Ante el anun­cio de ETA: amnis­tía, dere­chos polí­ti­cos y auto­de­ter­mi­na­ción para Eus­kal Herria- Red Roja

Comu­ni­ca­do de Red Roja

Me qui­ta­rán las armas
y con las manos defen­de­ré
la casa de mi padre;
me cor­ta­rán las manos
y con los bra­zos defen­de­ré
la casa de mi padre;
me deja­rán
sin bra­zos,
sin hom­bros
y sin pechos,
y con el alma defen­de­ré
la casa de mi padre.

Me mori­ré,
se per­de­rá mi alma,
se per­de­rá mi pro­le,
pero la casa de mi padre
segui­rá
en pie.

Gabriel Ares­ti

Lamen­ta­mos más aún el dis­cur­so de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal, por cons­ti­tuir una defen­sa del supues­to “Esta­do de dere­cho” espa­ñol y de las vías polí­ti­cas mera­men­te ins­ti­tu­cio­na­les.

Defen­der que la paz ha lle­ga­do a Eus­kal Herria es defen­der la tesis de los repre­so­res, de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, que siem­pre han decla­ra­do que la úni­ca vio­len­cia exis­ten­te en Eus­kal Herria era la de ETA.

Red Roja denun­cia, pues, que decir que la paz ha lle­ga­do a Eus­kal Herria es decir una autén­ti­ca fala­cia. Lo que ha lle­ga­do ha sido un anun­cio por par­te de una de las par­tes impli­ca­das en el con­flic­to arma­do. Des­de este anun­cio, sabe­mos que una de las par­tes que usa­ban la vio­len­cia para la con­se­cu­ción de sus obje­ti­vos polí­ti­cos ya no lo hará más. La vio­len­cia de la otra par­te, en cam­bio, sigue exis­tien­do exac­ta­men­te igual que antes.

Cien­tos de per­so­nas siguen sien­do pri­sio­ne­ras del Esta­do, sin más deli­to que desa­rro­llar libre­men­te su mili­tan­cia polí­ti­ca. Otras muchas, que sí han sido cul­pa­das de accio­nes arma­das, pade­cen con­de­nas por enci­ma de lo esti­pu­la­do en la ley espa­ño­la y a cien­tos de kiló­me­tros de su tie­rra, con­tra­vi­nien­do tam­bién las pro­pias legis­la­cio­nes espa­ño­la e inter­na­cio­nal. Los Esta­dos espa­ñol y fran­cés no han cesa­do en nin­gún momen­to su per­se­cu­ción polí­ti­ca. Una Ley de Par­ti­dos con cla­ras remi­nis­cen­cias fas­cis­tas sigue intac­ta. Bata­su­na, Segi y orga­ni­za­cio­nes simi­la­res con­ti­núan ile­ga­li­za­das. Líde­res como Arnal­do Ote­gi per­ma­ne­cen en pri­sión. No se res­pe­ta el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. Las fuer­zas de ocu­pa­ción espa­ño­las, el ejér­ci­to y la guar­dia civil siguen ins­ta­la­dos en sue­lo vas­co.

La paz no ha lle­ga­do a Eus­kal Herria. El actual régi­men espa­ñol, cla­ra­men­te here­de­ro del fran­quis­mo, se ha apre­su­ra­do a con­me­mo­rar a las “víc­ti­mas de ETA”, sin nece­si­dad de mati­zar que entre ellas figu­ran tor­tu­ra­do­res como Meli­tón Man­za­nas Gon­zá­lez o el almi­ran­te fas­cis­ta Luis Carre­ro Blan­co. Sin embar­go, ni siquie­ra se ha abier­to un pro­ce­so para res­ti­tuir el honor de los cien­tos de víc­ti­mas aber­tza­les del Esta­do espa­ñol y sus fuer­zas para­po­li­cia­les (GAL, Bata­llón Vas­co Espa­ñol y otros) en este con­flic­to, en muchas oca­sio­nes autén­ti­cos héroes de la cau­sa obre­ra y popu­lar, como José Miguel Arga­la, Josu Mugu­ru­za, San­tia­go Brouard, Ángel Otae­gi, Juan Pare­des Manot Txi­ki, José Anto­nio Lasa Arós­te­gui, José Igna­cio Zaba­la Artano y muchos otros. Tam­po­co se ha hecho el menor esfuer­zo por acla­rar los miles de casos de tor­tu­ra que se pro­du­cen en las comi­sa­rías y casas cuar­te­les cada año.

No pue­den dar­nos lec­cio­nes de moral aque­llos que bom­bar­dean ciu­da­des libias o afga­nas des­de el cie­lo, ven­den armas a Israel y some­ten a medio pla­ne­ta a los rigo­res del ham­bre y la explo­ta­ción. Ellos son los pri­me­ros terro­ris­tas, y la paz una palo­ma rodea­da de bui­tres. Fer­nán Gómez la dis­tin­guió de la “Vic­to­ria”; Alfon­so Sas­tre, de la “paci­fi­ca­ción”. Des­de Red Roja apos­ta­mos por un final nego­cia­do del con­flic­to vas­co, en el que el Esta­do espa­ñol se com­pro­me­ta a res­pe­tar el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, así como a reti­rar la ley de par­ti­dos y a decre­tar una jus­ta amnis­tía para [email protected] [email protected] polí[email protected] [email protected]

Espe­ra­mos que el cam­bio de estra­te­gia por par­te de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca per­mi­ta una mayor acu­mu­la­ción de fuer­zas en el camino hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, con­fia­mos en que [email protected] aber­tza­les logren incre­men­tar su hege­mo­nía entre el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y reno­va­mos el puen­te de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que siem­pre nos ha u

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *