El Supre­mo absuel­ve a los guar­dias civi­les con­de­na­dos por tor­tu­rar a Igor Por­tu y Mat­tin Sarasola

El Supremo absuelve a los guardias civiles condenados por torturar a Igor Portu y Mattin Sarasola

El Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol ha absuel­to a los cua­tro guar­dias civi­les que fue­ron con­de­na­dos por la Audien­cia Pro­vin­cial de Gipuz­koa a penas de entre dos y cua­tro años y medio de cár­cel por tor­tu­rar a Igor Por­tu y Mat­tin Sarasola.

Sen­ten­cia abso­lu­to­ria del Tri­bu­nal Supremo

Sen­ten­cia con­de­na­to­ria de la Audien­cia Pro­vin­cial de Gipuzkoa

feb 21 2008 -Decla­ra­cio­nes de Igor Por­tu ante el juez en las que cuen­ta (con su pro­pia voz) las tor­tu­ras que sufrió a manos de la Guar­dia Civil. (Tas-Tas irratia)

.
.

Los magis­tra­dos de la Sala de lo Penal del Tri­bu­nal Supre­mo Juan Saa­ve­dra, Andrés Mar­tí­nez Arrie­ta, Julián Sán­chez Mel­gar, Juan Ramón Ber­du­go y José Ramón Soriano han acor­da­do excul­par a los cua­tro guar­dias civi­les que fue­ron con­de­na­dos el 30 de diciem­bre de 2010 por la Audien­cia Pro­vin­cial de Gipuz­koa por tor­tu­rar a Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la cuan­do fue­ron arres­ta­dos e inco­mu­ni­ca­dos, el 6 de enero de 2008, según infor­ma Euro­pa Press.

La Audien­cia de Gipuz­ko les impu­so penas de entre dos y cua­tro años y medio de pri­sión por tor­tu­ras gra­ves y lesio­nes, así como ocho años de inha­bi­li­ta­ción abso­lu­ta, mien­tras que absol­vió a los otros once guar­dias civi­les impu­tados en la causa.

El Supre­mo ha esti­ma­do los recur­sos de los con­de­na­dos y ha anu­la­do el fallo con­de­na­to­rio. En su sen­ten­cia, sos­tie­ne que «no ha resul­ta­do debi­da­men­te acre­di­ta­da la comi­sión de los deli­tos de tor­tu­ras o de lesio­nes en la medi­da nece­sa­ria para des­vir­tuar el dere­cho a la pre­sun­ción de ino­cen­cia» ni que las lesio­nes que pre­sen­ta­ban los dos jóve­nes lesa­ka­rras «tuvie­ran el ori­gen» en los malos tra­tos infli­gi­dos duran­te la deten­ción e incomunicación.

«Estra­te­gia de ETA»

Los magis­tra­dos afir­man que las tor­tu­ras denun­cia­das por Por­tu y Sara­so­la son «tor­tu­ras vin­di­ca­ti­vas, esto es, rea­li­za­das en ven­gan­za por su per­te­nen­cia a ETA» y las enmar­ca den­tro de «la estra­te­gia de pre­sen­tar denun­cias fal­sas y la pre­via ela­bo­ra­ción de “Kan­ta­das” que todo acti­vis­ta de ETA está obli­ga­do a poner en práctica».

En su reso­lu­ción, cri­ti­can que la Audien­cia Pro­vin­cial de Gipuz­koa no fue «exce­si­va­men­te cau­te­lo­sa a la hora de juz­gar acer­ca de la con­di­ción de los denun­cian­tes», que «son dos per­so­nas con­de­na­das por sen­ten­cia fir­me a más de mil años de pri­sión, per­te­ne­cen a la ban­da terro­ris­ta ETA, se han per­so­na­do en la cau­sa como acu­sa­do­res y ade­más una con­de­na por tor­tu­ras podía poner en entre­di­cho la espon­ta­nei­dad de unos tes­ti­mo­nios que sir­vie­ron para asen­tar su con­de­na y abri­gar en los con­de­na­dos espe­ran­zas de pro­vo­car una revi­sión de la sentencia».

Qui­tan valor a los tes­ti­gos de la defen­sa por su «per­fil curioso»

Tam­bién res­tan valor a los tes­ti­mo­nios de tres tes­ti­gos de la defen­sa, de quie­nes afir­man que «resul­ta curio­so su per­fil» y resal­tan sus «cone­xio­nes ideo­ló­gi­cas con el mun­do etarra».

Sobre la auxi­liar de enfer­me­ría que aten­dió a Igor Por­tu cuan­do ingre­só en la UCI del Hos­pi­tal Donos­tia des­ta­can que «lla­ma a los padres de éste; lue­go, tenía rela­ción direc­ta con ellos».

Del vecino de Arra­sa­te que pre­sen­ció los arres­tos con­clu­yen que su «rela­ción con el entorno de la ban­da arma­da se pue­de evi­den­ciar» por el hecho de «haber com­pa­re­ci­do a decla­rar de for­ma “espon­tá­nea” asis­ti­do de un abo­ga­do», por­que «era miem­bro de Herri Bata­su­na y can­di­da­to por dicha for­ma­ción», y por­que reco­no­ció «ser parien­te de un pre­so del que es ami­go y visi­ta en prisión».

Final­men­te, sobre Asier Agi­rre inci­den en que «fue en su día impu­tado por per­te­nen­cia a ban­da arma­da, aun­que final­men­te resul­tó absuel­to», y que ; en el momen­to de los hechos era «alcal­de de Ara­maio por la for­ma­ción ANV».

«Con estas rese­ñas del per­fil per­so­nal y por esa cir­cuns­tan­cia pre­ci­sa­men­te, no que­re­mos afir­mar que el tes­ti­go sea veraz o fal­so, sino que la pre­vi­sión del “manual de ETA”, de “sacar tes­ti­gos” la cum­plió la orga­ni­za­ción, pues es razo­na­ble pen­sar que los pro­pues­tos eran per­so­nas idó­neas y ade­cua­das para pres­tar la cola­bo­ra­ción que se les pedía, por sus cone­xio­nes ideo­ló­gi­cas con el mun­do eta­rra», mantienen.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *