Alta­ne­ría y de las J.O.N.S.- Josu Sorau­ren

Esa mez­cla de cruel­dad auto­ri­ta­ria, men­ta­li­dad opa­ca y mesia­nis­mo cris­tiano, expli­ca­rían per­fec­ta­men­te la estruc­tu­ra de la reali­dad de lo que hoy deno­mi­na­mos Espa­ña.

Una reali­dad que como defi­ne Subirats se ha desa­rro­lla­do con un “Carác­ter sim­pli­fi­ca­dor y repre­sor de la diver­si­dad ori­gi­nal, lin­güís­ti­ca y cul­tu­ral, con la cual en Espa­ña se con­fi­gu­ró un carác­ter nacio­nal­ca­tó­li­co por exclu­sión de moros y judíos, se negó el huma­nis­mo, el ilu­mi­nis­mo, las refor­mas socia­les, reli­gio­sas e ideo­ló­gi­cas y se liqui­dó el libe­ra­lis­mo”.

La inci­den­cia del cato­li­cis­mo hubo de ser tan pro­fun­da –enten­dien­do al cato­li­cis­mo como agre­si­vo virus de into­le­ran­cia- y alie­nan­te que tan sólo hace unas déca­das fun­da­do­res del fran­quis­mo como Ledes­ma Ramos, con­fe­sa­ba que “el alma nacio­nal, ha dado al cato­li­cis­mo, lo más entra­ña­ble de ella, su sal­va­ción his­tó­ri­ca y su impe­rio”.

Igno­ro si en la sal­va­ción his­tó­ri­ca de Espa­ña entra­ban la des­apa­ri­ción de sus his­tó­ri­ca­men­te endé­mi­cas ban­ca­rro­tas eco­nó­mi­cas –que pare­ce que no…- o la supera­ción de esa secu­lar pos­tra­ción que la ha lle­va­do a ser ese país cutre, incul­to o si se quie­re indo­cu­men­ta­do.

Lo cier­to e que el virus de ese cato­li­cis­mo faná­ti­co, autén­ti­co tóxi­co para la salud de la razón, enve­ne­nó aquel espí­ri­tu libe­ra­dor y enri­que­ce­dor que des­de el al-Anda­lus irra­dia­ba por todo el mun­do civi­li­za­do con men­tes tan pro­di­gio­sas como Ave­rroes, Mai­mó­ni­des o el mallor­quín Ramon Llul…

Es la vie­ja piel de toro –igno­ro por­que no se esti­mó como de burro o de puer­co- de cha­ran­ga y pan­de­re­ta, cerra­do y sacris­tía alu­ci­na­da por el “arte” de Fras­cue­lo.

La alta­ne­ría es el sello inde­le­ble del pro­yec­to espa­ñol.

En este sen­ti­do Feli­pe II ha de acha­car la deba­cle de la “Inven­ci­ble” a las tem­pes­ta­des, nun­ca a la impe­ri­cia de sus almi­ran­tes. Mén­dez Nuñez dul­ci­fi­ca­rá la derro­ta de la arma­da en Val­pa­raí­so con la estú­pi­da “bou­ta­de” esa de “más vale hon­ra sin bar­cos…” Ya se sabe, ¡sin nove­dad en el Alcá­zar, mi Gene­ral!, impa­si­ble el ade­mán.

En pocas pala­bras, que toda la leyen­da negra y el des­pres­ti­gio obe­de­ce a la intem­pe­ran­cia y envi­da extran­je­ra, o como repe­ti­ría el geno­ci­da del Pra­do, al con­tu­ber­nio judeo-masó­ni­co.

En resu­mi­das cuen­tas, que las éli­tes espa­ño­las que habi­tual­men­te han copa­do el poder, ado­le­cen de una inca­pa­ci­dad auto­crí­ti­ca preo­cu­pan­te. Vie­jo engrei­mien­to, de no se qué “supe­rio­ri­dad moral”, nun­ca inca­paz de ana­li­zar, las razo­nes del pro­fun­do fra­ca­so del pro­yec­to his­pano.

Y es que de veri­fi­car con sin­ce­ri­dad su tra­yec­to­ria, enten­de­rían por ejem­plo, por­que vas­cos, cata­la­nes… nun­ca se han incor­po­ra­do libre­men­te a tal pro­yec­to.

El tema es vie­jo, anti­quí­si­mo…

En la Filo­me­na de Lope de Vega, un por­tu­gués daba gra­cias a Dios, por­que no le había hecho bes­tia ni cas­te­llano.

Ya sabe­mos cómo todo su impe­rio colo­nial se fugó de la cor­te impe­rial como alma que lle­va el dia­blo.

Hay dema­sia­das evi­den­cias para cons­ta­tar que la his­to­ria de las Espa­ñas, es una his­to­ria de gran­di­lo­cuen­cias, bar­ba­rie, ari­dez inte­lec­tual e into­le­ran­cia.

Nun­ca sabre­mos qué hubie­ra sido si a los gran­des escri­to­res de los siglos XVI y XVII no se les hubie­ra encor­se­ta­do el pen­sa­mien­to con los gri­lle­tes mora­les del San­to Ofi­cio.

Qui­zás aque­lla socie­dad anqui­lo­sa­da y ator­men­ta­da hubie­ra des­cu­bier­to otros derro­te­ros más huma­nos y libe­ra­do­res, qui­zás.

Pero todo se resol­vió en esa vana y dañi­na fas­tuo­si­dad de godos, empe­ra­do­res, con­quis­ta­do­res, into­ca­bles e infa­li­bles pur­pu­ra­dos e inqui­si­do­res, falan­gis­tas… Todos ellos camu­flan­do una socie­dad de píca­ros que ha per­vi­vi­do has­ta nues­tros días.

¿Por qué Espa­ña, como decía, no se para a pen­sar qué es lo que com­por­ta en su men­sa­je y aspi­ra­cio­nes, para impe­dir­le con­ci­tar algún tipo de adhe­sión?

Y ahí esta­ba Eus­kalhe­rría, sopor­tan­do los emba­tes de tan tre­men­da maqui­na­ria de poder y des­truc­ción.

Es un orgu­llo y un háli­to de espe­ran­za para los vas­cos, el haber podi­do man­te­ner duran­te tan­tos siglos y tan adver­sas cir­cuns­tan­cias, nues­tras señas de iden­ti­dad y nues­tra memo­ria his­tó­ri­ca.

Cono­cien­do pues todo esto, no era de extra­ñar que en un país, don­de nun­ca alen­tó una demo­cra­cia veri­fi­ca­ble, la res­pues­ta a la pro­pues­ta de paz de ETA –al mar­gen de las secre­tas manio­bras que sin duda las habrá‑, no fue­ra como deseá­ba­mos, huma­na y cohe­ren­te. “No se nego­cia­rá”, dicen las fuer­zas fác­ti­cas del impe­rio.

Pues de esto hablá­ba­mos, de esa pura into­le­ran­cia y de esa alta­ne­ría car­pe­to­ve­tó­ni­ca, que inclu­so en cir­cuns­tan­cias de paz, sobre­co­ge por la capa­ci­dad de vio­len­cia “ins­ti­tu­cio­nal”, que aca­rrea.

Por­que esta Espa­ña se baja los pan­ta­lo­nes ante los que se acues­tan falan­gis­tas y des­pier­tan demó­cra­tas de toda la vida. Sopor­ta adu­la­do­ra la impu­ni­dad, beli­ge­ran­cia y atro­pe­llos de la oli­gar­quía. Son­ríe a las velei­da­des del FMI, FM, Mer­kel u Oba­mas de turno… ¡Ah pero cuan­do se tra­ta de res­pon­der a las exi­gen­cias de la libre volun­tad de sus pue­blos y ciu­da­da­nos!

Pues eso, que no nos pilla de sor­pre­sa tan alta­ne­ra acti­tud.

Otra cosa es que nos qui­ten la espe­ran­za y la capa­ci­dad de encon­trar nues­tro camino hacia una ple­na sobe­ra­nía.

Se soli­ci­ta­rá el apo­yo de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, sin duda. Segui­re­mos armán­do­nos de pacien­cia inven­tan­do si es pre­ci­so nue­vos cami­nos, cier­to.

Pero lo que sin duda hará irre­ver­si­ble nues­tro pro­ce­so libe­ra­dor ‑lo sabe­mos y se repi­te por acti­va y pasiva‑, será la pala­bra uní­vo­ca de todos los que nos sen­ti­mos vas­cos.

Eso, más pron­to que tar­de, será irre­vo­ca­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *