Los bas­tio­nes de la reac­ción vas­ca- David Gar­cía

¡Cómo está el patio! Los diri­gen­tes del regio­na­lis­mo de PNV-UPN hacen cálcu­los pero no les salen las cuen­tas. Se mue­ven en un ambien­te hos­til entre encues­tas y tar­tas. Hacía muchos años que no se les veía tan ner­vio­sos y enfa­da­dos. Qui­zás el sabor del meren­gue social no está pre­pa­ra­do para satis­fa­cer a sus exqui­si­tos pala­da­res.

Su hege­mo­nía polí­ti­co- social en Eus­kal Herria hace aguas, no sólo por el empu­je del Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co sino tam­bién por el poco pro­ve­cho que el Esta­do pue­de sacar aho­ra de ellos. Muer­to Fran­co, siem­pre bajo la som­bra de los dis­tin­tos gobier­nos espa­ño­les de turno, se creían impres­cin­di­bles en los dife­ren­tes esce­na­rios de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal tan­to cen­tral como auto­nó­mi­ca.

La San­tí­si­ma Tri­ni­dad (Madrid, Gas­teiz, Iru­ña) fun­cio­na­ba con efi­ca­cia engra­sa­da por el Con­cier­to vas­co y el Con­ve­nio nava­rro que, apo­ya­do en el txis­tu uno y la txa­pe­la roja otro, engor­da­ban las cuen­tas y los bol­si­llos de unos cuan­tos lis­ti­llos cubier­tos de un man­to de legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca mien­tras las balas, las bom­bas y la cár­cel sega­ban las vidas de los volun­ta­rios aber­tza­les y socia­lis­tas dis­pues­tos a dar­lo todo por la liber­tad de su pue­blo, inclu­so de aque­llos que apo­ya­ron el Esta­tu­to de Ger­ni­ka y fue­ron uti­li­za­dos por el par­ti­do jel­tza­le para sus sucios pro­pó­si­tos.

Pero para la deno­mi­na­da “bur­gue­sía autóc­to­na” como diría el Che, los lími­tes esta­tu­ta­rios han lle­ga­do de pron­to, sin avi­sar como la cri­sis. El ciclo auto­no­mis­ta se aca­bó, igual que el esta­do de bien­es­tar y el Pac­to social. Los tres han cami­na­do jun­tos al son que mar­có la tran­si­ción espa­ño­la ini­cia­da allá a media­dos de los 70. Una tran­si­ción his­pa­na que sir­vió de mode­lo y guía a la dic­ta­du­ra de Pino­chet en Chi­le para mover todo sin cam­biar nada.

Nada per­ma­ne­ce inmu­ne al cam­bio. La dia­léc­ti­ca es lo que tie­ne. La cri­sis neo­li­be­ral comen­zó a gol­pear con fuer­za sobre el 2008 en el Esta­do espa­ñol y la reade­cua­ción del sis­te­ma exi­ge sacri­fi­cios. Los que sean. Los pin­gues bene­fi­cios obte­ni­dos por la bur­gue­sía local de la mano de las pri­va­ti­za­cio­nes, la espe­cu­la­ción y la des­re­gu­la­ción finan­cie­ra han deja­do un esce­na­rio catas­tró­fi­co para la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca. El PNV y UPN inten­tan resi­tuar­se con tác­ti­cas que reve­lan su deca­den­cia ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca para afron­tar un esce­na­rio mun­dial y cer­cano nue­vo.

Mien­tras el impe­ria­lis­mo de la mano de la OTAN aumen­ta­ba su agre­si­vi­dad, Egi­bar, diri­gen­te del PNV, no se can­sa­ba de repe­tir que el ciclo arma­do de ETA esta­ba fini­qui­ta­do. Su cole­ga de par­ti­do, Erco­re­ca, “pilla­ba cacho” en Madrid y Bar­ci­na, pre­si­den­ta actual de UPN en Nava­rra, fes­te­ja­ba los acuer­dos a los que había lle­ga­do en el gobierno auto­nó­mi­co con un PSN total­men­te des­orien­ta­do y per­di­do. La razón de esta­do es un fuer­te nar­có­ti­co en el mun­do del socia­lis­mo espa­ñol.

Están en esta­do de “shock”. El PNV “tra­di­cio­nal” y “el mun­do” de UPN vuel­can sus inca­pa­ci­da­des sobre la Izquier­da Aber­tza­le, ambos recu­rrien­do al vic­ti­mis­mo pero con dis­tin­tos mati­ces. UPN vuel­ve al arti­fi­cio­so argu­men­to naci­do de las entra­ñas del CNI, vio­len­tos con­tra demó­cra­tas (lo que hacen tres tar­ti­tas de nada) y el PNV ape­la al cuen­to de la ciga­rra y la hor­mi­ga. Así, el Par­ti­do Nacio­nal Vas­co, per­dón, el Par­ti­do nacio­na­lis­ta se veía en una dura tesi­tu­ra arran­can­do com­pe­ten­cias esta­tu­ta­rias para cons­truir país mien­tras “la izquier­da radi­cal” se dedi­ca­ba a can­tar. ¿Oís cómo pro­cla­ma el gris Urku­llu des­de las tri­bu­nas que: “la socie­dad vas­ca no debe nada a la Izquier­da Aber­tza­le”?

Fie­les a su his­to­ria, PNV-UPN aho­ra nego­cian pac­tos con el que se supo­ne va a ser el nue­vo ges­tor del capi­ta­lis­mo espa­ñol, el PP. Cada uno mar­ca ya su terreno, el PNV tie­ne su coto en Biz­kaia, una for­ta­le­za de la que obtie­ne el 64% de su apo­yo elec­to­ral. UPN se atrin­che­ra en Nafa­rroa. Colo­ca su des­tino una vez más en manos del Par­ti­do Popu­lar mien­tras neu­tra­li­za al PSN.

La Izquier­da Aber­tza­le con su uni­la­te­ra­li­dad y acu­mu­la­ción tie­ne que tomar los bas­tio­nes de la reac­ción, des­bor­dar el mar­co y lle­var­nos a la liber­tad.

En pala­bras de Arnal­do: “La Izquier­da Aber­tza­le no nació para resis­tir, nació para ganar”.

David Gar­cía, miem­bro de Eus­kal Herri­ko komu­nis­tak (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *