, y aun­que fuer­te­men­te gol­pea­da por la cri­sis, la cla­se obre­ra ita­lia­na podría reac­cio­nar abrup­ta­men­te fren­te a las medi­das que se le pre­ten­den admi­nis­trar. La juven­tud ya demos­tró su reac­ti­vi­dad, con el movi­mien­to estu­dian­til del oto­ño aus­tral 2008 (“l’Onda”), las mani­fes­ta­cio­nes vio­len­tas del 15 de diciem­bre de 2010 y últi­ma­men­te la mar­cha del 15 de octu­bre.

Por otra par­te exis­ten luchas obre­ras par­cia­les, por con­di­cio­nes de tra­ba­jo, sobre todo en dis­tin­tos sec­to­res de la indus­tria y de los ser­vi­cios. No abar­can sola­men­te sec­to­res tra­di­cio­na­les que vol­vie­ron al fren­te, como los meta­lúr­gi­cos de la FIOM, en el gru­po Fiat o en los asti­lle­ros de Fin­can­tie­ri. La joven cla­se obre­ra inmi­gran­te, alta­men­te explo­ta­da, tam­bién está lle­van­do ade­lan­te luchas radi­ca­les en Lom­bar­día, en el sec­tor de las coope­ra­ti­vas de trans­por­te y logís­ti­ca.

Todos estos movi­mien­tos sin embar­go plan­tean la cues­tión de la frag­men­ta­ción, de la coor­di­na­ción y de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de estas luchas. Por una par­te el fren­te de lucha más radi­cal está divi­di­do entre la FIOM (que se enfren­ta a la línea mode­ra­da, pro­pa­tro­nal y con­ci­lia­do­ra de su pro­pia con­fe­de­ra­ción, la CGIL) y los sin­di­ca­tos de base. Por la otra, la direc­ción de la FIOM sigue con una orien­ta­ción de segui­dis­mo de las dis­tin­tas varian­tes de la izquier­da refor­mis­ta, en pri­mer lugar la SEL (Izquier­da, Eco­lo­gía y Liber­tad) de Nichi Ven­do­la, a su vez vin­cu­la­do al PD, lo que impi­de no sólo que pue­da emer­ger una opo­si­ción de cla­se inde­pen­dien­te en Ita­lia sino que obs­ta­cu­li­za cual­quier posi­bi­li­dad de vic­to­ria deci­si­va sobre la patro­nal y sus dis­tin­tas opcio­nes guber­na­men­ta­les.

La situa­ción que se abre con la renun­cia (defi­ni­ti­va…) de Ber­lus­co­ni podrá ser apro­ve­cha­da por aque­llos sec­to­res que estu­vie­ron movi­li­za­dos en los últi­mos tiem­pos sólo si son capa­ces de encar­nar una opo­si­ción de cla­se al pró­xi­mo gobierno que ya se anun­cia más duro, más anti­po­pu­lar y anti­obre­ro que el del Cava­lie­re. El recuer­do del gobierno Dini que abrió su man­da­to con la pri­me­ra refor­ma de las jubi­la­cio­nes lo ates­ti­gua, y esta vez los már­ge­nes de manio­bra de la bur­gue­sía ita­lia­na son más estre­chos aun.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *