Los bas­tio­nes de la reac­ción vas­ca- David García

¡Cómo está el patio! Los diri­gen­tes del regio­na­lis­mo de PNV-UPN hacen cálcu­los pero no les salen las cuen­tas. Se mue­ven en un ambien­te hos­til entre encues­tas y tar­tas. Hacía muchos años que no se les veía tan ner­vio­sos y enfa­da­dos. Qui­zás el sabor del meren­gue social no está pre­pa­ra­do para satis­fa­cer a sus exqui­si­tos paladares.

Su hege­mo­nía polí­ti­co- social en Eus­kal Herria hace aguas, no sólo por el empu­je del Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co sino tam­bién por el poco pro­ve­cho que el Esta­do pue­de sacar aho­ra de ellos. Muer­to Fran­co, siem­pre bajo la som­bra de los dis­tin­tos gobier­nos espa­ño­les de turno, se creían impres­cin­di­bles en los dife­ren­tes esce­na­rios de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal tan­to cen­tral como autonómica.

La San­tí­si­ma Tri­ni­dad (Madrid, Gas­teiz, Iru­ña) fun­cio­na­ba con efi­ca­cia engra­sa­da por el Con­cier­to vas­co y el Con­ve­nio nava­rro que, apo­ya­do en el txis­tu uno y la txa­pe­la roja otro, engor­da­ban las cuen­tas y los bol­si­llos de unos cuan­tos lis­ti­llos cubier­tos de un man­to de legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca mien­tras las balas, las bom­bas y la cár­cel sega­ban las vidas de los volun­ta­rios aber­tza­les y socia­lis­tas dis­pues­tos a dar­lo todo por la liber­tad de su pue­blo, inclu­so de aque­llos que apo­ya­ron el Esta­tu­to de Ger­ni­ka y fue­ron uti­li­za­dos por el par­ti­do jel­tza­le para sus sucios propósitos.

Pero para la deno­mi­na­da “bur­gue­sía autóc­to­na” como diría el Che, los lími­tes esta­tu­ta­rios han lle­ga­do de pron­to, sin avi­sar como la cri­sis. El ciclo auto­no­mis­ta se aca­bó, igual que el esta­do de bien­es­tar y el Pac­to social. Los tres han cami­na­do jun­tos al son que mar­có la tran­si­ción espa­ño­la ini­cia­da allá a media­dos de los 70. Una tran­si­ción his­pa­na que sir­vió de mode­lo y guía a la dic­ta­du­ra de Pino­chet en Chi­le para mover todo sin cam­biar nada.

Nada per­ma­ne­ce inmu­ne al cam­bio. La dia­léc­ti­ca es lo que tie­ne. La cri­sis neo­li­be­ral comen­zó a gol­pear con fuer­za sobre el 2008 en el Esta­do espa­ñol y la reade­cua­ción del sis­te­ma exi­ge sacri­fi­cios. Los que sean. Los pin­gues bene­fi­cios obte­ni­dos por la bur­gue­sía local de la mano de las pri­va­ti­za­cio­nes, la espe­cu­la­ción y la des­re­gu­la­ción finan­cie­ra han deja­do un esce­na­rio catas­tró­fi­co para la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca. El PNV y UPN inten­tan resi­tuar­se con tác­ti­cas que reve­lan su deca­den­cia ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca para afron­tar un esce­na­rio mun­dial y cer­cano nuevo.

Mien­tras el impe­ria­lis­mo de la mano de la OTAN aumen­ta­ba su agre­si­vi­dad, Egi­bar, diri­gen­te del PNV, no se can­sa­ba de repe­tir que el ciclo arma­do de ETA esta­ba fini­qui­ta­do. Su cole­ga de par­ti­do, Erco­re­ca, “pilla­ba cacho” en Madrid y Bar­ci­na, pre­si­den­ta actual de UPN en Nava­rra, fes­te­ja­ba los acuer­dos a los que había lle­ga­do en el gobierno auto­nó­mi­co con un PSN total­men­te des­orien­ta­do y per­di­do. La razón de esta­do es un fuer­te nar­có­ti­co en el mun­do del socia­lis­mo español.

Están en esta­do de “shock”. El PNV “tra­di­cio­nal” y “el mun­do” de UPN vuel­can sus inca­pa­ci­da­des sobre la Izquier­da Aber­tza­le, ambos recu­rrien­do al vic­ti­mis­mo pero con dis­tin­tos mati­ces. UPN vuel­ve al arti­fi­cio­so argu­men­to naci­do de las entra­ñas del CNI, vio­len­tos con­tra demó­cra­tas (lo que hacen tres tar­ti­tas de nada) y el PNV ape­la al cuen­to de la ciga­rra y la hor­mi­ga. Así, el Par­ti­do Nacio­nal Vas­co, per­dón, el Par­ti­do nacio­na­lis­ta se veía en una dura tesi­tu­ra arran­can­do com­pe­ten­cias esta­tu­ta­rias para cons­truir país mien­tras “la izquier­da radi­cal” se dedi­ca­ba a can­tar. ¿Oís cómo pro­cla­ma el gris Urku­llu des­de las tri­bu­nas que: “la socie­dad vas­ca no debe nada a la Izquier­da Abertzale”?

Fie­les a su his­to­ria, PNV-UPN aho­ra nego­cian pac­tos con el que se supo­ne va a ser el nue­vo ges­tor del capi­ta­lis­mo espa­ñol, el PP. Cada uno mar­ca ya su terreno, el PNV tie­ne su coto en Biz­kaia, una for­ta­le­za de la que obtie­ne el 64% de su apo­yo elec­to­ral. UPN se atrin­che­ra en Nafa­rroa. Colo­ca su des­tino una vez más en manos del Par­ti­do Popu­lar mien­tras neu­tra­li­za al PSN.

La Izquier­da Aber­tza­le con su uni­la­te­ra­li­dad y acu­mu­la­ción tie­ne que tomar los bas­tio­nes de la reac­ción, des­bor­dar el mar­co y lle­var­nos a la libertad.

En pala­bras de Arnal­do: “La Izquier­da Aber­tza­le no nació para resis­tir, nació para ganar”.

David Gar­cía, miem­bro de Eus­kal Herri­ko komu­nis­tak (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.